La importància del "pos": sobre el valencià per a la ficció

Una roda de premsa sobre detencions de terroristes és un dels actes més formals que pot haver-hi. Tanmateix hi va haver un moment en que la formalitat es va esborrar. Un parèntesi. Un oasis de naturalitat. Va ser quan el cap dels Mossos va dir la seua famosa frase. La totalitat dels mitjans va escoltar: "pues molt bé, pues adiós" que barrejava català i castellà en una foguera bilingüe de naturalitat i espontaneïtat. Jo en canvi vaig escoltar "pues molt bé, pos adiós". Probablement perquè el meu inconscient estava preparat per escoltar-ho. Probablement perquè a mi se m'haguera escapat. 


Fa uns mesos vaig tindre l'oportunitat d'entrevistar Lucia Alemany, directora del curtmetratge "Catorze anys i un dia". Lucia transmetia seguretat i certesa sobre el que volia fer. I amb la mateixa seguretat i certesa va explicar que per a una història d'adolescents que passa a un poble de l'interior de les comarques del nord no podia gastar un valencià tan normatiu que semblara de plàstic. Ella ho exemplificava amb la necessitat de gastar un "pos" característic de la zona per aportar versemblança. Perquè la versemblança en el cine ho és quasi tot.

Com a creatiu no m'havia enfrontat al paper en blanc per construir un guió juvenil fins fa poc. El guió parteix de la idea d'un bilingüisme passiu, és a dir, hi ha personatges que parlen preferentment en castellà i personatges que parlen preferentment en valencià. Quan la conversa es produeix de manera creuada no hi ha cap problema perquè el fet comunicatiu es produix. El missatge s'entén.

En castellà tot és fàcil. Ningú posarà el teu guió sota lupa per vore si hi ha faltes, si "los pronombres débiles" (traducció per cortesia de Levante EMV) estàn ben posats, si hi ha barbarismes. En canvi en valencià tot canvia. En valencià sempre trobaràs algú que tinga alguna cosa a dir. Si gastes castellanismes o anglicismes, si utilitzes formes populars (mosatros) o col·loquials, en definitiva si el valencià que uses al teu guió no és pur.

Recentment es publicava un article que posava en valor l'us del valencià en les xarxes socials. Efectivament molts valencians han perdut la por a no escriure "bé" que tant de mal va fer en el començament de la Llei d'Ús i Ensenyament. Els parlants estan parlant. L' Acadèmia Valenciana de la Llengua també ha fet un esforç d'estudi per incorporar formes bandejades i amagades davant el "catalanisme heavy" de sectors filològics valencians.

Com a creatiu en valencià necessite un model de llengua versàtil, que siga acceptat pel carrer, digne ortogràficament, gramaticalment adequat més que correcte. No vull sentir-me mal per escriure "pos". Necessitem un "pos" com també la possibilitat de fer servir una parla urbana o un valencià "lolailo", un apitxat o un valencià cantat del sud del Xúquer.

La nova televisió valenciana (crec que mai m'acostumarè a dir-li À punt mèdia) és una oportunitat per trobar un model de valencià arrelat, comprensible, digne però pròxim, capaç de despertar sentiments d'identificació. Necessitarem comprensió, generositat i fugir del talibanisme lingüístic. La llengua no és res sense la complicitat dels qui la parlen.

Je suis Piqué


Los silbidos a Piqué deberían pasar de la página de deportes a la página de política. Resulta ya vergonzoso que se pite a alguien por sus ideas personales y políticas. Pero es más vergonzoso si lo único que ha dicho más allá de las lineas rojas que se ponen a los futbolistas de hoy en día es que defiende la posibilidad de que haya un referéndum en Catalunya como defiende el 80% de los catalanes. Ni siquiera ha dicho lo que votaría. Solamente que cree que sería bueno votar.
Los silbidos a Piqué ya duran más de dos años por lo que entran ya en la categoría de censura a la expresión de ideas libre. Ya está bien. Muchas veces nos quejamos de la frivolidad en la que viven los futbolistas de élite y lo ignorantes que son pero cuando alguno ejerce algún tipo de inteligencia se la guillotinamos. El periodismo deportivo es tan mediocre que dejarlo en sus manos es convertilo en un circo eterno. Hasta que Piqué se canse de la censura impuesta por unos aficionados que silban una idea política. Y eso no deja de ser fanatismo y censura. La política ya debería tomar carta en el asunto y no dejarlo en el tradicional "tiro al catalán" que parece el deporte de moda. Si un día cambiáramos la palabra "catalán" por "judio" veríamos la cantidad de delitos que se están cometiendo en este país. Pero parece que hacia Catalunya todo vale.
El fanatismo españolista es uno de esos nacionalismos invisibles que se permite insultar públicamente a personas por pensar diferente. Eso son los silbidos. Son insultos hechos con aire. El fútbol es un termómetro de las clases populares. Silbar a Piqué es catalanofobia. Silbar a Piqué es silbarme a mi. Yo también defiendo que haya un referendum en Catalunya como método para reforzar la convivencia en España. Así que esos silbidos también son para mi. Je suis Piqué.

PD: Y me preocupa más la ignorancia de Ramos que la inteligencia de Piqué. 

Manifest interdependentista

Ara que els veïns del nord s'han passat de frenada els valencians i els valencianistes en especial hem d'intentar oferir un model alternatiu de vector identitari que siga capaç de contruir un entorn de convivència saludable. Ja fa temps, quan militava en el Bloc Nacionalista Valencià, el corrent d'opinió del qual formava part va presentir la necessitat d'un valencianisme moderat, modern, urbà (de vaquers), de convergència i pau identitària i bàsicament interdependentitsta. 



El interdependentisme era un fil conductor del missatge del Bloc de Convergència Valencianista. L'element de sobirania és un element central a l'hora de construir un estat. De fet, la principal línia de defensa conceptual del Règim del 78 és que la sobirania és ostentada pel conjunt dels espanyols i no per una part (els catalans). Evidentment el concepte de sobirania ha sigut tractat per filòsofs i historiadors de manera que poca cosa podíem aportar com a grup de reflexió. Però sí que hi ha un detall que pensàvem que era important: siga el que siga la sobirania havia deixat de ser un element indivisible, és a dir, la sobirania, en tant que autonomia (autofixació de normes) podia ser compartida.

Entendre la sobirania com una capacitat i una competència compartides ens situa en un altre nivell on totes les peces encaixen millor. No és necessari una lluita de sobiranies pero obtenir-ne la seua totalitat ja que parts de sobirania són compartides. Indubtablement, la principal objecció a esta teoria és saber on està la font primigènia de la sobirania, és a dir, qui decidix quina part de la sobirania es compartix i quina no. És una disquisició conceptual certament complexa que a nosaltres com a grup de reflexió obsessionat amb millorar la convivència entre valencians i valencianistes no ens aportava massa però que suposa un obstacle teòric indubtable.

El fet més clar era que per molt que una nació passarà a ser estat dins d'Europa havia de compartir necessàriament la sobirania en diversos temes. Cap estat d'Europa té sobirania monetària ni bancària. La mera existència del Parlament Europeu és una cessió de sobirania que genera una sobirania compartida. Siga cedida, siga imposada, la sobirania és de facto compartida. Són molts altres temes els que els valencianistes europeïstes hem demanat que s'avance en cessions de sobirania. Lamentalment l'Europa dels mercats mana més que l'Europa dels pobles i no hi ha avanços en temes com ara la fiscalitat, l'exèrcit, la legislació laboral, la política exterior o política d'immigració. Temes on una posició europea fora millor que una suma de posicions europees.

Si entenem que qualsevol estat de naiximent actual a Europa naix directament amb la sobirania compartida el concepte de interdependentisme té una trajectòria superior al concepte d'independentisme. És cert que és complex però la realitat del segle XXI és més complexa. En història és impossible fer taula rassa de manera que la República Catalana -si naix- ho farà directament amb sobirania compartida (cedida o imposada però compartida). Per a algunes persones serà rellevant eixe detall de la cessió perquè una sobirania cedida sempre es pot recuperar amb ple dret. A efectes de futur no tinc clar que siga tan rellevant.

L'escenari de l'Estat de les Autonomies dissenyat pel Règim del 78 té moltes potencialitats i virtualitats que permeten una interpretació versàtil del model. També té un fum de defectes. El primer del famós intent de simetria del "café para todos" i "los cepillados" de Guerra reservats a l'Estat. El model és versàtil i és un model interdependentista on les competències estàn descentralitzades i desconcentrades. El model es pot centralitzar o descentralitzar però genera autonomies legislatives, es a dir, una certa sobirania.

En un model com l'espanyol hi ha competències locals, autonòmiques, estatals i -amb posterioritat- europees. Eixe és el punt més important, la distribució de competències entre els diversos nivells és l'interdependentisme. La dependència entre terrotoris dins de la Unió Europea no és un concepte brut sinó positiu. Ens ajudem i ens necessitem, som interdependents. Més encara si vivim a la mateixa península rodejats de mar. La perspectiva interdependentista ens permet parlar d'una redistribució de competències basada en el diàleg polític de perspectives allunyades en el temps i en el concepte però permet que el model de convivència mai es trenque.

Els camins intermitjos entre el model sobiranista espanyol impositiu, agressiu i imperarialista i el model català reactiu, ressistent i victimista no són fàcils de recòrrer. Els escenaris de polarització deixen sempre en evidència les persones que intenten situar-se al mig però finalment acabaran per ser els camins del trellat.

El valencianisme, el nacionalisme valencià, hauria de fer de l'interdependentisme la seua eina més important per aportar a una convivència estable, saludable i resilient. Podem negociar en quin àmbit posem les competències, podem decidir si les educatives haurien de ser estatals o europees, si les fiscals hauries de ser autonòmiques o europees. El tipus de repartiment d'aquestes competències donarà lloc a una comunitat autònoma espanyola, una regió italiana, una provincia francesa, una nació britànica (fins el Brexit) o un landern alemany. Li direm model federal, autonòmic o amb un nou nom però al cap i a la fi serà un procés etern de sobirania compartida i negociada. Un model interedependentista que entenga que és impossible viure sense el veí. 

