India. Dia 6

Hemos visitado los templos de Orcha. Ha sido una visita divertida. El guía que hemos cogido la ha hecho divertida. Es un ingles muy inteligible y construyendo un cuento que es lo que deberían hacer los guías. No me suelen interesar ni el arte ni la arquitectura sino los por qué y las historias humanas que acompañan el edificio. Los dos últimos guías también lo han interpretado así. 
El complejo que hemos visitado incluye varios palacios. En el primero el rey vivía con sus seis esposas. Una para cada día y un día para descansar. Aquí sí que han interpretado bien la condición masculina (modo monólogo off). El segundo palacio se conoce como el castillo de una noche porque siendo un regalo para conseguir la paz con otro rey éste apenas pasó una noche. Las élites históricas siempre han sido también histéricas. Y la tercera estancia era la de la bailarina favorita del Rey (sí.. además de las seis esposas) que era tan bella que otro rey quiso apropiarse pero ella mantuvo y exigió la lealtad a su rey (sí.. el de las seis esposas) argumentado que ya había sido "usada". 
Ese verbo, usar, me recuerda que hay instintos humanos básicos que mueven el mundo (lo que me recuerda que llevo ya un tiempo sin ningún "uso" y me afecta) y una serie de gestos mundiales. En este caso el gesto no puedo reproducirlo por escrito pero era bastante elocuente. El de tengo hambre es bastante frecuente. El de quiero dormir también. Y el de dame dinero es constante aquí. 
Al volver al hotel hemos tenido oportunidad de pasar por un mercado local en su parte turística y no turística. He podido hacer algunas fotos para dar una perspectiva menos artística y estética de aquí y más realista. También me he tenido que plantear el tema de las fotografías de personas. Fotografíar cosas no me plantea dudas. Aquí la cuestión es que casi todo el mundo ha aprendido que puede pedir dinero cuando le haces una foto. Evidentemente la parte que más interesa a un fotógrafo son las personas. Rostros que expresan más sobre un país que cualquier otra cosa. La cuestión es como de ético es pagar por esas fotos aunque sea en formato limosna. Esto es especialmente dificil de decidir con los niños. 
Hoy he visto una niña en una de las paradas del mercadillo turístico. Era una niña bellísima y no me he atrevido a decirle nada de la foto. Pero al volver no lo he podido evitar. Ha venido a pedirme que me acercara a su tienda y le he pedido que me dejara hacerle una foto. Ella me ha dejado esperando que le comprara algo pero ya no tenía nada más que comprar. No he sabido reaccionar a tiempo y he intentado ofrecerle unas monedas solamente por la foto. Por lo que he entendido no me ha aceptado el dinero por la foto, quería que le comprara algo. Creo que aquí ese concepto de palabra o de acuerdo es importante. Debí haber comprado algo, lo que fuera. Ahora me siento mal y no he subido la foto al face. Es una niña bellísima de ojos claros y tez oscura. Una Sara Carbonero adolescente en la India. No sé hasta que punto tengo derecho a usar su imagen. Tengo claro que sí para mi y para mis recuerdos, pero creo que no debo subirla a Face. Así lo he hecho también con una mendiga casi ciega que ha venido a pedirme para comer. También le he pedido hacerle una foto porque su rostro era el del sufrimiento de todo un país. Pero no la subiré a face. Sé que mi perfil tiene un punto de promoción profesiopersonal como comunicador y creativo, y no quiero aprovechar esa desdicha para eso. Sin embargo, sí he subido una foto de un viejo indio que me ha pedido que le hiciera una foto porque quería verse en la máquina. Nos hemos sonreido y esa sí la he subido. 
La no aceptación del dinero de la niña me ha hecho pensar en que en pocos días me había convertido en un hipócrita que le niega veinte centímos a niños que viven alrededor de los monumentos y sin embargo después piensa que puede comprar la belleza de una niña con unas pocas monedas. Creo que esta noche tendré que usar una cierta indulgencia para perdonarme pero cada vez que mire esa foto y esos ojos que prometen toda la belleza de un futuro me sentiré mal con mi complejo de occidental superior. A veces uno no se reconoce y le gustaría volver atrás y hacer las cosas de otra manera. Mi vida está llena de cosas así. Tengo que pedirle perdón a tantas niñas con ojos azules y tez negra para que me perdone algún día que ojalá pueda hacer feliz a alguna niña con un nombre sacado de alguna canción bonita. Lo siento mi niña. Te recuerdo Amanda. 
En un viaje, como en la vida, las oportunidades pasan y un día estas demasiado lejos para hacer algo que en su momento fue lo más sencillo del mundo. Sacar un billete y comprar cualquier cosa o coger de la mano y dar un abrazo a quien necesita tu certeza. Quizá si un día me siento en paz con mi estrella suba la foto. 
Por fin estamos en un hotel normal. No es el mejor del mundo porque vamos buscando hoteles baratos pero es un hotel de calidad media en España. Esta tarde descansamos. Por eso escribo. Internet debería declarase derecho humano fundamental. Y no lo digo de broma. Isaac y yo estamos enganchados a sendos aparatos electrónicos. Podrías pensar que no nos comunicamos pero nos estamos comunicando con alguien que está en un espacio y un tiempo diferente. Viajo tres horas y media por delante de cualquiera de tus sueños. 

