Per què el cartell de la CUP és el pitjor possible?

La CUP ha presentat un cartell per a la votació del dia 1 d'Octubre. Sóc molt aficionat a la iconografia ideològica perquè suposa la millor radiografia del subconscient d'un col·lectiu polític. En els cartells és on es veu ben evident tots els conflictes interns i les ànimes col·lectives, es veuen tots els fantasmes i les pors d'un moviment ideològic. 
Des del País Valencià la CUP és certament un moviment dificil d'entendre però el cartell deixa vore algunes concepcions polítiques que convé analitzar i que tenen a vore amb el present i el futur de l'esquerra política i el comunitarisme progressista. 




La construcció iconogràfica per acudir a les urnes el dia 1 d'Octubre que proposa la CUP està basada en idees certament perilloses per a la convivència política. Suposen una concepció de l'esquerra amb tics totalitzadors (prendre la part pel tot) i personalment crec que han fet les pitjors tries possibles.


El gènere. El cartell pertany al gènere del còmic. El còmic sempre suposa un marc iconogràfic que li resta pes dramàtic al que apareix representat. És el cas de les falles per exemple. El còmic suposa sempre fer referència a un cert humor, ironia, sarcasme o representació caricaturesca i per tant és una proposta que no aprofundeix ni en el rigor ni en la reflexió. El còmic és una reprentació bàsicament emocional i la decisió d'independència ha de tindre més elements de reflexió que d'emoció.

La metàfora visual. El cartell pretén representar una expulsió per neteja. Per tant, té com a punt de partida alguns axiomes certament perillosos. La neteja és un procés de purificació i la purificació sempre és un procés moral molt relliscós. A més, a més, la part més perillosa és que implica una assimetria entre l'expulsador i l'expulsat. És un mal freqüent en l'esquerra latina-mediterrània. L'expulsió com a aniqulicació de l'antagonista. Això insinua que una hipotètica gestió del majoritarisme passa per la desaparició de la dissidència. És una idea molt perillosa perquè suposa despullar de la qualitat d'igual a la persona expulsada. Després en parlarem de quins són els personatges expulsats però en abstracte l'expulsió és un repudi, un aïllament per cauterització. I no sols això, l'agranament com a metàfora visual partix d'una concepció conspiranoïca de la situació política i social. La idea central és que amb l'expulsió tots els problemes estaràn resolts i això no és cert. De fet l'expulsió suposaria només el plantejemant d'un fum de problemes nous. La concepció conspiranoïca en ideologia és un mecanisme de traslació de culpabilitat bàsic. Si focalitzem en un enemic és més fàcil no vore les nostres contradiccions. Concentrar la culpa en un altre lloc és la cortina de fum perfecta per no resoldre altres qüestions. En resum, la metàfora visual de l'agranament no oferix una perspectiva de futur sino de passat i pretèn crear una situació fictícia on la neteja és un punt d'arribada i no un punt de partida.

El casting. Ja és freqüent en el moviment anticapitalista català l'ús del femení com a llenguatge col·lectiu. En els atacs turismofòbics i els articles dels seus integrants ja és nota. Per tant, la protagonista havia de ser una dona però no deixa de ser curiós que siga una dona agranant. Això no passa de l'anècdota de les dificultats de contruir una nova iconografia igualitària. El que sí que hem d'assenyalar és que no és un poble qui agrana, no és un grup, sino una sola persona de gènere femení qui ho fa. El subjecte col·lectiu d'un procés sobiranista apareix simbolitzat per una sola persona. Una metàfora dificil d'entendre si l'eslogan va en primera persona del plural i s'opta per una expulsió que -esta si- es dibuixada en grup i es perfilen ben bé els personatges. Cap d'ells està per casualitat per tant entenem que el subjecte de l'escombrament tampoc ho està. És una persona -una sola- de gènere femení.