¿Cómo se forman las guillotinas de Twitter?

El libro Arden las redes de Juan Soto Ivars describe y analiza varios casos de linchamientos en la red. El libro intenta ahondar en las características del proceso, pero a mi juicio lanza el reto de señalar por qué los linchamientos se producen en unos casos y en otros no cuando se dan características parecidas. Menciona por ejemplo el caso de Jorge Cremades que básicamente se dedica a llevar a vídeo los viejos chistes reconvertidos en monólogos del club de la comedia sobre las relaciones entre géneros.



Creo que para que surja un linchamiento virtual se deben dar un conjunto de factores: 
  1.  Realidad desvelada. El linchamiento parte de un descubrimiento, algo que ha pasado inadvertido al conjunto de la sociedad, un examen minucioso. Es el caso de Zapata o de María Frías. Por tanto, debe haber un trabajo de descubrimiento, una investigación casual, un tesoro encontrado por azar, un descorrer una cortina, debe haber un protagonismo de minería virtual, alguien que decide lanzar el linchamiento. El último caso del empleado de Google que pensó que estaba haciendo una aportación a un debate interno y su opinión fue filtrada como un pensamiento público es un buen ejemplo. 
  2. Novedad. El linchamiento se produce siempre dentro de un concepto de "novedad". La novedad se entiende también como reinterpretación. Así, la misma partitura de siempre puede ser linchada según un nuevo formato de interpretación. Cambiar la clave de sol por clave de fa. Me explico: la canción de La Mataré de Loquillo ha sido descubierta en función del nuevo parámetro de la violencia de género. En cambio, un mito de la libertad sexual como Alaska sigue teniendo justo al lado de "Ni tu ni nadie" un "Cómo pudiste hacerme esto a mi" que permanece sin descubrir con una letra muy violenta. Así pues, es fundamental que haya un elemento de novedad bien sea en el medio (Cremades cuenta monónologs en Vine, Instagram y Youtube), o en la aparición de nuevas claves de interpretación (mansplaining, piropos y observaciones físicas... ). 
  3. Espacio virtual. Para que un linchamiento crezca es más fácil si nace en un hábitat concreto, es decir, el medio en el que se produce. Es más fácil machacar a alguien en Twitter si el hecho censurado se ha producido en Twitter y esa persona es activa en la red. Solamente así se puede explicar el desequilibrio de linchamientos respecto a cosas que suceden en los periódicos diariamente y fundamentalmente en la televisión. En condiciones de ecuanimidad Telecinco recibiría un linchamiento diario. 
  4. Debilidad del linchado. En muchos de los casos nos encontramos ante linchados y linchadas individuales, youtubers, escritoras o personas desconocidas que de pronto se encuentran ante una turba de gente y un tsunami de insultos. La soledad y la ausencia de apoyos es el mejor abono para la masa enfurecida. En todo caso, se trata de una situación de debilidad que facilita el linchamiento. 
  5. Un ente superior al que acudir. Otra características frecuente es la adhesión de una campaña Change.org para exponenciar el linchamiento. Para ello, no se interpela normalmente a la persona linchada que suele pedir perdón sino que se busca un ente superior que permite la satisfacción de las ansias de castigo del pelotón de fusilamiento. Un pelotón de fusilamiento solamente se disuelve cuando se acaba la munición. Una editorial, un cargo político, la empresa en la que trabajas... un "jefe de todo esto" que permita enjuagar la sangre que la turba necesita. 
  6. La guillotina es más fácil de construir y manejar cuando hay una comunidad virtual ya organizada y relacionada. El ultrafeminismo se ha especializado en los linchamientos virtuales ya que mantiene una red tejida y una arquitectura institucional consolidada que le permite cosechar gran cantidad de opiniones acríticas en muy poco tiempo. El seguimiento de consigna en la construcción del rechazo es más fácil de construir que en la adhesión. La turba no tiene que ser demasiado amplia si está bien organizada. Conseguir un Trending Topic rápido no es complicado para un conjunto básico de personas que estan intercomunicadas. 

Las guillotinas de Twitter son la nueva Inquisición virtual que corta las cabezas que exceden las medidas que ha confeccionado la correción política. Cualquiera puede ser la víctima de sus causas en una era donde todas las opiniones son visibles (hasta las más estúpidas). Existe un guardián de lo correcto que permite saber cuáles son las relaciones de poder superficiales y cuáles las subterráneas. Mientras la policia de lo correcto se dedica a detener sospechosos habituales triunfa una corriente subterránea que se desata de la camisa de fuerza que le oprime y le ahoga. Las urnas son como el mar que hace que todo salga a flote. Mientras tanto, las guillotinas de Twitter nos facilitan el espejismo de pensar que tenemos todo controlado. 


Cosas que conocemos y desconocemos sobre el nuevo terrorismo

España podría ser una de las referencias en la lucha antiterrorista. Nuestras policías han tenido que luchar durante muchos años contra el fenómeno del asesinato ideológico. De hecho cada español debería tener experiencia acumulada respecto a cómo responder frente a la violencia fanática. Sin embargo, parece que no hemos guardado esa información en nuestro ADN social colectivo. En las reacciones del atentado de Barcelona surgen preguntas y reacciones que solamente se pueden entender como un ejercicio de desmemoria unido a otro de estupefacción. 



Cosas que ya deberíamos saber. 

El objetivo de un ataque terrorista es sembrar miedo, discordia y confusión. Por lo tanto, nuestro objetivo debería ser reducir los tres vectores. De ahí que la primera intención haya sido el famoso "no tinc por" a pesar de que era evidente que sí que tenemos miedo. Respecto a la discordia, se trata de la famosa llamada a la unidad que ha funcionado regular teniendo en cuenta la cantidad de discordias secundarias (lingüística, territoriales, policiales, administrativas y de protagonismos) que ha habido. Y sobre la confusión merece un artículo aparte respecto a las redes sociales pero digamos que los medios mainstream han sucumbido al negocio y la velocidad en lugar de comprometerse con la información y la sobriedad. Tres de tres. Hay mucho que aprender. 

Un grupo terrorista requiere para subsistir un sustrato ideológico y cultural, una red social de apoyo y financiación. Y para resolver la cuestión deben afrontarse las tres. Aquí cada perfil político pone el acento en unas y calla en otras. La corrección política pone el foco en la financiación que proviene de Arabia Saudí y el tráfico de armas. Sin embargo, no subraya la segunda parte, el choque cultural que supone la extensión e inclusión del Islam en las sociedades occidentales haciendo que todo el peso recaiga sobre las sociedades integradoras. El Islam tiene una reponsabilidad muy alta en la dificultad para integrar a sus miembros en sociedades occidentales y en segregar a sus miembros del resto de la sociedad. El Islam no es terrorismo pero el terrorismo crece entre las ramas del Islam. Y el Islam tiene mucho que hacer para resolver el problema más allá de las declaraciones y los abrazos. Hay que ser exigentes con todas las religiones para que contribuyan a la convivencia. 

Sobre la red social de apoyo parece que cada vez es menos importante a tenor de la tipología de neoterrorismo que ha adoptado el yihadismo. Parece sorprender que los autores sean "gente normal". Ya fue frecuente la entrevista a la vecina del comando de ETA que decía que parecían buenos chicos y que eran muy educados. La sorpresa respecto a quiénes eran los autores y si estaban o no totalmente integrados en nuestro país no deja de tener algo de ingenuidad, los asesinos ideológicos suelen ser "gente normal" hasta que se convierten en asesinos. Respecto a su edad tampoco debería sorprendernos que sean jóvenes ya que son los más fáciles de reclutar para una misión de "gloria". La adolescencia y la juventud son épocas de grandilocuencia donde todavía no se ha abandonado el narcisismo infantil y se contemplan horizontes adultos con gran optimismo. Gente joven normal es lo que integraba los comandos de ETA, habían crecido "entre nosotros" y se habían convertido en asesinos para salvar su patria. No es tan diferente. Ya han nacido aquí. Son parte de nosotros y se convierten en asesinos. Es el mismo esquema. ¿Por qué no iban a hacer el mismo trayecto que un joven vasco fanatizado?

El debate sobre la cobertura informativa de los atentados es un debate viejuno en un país que ha convivido tantos años con el terrorismo. Hay que informar sin regodearse en el dolor. Los excesos informativo no vienen solamente de las imágenes que al fin y al cabo muestran algo que realmente ocurrió sino también de los artículos que se regodean en el dolor individual y personal con historias de vida de víctimas y héroes que convierten el atentado en algo épico. Y eso es exactamente lo mismo que pensaron los autores a la hora de cometerlo. En una cierta épica de la batalla y la guerra. Ya sabemos hace tiempo que los terroristas buscan la luz de las cámaras para que el terror se extienda pero también sabemos que la información es nuestro mecanismo para aprender a defendernos. El debate del equilibrio informativo se debe centrar en la profesionalidad, de manera que la gestión de información de un atentado debe estar en manos de profesionales y los demás deberíamos guardar silencio de precaución. Pero en las redes sociales todo el mundo habla de manera precipitada. Habrá que enseñar a guardar silencio y seguir las fuentes oficiales. Esperar antes de hablar. La muerte debería hacernos enmudecer y no chillar. El silencio es la mejor muestra de duelo y ayuda para capturar a los terroristas. Hay que aprender a callar. 

Cosas que desconocemos 

El nuevo terrorismo ya no es militar sino de guerrilla. Estamos acostumbrados (ETA e IRA) a afrontar un terrorismo con referencias militares, a la estrategia de causar bajas en el otro bando minimizando los riesgos para los integrantes del comando con una jerarquia militar, a una logística planificada y subterránea. Ataques planificados, previstos y coordinados.
El nuevo terrorismo ha roto todos esos esquemas creando una guerrilla desconcentrada, una especie de franquicia a la que se otorga una marca y se deja actuar para asumir sus éxitos. Pensar que evitando la venta de armas se va a parar un atentado hecho con bombonas de gas, furgonetas, hachas y cuchillos es un poco ingenuo. El nuevo terrorismo usa cualquier arma a su alcance para hacer el mal y causar el terror. No hay una lógica militar. Ocupaban una casa cometiendo una ilegalidad, compraron bombonas de manera ilegal, alquilaron furgonetas de manera legal y compraron hachas de manera legal. No hay manera de parar todo eso evitando el tráfico de armas, aunque evitar el tráfico de armas sea una prioridad política que comparto. 

