Fiordos Noruegos Día 8

Llegamos a Alsund. Bárcenas entra en la prisión de Soto del Real y no siento nada especial. Ni satisfacción ni preocupación. Nada. Aquí en el crucero hay una sensación de caos hedonista permanente. Una incongruencia de placeres, muchos de ellos absurdos y otros secretamente manifiestos.
Podemos bajar del barco a la ciudad. En estas ciudades de Noruega uno tiene la sensación de que nunca pasó nada relevante. Lo que no constituye ningún reproche. En otros países da la sensación de que la gloria se construye a base de grandes tragedias contadas por los vencedores. Aquí ningún edificio parece singular ni una casa parece marcada por lo obscenamente ostentoso. Parece un lugar donde la calma fluye.
Alsund tiene al menos alguna predisposición turística y fue elegida la ciudad más bonita de Noruega.
Damos una vuelta por el centro y las tiendas. El shopping al menos es algo propiamente urbanita. En este viaje me faltan momentos wifi para comunicarme. Siendo tan poco comunicativo en persona resulta que necesito tener el máximo de canales abiertos.
La invisibilidad de este lugar me propone un nuevo trayecto. Quizá deba afrontar la vida como un fiordo.
El sol no se llega a poner del todo. Siempre hay una penumbra.
Comemos pronto porque por la tarde vamos a una excursión. Vamos a un acuario para que Pau vea peces. Aunque los peces no parecen muy de su interés los pingüinos sí que centran su atención. Pero lo que más y mejor entiende es un montón de arena, un cubo y una pala. Un lugar abierto y algo de sol.
Dicen que la personalidad de una persona se forma en los cinco primeros años de vida. Yo trato de averiguar sus vectores de personalidad. Le gusta comer solo, y sentarse solo. Frecuentemente las cosas más importantes nos permanecen ocultas porque las damos por sentadas. Pau toma muchas decisiones a lo largo del dia y la mayor parte le son respetadas por sus padres. No sé si eso será muy frecuente entre el resto de papis. Está forjando un criterio propio en un montón de cosas.

Después una nueva vista panorámica –pasión por las postales- y alguna explicación de las que caen en saco roto o quizá algún día sirvan para hacer un guiño en algún artículo o conversación donde uno quiera resultar interesante volvemos al barco a hacer combinatoria familiar. 

Iniciamos el retorno con la charla informativa de la vuelta. Yo me vuelvo a mi espacio wi fi. Un lugar tranquilo donde contarte cosas en los párpados. Tenemos que hacer la maleta y tendremos que doblar unos cuantos recuerdos para que quepan, nos dejaremos algunas expectativas y guardaremos unos granos de arena del tiempo transcurrido. El resto lo hará la memoria. Lo que menos importará será lo que ahora importa. Importará un tiempo compartido tan intensamente cerca que no nos dábamos cuenta de lo que pasaba. Y lo que pasaba era todo. Todo lo que podía pasar. 

Fiordos noruegos. Día 7


La espectacularidad de los paisajes sigue creciendo. Y tanto crece la espectacularidad que parece que es lo único que justifica nuestra presencia. Algunos pasajeros viajan a las cimas de las montañas a obtener una panorámica todavía más amplia. Es cierto que es increible este fenómeno natural pero es cierto que de un viaje se espera algo más que la contemplación de las maravillas de la naturaleza. Al menos yo lo espero.

Atracamos en un pueblo de 240 habitantes donde a pesar del turismo de cruceros sigue habiendo 240 habitantes. Donde hay petroleo parece que el resto es secundario. Los coches de alta gama parece que los regalan a pesar de unas carreteras más bien descuidadas.
En la oficina de turismo la empleada sale a echar a la calle unos niños que juegan y gritan dentro de la oficina. Solamente por pensar eso y manifestarlo en voz alta –ya no por hacerlo- en España te colgarían de la vela mayor.

Viajamos alrededor de un niño en un viaje que no está pensado para niños. Y eso nos limita y nos expande. Limita nuestras posibilidades pero amplia nuestros horizontes. Pau nos ha salvado de largas exposiciones a una ventana de autobús, con cinco minutos para hacer una foto que podría ser una postal a la venta repetida mil veces. Y además Pau permite disfrutar de tirar piedras al agua y ver como se muere de risa con una cosa tan simple. Se está  portando  bien y está construyendo una personalidad –la suya- que tiene algo de inesperado aunque no resulte nada sorprendente.
A veces pienso que los viajes se inventaron para poner en valor la rutina. Quizá sean como la vida, la planeamos tan bonita que casi siempre crea decepciones. Quizá la vida sea sólo esto. Lo que ves. Un barco dividido en oscuridad, ojos de buey, ventanas y balcones. Un mismo viaje, un mismo destino y la única diferencia es cómo te tratan los demás.

El camarero nos pide que le valoremos con un “muy bien”. Para los jefes “bien” no es suficiente. En Jordania los comerciales de Volkswagen querían también la máxima calificación que excedía incluso el “muy satisfecho” y que en una traducción del aleman se convertía en “sumamente satisfecho”. Me gustaría que viniera un directivo a explicarme la diferencia entre “muy satisfecho” y “sumamente satisfecho”. La locura de los directivos. Los directivos es uno de los mayores males de este planeta. Joden la vida de la gente.

Tengo mala suerte. Hay tres señoras catalanas que me persiguen. Son de esas personas que hablan constantemente, repiten constantemente la misma frase y se superponen cuando hablan. Parecen viudas de oro sacadas de una de esas telenovelas de TV3. En todo caso seguro que son turistas de oro.

Mi hermana piensa que Pau se puede haber aburrido. Yo lo dudo mucho. Un barco tan grande por descubrir ha debido ser toda una experiencia para un niño de dos años.

La verticalidad de las montañas es tan majestuosa que se me olvida que por culpa de ellas no tengo conexión a Internet. Definitivamente soy más capaz de apreciar más la obra del hombre que la obra de Dios. 

Fiordos noruegos. Dia 6


Viajar en tren debería ser relajante. Hoy vamos en el tren de Flamb. Pero la fila y el orden estricto recuerda más una deportación que un viaje de placer.
La gente en el tren se levanta para hacer fotos por la otra ventana. Una foto hecha tras un filtro de cristal y otro filtro de cristal nunca puede ser una foto. Está capada. No capta nada.
Cada cascada de Noruega despierta la admiración general. Imagino que para los Noruegos será lo mismo con cada rayo de sol de España.
Hace buen tiempo. Cualquier cosa que no sea una tempestad aquí es buen tiempo. Han vendido una excursión de senderismo a gente muy mayor y sin calzado adecuado. Un comercial es un comercial. Nunca dejes que la realidad te estropee una venta. Business as usual. El nivel de quejas será asumible. Apenas un descuento. Compensa las ventas.

El norte de Europa no me resulta acogedor. Es normal que tengan buenos niveles de estudios y bajos de futbol. Los niños solamente pueden estudiar y no jugar a nada en la calle.
Viajar con todo programado es como ir por un tunel. Si te sales de la fila te chocas con las paredes. Las parecedes son transparentes eso sí. Puedes ver lo que te pierdes.

La gente hace fotos con flash. Llevan cámaras que permiten abrir tanto la luz que saldrían hasta claras pero disparan con flash. El flash mata todo lo que pilla. Es como un ácido corrosivo para una foto. Pero es automático. Quitarlo requiere un esfuerzo mínimo. Pero un esfuerzo.

Cuando veo las montañas noruegas no me olvido de mi Ecuador. Y contrasta tanto. Allí la misma o mejor naturaleza es casi gratis. Aquí el tren de Flamb para subir cuesta 50 euros. Aquí explotamos lo que allí explota.
Cada cascada es una foto para la mayoría de su excursión. No sé si se han dado cuenta de que es la misma y estamos bajando en caracol. Es el mismo rio. Al llegar a casa tendrán una colección de cascadas.

Flamb es el fiordo más vertical. Este sí justifica lo espectacular de la descripción de este viaje. La posibilidad de atracar en un sitio rodeado de montañas donde lo imposible vuelve a ser cotididiano: ver nieve desde un barco.
Ya por fin todo se calma. La gente va a los espectáculos para no perderse nada. Mientras tanto se pierden la calma del resto del barco. Las cristaleras te dejan ver un atardecer de varias horas. Otra cosa casi imposible. Ver como se pone el sol durante horas.
Escucho pocas conversaciones ajenas. No sé si ser impar en un viaje par es casi mejor. Te permite ser invisible.
Conforme va pasando el viaje dejamos un poco a un lado la cohesión del grupo lo que permite hacer combinatoria familiar. A veces me quedo a solas con mi hermana, a veces con Pau, a veces con mi cuñado, a veces con mi madre y a veces hacemos combinaciones tomadas de dos en dos.
La banda sonora es un CD machacón con canciones de los ochenta, otras veces una insoportable música de saxo de los setenta y sin duda lo peor una CD de música salsa que escuchada en Noruega tiene menos sentido que nunca. Suena en la zona de las máquina tragaperras. Alguién diseñó un día este barco y nadie se ha preocupado en preguntarse la necesidad de algún cambio. Las tragaperras siempre están vacías. Como lo está la zona de recreativos juveniles. Sin embargo, los niños apenas tienen un espacio de ocho metros cuadrados para moverse. Es absurdo pero nadie parece verlo. Un crucero no parece parar nunca. Nadie parece repensar las cosas. Un día encontraré un poster de Michael Jordan.
Mañana llegamos a otro fiordo de nombre imposible que no recordaré. Porque no recuerdo las cosas con claridad aunque las recuerde claramente. 