Tanmateix, el casting de personatges no pot ser més dolent. Es produeix una barreja totalitaritzadora que situa en un tot casos de corrupció, valors morals-polítics (torero i bisbe), valors polítics-institucionals, tot fet amb un canvi de marc territorial que després en parlarem. Es produeix un agranament no sols de personatges espanyols sinó una neteja de catalans. I en este cas aprofiten l'abundant pedrera de corrupció del Pais Valencià al seu favor. D'alguna manera la concrecio de personatges indica una personificació de conceptes massa abstractes per ser concretats en persones. Votar a favor de la independència per segregar un conjunt de persones -mortals com totes les persones - i alguns ja morts com Rita Barberá, no és una proposta de futur i de solució de problemes. Es una simplificació massa perillosa. L'elecció de personatges és clàssica: esgléssia, torero, empresariat, monarquia, oligarquia.



El marc territorial. El procés i el referèndum ha estat reclamat i dissenyat amb un marc territorial concret. Les urnes arribaran a un territori i no a d'altres. Per això, l'aparició del País Valencià en el cartell no és més que el fruit d'una llarga tradició d'instrumentalització política del Principat respecte al País Valencià. En este cas és una cas clar de conveniència. La metàfora visual d'agranar requerix una brutícia de cert nivell i el País Valencià la té (arquebisbes inclosos). Però no hi haurà urnes al País Valencià. Un valencià ara no té dret ni a no tindre dret a votar. Per tant, l'aparició del País Valencià en el cartell és utilitarista, ens utilitzen quan els convé, una tradició certament ben catalana respecte als valencians. I per supost, suposa una apropiació indeguda de gran cal·libre.

Sobre el marc territorial es poden dir més coses. El cartell amaga una qüestió ben important a l'hora de decidir sobre la independència com és la geografia. El cartell situa uns Paisos Catalans inserits al mig del mar (fons blau). Amb això situa el marc cognitiu en el d'una illa però també intenta amagar el fet que Catalunya,l com el País Valencià, es troben dins d'una península i això és un fet determinant a l'hora de les infrastructures i les relacions de comerç i de tot tipus. Catalunya estè dins de la península ibèrica i ho continuarà estant si s'independitza. De fet, per aprofundir-ne en l'amagatall gràfic els personatges són escombrats al mar, més concretament a les Illes. No sé si això els farà gràcia als balears.

La tradició icònica. Que s'haja visibilitzat la inspiració leninista del cartell té bona cosa d'obscenitat. Acudir al comunisme totalitari de principis del segle XX per bastir una oferta de futur resulta dificil d'explicar sense entendre la desorientació ideológica del tardocapitalisme actual. La reminiscència nostàlgica és un recurs bàsic en èpoques de poca creativitat o desorientació. Repetir esquemes intenta descriure la història com un cicle i això requerix de molt matisos. Parlar visualment en termes leninistes pot ser recurrent però no suposa una proposta de futur.

El concepte. Escombrem-los com a finalitat de la votació suposa un concepte de revenja i de buit. De revenja perquè insinua que escombran-los s'acabaran els problemes i de buit perquè no fa cap proposta de futur. Opta pel present com a motiu i impuls per anar a votar. El concepte no pot ser més negatiu. L'esquerra triunfadora històricamente ha sigut sempre l'esquerra propositiva. La dreta viu de la por (al canvi especilament) i l'esquerra viu de l'esperança i la il·lusió d'un futur millor. Obviar el futurn el cartell és una greu errada. De fet, el mapa del PaÏsos Catalans queda com un simple dibuix buit amb un color degradat continu enmig d'un blau del mar o del cel. Un referèndum independentista ha d'estar basat en una proposta de convivència futura, no de revenja o de neteja. Cal oferir un horitzó no una guillotina. Al dia següent d'ajusticiar cal continuar amb la vida i d'això el cartell no diu res.
Respecte a la tipogafia s'ha fet una tria clàssica de handwritting que és molt habitual per oferir sensació de pintada en la paret que és la manera habitual d'expressió dels moviments alternatius.


És cert que un cartell és una part d'una campanya més àmplica. És cert que el cartell no és tota la campanya. És cert que un cartell ha de ser engrescador i motivador per anar a votar i això obliga a despertar emocions. És cert que ha de ser cridaner per a ser conegut. Perquè ningú no fa res per allò desconegut. Però res d'això justifica totes les tries que ha fet la CUP per decidir-se per eixe cartell. Res no ho justifica.