El nuevo terrorismo es completamente diferente. Su captación no se estructura en torno a una red amplia sino en pequeños nidos; desde el pequeño grupo fanatizado hasta el loco solitario. Sus actos parten de la desesperanza de buscar la muerte ajena y la propia como método de salvación y gloria eterna. El sacrificio por el colectivo que las religiones del libro exigen. No estamos preparados para afrontar locos suicidas que mueren matando. No hay prevención policial posible ante eso porque siempre existen desequilibrados mentales e ideológicos. No hay bolardos que paren a una persona con un hacha. No hay obstáculos que paren un coche que se sube a la acera. Es imposible controlarlo todo. 

Sin embargo, el nuevo terrorismo parece tener algún patrón de conducta. Atenta en espacios y momentos simbólicos. Niza el 14 de Julio, Londres y Barcelona en espacios turísticos de primera magnitud. Sí que parece tener sentido proteger esos espacios simbólicos donde el atentado tiene una mayor repercusión mediática. Bolardos sí, policias sí, pero no por todas partes. 

Sorprenden algunos debates colectivos en un país que conoce exactamente como funciona el terrorismo. El terrorismo tiene una lógica; es una lógica fanática, pero es una lógica. No es tan complicado ponerse en su lugar y determinar ciertos patrones. Los mecanismos de fanatización los tenemos muy cerca. Cada día tenemos más fanáticos cerca de todos los temas. Negarles una lógica a los fanáticos es un error porque impide usar la razón para combartir la sinrazón. El terrorismo tiene una lógica diferente pero tiene una lógica interna. Se trata de desenmascararla, desnudarla y desmontarla. 





Turismefòbia a València, la taxa turística i Airbnb

Fa temps que es parla de la massificació turistica com una qüestió mediàtica de portada. L'estiu és un gran colador d'hiperbòles mediàtiques, notícies de temporada que se sobredimensionen per absència d'alternatives i conveniència d'audiència. La qüestió és què la massificació turística realment ocupa la política mediàtica i finalment ocupa a l'agenda de govern. 



Bàsicament el problema que s'ha plantejat és que en determinats espais hi ha una incompatibilitat de vida entre el visitant turístic i el veí. Eixa incompatbilitat es produix per problemes de convivència i pels efectes secundaris del turisme en cada territori.

Analitzem el problema pas per pas:

Radiografia del problema: El problema se denúncia respecte a nous espais turístics com són les ciutats. El turisme urbà és un turisme recent. Estem acostumats al turisme de costa on els visitants estàn en "reserves" o ghettos turístics que redueixen la interacció amb els habitants. Poques queixes de massifiació turística vindràn de Benidorm o de Gandia. El turisme urbà de gran ciutat és un nou turisme que naix amb dos premises: el vol barat i l'allotjament barat. Per tant, el problema és urbà i de centre de ciutat que és on existeix la fricció pels dos motius (convivència i accés a la vivenda). Per tant, no hi ha un problema turístic general sinó problemes puntuals determinats en les grans ciutats.
Des del punt de vista temporal el problema s'ubica a l'estiu, per tant hi ha un problema de centre de gran ciutat urbana en estiu.

València té un problema de massificació? No, de moment. Només cal passejar pel centre de València ara mateixa per adonar-se'n que la presència de turistes no és massiva i que la presència d'autòctons és molt molt reduïda. Potser al Cabanyal siga una altra cosa.

El problema de València són els apartaments turístics? Les enquestes encarregades per l'Ajuntamet diuen que no, que els veïns no tenen grans problemes per conviure. De fet, la figura de l'apartament turístic per compartir o llogar pot ser una bona solució per determinats immobles del Barri del Carme que per grandària o disseny o falta d'aparcaments poden ser reconvertits en apartaments per visitants. El centre de València té un ampli camí de recuperació encara.

Quan un turista arriba a València pot trobar allotjament de tres tipus: Hotel (inclou hostel), apartament turístic i apartament compartit (complet o parcial). Dels tres tipus l'apartament compartit és encara el que menys turistes acull. L'apartament compartit és un mètode per posar en valor l'economia col·laborativa de manera que una persona gasta un recurs que una altra no està usant en eixe moment. El problema de presència bàsica en els carrers de turistes a València és de persones que s'allotgen en hotels i apartaments turístics (negoci d'empreses) i no en apartaments de persones.

Airbnb és economia col·laborativa? Sí i no. En el cas de les persones físiques que són propietàries d'un allotjament i decideixen compartir el seu ús està clar que sí. L'economia col·laborativa pretén que l'ús dels recursos disponibles actualmente siga més intensiu i per tant reduir el consum de nous productes. En el cas de les persones jurídiques està clar que no, que és un negoci. I en el cas dels llogataris caldria anar cas a cas. Per tant, Airbnb està donant cabuda tant a un conjunt de pràctiques al·legals de consum col·laboratiu com a un frau de llei per evitar impostos i regulacions fet per empreses. Diferenciar-lo seria tan fàcil com que Airbnb demanara l'escritura de propietat per determinar si és una persona física o jurídica. No pot haver economia col·laborativa entre una empresa i un particular. Només poden col·laborar dos particulars fent un intercanvi, fins i tot si eixe intercanvi porta diners. Si la regulació de les pàgines com Airbnb es reduix a compartir immboles per part de particulars el problemes s'alleugerix quasi en la seua totalitat. Sobre la resta ha de caure la regulació mercantil i fiscal que li correspon a les empreses amb ànim de lucre. Els particulars han de pagar els seus impostos a l'IRPF.

El problema d'accés a la vivenda en els centres de les ciutats no és un problema turístic si més no un problema general a València. La correcció de preus no ha sigut tan gran com la bambolla i els preus continuen massa alts per una població jove cada vegada més precaritzada que ara veu que tampoc pot llogar als centre de les ciutats turístiques.

La taxa turística és una mesura de control recaptatòria que soluciona poca cosa. No tindrà caràcter disuasori en el preu i en el camí de buscar eliminar de les pàgines com Airbnb els allotjaments de les empreses amb ànim de lucre penalitzaran (i expulsarà del mercat) a persones que només volen oferir una experiència de viatge que volen tindre també quan viatgen, la sensació de tindre algú del terreny que els puga ajudar o orientar o simplement resguardar. Per tant, suposa una barrera d'entrada per a una situació (ser amfitrió) que hauria de ser protegida i valorada pel seu valor de creació de lligams i sostenibilitat. La taxa el que sí que fa es donar-li a l'Ajuntament un mos del negoci pels efectes secundaris del turisme mentre els beneficis secundaris del turisme queden en mans privades. Tanmateix si la finalitat és controlar i no fiscalitzar la taxa turística no servix.

El turisme és una indústria canviant. Ara un conjunt de factors fan que siga molt rendible a Espanya (pretroli barat i vols barats, i falta d'alternatives per inseguretat internacional). Eixos factors no són factors estables i poden canviar en qualsevol moment (atemptats inclosos). Per tant, convé analitzar el tema amb prudència.




Kits para arreglar esto del terrorismo

Ya hace suficiente tiempo desde el atentado para examinarmos como sociedad respecto a nuestras reacciones a los asesinatos ideológicos. Examinando la cantidad de información y opinión publicadas estos días realmente son el mejor laboratorio de análisis de cómo los perfiles conservadores y progresistas se polarizan ante un hecho así, es decir: ambos juegan a tirar un penalty en el que ambos deben decidir antes lo que hará el otro. Lo que resulta más interesante de analizar es cómo los modelos aparecen puros, únicos y estancos, es decir: se presentan como soluciones mágicas inmediatas. La muerte es el detonante más atávico de reacciones instintivas y cada tipo de personalidad política reacciona de una manera pura y directa.  



Básicamente nos encontramos ante dos kits o packs para resolver el problema: 

  • El Kit Rojo sitúa la causas en el tráfico de armas aunque el arma utilizada fuera una furgoneta, unas bombonas de gas, cuchillos y hachas. Lo consideran una manera de financiar la ideología subyacente. En esta ocasión ha sido sorprendente ver cómo los asesinos han sido situados rápidamente en víctimas de un fanático (el iman) o víctimas de una situación social de segregación. La tendencia izquierdosa a situar todo en el ámbito colectivo nos deja sin la posibilidad de decir que esos asesinos eran malas personas, muy malas personas, seres despreciables ya que fueron víctimas del entorno situacional. Así pues, en el Kit rojo lo que hay que hacer es no fabricar armas, no venderlas y no tratar con la gente que sustenta económicamente al ISIS. También es muy importante que el Estado se encargue de prevenir y corregir las situaciones sociales que abocaron a estas personas a su inevitable destino ante tal situación. Si no hubiéramos vendido armas y hubiéramos acogido mejor a estas personas no se habrían convertido en asesinos. El Kit Rojo niega que exista ninguna relación entre la ideología de los asesinos y la religión islámica y sitúa el debate en nuestro fracaso como sociedad por no haber sabido integrarlos. No dice nada respecto al esfuerzo de adaptación de los integrados que parecen no tener responsabilidad en este tema.
  • El Kit Azul se basa, como no podía ser de otra manera, en la seguridad y la represión que son sus valores clásicos. Entre la policía y el ejército esto está solucionado. Más policía, más penas, más cárceles, más bolardos, más protección, más control a los inmigrantes, más control en las mezquitas. En resumen, más policía y más leyes. No dicen nada de cómo resolver la guerra cultural e ideológica planteada y si dicen algo se refiere al control de fronteras. Tampoco parecen decir nada de la actitud internacional en el conflicto de origen en Oriente Medio y eximen de toda responsabilidad a esta sociedad abierta y tolerante que ha acogido con devoción a todo aquel que ha llegado. 
  • El Kit Indepe es el más sencillo de entender. Esto pasa por pertenecer a España porque una vez ya no se esté en España no habrá nada malo, ni delincuencia, ni atentados ni nada de nada. Porque como no habrá un Rey que sea comercial de armas y Catalunya no tendrá ejército pues no habrá ningún motivo para atacar Barcelona. No resulta importante en este caso el carácter simbólico de las Ramblas o la Sagrada Famlia desde el punto de vista turístico más allá de cualquier consideración política de pertenencia.