Fiordos noruegos Dia 5


Hoy llegamos a Bergen. Se supone que nuestra visita es Bergen por libre. Bergen es una ciudad costera intermedia de Noruega. Llevamos entradas para un funicular. La famosa vista panorámica que tanto entusiasma a todo el mundo y a mi me deja indiferente. Bueno, salvo cuando vi Quito en Ecuador desde arriba y me di cuenta de la dimensión de aquella colmena y de su concepción del espacio, la tierra y la propiedad. Y la movilidad.

Hoy podemos hacer alguna mínima indagación básica de la vida cotidiana en Noruega. Tan mínima y tan básica como entrar en un supermercado y ver los precios o ser atendidos por los protagonistas de Españoles por el mundo. Todos los puestos de pescado y del mercado tienen jóvenes españoles atendiendonos. En Bergen puedes ser atendido hasta en catalán si te fijas un poco. He intentado sobrevivir sin mis galletas. Buen intento. Pero no ha podido ser. Al fin y al cabo ni un viaje ni una vida tienen sentido con estas pequeñas renuncias tan sencillas de resolver.

Allá donde vamos la atención a Pau es exquisita por parte noruega. No así por la parte española. Para subir al funicular hay un ascensor y un vagón reservado para carritos. La misma señora que pregunta por qué Pau y sus papis van en el ascensor es la que le tienen que cerrar el paso con el brazo para que no se meta antes que el carrito en la zona de carritos. Es increible lo de España y los españoles.

Arriba de la vista panóramica todo el mundo se hace la foto con un troll gigante. En todas partes cuentan mitos y leyendas. Fueron los primeros folletos turísticos. Ponga una mascota en algún sitio y tendrá una peregrinación fotográfica asegurada.

Pau tiene más suerte que yo. Puede dormirse en el carro. Yo no.
De nuevo abajo en el pueblo intento mear. El coste de la meada en Noruega es de 10 coronas. Es una regla estricta. Sin 10 coronas no se mea. Y eso es lo que me ocurre. No hemos cambiado dinero.

De vuelta al centro y de camino al barco tomamos un café y meamos todos. El coste de esta meada parece superior. Pero hay wifi con lo que los costos son compartidos.
Hay autobuses constantes hacia el barco desde el centro. Tan constantes que no hay que esperar ni un minuto. Llegas y subes.

Observar las habilidades de Pau es divertido. Ya menciona verbos junto a los sustantivos. Los verbos parecen sus preferidos ahora. Fubir (subir) y Ajar (bajar) se han convertido en la lección de Barrio Sésamo de hoy. Es muy hábil en la relación de piezas y el movimiento. Hábil con las manos. Indudablemente no se parece a mi.

Hemos encontrado ya los lugares discretos y secretos. Los espacios tranquilos donde fondear y observar. La mejor manera es colarse por los huecos que deja la muchedumbre.
Atrapados en el barco no hay más posibilidad que compartir conversaciones sobre cosas que no te da tiempo a hablar en otras épocas, ni momentos, ni instantes.

Tengo que mejorar mi ingles y me alejo de la colectividad. Lo noto. Es difícil luchar por alguién que no cree en la lucha. Se hace difícil compatibilizar el esfuerzo personal con la indolencia general.
Veo TVE1. En la información internacional las revueltas parecen todavía justificadas. Eso sí, las de Brasil y Turquía. Aquí la actuación policial siempre es debida a provocaciones, allí parece que existe brutalidad policial. Como nos mienten. Y como nos gusta.

La población española ha descendido por segunda vez desde el año 1971. La gente se marcha de España y nos vuelven a sus paises y otros emigran. Ahora se llama movilidad exterior porque tiene más glamour. Todo esto confirma que aquel efecto llamada no tenía nada que ver con la regulación. Tenía que ver con un trabajo y una esperanza de vida. Con eso sí. Como siempre.
Estoy enseñando a Pau a hacer voltereta. Todavía no sabe pero lo intenta y le aplaudimos. Ojalá hicieramos siempre lo mismo con la gente que lo intenta. 

Fiordos Noruegos Dia 4


Ayer ya me sorprendió que algunas personas puedan meter trajes, vestidos, tacones en maletas de vacaciones. Pero hoy tengo la sensación de que también les cabe todo el equipo de trecking. Como si fueran a recorrer el amazonas.
Oigo conversaciones. Me gusta hacerlo. La gente se admira de la amabilidad de los tripulantes. La retórica sudamericana es muy propia de un cierto servilismo. Al amo le gusta esa sumisión. Le hace sentirse más rico. Marca más la distancia.

Pau no ha desayunado así que todos hacemos como que estamos enfadados con él.
Pasamos por delante de la anterior residencia de vacaciones de la familia real noruega. Podría ser cualquier casa de la Gerencia. Ninguna apariencia palaciega. Poca ostentación.
Casi todas las casas son de madera. Algunas de obra. En España venden casas de madera. Un mercado completamente marginal. La madera es provisional. La casa mediterranea tiene una vocación de eternidad.
Los noruegos fueron descubriendo productos del mar que les permitían exportar y obtener alguna riqueza. Hasta el descubrimiento del petróleo. Otro país con petróleo. Un líquido absurdo durante tantos siglos y sin embargo tan próspero después.
La llamada unificación noruega es también del siglo XIX y también se trata de un proceso de conquista y unificación. Cuenta la leyenda que también por una mujer. Un rey quiso conquistarla y ella le dijo que no se casaría con un rey de un reino pequeño. Y conquistó toda Noruega. Nada menos. Lo que hace un hombre por una mujer.

Visitamos la catedral. Otra iglesia. Esto es un dejavu constante. Me han contado tantas iglesias que las recuerdo todas como la misma. Las empresas turísticas y yo tenemos algunas divergencias. Yo no entiendo el repentino interés por la arquitectura y el arte religioso. Si ese interés fuera proporcional en España tendríamos el mayor número de licenciados en historia del arte del mundo. Lo que yo llamo mirar por la ventana ellos lo llaman visita panorámica. Y la devoción por las vistas panorámicas parece una pasión humana desconocida para mi.
De nuevo el repaso histórico pasa de puntillas por las miserias y optimiza las glorias. Los vikingos empiezan a existir cuando construyen un imperio.
Visitamos una casa de la edad del hierro. Bueno, la reconstrucción de una casa de la edad de hierro. Lo más parecido a una falla que no se quema donde una joven vestida-disfrazada de época nos cuenta  un cuento antes de irnos a comer.
La ciudad tiene más de cien mil habitantes y sin embargo apenas hay gente en el centro y apenas hay tráfico. No podría vivir aquí. Llueve. 

Fiordos noruegos Dia 3


Un crucero con tanta gente y gente mayor es un barco lleno de naufrágos. Todo el mundo parece ir perdido sin saber donde está su próximo destino. Necesitan preguntarlo todo. Cualquier cosa por mínima que sea.

Duermo en una litera. Sería capaz de dormir en cualquier parte. A las nueve no soy nadie. Me gustaría decir otra cosa pero mi cuerpo envía señales claras.

Hay gente por todas partes. Cuando empiecen las excursiones será todo más fácil.
Estoy en la zona wifi. Escucho las disquisiciones de la gente mayor respecto a las nuevas tecnologías.

La sociedad vista desde arriba debe ser así. Lo que ocurre es que yo no lo veo. Cualquier relato del tipo que sea mínimamente elaborado excluye un 80% de la población. Aquí resulta más visible.
Andamos en un centrocomercial flotante. Juego, bebida y comida a todas horas. Una selva de venta cruzada constante sumergida en ese murmullo de fondo típicamente latino. Apenas he encontrado algunos refugios secretos donde hay gente que roba algunos rayos de sol mientras lee. La soledad en este sitio debe costar mucho dinero. Hay 1600 pasajeros, los espacios comunes son un tiovivo constante de gente pasando. Todo se convierte en una atracción. Incluso el gimnasio. Todo el espacio es una acumulación de colores con peso visual. Los dorados constantes me llaman especialmente la atención.

En un paisaje así lo relevante es la experiencia familiar. Tras comer me dejan a Pau por si lo convenzo para dormir la siesta. En el camarote ponen una peli de dibujos de un niño que corta todos los árboles para conseguir dinero hasta que un día  ya no quedan árboles. A él le da igual. Se queda frito en la cama. Es bonito sentir como un niño se te duerme en los brazos. Forma parte de la sobrino experience.

El viaje y la convivencia a cada minuto da una perspectiva bastante realista de lo que es ser padre. Y la verdad, no parece nada fácil y más para mi que hago desde pequeño lo que me da la gana. Creo que todavía me siento cómodo en el rol de hijo….