¿Se desnudará tu hija en Instagram?

Sí, era trampa. En realidad el artículo va sobre la evolución del concepto de intimidad y la búsqueda del espejito mágico de los followers. Y no había mejor metáfora que un título anzuelo. Un título espectacular que busca lecturas. Que decepción ¿no?
No sé si tu hija se desnudará en Instagram porque no la conozco y no sé qué tipo de persona es pero lo que es seguro es que muchas hijas se desnudaran en Instagram. También lo harán hijos pero ya sabes que una sociedad machista no castiga igual lo comportamientos de los hombres.



No hay semana que un famoso o famosa no "regale" un desnudo e "incendie" las redes. El titular siempre es el mismo. El desnudo se convierte en un regalo exhibicionista para voyeures escondidos en mitad de la masa. Sea para admirar, sea para criticar (las estrías de Ana Isabel Pantoja por ejemplo) el desnudo se convierte en la mejor metáfora del concepto de intimidad extrema. Porque el concepto de intimidad sigue cambiando.

No es la primera vez. Todas las tecnologías de la información han ido cambiando el concepto de intimidad. Desde que los hermanos grabaron aquella llegada del tren cambió el concepto de intimidad. Aquellas personas no sabían que iban a ser vistas por millones de personas de su época y de todas las posteriores. Cedieron su intimidad sin saberlo. Su imagen hasta entonces les había pertenecido. La llegada de los periódicos cambió  también el concepto de intimidad y de publicidad. En realidad el periodismo es la desvelación de una intimidad que pretende ser ocultada. Toda una profesión en guerra con la intimidad.

Y la televisión acabó por explotar el fenómeno de la invasión de intimidad respecto a las vidas ajenas. La televisión sustituyó a la hoguera alrededor de la cual reunirnos para hablar de temas comunes. Creó la famosa agenda y con ella el casting de personajes cuyas vidas debíamos conocer hasta límites pornográficos.

Así pues, la intimidad vive un proceso de transformación constante. El giro actual que ha dado no deja de ser un eslabón más de la cadena. La transformación de la intimidad en dinero antes estaba gestionada por los medios. Eran ellos los que decidían ofrecer dinero a cambio de comprar la intimidad de una persona y esa persona decidía. Pero el mundo de Internet no es una tecnología más sino un cambio también en la concepción de la producción de contenidos. En Internet nosotros producimos el contenido que queremos ofrecer. No solamente miro sino que además soy mirado.

La juventud actual imita los comportamientos mediáticos pero se salta los mediadores. Ahora cualquiera puede ser propietario de su propio canal de televisión y por tanto su propio Sálvame. También puede tener su propio Mújeres, Hombres y Viceversa, puede tener su propio First Dates, su propio programa de elección de vestido de boda, su propio Cámbiame, s propio canal cocina, su propio Callejeros Viajeros. Ya no necesita ser escogido. Ni siquiera hacerlo bien. Simplemente necesita usar su móvil.

Y es lógico pensar que alguien decida tener su propio Interviu. Hasta ahora era Interviú el servicio de referencia para los desnudos celebrities. En cada país hay uno. Aquí tenemos el nuestro. Pero Interviú ha perdido el monopolio. Ahora el nuevo dinero se mide en followers. Tener muchos followers asegura contratos de patrocionio (Smart Girl y Paula Echavarria?). De manera que la gente ya no se desnuda física o emocionalmente por dinero, lo hace por followers.

Instagram se puebla de imágenes con ropa decreciente. El desnudo es el vértice de la cesión de intimidad porque nada se interpone entre el exhibido y el observador (salvo un filtro a veces). El desnudo es la máxima ofrenda que alguien puede ofrecer en una foto. El texto puede recoger secretos pero para el homo videns el desnudo es su recompensa máxima.