Los KITS se relacionan entre sí. El KIT azul recrimina a los demás que sus puntos fuertes sean maltratados (la policia hablando en catalán... pero esto que és?) y así aprovecha para recordar que esto del estado autonómico es un follón porque hay demasiadas policías y a algunas ni se las entiende. Parecen olvidar que los Mossos han resuelto la situación en cuatro días cosa que no pueden decir muchas de las mejores policías del mundo. 
El KIT Rojo recrimina que se criminalice al Islam. Está muy preocupado porque una hipotética respuesta represiva popular convierta a todos los creyentes islámicos en potenciales atacantes. Y eso le preocupa casi más que cualquier otra cosa. Si reaccionamos con calma nos dejaran en paz porque somos gente buena y nadie ataca a gente buena. 
Al KIT Indepe le preocupa que esto le ha pillado fatal con el escenario que tenían montado para el referéndum y monta escenificaciones constantes de teatro político para diferenciarse ante el mundo. Y ya de paso se carga de razones "pos molt bé, pos adiós" respecto a la catalanofobia ancestral de la meseta. 

Lo peor de todo esto es que los KITS funcionan por separado, interactúan en juegos de suma cero. Da la sensación de que ideológicamente para resolver este atentado se haya establecido una teoría de juegos como la del penalty. El lanzador debe intentar adivinar hacia donde se va a tirar el portero y el portero debe adivinar hacia donde disparará el lanzador. Ambos intentan anticipar qué hará el otro antes de decidir. Así el KIT rojo se aprestó a prevenir la reacción del Kit azul y el Kit Azul sabía que el KIT rojo iba a decantarse hacia ese lado. La cuestión es que como en el relato de "El penalty más largo del mundo" el penalty se convirtió en más protagonista que el resultado. La cuestión es que los dos equipos somos nosotros. Los espectadores son los de ISIS. Los muertos y el horror pasaron a un segundo plano porque los vivos quisimos ser los protagonistas. 

Segur que no tens por?

No he fet un estudi amb detall però tinc la impressió que el hashtag #notincpor va ser una resposta individual, virtual i immediata de la manera en que es genera un hashtag, és a dir, sumant invidualitats. Així té sentit perquè cap persona pot arrogar-se el sentiment de les altres. Ara bé, quan "no tinc por" el trobes en una pancarta on darrere estàn les principals institucions de l'Estat igual va perdent el seu sentit.




En comunicació ideològica no hi ha res casual i tot ho sembla. Per tant, convé analitzar quines són les paraules que es fan servir perquè d'acord amb les paraules es creen els significats, els marcs i fins i tot les solucions possibles. Pot ser que darrere de "no tinc por" s'amague tot això? Analitzem-ho.


  1. No tinc por està fet en primera persona del singular, és a dir, pertany a una individualitat. Durant estos dies han circulat de manera aleatòria tant "no tenim por" com "no tinc por". Tanmateix, finalment s'ha triat "no tinc por" a pesar que "no tenim por" implicava a tota una comunitat -siga la que siga- a compartir un sentiment. Si la proposta es referix a Barcelona, és a dir, és com si Barcelona sencera diguera "no tinc por" crec que es produeix un fenòmen de despersonalització del terror. Les persones són les que tenen dret a tindre por, les ciutats poden tindre una por metafòrica, però es produix un fenòmen de dissolució de la por que no sembla adient per al missatge. 
  2. Inclou una negació. Les negacions inclouen el fet afirmat i per tant el seu marc referencial. D'eixa manera "no tinc por" ens condueix de manera immediata a la sensació de la por. El "no" anterior pràcticament matissa la paraula forta que és por. A més, la negació no és una bona fòrmula propositiva perquè inclou un "no fer" en lloc de una proposta positiva. Per tant, no tinc por no és cap proposta de solució. Un eslógan del tipus "Pau i tolerència" és una proposta de futur. 
  3. És passiva. L'expressió no tinc por és una expressió passiva, implica un "no fer" que condueix a una certa estaticitat. Tanmateix, la por és un element primordial de canvi d'estat. Quan tenim por sempre fem alguna cosa per solucionar-ho. Una altra cosa és que ho encertem. Per tant, tindre por facilita la reacció emocional primer i després racional d'afrontar la situació que ens fa por. Per tant, "no tinc por" és una proposta paralitzant pel que fa a l'acció. 
  4. Semànticament és una resposta. ¿A què no tinc por? Respon a un asssassinat perpretat per un grup de joves fanàtics. La resposta està dissenyada sota un marc conceptual clar. El terrorisme vol sembrar la por i per tant la millor resposta és no tindre por. Malauradament l'eslògan ha anat acompanyat d'un conjunt ampli de senyals i debats que deixaven ben clar que la por existia (pilons, revisió de mecanismes policials..) És com si el llenguatge textual xocara amb el llenguatge coporal. Si sembla evident que tenim por, per què diem que no en tenim? 
Per què es tria "no tinc por"? La meua interpretació és que "no tinc por" és la traducció moderna de "keep calm and carry on", és a dir, continue amb la seua vida com si no passara res perquè el problema es solucionarà. En aquell moment era la segona guerra mundial i caien bombes. La qüestió és si "no tindre por" contribueix a solucionar el problema o seria millor tindre por i intentar demanar explicacions respecte a quines coses es poden anar fent per arreglar el tema del terrorisme d'ISIS. 

Jo la veritat, sí que tinc por i per això m'agradaria saber quines coses van a fer-se per evitar nous atemptats. 

Juana y el fanatismo

La primera vez que apareció la noticia de Juana Rivas y su negativa a entregar los niños al padre italiano me sorprendió el fanatismo de adhesión inmediato. Muchas de las mujeres de mis redes sociales optaron rápidamente por subirse a la ola mediática de #Yosoyjuana y #Juanaestáenmicasa. A mi me llamó la atención la viralización gregaria y el efecto contagio de rebaño tan inmediato a pesar de que en la noticia había cosas que llamaban la atención. Había cosas raras. 



La primera cosa rara era que se señalaba como maltratador a una persona por su sentencia de maltrato de 2009. Intenté recordar como era yo en 2009 y pensé si una persona condenada en 2009 que ya ha cumplido su condena es para siempre un maltratador. Desde 2009 han pasado ocho años, tiempo suficiente para que una persona cambie (o no)  muchísimo.

La segunda cosa rara era que no había versión de contraparte, es decir, toda la noticia se basaba en la versión de ella. Sobre él había un silencio absoluto, lo que resultaba extraño teniendo en cuenta que la justicia le había dado la razón. No había dialéctica y por formación en derecho sé que la verdad se esconde siempre tras dos versiones.

La tercera cosa rara y la que me hizo sospechar para estirar del hilo fue que había una "asesora jurídica" que era la portavoz del tema. Lo normal en estos casos es que hable la abogada o abogado. Sin embargo, aparecía una autodenominada "asesora jurídica" que se erigía en consejera y portavoz. Esto es como mínimo una anomalía suficiente como para estirar del hilo y embarcarte en el escepticismo.

Me puse a navegar desde el escepticismo de saber cómo funciona el periodismo. Al periodismo nunca nadie le puede recriminar nada porque su coporativismo les hace ser bastante protectores pero no hay que perderse la relación entre periodismo y derecho, y sobre todo, la relación entre periodismo y verano. En verano hay poca gente trabajando y menos noticias así que las que hay se deben explotar al máximo. Hace tiempo que los informativos se montan exactamente igual que una serie o una película: se guionizan. Y el caso Juana revestía todos los elementos para ser el mejor culebrón del verano. Una madre "coraje", un nudo narrativo de máxima audiencia como la violencia de género, un padre italiano, una injusticia burocrática (que eso mola mucho en España) y un largo etcetera de personajes secundarios dispuestos a intervenir, entre ellos y destacando la gran actuacion estelar como mejor secundaria de la gran "asesora jurídica". Así pues, cualquier productor hubiera optado por esta historia y asi lo hicieron todas las cadenas.

El periodismo de verano (una modalidad discapacitada de periodismo) fue avanzando en el tema lentamente, primero una sola versión corta, luego una sola versión larga, luego dos versiones, luego la versión jurídica. En todo ese camino, yo simplemente defendía en redes el escecpticismo, es decir, que el caso tenía elementos suficientes como para dudar. Pero en seguida fuí situado en el mundo de los machistas, cómplices de asesinatos, encubridores del patriarcado. Lo cierto es que sigo situado en el escepticismo porque no creo ninguna versión de los implicados.

Cuando un caso de este tipo salta a la fama, aparecen nuevos personajes en la historia. Aparecen los oportunistas, despachos de abogados que venden una esperanza, otras veces son gabinetes médicos que ofrecen una esperanza. Los vendedores de esperanza son habituales cuando la desesperación se expande. Así aparecen los recursos al Constitucional que son rechazados pero generan gastos que imagino que se resolveran -como siempre en estos casos- con una colecta ahora llamada Crowdfunding.

La visión jurídica. 