India. Dia 5

Aquí hemos visto de todo. Chicas con velo, sin velo, con tacones, sin tacones, con burka, pintadas, sin pintar, sucías, limpias... y menciono las chicas porque es donde más noto la diferencia. La condición de heterosexual seguro que influye en esa percepción selectiva pero no pretendo hacer ningún tratado de sociologia, solamente pretendo mostrar la increible diversidad de un país enorme que se debe gestionar políticamente. Esto conduce a dos ideas contradictorias y complementarias. La primera es que la dificultad de cohesionar  una sociedad es infinitamente superior aqui respecto a España y se hace. La segunda es que la grandeza de un país no se mide por su tamaño territorial. Lo digo por aquellos antisecesionistas españoles que quieren un burro grande, ande o no ande.
Nos hemos despertado sobresaltados. Habíamos quedado con el conductor para empezar a las ocho y alguien ha tocado a la puerta a las seis. Por suerte, el guía del Taj Mahal pensó que era mejor ir al amanecer. Menos calor, menos gente, mejor luz. Lo que ocurre es que los del Homestay no nos han avisado. Así que hemos salido sin desayunar a toda leche. Pero ha sido lo mejor que nos ha pasado. El Taj Mahal no decepciona en cuanto a belleza. Es un monumento precioso por fuera. Por dentro no tiene demasiado sentido. Fotográficamente es magnífico. En las fotos ya hago una descripción lo más bonita que puedo. Aquí contaré las historias que estan pegadas a esas paredes. En el Taj Mahal -como en la India en general- todo está en venta. También está en venta las ideas y la creatividad. En el Taj Mahal te cobran incluso por los ángulos de las fotos y los tiros de cámara. Un hombre nos ha indicado algunos ángulos nuevos lo que nos ha costado unas rupias.
La historia del Taj Mahal tiene su cosa. Es cierto que es una demostración de amor pero el romanticismo no es tan exacto. De momento es una demostración de amor a la tercera esposa. Eso sí, todos dicen que "la más guapa". Aquí, como en todas partes, los hombres hacen las mayores locuras por amor. Supongo que las nuestras son visibles. Si se visibilizaran las cosas que han hecho las mujeres por amor seguro que saldrían cosas preciosas. Además de esto, quiso construir un segundo Taj Mahal en marmol negro pero en ese momento uno de sus hijos tras matar a alguno de sus hermanos para conseguir el trono decidió que había perdido el juicio y lo encerró en una prisión con una ventana desde donde podía ver el Taj Mahal.
Es la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Se trajo un arquitecto de Iran y seguro que el presupuesto se les fue de las manos. Al menos, el responsable del malgasto fue a la cárcel (modo cínico off).
Nuestro guía tiene un español estudiado. Solamente sabe español de libros y turistas. Como yo el inglés vamos. Nos hemos encontrado varias personas aquí. El español les gusta como sonoridad. Vamos.. que les pone un poquito. Y para más demostración los europeos blancos somos las atracción de aquí. Nos miran como si fuéramos actores o algo así. Y la verdad es que mola un poco (modo vanidoso off). Hasta te piden fotos por la calle tanto para hacer tú como para hacerte a ti.
Me ha gustado una frase sobre los políticos. En Jordania dijeron lo mismo. En España vivimos una situación parecida lo que quiere decir que en honradez estamos más cerca del segundo mundo que del primero. Aquí me han dicho que los políticos son como el Taj Mahal, muy blancos por fuera y oscuros por dentro.
Bill Clinton escribió que hay dos tipos de personas en el mundo: los que han estado en el Taj Mahal y los que no. Así que he cambiado de lado del mundo. Lo cierto es que no deja de ser una parádoja porque realmente la India está claro en qué lado del mundo está todavía.
La sensación de estar perdido es constante. La India es un claxón constante. Un país que pide paso y adelante por cualquier parte. Creo que colonizar culturalmente un país de mil doscientos millones de personas es un error. Por un lado el planeta no aguantará y como eso sucederá nuestro nivel de vida necesariamente bajará porque las migraciones harán que los sueldos de las clases bajas desciendan y la desigualdad aumente. Estas semanas atrás he leido cosas de Latouche y decrecimiento y creo que han sido la mejor guía turística para entender la India.
Tras muchas horas de coche porque la carretera era de un nivel parecido a las de Ecuador pero esta vez sin 4x4 hemos llegado a Orcha. Antes hemos parado en el que sin duda es el peor bar, el más sucio bar en el que he comido nunca. Pero era lo que había. Allí nos han preparado un algo típico indio que no sabría definir pero he comido varias veces. Un plato eran lentejas seguro. El otro lleva algo parecido a tofu con salsa. Y las ensaladas son de tomate, pepino y cebolla. Todo ello picante salvo que digas algo en contrario. He hecho varias fotos del bar pero no han salido demasiado bien.
En Orcha habíamos cogido una habitación en lo que se suponía un Resort con piscina. Barato como siempre. Yo pensaba que habíamos encontrado la ganga del siglo. Al llegar hemos descubierto que la habitación se podría consdierar una tienda de campaña de lujo. El aire acondicionado no se puede nivelar y ha hecho un frío tal en toda la noche que con una manta no podíamos casi cubrir.
Estamos en una zona más rural y más tranquila. La gente no te agobía por la calle salvo por las miradas de admiración o atracción o extrañeza según se mire.
El atrevimiento del bar del almuerzo nos ha catapultado a nuestra primera salida nocturna, entendiendo por noche cuando ya no está el sol. Hemos buscado una especie de terraza bar y nos hemos comido algo de cocina italiana a la receta india. Macarrones y pizza.
Mañana visitaremos los templos. Por fuera parecen interesantes. Al menos rompen con las estructuras a las que estoy acostumbrado.

India. Dia 4.

Hoy me he dado cuenta que mi tendencia estética por la fotografia va en detrimento de mi vertiente periodística. Es dificil fotografiar esto. No he visto nunca nada igual. Lo único comparable en España podría ser un desguace. Todo está desordenado, acumulado, disperso, sucio, descuidado, transitorio, destruido. El hacinamiento de la gente es de un nivel que en cualquier lugar hay gente. Gente por mitad de la calle, gente por las aceras. La sensación es la de un hormiguero donde todo el mundo requiere una cierta movilidad. Es cierto que no puedo ver quien está en casa y lo que hace, solamente puedo ver a quien tengo a la vista pero es así. Hay un taller de neumáticos de camión junto a una fruteria. No veo bares de ningún tipo lo que hace dificil la estancia al anochecer. No es que sea inseguro salir que seguramente no lo es... es que no tienes donde ir. Todas las ciudades son horizontales. Los edificios son recientes. La horizontalidad en una ciudad de millones de habitantes implica que cualquier desplazamiento es dificil.
Creo que merece un capítulo aparte el tráfico. Como diría un replicante de Blade Runner, he visto cosas que vosotros no imaginaráis. Intentaré poner algunos ejemplos aunque todo se queda corto. Camiones en sentido contrario por una autovía, tractores en sentido contrario en una autovía, vacas en mitad de una autovía, bidones puestos para que reduzcas la velocidad ocupando un carril. Incluso nosotros hemos ido en sentido contrario por una autovia de dos carriles en cada sentido. Todo se arregla con pitidos He visto jabalíes comiendo basura en una calle, vacas por todas partes. Y cuando crees que tu capacidad de sorpresa se ha acabado con los animales ves un mono en un castillo y un elefante rodeando una rotonda. Incluso diría que hoy una vaca nos ha cedido el paso. Hoy he visto el primer stop. Las motos y las bicis vienen de cara constantemente. La gente cruza por cualquier parte y cualquier parte es cualquier parte. En los cruces entras casi sin mirar y nunca pasa nada. Hay un código no escrito que desonocemos. Calles en obras que dejan apenas dos metros. Puertas por las que solamente cabe un coche y desembocan en calles de dos carriles. La sensación de peligro es tan constante que da la sensación de ser segura. Jamás podía imaginar que era así. Lo único bueno que puedo decir es que respetan absolutamente el límite de velocidad. No hemos pasado de noventa y eso quizá salve muchas vidas. Hay niños cruzando por rotondas con cinco carriles. Es todo, constantemente.
Hoy ha sido un día de traslado. Vamos de Jaipur a Agra. Cada día en el Homestay surge una nueva anécdota que nos ayuda a entender la India. El primer día fue un joven emprendedor que viajó a España en busqueda de fortuna y vino infectado del virus del crédito fácil. Ahora está endeudado porque proyectó cosas que dependían de cosas que estaban en el aire. Toda India vive bajo el influjo del crédito fácil a la búsqueda de nuevos esclavos para el futuro. Construyen edificios por todas partes. Anoche nuestra conversación (creo que Isaac y yo tenemos dificultades para las conversaciones triviales) giró sobre este tema pero con una nueva interlocutora. Una mujer de lo que parece que seria la clase media acomodada en Jaipur y profesora de secundaria. Sin embargo, esta mujer partía de otras premisas de mayor refugio en el sentido común indio y la tradición. Observa con tristeza la colonización cultural de su país y lucha en el desierto del nuevo consumismo por importar solamente algunas cosas de occidente. Nuestro conductor -el indio tranquilo- tiene ocho hijos y parece dedicarse a tener una vida plácida en la que poco o nada puede alterar el fluir de un rio tranquilo. Por último, hoy nos ha recibido el hijo adolescente de la dueña de la casa que es quien tiene mayores conocimientos de inglés. La contraseña de la wifi de aquí es Enrique Iglesias. No puede existir mayor metáfora de la colonización cultural a la que se está sometiendo este país porque es un mercado emergente. Y un mercado emergente son millones de nuevos consumidores. Este planeta va a petar. Un adolescente que idolatra a Enrique Iglesias es un consumista radical.