Está todo incluido pero nosotros no amortizaremos el todo. No bebemos alcohol ni tampoco somos de bares. La temperatura no da de sí para las cubiertas y mucho menos las piscinas. El baby club para Pau no tiene ni cuatro metros cuadrados. Por suerte, para Pau ir descubriendo el barco ya es bastante divertido.

Esta tarde es el cocktail del capitán. En el anterior crucero ya me pareció algo difícil de entender e imposible de compartir. Gente arreglada como si fuera una boda. La moda femenina ya me parece exagerada para esas bodas pero de la masculina entiendo más. Se nota que no tienen costumbre de arreglarse. Pantalones de distinto color en traje, corbatas imposibles o excesos como raso y trajes blancos. Creo que la distinción está en la discreción y este tipo de actos ostentosos es casi un baile de disfraces en el que la clase media se disfraza de clase alta a modo de salto social instantáneo y caduco.

Por fin, un instante de paz al sonido de Tears in heaven de Eric Clapton. Una guitarra y un micro son capaces de crear una atmosfera. Hace una hora que he oido Tarzan Boy de Baltimora. Eso debía estar en el Boom 1. No parece preocuparles seguir viviendo en los ochenta. Quizá alguién paró el tiempo entonces en este barco.

Creo que me siento más cómodo en el reverso de la moneda. En el lugar donde se produce la ausencia. En el lugar donde sucede lo que no sucede en otras partes. Quizá es que me gusta mirar de lejos.

Unas mujeres vienen al puesto wifi. Es el lugar más tranquilo del barco. Por cuestión de público objetivo. Una mujer dice que no se fia de Microsoft, ni de Google, ni de Facebook, ni de  Twitter. Yo tampoco señora. Y creo que Google tampoco se fia de mi. Parece que la CIA tampoco lo hace. 

Dia 2 Fiordos Noruegos

Es un crucero de gente mayor. Quizá todos lo sean. El anterior también lo fue. Quizá sean los únicos que pueden viajar en esta época. Cuánto más mayor eres más dinero tienes y menos posibilidades de gastarlo. Es absurdo. Debería haber un efecto económico de Benjamin Button.
En el avión luchamos por la ventana mi padre y yo. Yo la quiero para dormir. Mi padre para despegar. Esta mañana me he drogado como cada viaje con cafeina. No la puedo tomar de normal pero cuando llega un viaje no puedo vivir sin ella. Es mi vitamina contra la pereza. Mi mayor vicio.

Tengo curiosidad por detectar la mentalidad nórdica en la arquitectura de sus casas, en sus mercados, monumentos, los nombres de sus calles. Hacer turismo no te premite mezclarte con nadie. Sigues en una cápsula espacial metida en otro lugar. Una parte de España itinerante.
Mirar el mundo desde arriba siempre me hace sentirme insignificante lo que me tranquiliza mucho. Todos leen. Yo escribo. Tengo la misma capacidad para dormir en cualquier parte que para soñar en cualquier parte. De vez en cuando incluso consigo ser el guionista de mis propios sueños.

Envio besos con patria mientras Pau se hipnotiza con una pantalla donde un niño repelente llamado Caillou elabora tramas para mi sin sentido. Las pantallas tienen un efecto narcótico para todos. Los directores de informativos lo saben bien.

Ayer me contaron que un director del BBVA se ha sucididado. Era de mi edad. Seremos la generación de las enfermedades mentales. Hemos multiplicado por diez todo desde que nacimos. Especialmente el ritmo de vida. Mi hermana dice que los payasos de la tele del año 76 los veían niños de 9 años. Ahora un niño de nueve años no cantaría “vamos de paseo en un auto nuevo”. No sé ni siquiera si cantaría algo. Y no sé si eso es bueno o malo. Tuve tele en mi cuarto desde siempre y mi dieta televisiva superaba siempre mi edad.

En el avión viaja una pareja. Les han puesto en asientos separados. Son tres horas de viaje. Se miran. Se mandan besos. En cuanto puede ella se levanta y se sienta encima de él. Le da besos en el pelo. Siempre me llaman la atención ese tipo de actitudes. Quizá sea la pequeña envidia del que viaja impar.

Aterrizamos y la gente aplaude. A mi eso me parece pueblerino. No creo que nadie aplauda al capitán de barco cuando lleguemos a puerto. O al cartero cuando te trae una carta. Pero supongo que el aplauso es una situación de miedo donde alguién nos tranquiliza. Yo nunca aplaudo. Prefiero salir sin boina de casa.

Las casas de Suecia desde arriba parecen austeramente bellas, sencillas. En el Mediterraneo tenemos otra concepción de la ostentación donde la estética es un factor de diferenciación social. Sin embargo, la decoración del barco es hortera y recargada. Me recuerda los pubs españoles de mi infancia. Los primeros pubs a los que fui eran como este barco. Con dorados constantes y robles permanentes. Moqueta para variar. Son despachos de director de banco flotantes. Sin embargo, la gente los encuentra lujosos.

El crucero es como la vida. Mismo barco y misma dirección pero separados por cubiertas. Todos parecemos lo mismo pero todos sabemos que somos diferentes. Cuanto más arriba estás más has pagado.
El buffet se compone de cocina intercambiable y cualquier cosa ha sido dispuesta para la venta cruzada en un lugar donde te encuentras atrapado. Simplemente habría que recorrer doscientos metros en puerto para encontrar casi de todo pero la certeza del lugar propio hace más fácil la venta.

La tripulación la recordaba del crucero por el Mediterraneo. Hay de muchas nacionalidades. Casi todas pobres. Cobran poco para un español y menos para un noruego pero mucho para sus paises. En la tripulación también hay clases. Los distingues enseguida.
Sin embargo, el crucero siempre tendrá algo especial porque todas las ciudades tienen mar y las ciudades con mar son ciudades especiales.
Llevo mendigando unos megas desde que llegué. No hay manera.
En la televisón de la habitación aparece el animador del barco con una pinta parecida a Torrebruno.
Pau va de habitación en habitación. Para él esto es un parque de atracciones. Su mayor pasión son las escaleras y esto está lleno de escaleras.
Suena Smoked get in your eyes. El tope del glamour. De los años 60 . 

DIA 1 Fiordos Noruegos


Pau grita en su bebelengua que va a subir al tren. Toda la estación es capaz de oirle pero le da igual. Va a descubrir algo que no recordará. He leido que la memoria anterior a los cuatro años no existe porque las neuronas se regeneran por completo en el proceso de crecimiento.
Subir al tren es tomarme un vagón de calma. Miro la ventana y quedo en un proceso hipnótico y narcótico. Me alivia el peso que casi siempre llevo en el pecho y me pesa tanto desde que era pequeño que ando agachado. Me molesta la gente que verbalice lo que piensa y sin embargo yo escribo lo que pienso. Pero yo no molesto. Quien quiere lee pero no obligo a leer. Sin embargo, la gente habla todo lo que piensa, pensamiento hablado.

Hago fotos y cuando las miro me doy cuenta de que las fotos, como las narraciones, hacen más bonitas las cosas, al minuto siguiente la puesta de sol en una foto parece más bonita que cuando la viste. Parece que nuestra memoria actúa como una especie de Instagram cerebral. Apoyo la cabeza en la ventana. Hemos inventado también el aire fresco artificial. En  el canal del tren se escucha Te recuerdo Amanda de Victor Jara. Curioso que en un país donde lee poca gente y menos poesía, el tren incluya poesía en sus canales. Será la variante cultural del aeropuerto sin aviones. Como un juego extraño en el que una abeja intentará comunicarse con una tortuga. La única manera es compartir una flor.

Paso tantas horas al día solo que tengo que entrenar la compañía. En los viajes la convivencia es de 24 horas. Yo necesito espacios de soledad lo que no me hace ser especialmente simpático. No es que me moleste la gente. Es que me gusta estar un rato conmigo.

Pau no cena bien. En el fondo me reconforta saber que quizá haya un mensaje genético. Viendo como se comporta mi hermana y mi cuñado dudo mucho que haya un componente educacional. Creo que directamente el niño tiene un criterio escogido. Es el contrario que el mío. Yo me negué a masticar y quise seguir comiendo sabores suaves y texturas lineales sin mezcla. No recuerdo porqué lo hice pero me gustaría pensar que fue mi decisión y que mi madre no tuvo culpa ninguna. Viendo a Pau recuerdo mis arcadas al meter algo en la boca que yo no quería. Era superior a mi. Ahora como casi de todo pero todavía sé lo que es la insoportable sensación de la epiglotis disparando hacia fuera cuando sale una espina o un asqueroso hueso en la boca. Pau viene con un código de barras escrito. Es inquieto y tozudo. Podría ser tranquilo y quejica pero no, es inquieto y tozudo. Maneja la escenografía pública y ya conoce todos los resortes emocionales. Si hay un cierre paternal busca el de los abuelos. Sabe cambiar de la insistencia gritona a la mirada de cordero degollado. El aprendizaje emocional va como una locomotora. 