Desde el principio llama la atención que una persona que ya ha cumplido condena hace ocho años siga siendo considerada un maltratador con total naturalidad. Es un estigma que acompaña para siempre aunque se haya cumplido una condena y esa condena sea de tres meses. Llama la atención que una persona que considera que es pareja de un maltratador vuelva con él tras tener una relación con otro hombre. Llama la atención que se vaya a Italia y abandone toda red de protección familiar y social. Llama la atención que tenga otro hijo con él. Pero todo eso puede considerarse dentro del síndrome de Estocolmo de un maltrato.
Sin embargo, un juez que analice el caso se encuentra ante esta situación. Los niños tienen residencia en Italia. En Italia no hay ninguna denuncia por maltrato dado que Juana decide presentar la denuncia en España y esta denuncia tarda en tramitarse un año. Mal consejo fue presentar la denuncia en España. Cualquier instancia jurídica exigiría el retorno de los niños a su residencia habitual. No hay base para decidir lo contrario.

A partir de ahí alguien decide asesorar a Juana que huya. Entramos en un apartado que considero definitivo. Juana está asustada. Hay dos versiones, la que dice que él la trataba fatal de palabra (nadie ha mencionado episodios de violencia física) y la que dice que ella es una desequilibrada (tampoco hay ningún informe médico que lo acredite). Alguien decide asesorar a Juana que huya y no entregue a los niños y paralelamente monta un fenómeno multitudinario de presión social. Emerge la figura de la asesora jurídica que toma un protagonismo feroz en esta historia. Cuando alguien está asustado o emocionalmente muy afectado (Juana sale llorando en todas las imágenes de la noticia) es muy importante que haya una persona fría cerca, certera y con conocimientos. No parece ser el caso ya que los consejos que ha recibido Juana han sido cada cual peor. La táctica de no entregar en primera instancia podría haber servido para poner el foco en el tema y evitar cualquier peligro para los niños pero no fue así. La decisión había sido convertir en fugitivos a Juana y a los niños.

Con esa decisión aparece una nueva vía jurídica. La primera era civil para decidir la custodia. La segunda vía ahora es penal. Y la responsabilidad penal es unipersonal. Se estaba pidiendo a Juana que se sacrificara por una causa. Se la quería convertir en una mártir de un servicio ideológico.
Este paso es determinante porque implica asumir una responsabilidad penal con riesgo de cárcel pero también asumir un montón de gastos derivados del caso por condena en costas, abogados de las dos partes, billetes de avión, estancias. Y lo peor asumir el riesgo de acabar en la cárcel y sin niños.

De manera que el panorama jurídico se compone de una sentencia aceptada por el condenado en 2009 y cumplida. Una salida de Italia con los niños sin retorno en 2016 por parte de Juana. Una demanda del padre para que devuelva a los niños al domicilio familiar. Una denuncia de malos tratos presentada en España sobre hechos acaecidos en Italia que se ha tramitado hace unos días y todavía no ha llegado a Italia. Ningún órgano jurídico español puede dictaminar sobre la custodia compartida de alguien que vive en Italia. Puede tramitar denuncias penales de maltrato pero simplemente para remitirlas al país donde se produjeron los hechos. Ahora mismo Francesco no se ha demostrado que sea un maltratador pero lo que sí parece claro es que Juana se ha llevado a los niños sin permiso del otro progenitor. Otro gran asesoramiento ha sido que lo admita por escrito en una carta. El proceso civil es en Italia y el penal sí es en España con lo que Juana lo tiene muy complicado jurídicamente y más complicado si no está bien asesorada. Todos los abogados excepto su asesora jurídica le recomiendan que se entregue. Cinco instancias jurídicas españolas se lo exigen.

La visión ideológica

El tema cuadraba muy fuertemente con corrientes subyacentes ideológicas. El lobby feminista ya se encuentra asentado en España con posiciones de poder y arquitectura suficiente. Se trataba de un extranjero europeo del sur que cuadra con un mayor machismo. Cuadraba en el tiempo porque una de las medidas recientes del Pacto contra la violencia de género hablaba de la custodia. Todo cuadraba para hacer un click, el de la supuesta desobediencia civil a las leyes injustas. En ese click está en juego mucha de la credibilidad del feminismo igualitario.

Hasta ahora las luchas feministas implicaban siempre una cobertura legal. Se trataba permanentemente de regular situaciones para amparar a la mujer. Más presupuesto, más medios, siempre con el amparo de normas de protección. Y no solamente eso, hasta ahora se trataba de seducir a la mayoría social, se trataba de colaborar entre géneros. Con el caso Juana se produce un cambio muy importante ya que se salta la norma y se trata de imponer una versión. Esa versión consiste muy esencialmente en que una madre sabe lo que le conviene a sus hijos por encima de cualquier otra consideración.

No es baladí el tema de la maternidad en la actualidad en España. La maternidad se ha convertido en un fenómeno sagrado, sea porque así una persona se completa y para ello hay que disponer todos los medios (maternidad subrogada) sea porque existe un vínculo sagrado superior a lo legal que permite discernir a las madres lo que es mejor para sus hijos incluso por encima de la ley. Este era otro encaje narrativo fundamental, cualquier madre empatiza con otra que protege a sus hijos de un "monstruo violento". Eso encaja perfectamente salvo que nadie ha demostrado en sede judicial que Francesco lo sea.

Lo cierto, es que una interpretación personalísima y entre lineas, es que alguien ha decidido elevar la circunstancia concreta a categoría y convertirlo en una lucha ideológica donde Juana es la rehén necesaria para ganar una batalla ideológica contra el patriarcado. Patriarcado presente en todas partes, en las normas, en la judicatura, en las calles, en las redes. Todo es patriarcado. Han escogido a Juana como el sacrificio a la gran diosa feminista. Fin de la interpretación personalísima.

Lo cierto es que el feminismo como causa no necesita ningún sacrificio más que el de las decenas de mujeres asesinadas cada año por monstruos violentos. No necesita ningún sacrificio más para justificar su existencia y conveniencia. Hay millones de razones en el día a día que no necesitan que Juana se convierta en una fugitiva.

Las consecuencias. 

La asesora parece disfrutar del protagonismo que le ha dado el tema. Se le nota esa grandilocuencia en las ruedas de prensa. Decenas de personajes públicos y políticos de izquierda a derecha han mostrado su apoyo a una fugitiva poniendo en duda su creencia en el sistema judicial español. Ningún estamento judicial español le ha mostrado la más mínima esperanza a Juana de que puede salir victoriosa o indemne. Pero el fanatismo continua activo como si la causa fuera abstracta, como si la lucha fuera virtual, pero se trata de la vida de Juana y dos niños.

Siguen apareciendo versiones y siguen apareciendo cosas raras. Aparece un exnovio de Juana para aportar su apoyo pero en su voluntad se le escapa que se fueron a viajar por Asia durante cuatro meses y que el niño lo dejaron con Francesco. Cuatro meses con un maltrador parece mucho tiempo para irse de viaje. Un poco raro también. Y cuenta el exnovio que acudieron a tres instituciones y en ninguna les hicieron caso hasta que la "asesora jurídica" se convirtió en adalid de la justicia. También parece raro teniendo en cuenta la sensibilización actual sobre ese tema. En realidad es todo raro, pero no tan raro como para que cualquiera de nosotros no conozca algún caso así en el que los divorciados-separados que comparten hijos malmeten sobre el otro cónyuge, se hablan mal o no se hablan, se celan de nuevas parejas. Eso no justifica nada pero sirve para medir si la repercusión mediática es equilibrada o ha sido deliberadamente magnificada sacándola del ámbito judicial de donde nunca debió salir.

Las consecuencias de convertirte en una fugitiva es dimitir de tu vida. No poder ir al médico, no poder asistir al colegio, no viajar, no ir a la playa, no jugar, no salir a la calle, no ir a la compra. También contar alguna versión a los niños que resulte creíble y defendible, esconderlos, que pasen miedo. Y todo sabiendo que no hay ninguna posibilidad jurídica de vencer en España.

Ayer Juana decidió enviar una foto con sus hijos lo que en términos virtuales supone poner una losa sobre su reputación digital. Esos niños para siempre tendrán esa foto en google. Conviene a su causa porque es la perfecta imagen de la madre que cuida a sus hijos pero no está siendo bien asesorada. No tiene nadie cerca que la ayude de verdad. Comete un error detrás de otro y el fanatismo de algunas personas la alienta desde el egoísmo de saber que las consecuencias las sufrirá ella.

Porque dentro de unos meses Juana solamente será el ninot de falla que quemó el fanatismo de una causa que no necesitaba quemar nada. La que arderá será ella y con ella sus hijos.


Per què el cartell de la CUP és el pitjor possible?

La CUP ha presentat un cartell per a la votació del dia 1 d'Octubre. Sóc molt aficionat a la iconografia ideològica perquè suposa la millor radiografia del subconscient d'un col·lectiu polític. En els cartells és on es veu ben evident tots els conflictes interns i les ànimes col·lectives, es veuen tots els fantasmes i les pors d'un moviment ideològic. 
Des del País Valencià la CUP és certament un moviment dificil d'entendre però el cartell deixa vore algunes concepcions polítiques que convé analitzar i que tenen a vore amb el present i el futur de l'esquerra política i el comunitarisme progressista. 




La construcció iconogràfica per acudir a les urnes el dia 1 d'Octubre que proposa la CUP està basada en idees certament perilloses per a la convivència política. Suposen una concepció de l'esquerra amb tics totalitzadors (prendre la part pel tot) i personalment crec que han fet les pitjors tries possibles.


El gènere. El cartell pertany al gènere del còmic. El còmic sempre suposa un marc iconogràfic que li resta pes dramàtic al que apareix representat. És el cas de les falles per exemple. El còmic suposa sempre fer referència a un cert humor, ironia, sarcasme o representació caricaturesca i per tant és una proposta que no aprofundeix ni en el rigor ni en la reflexió. El còmic és una reprentació bàsicament emocional i la decisió d'independència ha de tindre més elements de reflexió que d'emoció.