Los homestay tienen momentos inolvidables. Aunque el día no ha sido muy productivo, dependiendo de lo que se entienda por productivo en un viaje, la noche nos ha deparado una excelente conversación. Al menos, mis años de ingles han servido para conversar y más o menos entender una conversación con una pareja de escoceses independentistas. Creo que Isaac hemos desarrollado una patología. Todas las conversaciones parecen trascendentes. He confirmado mi impresión, Escocia -como Catalunya- son un modelo independentista nuevo basado en el modelo social de convivencia. Digo nuevo por reciente y europeo. El vector lingüístico o incluso étnico siendo existente es secundario. Los escoceses hablan inglés pero defienden otra manera de ver las cosas. Ambos independentismo tiene algo más en común -la referencia de un nacionalismo excluyente e imperialista como el español y el inglés (de ahí las pantomimas de Gibraltar) que condiciona también su manera de construir el nuevo país. Sea como sea, hemos vuelto hablar del precio de la vivienda aquí y allí, de las oportunidades en Australia, de la borrachera del crédito fácil y de como los errores se eztienden y se repiten con gran facilidad.
Otra cosa sorprendente que conocía pero he subrayado es el tipo de viaje. Esta pareja hace un viaje de dos años. Uno de ellos trabajando en Australia eso sí. El resto moviéndose por diferentes partes del mundo. Saben que al volver tendrán trabajo en Escocia. Es más, su jefe lo entiende porque probablemente hizo lo mismo en su época. No es gratis. Han estado ahorrando un montón de tiempo y privándose para poder pagar su hipoteca y conseguir el dinero para el viaje. El mundo está definitivamente mal repartido y me gustaría encontrar mi opción sabática antes de que sea demasiado mayor para hacerlo.
Creo que si un viaje fuera un pincho moruno lo que me más me gusta es el palo. Ese hilo conductor entre trozo de carne y trozo de carne. La metáfora es cutre pero explica que lo que todo el mundo parece desechar es lo que a mi me gusta. Soy un buen coleccionista de imágenes, un mal coleccionista de recuerdos y el mejor coleccionista de sensaciones. No colecciono postales sino colores.
A la gente le extraña que estemos solteros. La gente es la gente india claro. Y la verdad es que nos ha resultado dificil explicarlo. Y no solamente por el inglés sino por el concepto. Isaac escogió el concepto de right person. Quizá hayamos construido un concepto de la right person demasiado cerrado. No lo sé. Sé que cuando aparece la right person es como si empezará un castillo de fuegos artificiales, te sientes tan rápido como una tortuga y tan dulce como el aguijón de una abeja a punto de hacer miel. Nos lo pregunta casi todo el mundo. Quizá esperen que les digamos que somos gays o algo así y entonces la conversación sí que seria.. interesante... ;-)
Nos han recomendado ir al cine. No sé si podremos ir. Nos lo han recomendado no para ver la película sno para ver el comportamiento de la gente de aquí en el cine. Parece ser que cantan y bailan, hablan todo el tiempo.
Hoy hemos visto el primer camión de la basura. Cogen la basura -la que ha quedado dentro del contenedor- y la llevan a una planta incineradora. Dado que compartimos atmosfera me pregunto si nuestros esfuerzos de contención tienen sentido o tendría más sentido venir aquí a contener el dique de contaminación. Si todos estos empiezan a generar basura como nosotros, insisto, el planeta se va a tomar un paseo para siempre.
La conclusión del día quizá sea que no hemos vivido por encima de nuestra posibilidades sino por encima de nuestras necesidades. En eso sí estaría de acuerdo. Tenemos móviles que exceden nuestras necesidades, ordenadores que exceden, coches que exceden, muebles que exceden.
Por cierto, el tema de los móviles es quizá la mejor imagen y la más imposible de captar. Aquí los jóvenes casi todos tienen un smartphone. Incluso aquellos de los que resultaría dificil esperarlo. Me refiero obviamente a las clases populares (esto excluye a las clases excluidas). Quizá vayan vestidos fatal o quizá les falte alguna otra cosa pero ya les hemos creado la necesidad de tener un smartphone. Y cuando digo les hemos me refiero a nuestro modo de vida y la colonización cultural comercial de nuevo mercado. Se le llama abrir mercado en términos de marqueting.
Pasamos bastante tiempo en el coche. Es nuestra capsula espacial. Una pecera desde la que observar a los humanos. Y de un ingeniero y un hombre de letras solamente pueden surgir cimientos de poesía como la expresión "haz una columna de excel que se relacione con naturalidad con las otras". Una petición que me ha salido el alma y que Isaac ha reido y recordado.
Lo que tengo claro es que la derecha nos ha robado el concepto de la buena austeridad. La austeridad de toda la vida ha sido vivir de acuerdo con unas necesidades cortas. El paisaje se salpica de chimeneas donde se fabrican ladrillos de arenisca roja y también carbón vegetal escondido bajo una lona. Nosotros bajo lonas ya solamente metemos el circo que tenemos montado.
Visitamos lo de siempre, fortalezas defensivas de reyes victoriosos, palacios, habitaciones, murallas y devaneos diversos de las élites históricas. Mientras tanto, los niños obtienen su primera licenciatura. Son licenciados en marqueting y mendicidad. Saben que su profesión les llevará hasta los catorce años. Edad en que se jubilaran. Saben hasta cuatro idiomas y tienen estrategias comerciales variopintas. Modo ironía off. Llega a ser insoportable. Hoy he tenido que ser desagradable con un niño de ocho años que apenas me ofrecía algo por menos de diez centimos de euros. Pero es una cuestión de concepto. Se me han acercado unas cincuenta personas a intentar venderme postales o collares, de diferentes edades (todas jóvenes). Es invasivo, pesado... hoy me han sacado de quicio. Es el marqueting de la supervivencia. Y usan a los niños porque saben que ofrecen mayor productividad. Nosotros hemos resistido pero no sé si el Grupo Estrella (un grupo de turistas españoles mayoritariamente matrimonios mayores) habrá resistido igual. Seguro que habrán echado migas para las palomas. Solo que esta vez las palomas son niños y me gustaría pensar que su futuro no está en la venta ambulante.
Mañana el Taj Mahal. Hoy no ha podido ser. Una locura por amor. Las más bonitas de todas. Nos irá bien. Aunque lo de menos son los monumentos.