Ultimamente

Hacer una columna cada dos semanas crece en torno a dos petulancias: la idea de que lo que uno dice puede ser interesante y la de que lo que una persona hace puede cambiar algo.
Ambas flores se me están marchitando así que cojo unas vacaciones opinativas para descongestionar los costes de exposición pública. La idea de cómo son las cosas interesantes y de a quién interesan la tengo en cuarentena a la espera de algún cuartel de verano en el que refugiarme lleno de arena hasta el cuello.
La que me da más miedo -y he de confesarlo- es la otra. Al fin y al cabo creer que uno puede decir cosas interesantes forma parte de la grandilocuencia con la que aborde la vida. Sin embargo, la segunda expresión está en la semilla de la democracia, la acción individual sostenida y unida puede introducir cambios profundos. Esta segunda idea la necesito regenerar. Tengo la sensación de haber interiorizado algún tipo de -en palabras de mi hermana- indefensión aprendida, una especie de desesperación deseperanzada. 
En este tiempo transcurrido desde el año 2008 se me han caído algunas ramas del árbol de la ingenuidad y te diría que incluso de las flores de la condición humana. Aunque el actual estado de cosas -movilización ciudadana amplia- invita a una visión más placentera, la verdad es que hay un transcurso amargo, un relato subyacente que contradice la superficie de mar embravecido.
Confieso haber naves ardiendo más allá de Orión que solamente fueron visibles para otros cuando las naves que se quemaban eran las suyas. El gigante se despertó mal y por motivos individualistas o incluso gremiales, y no tengo muy claro que una suma de egoísmos sea una solidaridad. Da la sensación que las hostias siguen cayendo sobre quién habla de más y que la mayoría silenciosa sigue optando por un silencio cómplice, una invisibilidad superviviente y calculada. Eso sí, extremadamente útil.
Viendo lo que ocurre no solamente aquí sino en todo el sur de Europa uno se pregunta ¿qué más se le puede pedir a la gente? Cualquier día cualquier efecto mariposa, un parque, una subida del autobús o una agresión policial desmedida despertará la furia.
Ha habido épocas históricas en las que la política se ha hecho sin la gente. Otras en las que se ha hecho con la gente. La novedad es que la política y la economía se están haciendo contra la gente y contra el planeta. Y no sé cual de los dos se rebelará antes.
La invasión revolucionaria de Cuba se organizó en columnas. Es bonito pensar que algún cambio puede surgir de una columna. En realidad, es bonito pensar que algún cambio puede surgir de cualquier cosa. Pero la verdad es que ultimamente ando algo perdido y la vida me parece una fiesta a la que nadie se ha molestado en invitarme.

Ultimando el radioblog

Llegan las vacaciones y el radioblog se toma vacaciones. No sé lo que duraran las vacaciones. Así que por si acaso les cuento unas cosas.
Hace cuatro años que me atreví a hacer una especie de blog para la radio. Mi empeño desde el principio fue cumplir con la obligación de un buen bloggero. Los blogs nacieron de los diarios, un lugar íntimo y privado, así que quise construir una especie de intimidad colectiva donde siempre he tratado de meter una parte de mi mismo. Mis críticos lo saben bien recordándome una cierta adicción a la nostalgia e incluso una extraña permanencia en algún tipo de infancia alojada en mi presente.
Mi vida ha ido subida en el vagón del Tutuki Splash que era el radioblog de cada semana. A veces subiendo lentamente alguna cuesta, a veces disfrutando de un refrescante baño de desahogo personal. Siempre intentando ser honesto, tan honesto que me equivoqué muchas veces y días después o meses después ya no estaba de acuerdo conmigo mismo. A veces he escrito cosas con tinta invisible que solamente se ven cuando uno tiene las gafas adecuadas. A veces he escondido mensajes cifrados en radioblogs criptográficos dibujados en una pared de aire. No sé si nos hemos entendido pero seguro que nos hemos comprendido. Quería hacerles ver que las noticias no están al otro lado de la pantalla sino al otro lado de la pared, y especialmente que podemos hacer que cambien las noticías, que dependen de nosotros. Que se puede hacer algo más que mirar aunque a veces simplemente mirar sea lo más divertido.
Cuando empecé lo hice intentado poner letra a la música de las cartas de conversación que cada día una cosa llamada "rabiosa actualidad" y que ahora tiene mucho más de rabiosa que de actualidad. Y poco a poco intenté reinventar mis tres minutos de gloria hacia otros canales, a modo de carta, a modo de cuento, a modo de telegrama, a modo de monólogo. Fue una botella hecha de líquido -a veces inflamable- que se convertía en aquello que se le echaba dentro.
Llega el verano y empiezan las vacaciones de aquel viejo amigo que cumplirá cuatro años en octubre. Nunca tuve más directriz que mis propias expectativas de lo que debe ser un radioblog.

Tomás Alva Edison inventó la bombilla hace algunos cuantos años. Mucho antes incluso de inventarse la obsolescencia programada. Se dice que cuando llevaba muchos intentos fallidos, unos quinientos, un ayudante le dijo que quizá sería conveniente dedicar el tiempo a otra cosa. Edison contestó que ahora ya no podía, porque tenía quinientas maneras detectadas de cómo no hacer las cosas y por tanto estaba más cerca de la correcta.

El problema de escribir, de desnudarse en palabras, es quizá el contrario. Que cuando llevas quinientas cosas escritas... ya no encuentras la correcta.

Pasen un buen fin de semana. Y unas buenas vacaciones. Ya nos escuchamos un día de estos.

Esto es otra puta mierda

La semana pasada me impactó la historia de ese profesor de Universidad que ve como sus alumnos se caen de sus clases por no poder pagar la matrícula a pesar de su esfuerzo y vocación.

Mycola (nombre inventado pero historia real) es de Ucrania. Vino en el época del boom inmobiliario en busca de mejor fortuna para él y su familia. Su mujer, un nene y una nena de ocho y siete años. Yo lo conocí hace algunos años. Me ayudó solucionándome una reforma en casa ya que un estafador español y muy español se había largado con mi dinero y no había hecho la reforma. En ese momento yo estaba bastante indefenso y él me arregló todo.
Desde entonces tenemos una especie de amistad profesional. Yo le llamo cada vez que tengo que hacer algo en casa. De hecho mi casa ha evolucionado con él. Sabe hacer de todo, carpinteria metálica, albañileria, carpintería, pintura, fontanería y electricidad.
Es fervientemente religioso, incapaz de engañar a nadie, quizá algo descuidado en algunas cosas como el orden, cumple con lo que dice y propone cosas para ampliar tu perspectiva. Es alguien en quien se puede confiar. Tiene paciencia y es trabajador y cumplidor. La relación ha llegado a tal nivel que para el cumpleaños de mi sobrino contratamos su mayor afición "la globoflexia". Hace maravillas con globos, formas, personajes, castillos...

Pero Mycola habla un español bastante flojito. Le ha costado aprender el idioma. Las palabras básicas las sabe pero otras como "celosía" ya le cuestan y hay que explicarle el concepto. Dice que sus hijos hablan mejor que él y está estudiando castellano para poder hacer los deberes con ellos.

Mycola va a ser desahuciado en breve. En un momento de hace algunos años él necesitaba una casa para vivir y a pesar de que en su país es frecuente el alquiler pensó que podía comprar una casa por el mismo precio. Quizá pensó eso porque alguien en una inmobiliaria vio una comisión de 3.000 euros flotando y la cazó al vuelo. El de la inmobiliaria contactó con el banco con el que trabajaba habitualmente que también le pasaba comisión por llevarle operaciones. Y el señor del banco vio también como su objetivo del mes de activo quedaba cubierto lo que seguramente le reportaría una retribución variable. Examinó las finanzas de Mycola y vio que ganaba bastante dinero como autónomo de la construcción. Tenía mucho trabajo y aunque una parte la ganaba en B -como es costumbre en el sector- pensó que todo seguiría siendo espléndido y que la casa valdría un 20% en un año con lo que cubriría la posible pérdida. Además, la ratio de morosidad estaba por debajo del 1% y su jefe le insistía en que los "nuevos residentes" era un segmento de clientes que había que potenciar. Así que le dio el préstamo. Mycola fue a notaría donde un notario debe certificar que lo que se eleva a escritura pública es comprendido y asumido por el cliente. Mycola no entendió nada de lo que le dijeron. Pudo informar una cláusula suelo. Pudo firmar lo que le pusieran.
Mycola iba pagando incluso hasta el año 2012, cuatro años después de Lehman Brothers. Pero hace poco más de un año tuvo dificultades para pagar. La primera dificultad surgió porque una señora española y muy española no le pagó un trabajo de 3.000 euros. Mycola se ahogó porque se le concentraron tres cuotas. El momento en que las instrucciones bancarias son ejecutar.

A partir de ahí la cosa fue peor. La cosa ha ido a peor. El banco está ejecutando la vivienda y pronto le hará el "lanzamiento" esa palabra horrible que usamos los juristas para un drama familiar. La historia no acaba ahí. La vivienda según el servicio de tasación del mismo banco que le financió la vivienda ahora vale la mitad, quizá la tercera parte. Así que Mycola todavía deberá al banco una parte muy importante del préstamo más todos los recargos, comisiones y demás gastos asociados a la ejecución hipotecaria.
Ayer me dijo que no me preocupara. Me preguntó - a mi porque trabajo en un banco- si podía decirle si las deudas son para siempre y pasan a los hijos. Mycola no quiere que sus hijos crezcan endeudados. Todavía no sabe donde vivirá. Ya no le preocupa él. Solamente piensa en sus hijos.. donde vivirán, donde podrán ir al cole y cómo alimentarlos. Y especialmente que no vivan con su deuda.
Esto es una mierda. Una puta mierda. Otra puta mierda.