La metàfora visual. El cartell pretén representar una expulsió per neteja. Per tant, té com a punt de partida alguns axiomes certament perillosos. La neteja és un procés de purificació i la purificació sempre és un procés moral molt relliscós. A més, a més, la part més perillosa és que implica una assimetria entre l'expulsador i l'expulsat. És un mal freqüent en l'esquerra latina-mediterrània. L'expulsió com a aniqulicació de l'antagonista. Això insinua que una hipotètica gestió del majoritarisme passa per la desaparició de la dissidència. És una idea molt perillosa perquè suposa despullar de la qualitat d'igual a la persona expulsada. Després en parlarem de quins són els personatges expulsats però en abstracte l'expulsió és un repudi, un aïllament per cauterització. I no sols això, l'agranament com a metàfora visual partix d'una concepció conspiranoïca de la situació política i social. La idea central és que amb l'expulsió tots els problemes estaràn resolts i això no és cert. De fet l'expulsió suposaria només el plantejemant d'un fum de problemes nous. La concepció conspiranoïca en ideologia és un mecanisme de traslació de culpabilitat bàsic. Si focalitzem en un enemic és més fàcil no vore les nostres contradiccions. Concentrar la culpa en un altre lloc és la cortina de fum perfecta per no resoldre altres qüestions. En resum, la metàfora visual de l'agranament no oferix una perspectiva de futur sino de passat i pretèn crear una situació fictícia on la neteja és un punt d'arribada i no un punt de partida.

El casting. Ja és freqüent en el moviment anticapitalista català l'ús del femení com a llenguatge col·lectiu. En els atacs turismofòbics i els articles dels seus integrants ja és nota. Per tant, la protagonista havia de ser una dona però no deixa de ser curiós que siga una dona agranant. Això no passa de l'anècdota de les dificultats de contruir una nova iconografia igualitària. El que sí que hem d'assenyalar és que no és un poble qui agrana, no és un grup, sino una sola persona de gènere femení qui ho fa. El subjecte col·lectiu d'un procés sobiranista apareix simbolitzat per una sola persona. Una metàfora dificil d'entendre si l'eslogan va en primera persona del plural i s'opta per una expulsió que -esta si- es dibuixada en grup i es perfilen ben bé els personatges. Cap d'ells està per casualitat per tant entenem que el subjecte de l'escombrament tampoc ho està. És una persona -una sola- de gènere femení.

Tanmateix, el casting de personatges no pot ser més dolent. Es produeix una barreja totalitaritzadora que situa en un tot casos de corrupció, valors morals-polítics (torero i bisbe), valors polítics-institucionals, tot fet amb un canvi de marc territorial que després en parlarem. Es produeix un agranament no sols de personatges espanyols sinó una neteja de catalans. I en este cas aprofiten l'abundant pedrera de corrupció del Pais Valencià al seu favor. D'alguna manera la concrecio de personatges indica una personificació de conceptes massa abstractes per ser concretats en persones. Votar a favor de la independència per segregar un conjunt de persones -mortals com totes les persones - i alguns ja morts com Rita Barberá, no és una proposta de futur i de solució de problemes. Es una simplificació massa perillosa. L'elecció de personatges és clàssica: esgléssia, torero, empresariat, monarquia, oligarquia.



El marc territorial. El procés i el referèndum ha estat reclamat i dissenyat amb un marc territorial concret. Les urnes arribaran a un territori i no a d'altres. Per això, l'aparició del País Valencià en el cartell no és més que el fruit d'una llarga tradició d'instrumentalització política del Principat respecte al País Valencià. En este cas és una cas clar de conveniència. La metàfora visual d'agranar requerix una brutícia de cert nivell i el País Valencià la té (arquebisbes inclosos). Però no hi haurà urnes al País Valencià. Un valencià ara no té dret ni a no tindre dret a votar. Per tant, l'aparició del País Valencià en el cartell és utilitarista, ens utilitzen quan els convé, una tradició certament ben catalana respecte als valencians. I per supost, suposa una apropiació indeguda de gran cal·libre.

Sobre el marc territorial es poden dir més coses. El cartell amaga una qüestió ben important a l'hora de decidir sobre la independència com és la geografia. El cartell situa uns Paisos Catalans inserits al mig del mar (fons blau). Amb això situa el marc cognitiu en el d'una illa però també intenta amagar el fet que Catalunya,l com el País Valencià, es troben dins d'una península i això és un fet determinant a l'hora de les infrastructures i les relacions de comerç i de tot tipus. Catalunya estè dins de la península ibèrica i ho continuarà estant si s'independitza. De fet, per aprofundir-ne en l'amagatall gràfic els personatges són escombrats al mar, més concretament a les Illes. No sé si això els farà gràcia als balears.

La tradició icònica. Que s'haja visibilitzat la inspiració leninista del cartell té bona cosa d'obscenitat. Acudir al comunisme totalitari de principis del segle XX per bastir una oferta de futur resulta dificil d'explicar sense entendre la desorientació ideológica del tardocapitalisme actual. La reminiscència nostàlgica és un recurs bàsic en èpoques de poca creativitat o desorientació. Repetir esquemes intenta descriure la història com un cicle i això requerix de molt matisos. Parlar visualment en termes leninistes pot ser recurrent però no suposa una proposta de futur.

El concepte. Escombrem-los com a finalitat de la votació suposa un concepte de revenja i de buit. De revenja perquè insinua que escombran-los s'acabaran els problemes i de buit perquè no fa cap proposta de futur. Opta pel present com a motiu i impuls per anar a votar. El concepte no pot ser més negatiu. L'esquerra triunfadora històricamente ha sigut sempre l'esquerra propositiva. La dreta viu de la por (al canvi especilament) i l'esquerra viu de l'esperança i la il·lusió d'un futur millor. Obviar el futurn el cartell és una greu errada. De fet, el mapa del PaÏsos Catalans queda com un simple dibuix buit amb un color degradat continu enmig d'un blau del mar o del cel. Un referèndum independentista ha d'estar basat en una proposta de convivència futura, no de revenja o de neteja. Cal oferir un horitzó no una guillotina. Al dia següent d'ajusticiar cal continuar amb la vida i d'això el cartell no diu res.
Respecte a la tipogafia s'ha fet una tria clàssica de handwritting que és molt habitual per oferir sensació de pintada en la paret que és la manera habitual d'expressió dels moviments alternatius.


És cert que un cartell és una part d'una campanya més àmplica. És cert que el cartell no és tota la campanya. És cert que un cartell ha de ser engrescador i motivador per anar a votar i això obliga a despertar emocions. És cert que ha de ser cridaner per a ser conegut. Perquè ningú no fa res per allò desconegut. Però res d'això justifica totes les tries que ha fet la CUP per decidir-se per eixe cartell. Res no ho justifica.





¿Se desnudará tu hija en Instagram?

Sí, era trampa. En realidad el artículo va sobre la evolución del concepto de intimidad y la búsqueda del espejito mágico de los followers. Y no había mejor metáfora que un título anzuelo. Un título espectacular que busca lecturas. Que decepción ¿no?
No sé si tu hija se desnudará en Instagram porque no la conozco y no sé qué tipo de persona es pero lo que es seguro es que muchas hijas se desnudaran en Instagram. También lo harán hijos pero ya sabes que una sociedad machista no castiga igual lo comportamientos de los hombres.



No hay semana que un famoso o famosa no "regale" un desnudo e "incendie" las redes. El titular siempre es el mismo. El desnudo se convierte en un regalo exhibicionista para voyeures escondidos en mitad de la masa. Sea para admirar, sea para criticar (las estrías de Ana Isabel Pantoja por ejemplo) el desnudo se convierte en la mejor metáfora del concepto de intimidad extrema. Porque el concepto de intimidad sigue cambiando.

No es la primera vez. Todas las tecnologías de la información han ido cambiando el concepto de intimidad. Desde que los hermanos grabaron aquella llegada del tren cambió el concepto de intimidad. Aquellas personas no sabían que iban a ser vistas por millones de personas de su época y de todas las posteriores. Cedieron su intimidad sin saberlo. Su imagen hasta entonces les había pertenecido. La llegada de los periódicos cambió  también el concepto de intimidad y de publicidad. En realidad el periodismo es la desvelación de una intimidad que pretende ser ocultada. Toda una profesión en guerra con la intimidad.

Y la televisión acabó por explotar el fenómeno de la invasión de intimidad respecto a las vidas ajenas. La televisión sustituyó a la hoguera alrededor de la cual reunirnos para hablar de temas comunes. Creó la famosa agenda y con ella el casting de personajes cuyas vidas debíamos conocer hasta límites pornográficos.

Así pues, la intimidad vive un proceso de transformación constante. El giro actual que ha dado no deja de ser un eslabón más de la cadena. La transformación de la intimidad en dinero antes estaba gestionada por los medios. Eran ellos los que decidían ofrecer dinero a cambio de comprar la intimidad de una persona y esa persona decidía. Pero el mundo de Internet no es una tecnología más sino un cambio también en la concepción de la producción de contenidos. En Internet nosotros producimos el contenido que queremos ofrecer. No solamente miro sino que además soy mirado.

La juventud actual imita los comportamientos mediáticos pero se salta los mediadores. Ahora cualquiera puede ser propietario de su propio canal de televisión y por tanto su propio Sálvame. También puede tener su propio Mújeres, Hombres y Viceversa, puede tener su propio First Dates, su propio programa de elección de vestido de boda, su propio Cámbiame, s propio canal cocina, su propio Callejeros Viajeros. Ya no necesita ser escogido. Ni siquiera hacerlo bien. Simplemente necesita usar su móvil.

Y es lógico pensar que alguien decida tener su propio Interviu. Hasta ahora era Interviú el servicio de referencia para los desnudos celebrities. En cada país hay uno. Aquí tenemos el nuestro. Pero Interviú ha perdido el monopolio. Ahora el nuevo dinero se mide en followers. Tener muchos followers asegura contratos de patrocionio (Smart Girl y Paula Echavarria?). De manera que la gente ya no se desnuda física o emocionalmente por dinero, lo hace por followers.

Instagram se puebla de imágenes con ropa decreciente. El desnudo es el vértice de la cesión de intimidad porque nada se interpone entre el exhibido y el observador (salvo un filtro a veces). El desnudo es la máxima ofrenda que alguien puede ofrecer en una foto. El texto puede recoger secretos pero para el homo videns el desnudo es su recompensa máxima.