India. Día 3

India es un país en liquidación que se vende por trozos. Nos asaltan por cualquier parte para conseguir dinero con un marketing de supervivencia menos pícaro que el de Cuba pero igualmente invasivo. Cualquier cosa es susceptible de ser vendida. Su propia imagen, son conscientes de que son fotogénicos para un occidental y te alquilan su imagen por unas rupias.
He acabado de leer los libros que hemos comprado y me pregunto cuando se solidifica un país, cuando se considera que un país está terminado. Cuando estás fueras las fronteras se te antojan más artificiales pero es evidente que la identidad colectiva determina algo.
Anoche estuve mirando un rato Al Jazzira con un aspecto de CNN alternativo. La aparición de Al Jazzira fue uno de los hitos históricos en la libertad de información dado que los occidentales vivimos bajo el yugo de cinco o seis agencias que controlan el 90% de la información que manejamos. Me pareció riguroso con aire más a BBC que a CNN de lo poco que yo he podido ver de ambas. También estuve viendo un culebrón. El ritmo narrativo es mucho más lento que en Europa. La cámara se detiene en la contemplación no solo de la palabra sino de la expresión facial de cada personaje en plano. Deduzco que el ritmo debe ser lento y no basado en la palabra para adaptarse a un telespectador medio. En España el telespectador medio es de Aquí no hay quien viva, un humor desprovisto de ironia y sarcasmo pero lleno de bufonadas expresivas y enlatadas listas para servir en dos minutos (copyright Isaac).
Comer se come bien, en cantidad y barato. Puedes arriesgar con las especias y el picante. A mi me va bien yendo de vegetariano. La opción vegetariana está en todas partes. Ojalá en España fueran tan respetuoso con las opciones gastronómicas. A la mínima eres “raro”.
Un consejo que daría a quien quisiera venir a India es que el silencio aquí tiene valor. Los pitidos y el tráfico configura un sonido de fondo que estresa. El ruido te rodea, te envuelve, permanentemente. Por lo que conseguir un lugar donde dormir en silencio vale dinero.
Sigo con mi intento de tener también unos Sonidos de India. De momento he conseguido varias cosas curiosas. Mi tendencia a la originalidad me hace trabajar siempre en la trastienda del turismo. Ayer cenamos con un chico que trabajó en Catalunya y sabe catalán. Tengo algunas grabaciones sobre el tema. Esta mañana hemos estado visitando monumentos (turistadas) diversos. En uno de ellos un niño tocaba el tambor. Me ha preguntado de donde éramos. Y acto seguido se ha puesto a tocar una versión india de La Macarena que también he grabado. Después ha tenido su recompensa pero creo que se la ha ganado.
Confieso que deseaba meterme en uno de los mercados de aquí. Y también confieso que apenas he aguantado media hora. Aquí todo es posible. Es posible que haya tres vacas en una calle de dos metros comiendo basura junto a un montón de persona. Es posible que además pasen motos en ambos sentidos. Cada paso es un paso de buena suerte. Aquí la buena suerte es la base de la convivencia. En cualquier momento podría haber una catastrofe en cada lugar de india. Cada día el universo conspira  para que un cúmulo de circunstancias acompañen la vida de esta gente. He pasado mucho estrés. No es con cuatro ojos es ir con seis. Otros dos para mirar arriba y abajo. Las calles son asfixiantes. Como experiencia de turismo extremo no está mal. Pero ha sido suficiente. No hay sensación de inseguridad. No parece que nadie te vaya a robar pero sabes que cualquier podria atropellarte en cualquier momento. Y si no sucede es por pura buena suerte.
Oler no huele mal a pesar de la cantidad de basura y el calor que hace. Soy bastante maniático para el olor y huele razonablemente bien.
Cumplimos bastante bien con las turistadas. Ya hemos advertido al chofer que nosotros no somos turistas de compra. Parece ser que forma parte del recorrido ir a las tiendas “de confianza”. Tienen  un pequeño taller en la antesala donde hacen una pequeña demostración de dos minutos y después pasas a la tienda donde intentan venderte con un sistema de marketing en escalera. Primero conseguir margen de confianza (tiempo y bajar defensas) y después escalar los precios de más caro a más barato. Lo cierto es que no controlan bien el target. Somos dos solteros de mediana edad. Dudo mucho que muchos solteros de mediana edad compren telas o joyas. La insistencia me ha resultado incómoda con lo que ha advertido al chofer que no más tiendas, preferimos lugares públicos.
Todo el mundo quiere vendernos algo hasta las mujeres de la limpieza venden su imagen. India es un país en liquidación que nadie va a poder liquidar.
Tengo dificultades para decidir donde hacer una foto porque toda la India es una foto constante. Un cúmulo de imágenes inolvidables fruto de una extraña belleza pobre. Y como todos los paises pobres es un país de niñas guapas y mujeres feas. Aquí somos una atracción a pequeña escala. Nos miran con cierta admiración. La diferencia venida de fuera siempre funciona como mecanismo de asombro asimétrico. Quizá un montón de intereses creados les hacen creer que nosotros representamos aquello en lo que quieren convertirse. Por ese camino no van del todo bien.
Por la tarde hemos subido a la típica vista panorámica de toda la ciudad. Solo que esta vez no ha sido típico sino atípica. Soy bastante agnóstico de las panorámicas naturales. Pero los paisajes urbanos me conmueven por la capacidad que tiene el hombre de malrelacionarse con su espacio. Jaipur es una ciudad que alcanza más allá de la vista. Pero lo atípico no es eso, lo atípico ha sido que he escuchado la primera panorámica de una ciudad. En la montaña por algún efecto sonoro se podía escuchar voces y pitidos como si estuvieras en un parque. No sabías distinguir de donde exactamente venían pero se escuchaban con cierta nitidez. He intentado grabarlo con la cámara pero los aparatos electrónicos no estan preparados para estas cosas. Las voces subían por la ladera y se escuchaban cercanas y nítidas como las luces encendidas acudían a los ojos, claras y separadas unas de otras. Ha sido una experiencia bonita salpicada de algunas picaduras de mosquitos.
Después volvemos a “casa”. Si por el día el tráfico es un volcán por la noche se convierte en un terremoto. Ya nada me sorprende.