Selectividad

Esta semana 19.000 jóvenes han tenido que pasar por el suplicio de la selectividad. Lleva tanto tiempo instaurada que ha pasado a ser invisible. Recuerdo que algo así sucedía con la mili. El sufrimiento se heredaba. Tu propio padre, madre, abuelo... te decía que esperaba a la mili para que te hicieras un hombre. Hasta que alguien reparó que algunos sufrimientos son innecesarios.

Recuerdo mi selectividad como si fuera hoy. Recuerdo la rabia que acumulé y lo mal que lo pasé. Yo siempre he sacado buenas notas, de hecho acudí a selectividad con la mejor nota posible. Y tampoco tenía problemas por lo que quería estudiar. En Derecho no pedían más que un cinco. No tenía por qué preocuparme en teoría.

Sin embargo el primer día antes de llegar al examen, en el autobús de ida, vomité el desayuno. Manché a mi compañero. Emilio, lo siento de verdad. El segundo día, para evitar el espectáculo del autobús mi padre nos llevó en coche y vomité por la ventana justo al entrar a Valencia. El tercer día no vomité porque no tomé absolutamente nada en todo el día salvo agua.

Con esa edad descubrí lo que es la ansiedad. Fue mi primer contacto con ella. Lo pasé muy mal. Tan mal que no se lo deseo a nadie. Mis amigos se preocuparon al verme cuando acabé los exámenes. Había perdido peso y estaba como ausente. Quizá yo sea un dramas. Seguro que lo soy pero pidiendo permiso al duende impuntual y al conejo de Alicia en el País de las Maravillas les traslado lo que en aquel momento quiso decir aquel joven estudiante y no pudo.

La Selectividad es absurda, convierte a los centros de enseñanza en academias de preparación de algo. Todos los que nos hemos presentado sabemos que hay cosas que caen y cosas que no caena aunque pueda caer todo. Sabemos que hay trucos. Te juegas en tres días el esfuerzo de un montón de años. Mi trayectoria académica es impecable y aquel tercer día que no comí nada pude haberme desmayado, mareado y haber perdido todo.
La selectividad demuestra una increible falta de confianza en el sistema de enseñanza y especialmente en los profesores. No les vale las calificaciones que nos ponen los profesores que nos conocen, quieren una prueba de nivel que la envuelven de prueba de madurez. Yo era un inmaduro con dieciocho años y la cosa no cambió al aprobar la selectividad.
Los resultados demuestran que la abrumadora mayoría aprueba con lo que el resultado apenas redistribuye vocaciones en base a lo que los adultos hemos considerado que eran las prioridades y que los más prácticos llaman "acceso al mercado laboral".
De todos los argumentos progresistas que oí en aquella época el más cruel era el de igualarnos con los privados. La selectividad garantiza que los centros privados no regalan las notas a sus alumnos. Si eso era o es así que la hagan ellos. Que vayan al instituto público y se examinen y demuestren que no les han regalado las notas. A mi nadie me regaló ni una nota estudiando. Todas las gané yo.

Este año ha caído un texto contra la corrupción política. A mi me cayó uno del mundial del 90 y la violencia en el fútbol. La selectividad siempre fue un símbolo de una época. Ahora vivimos la época de lo cuantitativo, la clasificación y el resultadismo. Siguiendo con el símil, haced como Urdangarin... copiad malditos copiad. Hacedlo como un insumiso a la mili, hacedlo como un método de desobediencia pacífica.


Un principe para Corina, la telerealidad diseñada

Cuando apareció Gran Hermano como primer reality consciente de serlo se levantó una gran polvareda. GH se basaba en el circulo vi_ocioso de un grupo de personas sin nada que hacer más allá de socializar y encerradas en una casa sin conocimiento del exterior. Se trataba de establecer una realidad desvelada sin más pretensión que la voyeurística de la observación del comportamiento animal humano en manada. Rápidamente surgió la respuesta del buenismo televisivo con Operación Triunfo donde un grupo también encerrado se afanaba mediante un supuesto sacrificio y esfuerzo, por mejorar para obtener un éxito virtuoso en el ámbito de la música. OT ya impuso el primer giro ya que había un montaje más elaborado que el de GH y por tanto un relato narrativo establecido.
Los programas han ido evolucionando con más o menos pena y gloria en función de los formatos, pero creo que recientemente se ha producido un cambio relevante que conviene analizar. De la realidad desvelada hemos pasado a la realidad diseñada. 
Un principe para Corina está teniendo un cierto éxito de audiencia. El recurso es tan viejo como cualquier narración de cuento infantil. Una princesa organiza un baile para obtener pretendientes. Cientos de cuentos han nacido así. Por tanto, el éxito debe residir fuera de la trama. 
Si comparamos con sus dos precedentes más inmediatos (I love Scassi y Mujeres Hombres y Viceversa) podemos conocer su pócima mágica. Un príncipe para Corina ya es realidad diseñada. Es una narración estricta. Un cuento construido sobre una narración de ficción que usa la realidad para sus fines. Se produce el giro copernicano de la historia. La realidad no está al servicio de la realidad sino de la ficción. Esa realidad se diseña con un fin narrativo. Todo gira alrededor de un relato construido previamente: el cuento de la princesa casadera. La realidad se desvanece en una foto buscada. Los límites de lo real y lo ficticio desaparecen.
El formato es evidentemente ligero, un relato bastante esquemático cuya única riqueza se haya en los matices y en la manera de contarlo. No es pues un programa de grandes pretensiones pero si de grandes impresiones para mi gusto. La telerealidad es una especie de serie B televisiva pero como serie B me parece de buena factura. Creo que detrás hay sentido. 
A partir de ahí, aparece otra diferencia muy importante: la estética. Los programas de realidad no habían trabajado la estética como lo han hecho Gandia Shore y Un principe para Corina. Hay un diseño y una calidad de fotografia infrecuentes en programas de este tipo. GH partía incluso de cámaras robotizadas de plano general y poca calidad. Un príncipe para Corina cuida los planos, los enfoques... todo con un fin.. una estética de cuento. Además los tonos de color de los intermedios narrativos (cuando aparece la narradora del cuento que actúa de hada madrina a la vez) buscan la referencia visual del cuento, incluso el vestuario lo hace. 
Sin duda lo mejor la banda sonora y el casting. La banda sonora acompaña el ritmo de cada escena y establece un toque cínico o burlón, que desdramatiza y aligera la historia. El casting es majestuoso. La búsqueda de personajes reales que evoquen roles como el bufón, el caballero andante, el campesino, el trobador, el escudero, el príncipe... no es nada fácil. Y menos si se quiere incluir un sublime toque de humor que desdramatice la ceremonia de seducción. 
Ese era quizá el mal de I love Scassi. El programa inverso en que las mújeres luchaban por un hombre. Mal el casting que puso un príncipe sin recursos narrativos y mal la trama que parecía más un culebrón venezolano con truhanes y brujas, un latin lover demasiado dramático y falto de ironía, escaso de picardía. Sin embargo, el casting de Corina es impecable. Acierta con una chica cuyo perfil es ajeno a otros programas de este tipo (Mujeres, Hombres y Viceversa) con un perfil dulce y discreto. Corina no es muy inteligente pero es bastante lista y mantiene una serenidad que imagino debe ser guionizada. Además de resultar increiblemente bella y de aspecto frágil como deben ser las princesas. 
Pero si el casting de Corina es bueno, el casting de los personajes masculinos es sublime. Si en la ficción es difícil encontrar un buen actor que haga de torpe, más dificil resulta encontrar un buen torpe que haga de torpe, un lelo que haga de lelo o un narcisista egolatra que haga de narcisista egolatra sin esconderse. 
Mientras Mújeres, Hombres y Viceversa se ha especializado en lo trágico de la relación sentimental y la ceremonia de seducción metiendo siempre el conflicto en el centro de la trama, Corina convierte en algo liviano la competición atávica de los machos por la mejor hembra, lo hace que fluya, que crezca y se desvanezca. Incluso los cortes y las calabazas se antojan merecidos. 
Como siempre el riesgo de este tipo de programas es su perpetuación más allá de la amortización. De momento la trama se ralentiza. De hecho la trama no da de sí para mucho así que la curva de interés irá descendiendo ante la previsbilidad de las escenas. Los nerds todavía mantienen el valor añadido de una historia universal. Si son listos... no lo llevarán muy lejos... Pero no lo serán. 

¿Quin Pla d'Ocupació per a Sagunt?