Ahora son personas adultas. Hombres desnudos y mujeres desnudas en una asimetría de aceptación social. Los desnudos de chicas son más visibles y los de chico más comunes. Son las actrices, los presentadores, los actores, futbolistas, modelos. De momento son ellos y ellas los que acostumbrados a la venta de intimidad que afecta a sus profesiones se deciden a desnudarse e "incendiar las redes". Pero el mimetismo es un virus contagioso y el mayor método de aprendizaje es la imitación de comportamientos.

Tu no lo sabes porque seguramente tendrás más de treinta y por encima de esa edad Instagram es una red residual pero si miras los perfiles de adolescentes de apenas 14 años podrás comprobar que publican fotos abiertamente sexualizadas. Lo hacen porque han aprendido que con eso se consiguen followers y también gustar al otro género. Es un camino fácil de aceptación en una edad donde el aspecto lo es casi todo. Los chicos publican fotos de su torso intentando mostras unos abdominales necesariamente en formación. Las chicas se ofrecen imitando los anuncios de publicidad aibiertamente sexualizadas.

La competencia por los followers es relevante en una edad en pleno proceso de generación de identidad donde la popularidad es más que nunca objeto de deseo. L@s adolescentes se miden por sus likes y se jerarquizan con seguidores. Y la ley de estímulos crecientes dice que un observador necesita dosis cada vez más elevadas para permanecer atento a un estímulo. Ahora son bikinis, camisetas, twerking y posiciones sensuales pero la naturalización del desnudo fotográfico está cerca.

Y no será dificil acostumbrarse. El top less en la playa fue una transgresión hasta que se convirtió en algo normal. La fotografía no es más que un pedazo de vida, una playa eterna en la que nunca sabemos quien nos mira y a veces, hasta nos da igual.

Asi que, puede que sí, puede que tu hija se desnude en Instagram y puede que en ese momento ya no te importe. Quizá sea lo normal.



Las nuevas religiones de la izquierda

Los ideales de la Ilustración inspiraron la revolución francesa y el nacimiento de la izquierda ideológica. La capacidad empírica y el dominio de la racionalidad sobre el instinto son, bajo mi punto de vista, dos pilares básicos de las propuesta política de la izquierda internacional. Un denominador común basado en el escepticismo, la observación, la información, la evaluación y la conclusión. El método científico aplicado al relato político, a la propuesta de futuro y al análisis de la realidad. 



No obstante las personas de izquierda no dejan de ser seres humanos y bajo tal condición no están excluidas de mecanismos mentales básicos y atávicos de su especie como el gregarismo que históricamente facilita la supervivencia o la aceptación generalizada de la mentira como método de colaboración (el dinero por ejemplo). En los tiempos disruptivos como el actual el desasosiego, la incertidumbre y el desconcierto hacen que la racionalidad ceda ante instintos más primitivos. Es el caso de la actual situación donde determinadas posiciones ideológicas se separan de la razón y entran en el espacio de un cierto fanatismo entendido como la falta de escepticismo. Son fenómenos a estudiar y controlar para no derramar demasiada cantidad del aceite necesario para que los engranajes metálicos clásicos de la izquierda puedan seguir girando.

Uno de los ingredientes de la felicidad es la construcción de una mística propia o ajena. Las religiones han sido las primeras traficantes de felicidad ofreciendo vidas eternas y paraísos perdidos. Allá donde vayas encontrarás alguien que convenció a sus coetáneos de que era capaz de hablar con algún dios y convenció a los demás de que siguieran sus enseñanzas. Esto sucede en cualquier parte del mundo en cualquier tiempo. La gente necesita una superioridad mística que explique la sinrazón y el caos, necesita una mística de sublimación que le permita sentir que trasciende a su propia existencia. La gente de izquierdas no vive al margen de esas necesidades místicas y la modernidad líquida está proporcionando nuevas religiones que permiten formar parte de un grupo elegido, que tienen sus propios pecados y sus propios apóstoles, sus propios escritos y su propia teoría de la salvación. Son la nuevas religiones de la izquierda.