Hoy cenamos en el homestay. En otro sitio quizá saldríamos. Aquí no tiene sentido. Non sense. 

Las cenas se estan convirtiendo en un gran momento del día. La mujer de la casa, la que gestiona el Homestay se ha sentado con nosotros a charlar y hemos construido una chimenea donde echar todo aquello que tratamos de quemar de lo que India está importando en su proceso de "progreso" como país. Es profesora de secundaria y aquí hemos acabado echando una partida de cartas donde los naipes jugaban a nuestro favor a pesar de que el sistema marca las cartas y la banca siempre gana. We were trying to solve the world problems but world is not very interested in.
Viajar de una manera diferente hace que el tiempo sea diferente. It really made sense.

India Dia 2

El tráfico es peor de lo que uno podría esperar. Lo más increible se hace con completa naturalidad. Dirección contraria en una “autovia”, cambios de carril constantes, cambios de prioridad. Cualquier carretera es un pitido constante. Debe existir algún tipo de código alternativo al de circulación. Isaac y yo tratamos de averiguar la función de los pitidos. Parece que sirven de aviso de maniobra como un intermitente. También hemos detectado que el frenado es la maniobra básica. En realidad nadie se inmuta por nada así que no llegar a pasar miedo salvo porque las distancias son cortas. Motos con tres personas, dos de ellas sin casco, motos con una rueda de camión encima, camellos con carro por la carretera mezclados con bicis, peatones que cruzan cuatro carriles permaneciendo entre coche y coche. Definitivamente es el país de la buena suerte para que no pase nada. Apenas hemos visto dos contactos. Y acabas por pasar sin tocar nada por lugares inverosímiles. Pero pasas.
Nuestro conductor nos ha pasado un libro de visitas. La versión en pápel de Tripadvisor. En realidad en Internet la igualdad entre las posibilidades de Nand (nombre de nuestro conductor) y una agencia son mucho más cercanas. Depende de los usuarios. Internet democratiza todo lo que puede. Pronto intentaran controlar eso. Bueno, lo hacen constantemente.
Son seis horas de coche para 350 km lo que hace una media de 60 km por hora. Lógico si piensas que las carreteras se estrechan, la gente cruza, los camiones se paran sin avisar, los autobuses escolares circulan a toda leche. La lentitud forma parte de la buena suerte porque nada sucede con lógica. Con nuestra lógica.
Si queríamos sentir una sacudida de nuestro sentido común lo hemos conseguido. Todo parece estar hecho al revés. Las casas abandonadas de España son mansiones comparadas con las tiendas que estamos viendo. Pero la verdad es que uno no detecta infelicidad. Porque la infelicidad depende de la cantidad de deseo conseguida. Y a los occidentales tenemos una especie de anorexia de deseo. Nunca sentimos que hemos cumplido suficientemente los deseos. La avaricia y la ambición por obtener una situación social de privilegio consigue hacernos infelices. Maslow parece que legitimó la cuestión y así seguimos. El día que todos estos indios funcionen con esquemas de deseo parecidos a los nuestros el planeta agotará sus existencias.

Sigo leyendo mi libro de India. Parece que en la vida hay guerreros (hacedores activos), clero (oradores pasivos) y contadores de cosas (descriptores activos). Y creo que son mis etapas en la vida. Pasé de intentar entender el mundo a intentar cambiarlo a intentar describirlo.

Nuestro conductor escupe y eructa sin pudor. En los semáforos y paradas los conductores lo hacen. No se sacan nada de la nariz pero escupen y eructan. Además mastica algo que no llego a entender. En realidad, también su inglés me resulta tremendamente complicado.
No dejamos de ser turistas. Viajamos en una burbuja blanca de pureza y limpieza frente a la acumulación de color de nuestro alrededor y la suciedad imperante. Hay basura por todas partes. Se la comen las vacas que van sueltas por cualquier parte incluida la autovía.
La publicidad de la tele y las vallas es básicamente de rasgos occidentales. Hemos conseguido que el americano y la americana media sea el sujeto a imitiar. Arreglados vamos. Al ritmo de vida de un neoyorkino necesitaríamos cinco planetas como este.
Como en Cuba me llama la atención la cantidad de gente que simplemente contempla. No debe haber trabajo para todos, ni casa para todos y probablemente no haya comida para todos ni una ducha para todos (de esto último estoy seguro). Sin embargo, los anuncios de ventas inmobiliarias procrean por todas partes y los edificios en construcción me recuerdan aquella época en la que al volver de Valencia podías contar hasta venticuatro gruas en la Patacona. La espiral de consumo es siempre parecida. Consumo bajo de supervivencia, consumo medio (automóvil) de mejora, consumo alto de largo plazo (un trozo de suelo). La apuesta por la movilidad parece ser también basada en el petroleo es el camino más recto aunque no el más eficaz. Ahora se construye el metro de Delhi y de Jaipur. La combinación de obras públicas y ventas inmobiliarias habla de ahorro invertido o de crédito fácil. Probablemente sea lo segundo. Ahora ya todo sabemos cual es la praxis habitual del FMI. Fomentar el endeudamiento. Las deudas te convierten en un esclavo de tus acreedores y te inculcan la cultura del miedo. El miedo a que te quiten lo que todavía no tienes ni acabaste de pagar. Soy un puto ejemplo de ello. Tengo miedo de que me quiten algo que me da igual que me quiten. Pero con el miedo dentro soy algo más lacayo de un modo de vida.
El paisaje es parecido al que conozco. Clima soleado y húmedo. Al menos aquí la tierra es fértil. En Escocia me chocaba saber de qué vivirían si no tuvieran un centro financiero. Qué pasaría si el dinero dejara de ser útil?
Como siempre las guías y los guías, los paises en general se empeñan en explicar como vivían en el pasado. Explican sus períodos gloriosos y la vida de sus grandes hombres. Y yo me empeño en descubrir el presente y la vida cotidiana de la gente común. El estudio de las élites de cada sociedad explica en parte sus éxitos y sus fracasos. Digo en parte porque las élites no son el producto de la nada sino el espejo de sus interacciones. No tenemos las élites que nos merecemos pero tenemnos las élites que fabricamos. Todavía no he averiguado en qué consisten las castas indias pero seguro que debe haber alguna manera de cambiar de casta con efecto gatopardistas. Todo cambia para que nada cambie.
Resulta difícil encontrar adjetivos. No creo que esto sea duro de vivir aunque sea duro de ver. Tampoco diría que era difícil porque todo parece fácil y natural. Nada es agreste porque el paisaje es fértil. Y sin duda no es inhóspito porque todo resulta hospitalario.
Sin embargo, todo parece duro, difícil, agreste y un poco inhóspito.
Llegamos a Jaipur. Circulamos por una calle. Se llama Wall to Wall Street. Es una calle llena de vida y bulicio. Bullicio es el concepto que más sentido tiene en India. Todo parece moverse como un hormiguero. Y aunque todo parece loco todo acaba milagrosamente fluyendo. Se llama así porque es la calle entre dos muros. Lo que me recuerda que siempre pensé que Wall Street era la calle de la pared. Pero ahora me parece más lógica la calle del muro. El muro contra el que vamos a estrellarnos.