Dins del desert d'idees en el qual s'ha convertit la política municipal el debat sobre el Pla d'Ocupació és certament atraient per l'intercanvi de posicions ideològiques. El punt de partida és un ingrés "sobrevingut" o "extraordinari" de 5 milions d'Euros per a l'Ajuntament de Sagunt. L'oposició d'esquerres ha guanyat una partida dialèctica evident si bé és cert que ho ha fet estranyament al seus principis.
D'inici hi havia una primera batalla conceptual bàsica i que va ser fàcilment guanyada aplicant un mecanisme bàsica d'economia familiar (molt de moda últimament des de la frase "no podemos gastar más de lo que ingresamos"). Si hi havia un ingrés extraordinari s'havia de relacionar amb una despesa extraordinària. Això no és del tot cert ni és un silogisme útil ni sòlid però ha quallat prou bé i ja tot el món pensa que ha de ser així. No és del tot cert perquè l'ingrés deriva de l'activitat ordinària municipal i si ningú planteja que una despesa extraodinària (pèrdua de la sentència de la Plaça Angel Perales) s'ha de pagar amb un ingrés extraordinari no veig perquè el mecanisme funciona al revés. Això en termes conceptuals, en termes econòmics un ingrés extraordinari en qualsevol empresa pot derivar-se cap a diversos conceptes o diluir-se en el concepte general. De fet, la dilució ha sigut un mecanisme de solidaritat tradicional de l'esquerra.

Siga com siga, no solament ha quallat esta idea sinó també que el finalisme de la inversió ha de ser un Pla d'Ocupació amb contractació directa i no un conjunt d'inversions per exemple. Sobre aquesta qüestió tradicionalment l'esquerra havia fugit de la contractació directa per part de les institucions fora de les oposicions i el concurs oposició. La contractació directa ha sigut un patrimoni habitual del poder (PP-PSOE) per afavorir el pessebrisme (persones captives de vot a canvi de faena) i és una font inesgotable de problemes pel que fa a injustícies, criteris.... etc...ja que afavoreix l'enxufisme. Tant és així que les salvetats legals són d'una dimensió enorme ja que la legislació és restrictiva en este tipus de contractació. En el cas pràctic de l'Ajuntament de Sagunt, l'informe jurídic del Secretari admet este tipus de contractació només per netejar muntanyes.
Tant és l'espenta de l'oposició en acudir a la contractació directa que s'accepta aquesta premisa de dedicar els diners quasi íntegrament a aquesta tasca. Aleshores naix el dubte de qüestionar ¿si forem lliures per dedicar 5 milions d'euros ho faríem a netejar muntanyes? ¿Quin és el retorn de la inversió? Genera efecte palanca per generar inversió indirecta? Genera ocupació estable o sostenible? Tot això evidentment des del respecte a la falta de prevenció d'incendis forestals que cada estiu ens acompanya i que se li han de dedicar recursos evidentment.
Tots estos criteris són bandejats pel criteri de "supervivència", és a dir, donar una espècie de "renda bàsica" a una sèrie de veïns que ho estan passant malament per la seua situació de desocupació. I és ahí on naix la pregunta trampa i qualsevol que vulga proposar altres alternatives està perdut. Com negar-li a algú el pà del qual alimentar-se? A pesar de la famosa dita "donar un peix o ensenyar a pescar" ha arribat un moment en el qual estem disposats a gastar 5 milions d'euros en garantir una renda bàsica per a un determinat número (no podrán ser tots) de parats. Haurem de triar quins. El repartiment de l'escasessa és dur i la gestió de la misèria és dura.
Per tant, el debat està entrampat. I ho està perquè l'esquerra que tradicionalment hauria d'haver optat pel foment de l'economia productiva, la inversió en el talent i els emprenedors, l'impuls d'iniciatives empresarials, ha optat per una opció "assistencialista".
En un cas teòric on un partit fora lliure per fer allò que creu de trellat, una espècie de "Espai en Blank" caldria sentar-se a parlar sobre un pressupost global on aprofitar l'ingrés extraordinari per generar tantes múltiples iniciatives multiplicadores com se puga des de l'àmbit local.
A Sagunt és una altra cosa.


Manual de supervivencia para torpes sociales

Soy de una generación cuyos padres tuvieron muy difícil acceder a la universidad. Se sentían en deuda con nosotros y quisieron darnos la máxima formación que pudieron. Entre mis congéneres fue frecuente el consejo de "estudia mucho y tendrás éxito". Es un resumen banalizado pero la idea era esa. Así pues, se ponderó la inteligencia "académica" por encima de cualquier variable. Cada uno lo hizo a su manera. Yo creo que lo hice del todo. Viví con cierta obsesión por las notas y por ser de los mejores de clase. Me resultaba fácil así que era cómodo vivir pensando que esa inteligencia sería suficiente. 
Nada más entrar al mercado laboral me dí cuenta de que no. En el entorno bancario lo determinante no es un inteligencia académica -jamás me preguntaron ni valoraron mis notas- sino otro tipo de inteligencias o habilidades que yo no tenía. Años después en los diferentes colectivos a los que fui perteneciendo confirmé que simplemente era un "torpe social". No había cultivado ni la inteligencia social ni la inteligencia emocional. Con los años he detectado que hay un grupo de gente de "alta inteligencia social" en los diferentes colectivos y que a pesar de su falta de talento, creatividad, imaginación, conocimientos y habilidades consiguen llegar a cimas de éxito social relevantes (obviamente habría que determinar el concepto de éxito social). Para ello se barajan diversos aspectos de inteligencia emocional con la inteligencia social pero hoy me gustaría recopilar todos el catálogo de torpezas sociales que he cometido y sigo cometiendo en mi vida. Yo ya difícilmente cambiaré algunas conductas -básicamente porque no me da la gana-  pero quizá otros "torpes sociales" les pueda servir para sobrevivir o catapultarse en los momentos esenciales. Es  un catálogo recogido en los diversos grupos a los que he pertenecido, algunos son actitudes mías y otras son actitudes detectadas en los demás, especialmente en los que han conseguido ser "exitosos" y han llegado a "jefes". 
Son una especie de mandamientos de supervivencia en colectivos humanos para sobrevivir al darwinismo social. Están un poco sesgados por la pertenencia a una determinada época -la actual- y todo está cambiando mucho pero de momento sirven para casi todo tipo de grupos/organizaciones: 

  • No crees un problema a un superior donde no lo había. Esto incluye no anticipar problemas que sucederán en el futuro. La mente planificadora no está de moda. Ahora se lleva el "cuando llegue ya lo afrontaremos". Hemos pasado de la planificación estratégica a la improvisación estratégica. Si tu ves algo que los demás no ven, cállate. No visibilices problemas que para los demás son inexistentes. Tus problemas son tuyos, no los colectivices. Tampoco colectivices por tanto las soluciones. Pretender expandir soluciones incluye expandir problemas. Puede que el resto nunca se haya planteado esta cuestión. No les obligues a ello. No colectivices iniciativas individuales, ni las compartas sin son exitosas. Son un valor añadido que tienes, patrimonialízalo. 
  • Asume tu rol. Desde que entras en un grupo asumes un rol. Tú lo sabes y los demás también. Quizá estés en un cajón estereotipado. Es irrelevante. Asume tu rol y cúmplelo. No te salgas. No hagas aportaciones que nadie te pida. No aportes ideas que nadie espera. Compórtate como se espera de ti cumpliendo el principio de satisfacción básica: haz bien lo que se te pida. Y ten cuente siempre que lo que pide un superior jerárquico es prioritario a tus prioridades. Nadie te paga ni espera de ti que pienses sino que ejecutes los pensamientos del grupo canalizados por la jerarquía. 
  • Haz lo de siempre. Los innovadores sufren. Sufren porque pretenden forzar cambios aunque sea de mejora. Los humanos son cómodos, no les gusta el cambio y menos repentino e ideado por un agente externo (tú). Los jefes odian la creatividad ascendente. No propongas y especialmente no transgredas ni rompas la rutina o la inercia. 
  • No generes estrés decisional. No hagas tomar decisiones a alguién que no pensaba tomarlas. Mucha gente exitosa socialmente es partidaria del "nunca pasa nada". El secreto del éxito social está en vivir en el instante preciso en que todo sucede. Si mañana se hace todo lo contrario que hoy es una cuestión de adaptación. Recuerda que la memoria de los grupos se asemeja a la de los peces tropicales, cada tres segundos olvidan todo. Si hay que tomar decisiones sitúate a mitad de camino entre el más rápido en tomarlas y el más lento. Esto te permitirá participar de los beneficios del segundo óptimo
  • Respeta la jerárquía siempre. No te saltes ningún paso. No hagas preguntas difíciles ni rebatas a un superior en público. En privado puedes hacer preguntas difíciles ya que la capacidad de respuesta del superior alimentara su ego pero no rebatas tampoco en privado las ideas de un superior. Te separara mentalmente de la manada como alguien con quien debe consumir demasiada energía. No te autopromociones. La invisibilidad es un valor sólido. Si destacas generas un nivel de rechazo que puede impedir tu éxito. Si te quedas rezagado el superior cuestionara tu capacidad. Vive siempre en el centro de la campana de Gauss
  • Mira a tu alrededor. Mide bien los tiempos. No digas cosas inconvenientes en momentos inoportunos. La vida del torpe social se compone de errores no forzados, cuantos menos errores no forzados más éxito. Mide bien los pesos sociales. Comprueba los pesos sociales y los vectores de relación y los ritmos de los personajes que integran tu grupo. Sitúate en el lugar del francotirador donde nadie te vea y tengas a todo el mundo a tiro. 
  • No proyectes pensamiento. No todo el mundo piensa como tú. De hecho hay mucha gente que prefiere no pensar y le molesta tener que hacerlo. Poca gente a lo largo de la historia se ha dedicado a pensar y sin embargo mucha gente le gusta divertirse hasta morir. Tus pensamientos son tuyos, aprender a deternerlos y silenciarlos. 
  • Canaliza la energía sobrante. Si tienes energía canalizada hacia espacios estériles destrúyela. Si no puedes destruirla canaliza hacia espacios fértiles invisibles. Escribe, lee, graba, haz teatro, baila, pilates... Pero no empujes con tu energía a un grupo hacia a una velocidad superior a la que es capaz de llevar. 
  • Corporativiza. Es probablemente lo más importante. Recuerda que formas parte de un grupo que lucha por sobrevivir como tal. Externaliza la culpa. No generes autocrítica. Elabora teorías de la conspiración externa. Actúa de guardia pretoriana de la marca. No admitas errores ni grietas. Cierra filas. Robotiza el argumentario de la cultura de grupo. 
  • Sonríe. Nunca pasa nada. Todo va bien. No seas negativo. No te quejes. Sonríe. Todo va bien. Siempre va bien. No podría ir mejor. Sonríe. 