  • El animalismo. No deja de ser curioso que un spin off de un vector principal como es el ambientalismo haya sido un nido de fanatismo superior al que nos hace jugarnos la supervivencia. El animalismo es hoy entre la gente joven un espacio incontrovertible que una parte de la izquierda social ha converitdo en religión llevándola hasta los límites de la nutrición (veganismo) alcanzando el nirvana del hipernaturismo. La negativa a las vacunas, por ejemplo, es un nicho más de una mística de salvación basada en la naturaleza como nueva diosa y la artificialidad humana como demonio. Los comportamientos extremos pueden constituir una vanguardia cuando se mantienen dentro de una racionalidad explicada y un proselitismo de digestión sencilla. 


  • Espiritualidad de la calma. La enfermedad de la velocidad será la más devastadora del siglo XXI. Ante ella mucha gente, también de izquierdas, acude a la búsqueda del silencio interior y construye una mística del bienestar. En términos científicos su traducción es la psicología positiva que busca una disgregación entre la persona y sus circunstancias analizándolas por separado. No son tanto las cosas que te pasan como la manera en que tus las interpretas. Ese axioma llevado al extremo conduce a una apatía del bienestar, un analgésico existencial, ya que obliga a una cierta sumisión y niega tanto la rebeldía como la tristeza o la rabia como respuestas saludables para el cambio social. Asumir el queso que te ha tocado puede ser un acto de adaptación o un acto de cobardía según el contexto y las circunstancias. La aparición en las sociedades avanzadas de nuevos espacios de espiritualidad asociados a la calma frente a la ansiedad no deja de ser un síntoma de una nueva mística del mundo interior frente al mundo exterior. En esta nueva religión las pastillas se respiran y los tratamientos surgen en grupos de apoyo que no son más que un laberinto de espejos controlados por un ente director. 
  • Neofeminismo. La aparición generalizada del término "feminismos" en plural es una prueba evidente de que determinados vectores del feminismo clásico se han desbordado. El neofeminismo se separa del feminismo clásico en su capilaridad. Ya no intenta seducir sino imponer. Ya no intenta modificar conductas sino sancionarlas. El neofeminismo construye un espacio de bondad natural rosseauniana en el lado feminino y un hobbesianismo maligno en los espacios masculinos. Consigue generar una disociación entre los dos espacios desde el punto de vista conceptual. Abandona el individualismo y la libre interpretación luterana para construir un nuevo gregarismo de supervivencia donde es más importante la cohesión que la libertad. 
  • Maternidad/paternidad extrema. Una nueva curiosidad es que el neofeminismo sea complaciente con la nueva maternidad extrema. La maternidad y paternidad se han convertido en fenómenos sagrados. Frente a otras épocas en que la reivindicación de la renuncia a la paternidad-maternidad se consideraba progre en la nueva religión moderna la maternidad es un manera de resultar un ser completo. La maternidad/paternidad extrema incluye mecanismos de sobreprotección que convierte en futuros tiranos a los hijos pero más allá de esa derivada lo cierto es que eleva el fenómeno a categoría sagrada. Una persona se consagra cuando consigue esa meta y para ello los poderes públicos deben estar a su servicio. El debate sobre la maternidad subrogada es el mejor ejemplo. Se contempla desde la perspectiva de la necesidad imperiosa de una maternidad imposible elevando la maternidad a una manera de escalar un grado en la arquitectura humana. La no maternidad se convierte en un pecado, en una amputación de una parte esencial de la persona imposible de concebir. 
  • Ultranacionalismo. Es una mística ideológica clásica. Gran parte de lo que ocurre en Catalunya hoy en día se explica por una creencia irracional de un futuro mejor, una tierra prometida eterna. Lo cierto es que todas las luchas históricas nacionales han tenido que convivir con la idea de la tierra prometida aunque lo más frecuente era un simple cambio de élites (que no es poco en según qué épocas). La nación como espacio de salvación y trascendencia es una tentación habitual que de vez en cuando se desborda. Creer en algo es construir una utopía y cuanto más cercana es la utopía más mecanismos de irracionalidad se ponen en marcha. Es indudable, por ejemplo, que en espacios límite como el actual frente al precipicio del referendum indepe se maximiza el gregarismo y la cohesión del grupo señalando traidores y poniendo el foco en el enemigo externo (huelga del aeropuerto del Prat por ejemplo). El gregarismo es el mejor verdugo de la libertad de pensamiento y el escepticismo. 
  • Mitomanía. La mitomanía no es un fenómeno nuevo en el mundo de la izquierda. No hay más que ver como el Che Guevara se convirtió en un icono pop. Tampoco es una novedad que en tiempos de crisis nacieron los superhéroes precisamente como los pastores que conducen el rebaño y los protegen (la mejor metáfora bíblica). Así pues la masa suele buscar árbol bajo el que guarecerse en la tormenta y los superhombres (suelen ser hombres) son un de los mejores cobijos. La mitomanía sobre la figura de Pablo Iglesias tiene mucho de esto. Su guardia pretoriana se asegura la aniquilación de la disidencia pero incluso su electorado lo venera como una figura sobrehumana infalible. Es indudable que el nivel de rechazo que genera hace que su nivel de adhesión sea más inquebrantable para proteger el movimiento pero no es menos cierto que el mismo fomenta la exégesis del profeta. Las continuas crisis existenciales de bandos en Podemos (dimisiones en racimo) no son más que excomuniones de la verdad única y la salida de Errejón se parece mucho a la lucha entre Caín y Abel por ocupar el poder. 