Ahora son personas adultas. Hombres desnudos y mujeres desnudas en una asimetría de aceptación social. Los desnudos de chicas son más visibles y los de chico más comunes. Son las actrices, los presentadores, los actores, futbolistas, modelos. De momento son ellos y ellas los que acostumbrados a la venta de intimidad que afecta a sus profesiones se deciden a desnudarse e "incendiar las redes". Pero el mimetismo es un virus contagioso y el mayor método de aprendizaje es la imitación de comportamientos.

Tu no lo sabes porque seguramente tendrás más de treinta y por encima de esa edad Instagram es una red residual pero si miras los perfiles de adolescentes de apenas 14 años podrás comprobar que publican fotos abiertamente sexualizadas. Lo hacen porque han aprendido que con eso se consiguen followers y también gustar al otro género. Es un camino fácil de aceptación en una edad donde el aspecto lo es casi todo. Los chicos publican fotos de su torso intentando mostras unos abdominales necesariamente en formación. Las chicas se ofrecen imitando los anuncios de publicidad aibiertamente sexualizadas.

La competencia por los followers es relevante en una edad en pleno proceso de generación de identidad donde la popularidad es más que nunca objeto de deseo. L@s adolescentes se miden por sus likes y se jerarquizan con seguidores. Y la ley de estímulos crecientes dice que un observador necesita dosis cada vez más elevadas para permanecer atento a un estímulo. Ahora son bikinis, camisetas, twerking y posiciones sensuales pero la naturalización del desnudo fotográfico está cerca.

Y no será dificil acostumbrarse. El top less en la playa fue una transgresión hasta que se convirtió en algo normal. La fotografía no es más que un pedazo de vida, una playa eterna en la que nunca sabemos quien nos mira y a veces, hasta nos da igual.

Asi que, puede que sí, puede que tu hija se desnude en Instagram y puede que en ese momento ya no te importe. Quizá sea lo normal.



Las nuevas religiones de la izquierda

Los ideales de la Ilustración inspiraron la revolución francesa y el nacimiento de la izquierda ideológica. La capacidad empírica y el dominio de la racionalidad sobre el instinto son, bajo mi punto de vista, dos pilares básicos de las propuesta política de la izquierda internacional. Un denominador común basado en el escepticismo, la observación, la información, la evaluación y la conclusión. El método científico aplicado al relato político, a la propuesta de futuro y al análisis de la realidad. 



No obstante las personas de izquierda no dejan de ser seres humanos y bajo tal condición no están excluidas de mecanismos mentales básicos y atávicos de su especie como el gregarismo que históricamente facilita la supervivencia o la aceptación generalizada de la mentira como método de colaboración (el dinero por ejemplo). En los tiempos disruptivos como el actual el desasosiego, la incertidumbre y el desconcierto hacen que la racionalidad ceda ante instintos más primitivos. Es el caso de la actual situación donde determinadas posiciones ideológicas se separan de la razón y entran en el espacio de un cierto fanatismo entendido como la falta de escepticismo. Son fenómenos a estudiar y controlar para no derramar demasiada cantidad del aceite necesario para que los engranajes metálicos clásicos de la izquierda puedan seguir girando.

Uno de los ingredientes de la felicidad es la construcción de una mística propia o ajena. Las religiones han sido las primeras traficantes de felicidad ofreciendo vidas eternas y paraísos perdidos. Allá donde vayas encontrarás alguien que convenció a sus coetáneos de que era capaz de hablar con algún dios y convenció a los demás de que siguieran sus enseñanzas. Esto sucede en cualquier parte del mundo en cualquier tiempo. La gente necesita una superioridad mística que explique la sinrazón y el caos, necesita una mística de sublimación que le permita sentir que trasciende a su propia existencia. La gente de izquierdas no vive al margen de esas necesidades místicas y la modernidad líquida está proporcionando nuevas religiones que permiten formar parte de un grupo elegido, que tienen sus propios pecados y sus propios apóstoles, sus propios escritos y su propia teoría de la salvación. Son la nuevas religiones de la izquierda.


  • El animalismo. No deja de ser curioso que un spin off de un vector principal como es el ambientalismo haya sido un nido de fanatismo superior al que nos hace jugarnos la supervivencia. El animalismo es hoy entre la gente joven un espacio incontrovertible que una parte de la izquierda social ha converitdo en religión llevándola hasta los límites de la nutrición (veganismo) alcanzando el nirvana del hipernaturismo. La negativa a las vacunas, por ejemplo, es un nicho más de una mística de salvación basada en la naturaleza como nueva diosa y la artificialidad humana como demonio. Los comportamientos extremos pueden constituir una vanguardia cuando se mantienen dentro de una racionalidad explicada y un proselitismo de digestión sencilla. 


  • Espiritualidad de la calma. La enfermedad de la velocidad será la más devastadora del siglo XXI. Ante ella mucha gente, también de izquierdas, acude a la búsqueda del silencio interior y construye una mística del bienestar. En términos científicos su traducción es la psicología positiva que busca una disgregación entre la persona y sus circunstancias analizándolas por separado. No son tanto las cosas que te pasan como la manera en que tus las interpretas. Ese axioma llevado al extremo conduce a una apatía del bienestar, un analgésico existencial, ya que obliga a una cierta sumisión y niega tanto la rebeldía como la tristeza o la rabia como respuestas saludables para el cambio social. Asumir el queso que te ha tocado puede ser un acto de adaptación o un acto de cobardía según el contexto y las circunstancias. La aparición en las sociedades avanzadas de nuevos espacios de espiritualidad asociados a la calma frente a la ansiedad no deja de ser un síntoma de una nueva mística del mundo interior frente al mundo exterior. En esta nueva religión las pastillas se respiran y los tratamientos surgen en grupos de apoyo que no son más que un laberinto de espejos controlados por un ente director. 
  • Neofeminismo. La aparición generalizada del término "feminismos" en plural es una prueba evidente de que determinados vectores del feminismo clásico se han desbordado. El neofeminismo se separa del feminismo clásico en su capilaridad. Ya no intenta seducir sino imponer. Ya no intenta modificar conductas sino sancionarlas. El neofeminismo construye un espacio de bondad natural rosseauniana en el lado feminino y un hobbesianismo maligno en los espacios masculinos. Consigue generar una disociación entre los dos espacios desde el punto de vista conceptual. Abandona el individualismo y la libre interpretación luterana para construir un nuevo gregarismo de supervivencia donde es más importante la cohesión que la libertad. 
  • Maternidad/paternidad extrema. Una nueva curiosidad es que el neofeminismo sea complaciente con la nueva maternidad extrema. La maternidad y paternidad se han convertido en fenómenos sagrados. Frente a otras épocas en que la reivindicación de la renuncia a la paternidad-maternidad se consideraba progre en la nueva religión moderna la maternidad es un manera de resultar un ser completo. La maternidad/paternidad extrema incluye mecanismos de sobreprotección que convierte en futuros tiranos a los hijos pero más allá de esa derivada lo cierto es que eleva el fenómeno a categoría sagrada. Una persona se consagra cuando consigue esa meta y para ello los poderes públicos deben estar a su servicio. El debate sobre la maternidad subrogada es el mejor ejemplo. Se contempla desde la perspectiva de la necesidad imperiosa de una maternidad imposible elevando la maternidad a una manera de escalar un grado en la arquitectura humana. La no maternidad se convierte en un pecado, en una amputación de una parte esencial de la persona imposible de concebir. 
  • Ultranacionalismo. Es una mística ideológica clásica. Gran parte de lo que ocurre en Catalunya hoy en día se explica por una creencia irracional de un futuro mejor, una tierra prometida eterna. Lo cierto es que todas las luchas históricas nacionales han tenido que convivir con la idea de la tierra prometida aunque lo más frecuente era un simple cambio de élites (que no es poco en según qué épocas). La nación como espacio de salvación y trascendencia es una tentación habitual que de vez en cuando se desborda. Creer en algo es construir una utopía y cuanto más cercana es la utopía más mecanismos de irracionalidad se ponen en marcha. Es indudable, por ejemplo, que en espacios límite como el actual frente al precipicio del referendum indepe se maximiza el gregarismo y la cohesión del grupo señalando traidores y poniendo el foco en el enemigo externo (huelga del aeropuerto del Prat por ejemplo). El gregarismo es el mejor verdugo de la libertad de pensamiento y el escepticismo. 
  • Mitomanía. La mitomanía no es un fenómeno nuevo en el mundo de la izquierda. No hay más que ver como el Che Guevara se convirtió en un icono pop. Tampoco es una novedad que en tiempos de crisis nacieron los superhéroes precisamente como los pastores que conducen el rebaño y los protegen (la mejor metáfora bíblica). Así pues la masa suele buscar árbol bajo el que guarecerse en la tormenta y los superhombres (suelen ser hombres) son un de los mejores cobijos. La mitomanía sobre la figura de Pablo Iglesias tiene mucho de esto. Su guardia pretoriana se asegura la aniquilación de la disidencia pero incluso su electorado lo venera como una figura sobrehumana infalible. Es indudable que el nivel de rechazo que genera hace que su nivel de adhesión sea más inquebrantable para proteger el movimiento pero no es menos cierto que el mismo fomenta la exégesis del profeta. Las continuas crisis existenciales de bandos en Podemos (dimisiones en racimo) no son más que excomuniones de la verdad única y la salida de Errejón se parece mucho a la lucha entre Caín y Abel por ocupar el poder. 

Es muy posible que un lector de izquierdas no acabe de entender la relación entre el concepto religión que uso y los movimientos ideológicos que menciono. Un simple visionado de la película "La ola" (mejor su versión alemana) permitirá entender como se desborda un pensamiento que no pasa permanentemente por el filtro de la racionalidad y se deja llevar por las emociones. Si prefieren leer una versión más reducida de cómo una concesión de nuevos roles se puede desbordar si no se gestiona desde la frialdad, el escepticismo y el libre pensamiento aquí les dejo el experimento de la cárcel de Stanford. 