Recuerda que si eres un torpe social como yo siguiendo estos consejos puedes llegar a sobrevivir en diversos grupos sociales. Eso sí, si el colectivo quiere sobrevivir como tal debería pedir a todos sus componentes que incumplieran todas estas normas. Pero bueno.... ya me estoy saltando una norma del grupo que hemos formado tú que lees y yo que escribo... igual te he planteado una cuestión que no tenías al empezar. Lo siento. :-) 




Un grupo de empresarios plantea la posibilidad de instalar otro parque temático bajo la marca MorVegas

Nuestra ciudad se está convirtiendo en un núcleo de atracción inversora. Diversos grupos inversores mundiales han reparado por fin en la indudable y grandiosa proyección turística de esta ciudad y plantean la posibilidad de instalar junto al Parque Chino otro de tradición más autóctona. El proyecto de Morvegas contaría con más de 80 millones de posibles visitantes, incluso más si se plantea a escala planetaria. Han trascendido algunos primeros proyectos de atracciones relacionados con los mayores atractivos de esta ciudad. Destacamos la montaña rusa que se llamaría "Farlopan", "La ruta del mármol" haría un recorrido histórico por la reconstrucción de los principales monumentos del Mediterráneo, "Mujeres, Hombres y biciversa" un espectáculo de Tetes y Tetas con protagonistas nativos y la estrella de todas se llamaría "Zona Franca" donde todo el mundo podría hacer lo que le diera la gana.

La mirada de Krls_ ERE

MMI: ¿Por qué estoy soltero?

Una de las preguntas constantes del viaje a la India fue por qué estábamos solteros Isaac y yo. Puede que detrás hubiera algún intento por saber si éramos gays pero creo que había un poso de extrañeza en una sociedad en la que el no emparejamiento es síntoma de anomalía. En nuestra sociedad es cada vez más común. Creo que formo parte de la primera generación donde de manera amplía la gente ha decidido no tener pareja e incluso no tener hijos.
En inglés era bastante dificil de explicar porqué estoy soltero así que me he decidido a usar esta especie de entrenamiento mental que es para mi es escribir para intentar estructurar mis reflexiones y mis ambiciones (como Belén Esteban.. modo ironía on)

Hace trece años empecé un camino de inconformismo. Salí seis años con una chica de la que quizá nunca estuve enamorado aunque eso lo he sabido después (entonces sí lo pensaba). Y lo dejé para empezar una búsqueda de mi mismo pero también de un tipo de amor concreto. Creo que mantengo un ideal romántico poco pragmático. Quizá hasta pueda decir que me enamoro mal. Y creo que a muchos de los solteros y solteras de hoy en día (incluyo separados y divorciados) les pasa algo parecido. Mi soledad y mi libertad son muy valiosos. Me permiten desarrollarme casi completamente. Y escribo casi completamente porque hay un nivel superior, un escalón más arriba, que es encontrar alguien con quien compartir el estado de felicidad que permiten esa soledad y esa libertad. De manera que aunque parezca extraño perder soledad y perder libertad favorecen más felicidad. Pero para qué eso suceda la sensación tiene que ser tan intensa que arrastre todo lo demás. He leído sobre el amor y cómo funciona desde un punto de vista científico y nadie me ha convencido de conocer su funcionamiento. Existe una primera etapa absurda y loca, inexplicable pero intensa. Esa etapa es ficticia e idealizada, construida por una tradición literaria o cinematográfica... pero es que la literatura y el cine triunfan en determinadas temáticas porque retratan nuestros deseos comunes. Existe una primera etapa que no quiero saltarme, porque no me da la gana. En Beautiful Girls hacen la pregunta más dificil de responder: Si lo bonito es el principio por qué no encadenar principios. Esa pregunta entraña dos cuestiones ¿Cómo superar la frustración que supone no seguir sintiendo lo mismo que al principio? pero también ¿Cómo vivir sin haber tenido un principio?
Como cualquier narración el amor tiene un planteamiento, un nudo y un desenlace. Si el planteamiento no tiene pasión será una historia cualquiera.
En mi caso para que surja esa intensidad existen muchos factores aleatorios pero tres factores comunes que diferencias el amor de una amistad profunda, deseada o incluso de la simple química sexual. Los tres factores son el deseo, la admiración y la complicidad. Los tres factores deben darse a la vez para que pueda mantener una relación duradera. El deseo tiene un componente físico alto pero también psicológico. Se puede y se debe alimentar. Soy muy visual y lo admito. Necesito mirarla y sentir la imperiosa necesidad de meterme dentro de ella con urgencia, o de acariciarla, o incluso de olerle el pelo para satisfacer mi adicción a ese olor. Me reconozco visual y físico pero también profundo porque necesito admiración y complicidad mútuas. No puedo salir con alguien a quien no admiro o deseo.

Cuando va pasando el tiempo las opciones se van reduciendo y tus preferencias se van haciendo rígidas. Cuando ya has intentado taparte los ojos para no ser visual y resulta que no funciona empiezas a aceptar que primero tiene que entrar por los ojos. Cuando ya has aceptado que la comodidad no forma parte de tu modelo de amor decides asumir que no puedes salir con alguien por el mero hecho de que la vida sea más cómoda. Y así un día te encuentras pensando que quizá no sea obligatorio tener pareja, y quizá pases mucho tiempo de tu vida sólo.

Si me preguntas si tengo ganas de ir a la paella de los domingos con unos suegros y que el perro esté todo el tiempo por debajo de la mesa molestando te diré que no. Si me preguntas si me apetece conocer a sus amigas y amigos a los que asumo el riesgo de caer mal (es algo frecuente en mi primer vistazo) te diré que no. Si me preguntas si me apetece tener la sensación de que siempre tiene que haber algo que hacer para qué parezca que no nos aburrimos te diré que no. Y si me preguntas si me apetece tener que pactar constantemente donde vamos de viaje o qué hacemos esta noche te diré que no. Pero si me preguntas si me apetece que alguien me abrace cuando necesito un abrazo, si me preguntas si quiero que me toquen el pelo hasta dormirme, si quiero compartir mi día con alguien a la hora de la cena, si quiero grabarla en video, poner música y regalarle un cuento, pues te diré que sí.

Pero para que todo eso suceda, lo que me apetece y lo que no, quiero ver antes un brillo de mirada, un tacto constante, un deseo incontenido, una seducción irechazable, una curiosidad extrema y un viaje que parece llevar a todas partes. Porque sé que eso existe. Porque lo he vivido. 