El alojamiento es un homestay, o sea una casa particular. Desde que usé el sistema en Cuba me parece más entrañable. No pretendo decir que con ello la inmersión sea más intensa pero acabas por encontrar otra sensación. El de hoy es una casa muy bonita con jardín de mucha más calidad que las casas de su entorno. Por dentro es una casa de calidades variables, puertas y ventanas repintadas que contrastan con un mueble de la tele de lo más moderno. Disponemos de cocina y nevera aunque ofrecen desayuno y comida a buen precio. Si renuncias a cosas superfluas consigues mejorar las imprescindibles. Lo que me ha llamado mucho la atención por curioso y útil es el sistema de limpieza tras cagar. Aquí hay doble sistema: papel y duchita. Ninguno de los dos sistemas me convence por separado pero juntos son el complemento perfecto. El papel elimina la mayor parte y el agua da el acabado perfecto además de una sensación de frescor relajante que se agradece. 

La empresa con la que hemos contratado el viaje es India's Invitation. Hasta hace un momento esa empresa era una página de internet y un correo electrónico. Hoy hemos conocido a quien está detrás de ese proyecto. Es un chico indio. Tendrá unos ventimuchos años. Se fue a trabajar a España en el 2004 a Girona. Allí aprendió catalán y castellano (nota al pie para los escépticos de las lenguas). Cuando dejó el tema empezó con India's Invitation. Le fue muy bien hasta que a España le fue muy mal. Ha hecho inversiones en India y ahora pasa por dificultades ante la bajada de ventas del turismo español. Estamos todos relacionados en  un mundo interconectado. Hemos cenado en su casa. Es cierto que en una sala aparte pero en su casa. Y esta vez estoy convencido que he comido auténtica comida india y también estoy convencido que es muy parecida a la de cualquier familia que se alimenta antes de pensar en el placer de comer. Fideos y otros platos que desconozco y tampoco he investigado intentando superar mis traumas de juventud. Hoy puedo decir orgulloso que no tengo ni idea de lo que he comido pero estaba bueno y me lo he comido.
Así que hemos acabado en una conversación como si fuera un chiste: un argentino, un indio y dos españoles estan cenando y uno dice... menuda crisis hay en España, a lo que un argentino recuerda que su país vive en una crisis permanente. Si quieres ahorrar sientate con un alemán pero si quieres hablar sientáte con un argentino. Viaja solo. Cuarenta y dos días por Tibet, Nepal, Bután e India. No nos volveremos a ver pero nos hemos conocido por un milagro del viajero. Sé que nada es genuinamente auténtico pero esto se parecía mucho a mi sensación de viajar. Especialmente porque prácticamente no he intervenido en la conversación y me he convertido en el espectador invisible que me gusta ser. Junto a nosotros estaba el bebé de su hermano. No hacían más que quitarle el dedo de la boca como si eso fuera algo repulsivo y que debiera evitarse. Hemos preguntado por qué no llevaba chupete y parece ser que en la India creen que la boca se hace demasiado grande con el chupete y por eso también evitan el dedo. Eso se une a mi visión desde el coche de un niño de la edad de mi sobrino en medio de un montón de basura tirada por el suelo. Quizá todo sea absurdo. No veo que eso sea positivo pero no podré evitar esbozar una sonrisa cuando a un bebé se le caiga el chupete al suelo y su madre ya no le permita volver a chuparlo.
En casa de Abhishek r nos ha servido una jovencita que como cualquier jovencita su mayor deseo es disponer de un iphone que Abhishek ya no usa desde ayer. Hoy era una chica feliz con sus nuevas posibilidades comunicativas. Más cuando le hemos dicho que la cena habia estado deliciosa.
Isaac siempre consigue que un video o un episodio se convierta en el chiste del viaje. Esta vez es una llamada de una ninfómana que no quería curarse al programa Hablar por hablar. La sociedad le exige reprimir sus deseos a pesar de construir una sociedad basada en el deseo. India es algo así. No sabe lo que es desear todavía hasta que se lo enseñemos y también les enseñarenos a no reprimir el deseo, a convertirse en su esclavo.
Mientras tanto a tres horas y media, el mundo gira a otro ritmo, a ritmo de balada triste acelerada. Desde lejos todo se ve pequeñito. Quizá lo sea.