Es muy posible que un lector de izquierdas no acabe de entender la relación entre el concepto religión que uso y los movimientos ideológicos que menciono. Un simple visionado de la película "La ola" (mejor su versión alemana) permitirá entender como se desborda un pensamiento que no pasa permanentemente por el filtro de la racionalidad y se deja llevar por las emociones. Si prefieren leer una versión más reducida de cómo una concesión de nuevos roles se puede desbordar si no se gestiona desde la frialdad, el escepticismo y el libre pensamiento aquí les dejo el experimento de la cárcel de Stanford. 

PD: Todo el mundo tiene su mística de salvación, de hecho, es plenamente recomendable tener una. No es su manifestación individual la que constituye una religión sino la interacción entre el grupo y como se produce. Revisa tus místicas y cómo se mueven. 



Neymar y el nuevo fútbol líquido

De la Ley Bosman a la ley Bauman solamente ha habido una parada del metro de la historia. El fútbol es víctima de su época y el fútbol moderno no es más que el fútbol líquido de la modernidad líquida. El traspaso de Neymar es el mejor ejemplo de filosofía aplicada al fútbol. 



Los componentes del caso Neymar son las columnas de la modernidad líquida de Bauman. La fractura de cualquier tipo de compromiso mutuo frente al individualismo extremo. Abismos entrelazados que separan incluso nuestras pasiones y nos aíslan en la experiencia de la vida.

Neymar sabe que nunca brillará por encima de Messi. Y su ego es mucho más grande que su lealtad y compromiso. Neymar quiere vivir en el ático de su propio estadio y mirar a los demás desde la terraza. Es un niño caprichoso que quiere jugar a ser el mejor de su calle. Pero su calle es el mundo. Su ego ya no se satisface con dinero sino con sacrificios humanos como cualquier dios requiere. Necesita la voz de la gente diciendo su nombre, quiere portadas de periódicos, quiere miradas de admiración. Así se alimenta un dios del fútbol líquido. Narciso se ve más guapo en el rio Sena y acude a él seducido por sí mismo.

El nuevo fútbol líquido se entierra bajo montañas de billetes. Los países compran sus prestigios en las ligas nacionales. Nuevas audiencias, nuevos escenarios para la superproducción llena de efectos especiales que es el fútbol moderno. Francia comparte una estrella en la nueva economía colaborativa del despilfarro. Qatar da un golpe encima de la mesa de la partida de poker en la que se ha convertido el planeta. Nos recuerda que el dinero sigue siendo su dueño. Otro ego que alimentar con la prepotencia que da el petróleo y los billetes gratis. Comprar un mundial o comprar un mito. Lo importante es comprar. Jeques y desiertos que juegan al monopoly de nuestros sentimientos. La recaída del Imperio Romano sumido en la lujuria de una orgía de goles festejados a cámara.