PD: Todo el mundo tiene su mística de salvación, de hecho, es plenamente recomendable tener una. No es su manifestación individual la que constituye una religión sino la interacción entre el grupo y como se produce. Revisa tus místicas y cómo se mueven. 



Neymar y el nuevo fútbol líquido

De la Ley Bosman a la ley Bauman solamente ha habido una parada del metro de la historia. El fútbol es víctima de su época y el fútbol moderno no es más que el fútbol líquido de la modernidad líquida. El traspaso de Neymar es el mejor ejemplo de filosofía aplicada al fútbol. 



Los componentes del caso Neymar son las columnas de la modernidad líquida de Bauman. La fractura de cualquier tipo de compromiso mutuo frente al individualismo extremo. Abismos entrelazados que separan incluso nuestras pasiones y nos aíslan en la experiencia de la vida.

Neymar sabe que nunca brillará por encima de Messi. Y su ego es mucho más grande que su lealtad y compromiso. Neymar quiere vivir en el ático de su propio estadio y mirar a los demás desde la terraza. Es un niño caprichoso que quiere jugar a ser el mejor de su calle. Pero su calle es el mundo. Su ego ya no se satisface con dinero sino con sacrificios humanos como cualquier dios requiere. Necesita la voz de la gente diciendo su nombre, quiere portadas de periódicos, quiere miradas de admiración. Así se alimenta un dios del fútbol líquido. Narciso se ve más guapo en el rio Sena y acude a él seducido por sí mismo.

El nuevo fútbol líquido se entierra bajo montañas de billetes. Los países compran sus prestigios en las ligas nacionales. Nuevas audiencias, nuevos escenarios para la superproducción llena de efectos especiales que es el fútbol moderno. Francia comparte una estrella en la nueva economía colaborativa del despilfarro. Qatar da un golpe encima de la mesa de la partida de poker en la que se ha convertido el planeta. Nos recuerda que el dinero sigue siendo su dueño. Otro ego que alimentar con la prepotencia que da el petróleo y los billetes gratis. Comprar un mundial o comprar un mito. Lo importante es comprar. Jeques y desiertos que juegan al monopoly de nuestros sentimientos. La recaída del Imperio Romano sumido en la lujuria de una orgía de goles festejados a cámara.

Desconexión entre la grada y el escudo. Neoaficionados acudiendo a luchas de mercenarios en un espectáculo de lucha libre con balón. Turistas que acuden al fútbol provistos de palos selfies con los que fotografiarse de espaldas al campo. Las aficiones viven cautivas de los propietarios, plañideras de los fracasos y súbditos de los éxitos. Se rompe el vínculo entre la gente y el campo. Cada verano cientos de judas besaran un nuevo escudo. La gran capacidad que distingue al ser humano es la de compartir mentiras. Hacemos como que es nuestro equipo de siempre pero es nuestro equipo de nunca.

El aficionado líquido prefiero mirar el fútbol por el retrovisor de una pantalla en casa. Acudir al campo exige demasiado compromiso. El espectáculo debe continuar. El compromiso se enciende y se apaga con un mando. Dura noventa minutos. Quizá dos partes de cuarenta y cinco.

El jugador es un nómada del éxito. Una planta sin raíces a merced del viento del dinero. Aquella ley Bosman que se hizo para romper la esclavitud de los jugadores a quienes sus clubes aprisionaban se ha convertido en la nueva cárcel del fútbol.

Entrenadores que desligan a sus jugadores sabedores de que un partido se resuelve en una jugada en unas tablas tácticas eternas. Hipnotizadores de periodistas, fakires de ruedas de prensa, gestores de egos, paracaidistas de esperanzas, políticos de vestuario vestidos de traje transpirable. Incapaces de juntar arena y cemento para no mancharse.

Periodistas de conveniencia, lupas de la insignificancia, tertulianos de lo ridículo, informadores de versiones de parte, agitadores de humo, buscadores de culebras bajo el césped, pinchadores de balones que hacen el fútbol más feo, pantallas difusas que no dejan mirar el partido, vendedores sonrientes de anuncios deportivos, hooligans del negocio.

Eso es el nuevo fútbol líquido que Neymar ha puesto frente a nuestras narices. Capitanes recién llegados, números extraídos del bingo de las camisetas, botas de influencer, peinados de photocall, lágrimas artificiales, cromos falsos. El juego que murió ahogado en la playas de una isla desierta recién comprada para hacer un hotel de lujo. Odio eterno al fútbol moderno. 

Dulceida y el nuevo paradigma del éxito

Dulceida lo petó hace una semana en el Arenal Sound. Sin embargo no parece hacer nada de manera brillante. Simplemente es popular. Es conocida. Reconoce y se jacta de su escasa formación y aún así es seguida por miles de personas que la hacen rica con sus likes. Dulceida no es demasiado lista ni demasiado guapa, no tiene ninguna habilidad especial, no destaca por nada. ¿O quizá sí? 


En la antigüedad para tener éxito había que tener alguna habilidad especial y que esa habilidad fuese socialmente reconocida. Del equilibrio de esos dos vectores surgía la popularidad. Si tenías una habilidad especial poco reconocida tenías un éxito parcial o segmentado. Si tenías una habilidad especial muy reconocida como jugar al fútbol o hacer cine entonces tu éxito era total.

La pregunta actual sería si ha cambiado el paradigma, es decir, si Dulceida hace algo especial y qué es eso que hace tan bien. En mercados emergentes aquel que llega cuando el mercado es poco visible y se sitúa bien en la pole position suele copar gran parte del mercado cuando éste emerge. No hay más que mirar las nuevas start ups como Airbnb. El nuevo habitat tecnológico vive ya regulado por un "the winner takes it all" o como mínimo casi todo.

Enlacemos. Por un lado la prensa de la intimidad personal (prensa rosa) derivó de las personas de éxito a los parásitos del éxito. El foco se giró hacia aquellas personas que ocupando espacios cercanos al éxito resultaban más rentables en función del producto periodístico. Conseguir una entrevista de alguien exitoso socialmente es más caro porque tienen una base económica que les sustenta. Pero conseguir una entrevista de alguien que no tiene ninguna habilidad especial salvo haberse situado en la órbita de alguien exitoso era más fácil. Y sobre todo más barato.

Después vinieron los realities que se convirtieron en una fábrica de famosos low cost. Se les atribuía notoriedad para luego explotarlos examinando sus vidas privadas. Ese el giro determinante. Fue la primera vez en que en la transacción intimidad por dinero no había ninguna otra incógnita. La transacción era pura intimidad a cambio de dinero. Sin más.

Entonces aparecieron las redes sociales. Los blogs suponían que uno tuviera su propio periódico pero las nuevas redes como Instagram, Youtube, Facebook o Twitter suponen que cada uno tenga su propia televisión en el que informar de sus noticias. El mundo entra en la época big data. Los datos son el nuevo petróleo y la intimidad es el nuevo negocio. La relación es bidireccional. Las empresas quieren más datos y más íntimos. Los usuarios quieren personajes más reales y quieren información más íntima.

Dulceida y otros personajes como el Rubius son los primeros en llegar al mercado de la nueva intimidad. Usuarios followers deseosos de comprobar cómo son las vidas de los demás en un ultrareality eterno. Un mercado entero virgen. Un mercado de zombies seguidores que necesitan un faro a quien seguir, alguien a quien parecerse. Esa es su habilidad especial: aceptar una exposición voluntaria y plena, mostrarse en toda su vida, exhibirse, enseñarse... vivir en un escaparate cuando poca gente se atrevía a hacerlo. Nadie necesita ya un reality televisivo. Los mediadores han muerto o están agonizando. Cualquiera puede tener su propio reality: su propia vida.

Lo fundamental en cualquier propuesta de marqueting es acertar el target para tu producto. Cuanto más amplio es tu público objetivo más posibilidades tienes de triunfar. Hay que acertar el tiro en la campana de Gauss. Y esa es su otra gran habilidad especial: acertar con el centro de la campana. Dulceida es su propio producto, su vida es su gran reality. Y acierta justo en el centro porque es el mejor subproducto de la propia campana. Ella es el centro de la nueva campana social que emerge. Cualquiera podria ser Dulceida, pero solo ella lo es.

La tercera gran habilidad de los nuevos influencers es el aspiracionismo de caricia. Parece fácil. Las herramientas parecen gratuitas: las redes sociales. No tienen costes económicos. Se trata de ofrecer un producto aspiracionista. Se trata de ofrecer aquello que cualquiera querría ser en la sociedad de la opulencia aparente. Se trata de interpretar la partitura del CIS. Quizá algo de frivolidad, mucho hedonismo. Ya no se trata de vender tu alma al diablo sino de hacerte un selfie con él para conseguir más seguidores y luego amortizarlos. No es fácil. Bajo la aparente ausencia de costes nacen los costes de la popularidad aunque los beneficios son mucho más altos. Al fin y al cabo una generación narcisista solamente puede vivir en un laberinto de espejos donde mirar a los demás no sea más que mirarse a uno mismo en su reflejo. Es puro aspiracionismo. Cualquier puede ser Dulceida o el Rubius y miles de refugiados de la guerra del postureo acuden en masa a intentarlo. Y mientras lo intentan alimentan el monstruo de la mediocridad más visible de la historia. Cualquiera puede aspirar a ser Dulceida pero solamente ella puede serlo. Ídolos gratis. Mitos al alcance de la mano. No saben hacer nada especial pero quieres ser como ellos precisamente por eso: porque no hacen nada. Su sacrificio es el sometimiento a la crítica constante, la vigilancia permanente en la que se sitúan, el nuevo Show de Truman orquestado por uno mismo. Miradme y compradme.


Antiguamente era necesario tener una faceta brillante, de manera innata o tras mucho esfuerzo, sacrificio y formación. Ya no. Ahora es mejor ser cualquiera porque cualquiera podrá identificarse contigo. No hagas nada especial salvo no hacer nada especial. Sigue los pasos de la corriente más neutra. Sé normal. Todo el mundo quiere ser normal. Es muy rentable. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com