INDIA DIA 1

INDIA DIA 1
No sé muy bien donde empieza el día 1. Supongo que al aterrizar el avión. Nuestro contacto en India se retrasa. Mal momento para retrasarse. Es la una de la mañana pero el aeropuerto de Delhi parece el de Valencia a la una del mediodía de gente. No voy a decir que esto me pareciera divertido en el momento pero seguro que forma parte del catálogo de anécdotas que contaremos en las próximas veinte cenas.
Salimos en dirección Delhi. El conductor no parece conocer la zona. Damos vueltas en las zonas que nos indican. Sí, aquí no hay Google maps y si lo hay no se corresponde con el apasionante mundo de los conductores turísticos. Hemos contactado con una empresa que nos ofrece un transporte privado durante los díez días que estamos aquí. Nos da libertad y seguridad. Parece algo apropiado para un turista. Porque de nuevo me siento turista y no por mi actitud sino por la distancia que noto respecto a mi lugar de visita. Son las dos de la mñana, no encontramos el hotel, llevamos más de una hora dando vuelta a la misma zona. Lo que veo es impactante. La imagen de esta primera noche es la gente durmiendo en la acera. En cualquier acera en cualquier lugar, incluso diría que parece aleatorio, sin ningún concepto de intimidad, nada, dejados caer del mundo. Pero lo que más llama la atención es una familia completa acostada en la acera durmiendo. Papá, mamá y cuatro niños puestos en fila. Incluso diria que por orden de tamaño. Ya no lo sé. Quizá mi mente necesita amabilizar la escena. Duermen en una acera de una calle normal. Tumbados en el suelo como si fueran siluetas pintadas. Con la atención fijada en la búsqueda de un hotel perdido la memoria ha creado clusters defectuosos para albergar esa información. Dificil de formatear algo así.
Por la mañana desayunamos y nos ponemos en marcha. Parece una ciudad difícil, mucho más que Cuba o Ecuador. Es todo más directo. Los niños no se acercan como en Jordania como palomas a las migas de pan sino más bien como golpeando el cristal en sentido estricto, pegando sus caras al cristal, pidiendo un algo. Una niña hace piruetas y se dobla sobre sí misma como en un circo instalado en mitad de una calle de cuatro carriles. Cuba era un país transitorio a la espera de un país mejor. Ecuador era un país de milagro porque no llega a pasar nunca nada. Delhi es la ciudad de la buena suerte. El conductor nos cuenta los tres ingredientes para poder conducir por Delhi, buen cláxon, buenos frenos y buena suerte.
Los monumentos al menos también me seducen. Alquilamos un guía que me frustra porque no entiendo su inglés. Creo que las fotos reflejaran rápidamente los colores de India en arenisca roja y mármol blanco.
Comemos y cambiamos dinero en lugares preparados. Como si hubiera una red de servicios Indie. La comida pica mucho. Esto me va a costar. Todo el mundo quiere vendernos algo. A veces hasta compramos. En 24 horas hemos pagado por una botella de agua 3 euros y 20 centimos. Es absurdo las dos cosas.
Por la tarde visitamos el edificio más interesante hasta ahora. Concebido como una flor de loto, el símbolo de tantas cosas, alberga los rezos de todas las religiones. No hay altar. No hay púlpito. No hay elevación de quien habla. Hace tiempo que defiendo una escenografia nueva para la izquierda. Los bancos se disponen de manera circular. Para entrar nos tenemos que descalzar y tengo la sensación de que tiene sentido. Mantener el contacto de los pies en la tierra da una sensación de apego natural y de otra relación con el mundo. No soy religioso pero confieso que las religiones de India parecen interesantes. En el rezo se usa varias veces la música. El arte de conectar con lo divino parece el canto.
Atardece más pronto de lo que pensaba lo que me deja algo de tiempo para trabajar. Le han mandado carta de movilidad a quien más le duele.

La acumulación de imágenes monumentales son las estaciones de un tren . 

INDIA DIA 0

INDIA. DIA 0

El dia 0 es el día que se compone de tantos días como dure el traslado. Te atrapas en una sillón relax obligado a hacer muchas de las cosas que nunca encuentras tiempo para hacer. Esta vez el tiempo es lo que te obliga a hacerlas. Así que lees, escribes y ves una película a una distancia que convierte en cinemascope una pantalla de siete pulgadas.
Llevo todo el instrumental de siempre o de un siempre reciente. Llevo cámara, libreta y lapiz con goma. Esta vez he añadido una guía del país que con mi maravillosa tendencia a la precipitación se ha convertido en una guía arquelógica básicamente del arte desarrollado en el norte de India.
Subimos al tren y me relajo. Esta vez tengo una cierta inercia de lectura. Últimamente leo mucho aunque no lo que los demás leen. Siempre seré raro supongo. De pequeño tampoco leía lo que leían los demás.
La arquitectura que vamos a visitar parte de lo religioso. Qué pocos edificios civiles visita uno viajando y especialmente qué pocos edificios cotidianos. Llegas a saber como vivía el más excéntrico de los absurdos dirigentes de una tribu pero nunca llegas a saber como vivía alguien normal. Supongo que la vida de la gente normal simplemente pasa a la historia sin pasar a la historia.
Lo religioso en realidad es lo astronómico en casi todas partes hasta el punto que probablemente lo trascendente sea lo que atribuímos a la naturaleza y que todavía desconocemos. Siempre fue así. Le vamos a robando a la naturaleza explicaciones de su funcionamiento y cuando algo nos resulta inexplicable acudimos a lo espiritual, sagrado o místico e incluso mitológico.
Me atrae India porque busco un choque de sensaciones. Me gusta desmontarme y chocar. Como cualquier buscador de sensaciones las necesito crecientes y nuevas. India lo es. Creo que lo es.
De momento su perspectiva religiosa me atrae. El libro analiza las diferentes religiones que han poblado este territorio. Curioso que estudiemos las personas que pasan por un territorio ante la imposibilidad de estudiar los territorios que pasan por alguna persona.
De primeras detecto que no existe un choque entre lo sagrado y lo sexual sino que al contrario lo sexual se convierte en sagrado como símbolo de la fecundidad. Así los edificios adoptan forma de cueva como útero de la madre tierra. Sus portadas incluyen esculturas de mujeres bellas de la misma manera que las revistas de ahora compran la atención de los lectores con alusiones a la fecundidad y al sexo.
Todas las civilizaciones optaron por la explicación a través de la imagen antes de la aparición de la escritura. Fuimos visuales y nemotécnicos antes de ser lectores y ahora otra vez animales visuales en otro paradigma. Parece que en todas partes pasa lo mismo aunque en todas partes pasa algo diferente. Aquí cuentan historias de monumentos saqueados a la búsqueda de materiales de construcción. Algo que pasó en Sagunto tiempo atrás con el castillo y que pasa hoy en Cuba con cada edificio que se cae. La memoria histórica es un lujo de occidente. Tuvieron que ser los  británicos quienes visualizaran el valor de algo que para nadie era valioso. El concepto valor es tan relativo.
Llevamos ya una hora de viaje y apenas he tenido despedidas auténticas como apenas tendré bienvenidas genuinas. De aquellas que son como una suela que se despega de un zapato hasta que ya no quiere ser pegada sino clavada.
El aeropuerto de Viene tiene ya muchos puestos con Internet y clavija para la bateria. No queremos perder tiempo. Quizá hay algún adicto al trabajo que no pueda evitar abrir eliordenador pero estoy seguro de que la mayoría simplemente quiere aprovechar ese tiempo para disfrutar de una bienvenida con un abrazo más lento.
El checking es en una máquina. Self service.
Sigo leyendo el libro. Una de las religiones que pueblan la India no quiso fijar por escrito sus normas porque pensaban que la verdad de Dios todavía no había sido desvelada por completo. Lástima que el Papa y la Iglesia Católica no entiendan una verdad tan sencilla.
El esquema de una religión es siempre el mismo que el de cualquier colectivo humano con voluntad de pasar a la historia. Un líder mesíanico que suele ser de extracción alta y se solidariza con la baja, unos profetas o apóstoles que actuan de proselitistas y una conjunto de seguidores que se configuran en rebaño. Así son todos. India asume el funcionamiento por castas. Lástima que el precariado de hoy en día no entienda esta otra verdad tan sencilla. Trabajamos para la casta superior. Algunos incluso gustosamente.
Los jainitas llaman la atención. Creen que el deseo es el responsable de la mayor parte de los males. Si hubieran sabido que todo un sistema económico mundial se ha basado en el deseo lo habrían escrito en alguna parte. Y no creen que el Universo se creará en ningún momento ni por nadie. Sabía decisión. Mucho más sencilla que la de los siete días. Siempre metafórica.
De nuevo surge la obsesión por la finitud de la vida y la eternidad. Aquí en forma de reencarnación. No asumimos que la vida sea esto. Aunque los jainitas sí que incluyen la carencia de sentido del caos en el que vivimos sino porque carece de coherencia.
En India también usan los colores como metáfora de algo. La metáfora elaborada en un momento en que nadie sabía leer conduce al pensamiento al mundo de los sueños. Lo que no siempre es una mala idea. También aparecen criaturas mitológicas que cruzan cualidades.
Las religiones de India parecen muy preocupadas en determinar la relación del hombre con la naturaleza. Quizá el ambientalismo sea mi religión y haya construido una teoría de la salvación donde soy mi propio profeta. Tampoco quiero desmontarme tanto. No sea cosa que luego me sobren piezas.
Sidharta me recuerda a la izquierda caviar –de la que de alguna manera formo parte- que sabiéndose beneficiada de un sistema intenta alterarlo como forma de entrega a los demás.
Arbat en cambio defiende la intelectualidad como una forma de aislamiento y el aislamiento como una certeza de la falta de reconocimiento de tus paisanos temporales. Para hacer algo realmente importante tienes que luchar contra tu tiempo. Subirte a las olas es hacer surfing transitorio.