Desconexión entre la grada y el escudo. Neoaficionados acudiendo a luchas de mercenarios en un espectáculo de lucha libre con balón. Turistas que acuden al fútbol provistos de palos selfies con los que fotografiarse de espaldas al campo. Las aficiones viven cautivas de los propietarios, plañideras de los fracasos y súbditos de los éxitos. Se rompe el vínculo entre la gente y el campo. Cada verano cientos de judas besaran un nuevo escudo. La gran capacidad que distingue al ser humano es la de compartir mentiras. Hacemos como que es nuestro equipo de siempre pero es nuestro equipo de nunca.

El aficionado líquido prefiero mirar el fútbol por el retrovisor de una pantalla en casa. Acudir al campo exige demasiado compromiso. El espectáculo debe continuar. El compromiso se enciende y se apaga con un mando. Dura noventa minutos. Quizá dos partes de cuarenta y cinco.

El jugador es un nómada del éxito. Una planta sin raíces a merced del viento del dinero. Aquella ley Bosman que se hizo para romper la esclavitud de los jugadores a quienes sus clubes aprisionaban se ha convertido en la nueva cárcel del fútbol.

Entrenadores que desligan a sus jugadores sabedores de que un partido se resuelve en una jugada en unas tablas tácticas eternas. Hipnotizadores de periodistas, fakires de ruedas de prensa, gestores de egos, paracaidistas de esperanzas, políticos de vestuario vestidos de traje transpirable. Incapaces de juntar arena y cemento para no mancharse.

Periodistas de conveniencia, lupas de la insignificancia, tertulianos de lo ridículo, informadores de versiones de parte, agitadores de humo, buscadores de culebras bajo el césped, pinchadores de balones que hacen el fútbol más feo, pantallas difusas que no dejan mirar el partido, vendedores sonrientes de anuncios deportivos, hooligans del negocio.

Eso es el nuevo fútbol líquido que Neymar ha puesto frente a nuestras narices. Capitanes recién llegados, números extraídos del bingo de las camisetas, botas de influencer, peinados de photocall, lágrimas artificiales, cromos falsos. El juego que murió ahogado en la playas de una isla desierta recién comprada para hacer un hotel de lujo. Odio eterno al fútbol moderno. 

Dulceida y el nuevo paradigma del éxito

Dulceida lo petó hace una semana en el Arenal Sound. Sin embargo no parece hacer nada de manera brillante. Simplemente es popular. Es conocida. Reconoce y se jacta de su escasa formación y aún así es seguida por miles de personas que la hacen rica con sus likes. Dulceida no es demasiado lista ni demasiado guapa, no tiene ninguna habilidad especial, no destaca por nada. ¿O quizá sí? 


En la antigüedad para tener éxito había que tener alguna habilidad especial y que esa habilidad fuese socialmente reconocida. Del equilibrio de esos dos vectores surgía la popularidad. Si tenías una habilidad especial poco reconocida tenías un éxito parcial o segmentado. Si tenías una habilidad especial muy reconocida como jugar al fútbol o hacer cine entonces tu éxito era total.

La pregunta actual sería si ha cambiado el paradigma, es decir, si Dulceida hace algo especial y qué es eso que hace tan bien. En mercados emergentes aquel que llega cuando el mercado es poco visible y se sitúa bien en la pole position suele copar gran parte del mercado cuando éste emerge. No hay más que mirar las nuevas start ups como Airbnb. El nuevo habitat tecnológico vive ya regulado por un "the winner takes it all" o como mínimo casi todo.

Enlacemos. Por un lado la prensa de la intimidad personal (prensa rosa) derivó de las personas de éxito a los parásitos del éxito. El foco se giró hacia aquellas personas que ocupando espacios cercanos al éxito resultaban más rentables en función del producto periodístico. Conseguir una entrevista de alguien exitoso socialmente es más caro porque tienen una base económica que les sustenta. Pero conseguir una entrevista de alguien que no tiene ninguna habilidad especial salvo haberse situado en la órbita de alguien exitoso era más fácil. Y sobre todo más barato.