Una, grande y libre

A pesar de su relativamente corta existencia, España ha mantenido siempre un denominador común, un hilo conductor en el discurso dominante: su grandeza. Nació de la unión de reinos para ser más grande, se convirtió en un imperio y nunca se ha bajado del pedestal, viviendo un sueño de hidalguía venida a menos. Y en pecado lleva la penitencia.
El franquismo se encargó de sublimar el mecanismo inconsciente de la "grandeza". En el peor de los momentos de la autarquía, cuando más pobre y mísera era España, el regímen se encargaba de subrayar la grandeza, la unidad y la libertad.
Pasados los años, los tres valores salpican la actitud prepotente de la versión española más extendida, la soberbia disfrazada de grandeza.
Esta semana ha argumentado Rajoy sobre la independencia de Catalunya que para tener peso en  Europa hay que ser grande. Soy evidentemente español en mi DNI pero no me identifico con los valores dominantes de la hispanidad. Tenemos que ser grandes, grandes para conseguir títulos deportivos, grandes, grandes, grandes.
En los viajes a naciones pequeñas he visto gente feliz. No he visto holandeses, belgas o eslovenos preocupados por la grandeza. No les he visto muy frustrados de no ser grandes y así tener éxito en Eurovision o pertenecer el G20 por pleno derecho y no por invitación después de ser unos pesados. He visto gente que convive honradamente sin obsesión por el tamaño.
Los delirios de grandeza son los que llevan a nuestros líderes a hacerse fotos en las  Azores metiéndonos en una guerra. Teníamos que estar con los grandes. La grandeza es la que conduce a los barones territoriales a hacer una competición de infraestructuras, hay que ser grande entre los grandes. La grandeza es la que nos hizo presumir de construir más casas que Francia e Italia juntas, la que servía a Zapatero para hinchar pecho por superar a Italia en el PIB.
No somos grandes. Si fuéramos grandes no seríamos el hazmerreir de Europa. No le daríamos pena a los alemanes que nos visitan. No habría problemas de bancos de alimentos. Si fuéramos grandes sabríamos desvotar a nuestros políticos corruptos en lugar de ensalzarlos.
No quiero vivir en un país grande, quiero vivir en un país pequeño, donde los estudiantes que hacen la selectividad esta semana escojan sus estudios por una luz llamada ilusión y no un miedo llamado paro. Quiero vivir en un país pequeño donde la gente sea humilde y no compita en fantasmadas. No quiero ser grande, no quiero ser el primero. Me conformo con que no me roben ni disparen con pólvora de rey. No quiero pagar el sueldo de Neymar ni de Cristiano Ronaldo, quiero que Carvajal nunca tenga que ir al Bayer Leverkussen para demostrar lo que vale. No quiero empresarios cutres sin imaginación ni talento pero enamorados de si mismo y de sus ostentación.
Igual no quiero ser de una España tan grande. Igual quiero ser de una España más pequeña, más libre y con una unidad mejor entendida.

Lo nuevo de Ana Pastor no se parece a Ana Pastor

Se acaba de estrenar el nuevo programa de Ana Pastor y ya podemos hacer los primeros análisis. El primer vector sería la comparación evidente con su precedente en parrilla Salvados y no sale muy bien parado.
Creo que el programa de Ana Pastor (El Objetivo) se parece poco a Ana Pastor y poco a Salvados y mi impresión es que algún productor de la Sexta ha patinado un poco.
El Objetivo intenta cautivar el mismo público target que ha cultivado Salvados, un público urbano, formado, escéptico y partidario de la irreverencia. Intenta aprovecha la herencia pero lo hace con un extraño método que se aleja demasiado de formato en fondo y forma.

Se trata de un programa en directo frente a Salvados que era un programa grabado y editado. Por tanto, Salvados tiene un formato narrativo y El Objetivo tiene un formato extraño que no es una entrevista estricta -está permanentemente guionizada y prevista- sino una conducción de intervenciones perfectamente previsibles. Incluso el ritmo de El Objetivo es acelerado, excesivo y ansioso. Todos hablan demasiado rápido y las intros son repetitivas aportan poco -frente a la maestría con la que eso se hace en La Sexta Columna- y también generan ansiedad visual y auditiva.
La fuerza de Ana Pastor es ser incisiva en el cara a cara y nadie se sitúa frente a ella para que pueda desarrollarse. De hecho, Ana Pastor es fuerte en las apostillas y en las preguntas y sin embargo se pasa todo el programa hablando y llevando el peso de la conversación conduciendo un guión prefijado, con un ritmo excesivamente acelerado.
El formato es frío en diseño (colores azulados, blancos y violetas) y fija una innecesaria presencia de público que nunca consigue abrigar el programa generando soledad en al mesa. De hecho la aparición de tanta luz solamente se ve en los debates de Telecinco cuya acumulación cromática y de luz ya forma parte de un estilo de televisión. Sin embargo, tanta luz se incluye en la estética que parece más un programa de tarde que de prime time que requiere una calma visual superior con capacidad narrativa. La digestión es tan rápida que no da tiempo a saborear ningún tema. Los saltos temáticos son constantes y ansiosos, convirtiéndose en una acumulación constante sin tiempo de digerir. Salvados creaba digestiones constantes, sabores que se quedaban en la boca incluso con los títulos de crédito.

El programa comete un error de inicio para mi gusto, que es desvelar la copia del formato - de Estados Unidos- frente a un formato de periodismo de autor como Salvados. Y lo peor es que lo hace partiendo de un mito del periodismo que en Europa pensaba que ya estaba superado: la objetividad y la verdad. Un espectador maduro (el de Salvados lo es) es consciente que no existe una única verdad, sin embargo, el programa busca una verdad única en diferentes grados. Este método de selección de experto único que aporta datos olvida la selección temática, la selección de agenda y momento e incluso la interpretación y cruce de datos. Salvados nunca se escondió, bajo la apariencia de buscador de la verdad la conclusión es la existencia de una narración coral -al menos coral- y el follonero se encarga de intentar el contraste.
La misma herencia determina un montón de temas quemados. De hecho La Sexta asume el riesgo de convertirse en el canal del cabreo 24 horas por la acumulación de programas del mismo segmento (La Sexta Noche, La Sexta Columna, Salvados... )
El estreno debe cuidarse -solamente existe una oportunidad de causar una buena primera impresión- y llama la atención la fijación con Aznar y su periodo de gobierno del primer programa de El Objetivo. El revisionismo narrativo mediático actual llega hasta 2007, todo lo demás ahora mismo es casi prehistoria visual. Incluso las imagénes resultan alejadas en formato (4:3)

En definitiva, tendrán que trabajar el formato, si se quedan atrapados en el diseño actual saturaran la audiencia y conducirán a su presentadora a la frustración. O quizá en otro horario y momento pueda funcionar.


Un acuerdo laboral obliga a la empresa a asumir los costes de los seguros de cancelación de las vacaciones

La situación de los parados es dramática pero la situación de los trabajadores corre el mismo camino de seguir así. Tras varios años en los que se han dado multitud de casos de dificultad para hacer vacaciones en el marco de un acuerdo laboral se recoge la obligación de asumir los costes de los seguros de cancelación de los viajes de vacaciones. Para los trabajadores supondrá un alivio ya que nunca sabían cuándo podrían hacer sus vacaciones lo que obligaba a pagar seguros de cancelación que ahora asumirán las empresas.

Una nueva APP para smartphone permite subtitular a los políticos

Ya está disponible para I-phone y Android una aplicación que permite subtitular a los políticos. La aplicación actúa como traductor simultáneo y ha sido probado con éxito en toda la Unión Europea. Se trata de traducir al lenguaje cotidiano expresiones políticas comunes hoy en día pero difíciles de entender para la gente de la calle. Así pusimos a prueba el subtitulador con la expresión "el crecimiento negativo obliga a continuar poniendo en marcha reformas estructurales" dando como resultado "aunque haya recesión seguiremos con los recortes". Un segundo ejemplo de la extraordinaria grandeza de la APP podria ser "hay que introducir mecanismos de flexibilidad y sostenibilidad en el sistema público de reparto" que el aplicativo traduce como "menos pensiones y jubilarse más tarde".

El Banco de España defiende la posibilidad de trabajar a cambio de comida y alojamiento

La nueva modalidad ha despertado el interés de los parados
El Presidente del Banco de España ha comparecido hoy ante los medios para explicar cuáles son a su juicio las reformas estructurales necesarias para que mejore la economía del país y ha querido matizar la propuesta de eliminar el salario mínimo en algunos sectores. Para el órgano que debería supervisar a los bancos la propuesta más viable sería ofrecer la posibilidad de trabajar a cambio de comida y alojamiento. De esta manera se resolverían tres problemas de golpe, el de la mala alimentación, el de los desahucios y el del paro. Según un informe del propio banco es un sistema que fue utilizado con éxito en Italia durante el Imperio Romano y en Estados Unidos durante más de un siglo y que favoreció la prosperidad de ambos paises.

La Delegación de Playas organiza un concurso de fotografías de pies

El Concejal de Playas de Sagunto, Paco Villar, ha anunciado esta mañana un concurso de fotografías de pies en la playa para promocionar nuestras playas. Bajo el lema "Pon un pie en mi playa" se convoca este concurso que según el concejal surgió de la cantidad de fotos que aparecen en redes sociales de pies en la playa y que tienen una gran acogida entre el público femenino. El premio está dotado con una cena para dos servida en la playa de Sagunto que se escoja servida a la luz de las velas.

Una alumna obtiene un excelente en selectividad al contestar "Dios proveerá"

Chica estudiando
Los intentos por incentivar el peso de la Religión en el expediente académico han llegado a la Selectividad. Las dificultades se centraron en el examen de Química donde se planteó la posibilidad de que el agua se pudiera convertir en vino. En matemáticas el problema más complicado partía de la posibilidad de una multiplicación de panes y peces. En Geografía las preguntas versaban sobre los fenómenos geológicos de separación de mares.
Pero sin duda lo que más llamó la atención fue la nota obtenida por una alumna de bachillerato de nuestra comarca que en la asignatura de Economía y a la pregunta de "Cuáles son las políticas más adecuadas para favorecer el crecimiento económico y el empleo en la zona euro" contestó: "Dios proveerá" y entregó el examen. Su calificación ha sido de sobresaliente lo que no ha sorprendido a su profesor de religión que comenta que es una alumna "con mucho potencial".

Fiesta del Escaño en Disco Congress


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com