Después vinieron los realities que se convirtieron en una fábrica de famosos low cost. Se les atribuía notoriedad para luego explotarlos examinando sus vidas privadas. Ese el giro determinante. Fue la primera vez en que en la transacción intimidad por dinero no había ninguna otra incógnita. La transacción era pura intimidad a cambio de dinero. Sin más.

Entonces aparecieron las redes sociales. Los blogs suponían que uno tuviera su propio periódico pero las nuevas redes como Instagram, Youtube, Facebook o Twitter suponen que cada uno tenga su propia televisión en el que informar de sus noticias. El mundo entra en la época big data. Los datos son el nuevo petróleo y la intimidad es el nuevo negocio. La relación es bidireccional. Las empresas quieren más datos y más íntimos. Los usuarios quieren personajes más reales y quieren información más íntima.

Dulceida y otros personajes como el Rubius son los primeros en llegar al mercado de la nueva intimidad. Usuarios followers deseosos de comprobar cómo son las vidas de los demás en un ultrareality eterno. Un mercado entero virgen. Un mercado de zombies seguidores que necesitan un faro a quien seguir, alguien a quien parecerse. Esa es su habilidad especial: aceptar una exposición voluntaria y plena, mostrarse en toda su vida, exhibirse, enseñarse... vivir en un escaparate cuando poca gente se atrevía a hacerlo. Nadie necesita ya un reality televisivo. Los mediadores han muerto o están agonizando. Cualquiera puede tener su propio reality: su propia vida.

Lo fundamental en cualquier propuesta de marqueting es acertar el target para tu producto. Cuanto más amplio es tu público objetivo más posibilidades tienes de triunfar. Hay que acertar el tiro en la campana de Gauss. Y esa es su otra gran habilidad especial: acertar con el centro de la campana. Dulceida es su propio producto, su vida es su gran reality. Y acierta justo en el centro porque es el mejor subproducto de la propia campana. Ella es el centro de la nueva campana social que emerge. Cualquiera podria ser Dulceida, pero solo ella lo es.

La tercera gran habilidad de los nuevos influencers es el aspiracionismo de caricia. Parece fácil. Las herramientas parecen gratuitas: las redes sociales. No tienen costes económicos. Se trata de ofrecer un producto aspiracionista. Se trata de ofrecer aquello que cualquiera querría ser en la sociedad de la opulencia aparente. Se trata de interpretar la partitura del CIS. Quizá algo de frivolidad, mucho hedonismo. Ya no se trata de vender tu alma al diablo sino de hacerte un selfie con él para conseguir más seguidores y luego amortizarlos. No es fácil. Bajo la aparente ausencia de costes nacen los costes de la popularidad aunque los beneficios son mucho más altos. Al fin y al cabo una generación narcisista solamente puede vivir en un laberinto de espejos donde mirar a los demás no sea más que mirarse a uno mismo en su reflejo. Es puro aspiracionismo. Cualquier puede ser Dulceida o el Rubius y miles de refugiados de la guerra del postureo acuden en masa a intentarlo. Y mientras lo intentan alimentan el monstruo de la mediocridad más visible de la historia. Cualquiera puede aspirar a ser Dulceida pero solamente ella puede serlo. Ídolos gratis. Mitos al alcance de la mano. No saben hacer nada especial pero quieres ser como ellos precisamente por eso: porque no hacen nada. Su sacrificio es el sometimiento a la crítica constante, la vigilancia permanente en la que se sitúan, el nuevo Show de Truman orquestado por uno mismo. Miradme y compradme.


Antiguamente era necesario tener una faceta brillante, de manera innata o tras mucho esfuerzo, sacrificio y formación. Ya no. Ahora es mejor ser cualquiera porque cualquiera podrá identificarse contigo. No hagas nada especial salvo no hacer nada especial. Sigue los pasos de la corriente más neutra. Sé normal. Todo el mundo quiere ser normal. Es muy rentable. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com