Probablemente una viaje sea una búsqueda de respuestas a preguntas antiguas y el planteamiento de nuevas preguntas. Admiro a quienes trazan certezas. Supongo que siempre he creido en algo y ahora quiero seguir creyendo en algo que no sea algo en lo que haya dejado de creer. Quizá me convierta en una tortuguita, con la casa encima, duro por fuera y blando por dentro. Capaz de llegar a casa solamente escondiendo la cabeza. Escondido bajo un caparazón social donde los secretos se oyen con eco. 

La guerra del petroleo


Hasta ahora ha habido guerras por el petroleo ahora empiezas la guerra del petroleo. Los yacimientos se acaban. Los que quedan son más difíciles de extraer y están en zonas que hasta ahora habían permanecido al margen de la extracción por diversas situaciones; entre ellas la protección ecológica. El crack energético y ambiental  está previsto para 2050.
Mantener este nivel de consumo nos va a hacer destrozar el planeta. Ahora la guerra está llegando a los países emergentes como Ecuador. El año pasado tuve la suerte de visitar Intag, en el norte de Ecuador, y comprobar como es allí donde se libra una batalla desigual entre el productivismo y la buena austeridad. Se trata de una zona de alto valor ecológico sin haber sido protegida. Simplemente sus gentes la han tratado así. Sin embargo, la riqueza superficial se asienta lógicamente sobre riqueza en su sustrato. El Gobierno de Correa -como la socialdemocracia europea en su momento- ha optado por un sistema desarrollista basado en la energía barata del petroleo del que Ecuador es productor. Un simple paseo en carretera por Ecuador deja a las claras la apuesta de infraestructuras que sigue el modelo desarrollista de capitalismo mal llamado "avanzado". Sin embargo, Intag respiraba una cierta reserva espiritual de buena austeridad. Y no por su presente -la vida allí se me antojaba dura- sino por su capacidad de desarrollo conceptual. Allí son conscientes de que la vida basada en la agricultura y ganadería de subsistencia se ha acabado pero les gustaría acceder a un modelo no extractivista (amenaza minera) ni desarrollista de consumo loco. Y el nexo es lógico cuando pasas allí unos días y difícil de explicar desde nuestra visión etnocéntrica europea del mundo. Simplemente existe un puente lógico entre su modo de vida y un modo de vida más leal con el planeta.
Un año después sigo mirando al cielo y recuerdo el cielo de Ecuador. El lugar donde hoy se libran las batallas más duras. Y sigo gritando Intag libre de amenazas mineras. Ecuador se equivoca si vende su alma al diablo porque sin alma los países y las personas acaban por vagar para siempre en un purgatorio donde tienen más cosas pero no son más felices.

Aconsejo la lectura de este artículo: http://elpais.com/elpais/2013/09/13/opinion/1379080806_679976.html

¿Qué pasa a los 50 en banca?

Miguel acaba de cumplir 51 años. Entró en banca con 16 y estudió la carrera mientras trabajaba. Es director de banca desde los 32 y ya lleva casi veinte años ejerciendo de director. Ahora lo acaban de destituir aprovechando una fusión. Lo llevan al departamento de Morosidad separándolo de la linea comercial. Él mira con esperanza las noticias de un ERE con jubilaciones/despidos forzosos como la mejor manera de seguir con su vida. Sin embargo, se siente con fuerzas, es más, se siente rabioso y rebelde ante el cariz absurdo que empieza a tomar la banca. Durante muchos años ha acumulado contactos con personas de alto poder adquisitivo, se ha ganado la confianza de empresarios e instituciones públicas y también de sus vecinos más humildes. Pero diversos departamentos se lo arrebataron todo. Tardó años en que el boca a boca le reconociera una credibilidad que se fue por el sumidero de preferentes y subordinadas. Asiste como puede a un espectáculo que le gustaría cambiar pero se conforma con salirse de la vía rápida y seguir por el carril de la derecha hasta coger la primera salida.

¿Qué estamos haciendo con la gente de 50? Esta sociedad está enviando un peligrosísimo mensaje profesional: las personas de 50 años comercialmente ya no tienen recorrido. Si a esto unimos que la entrada al mercado laboral no se produce hasta los 30 dejamos el paréntesis de "rendimiento" en apenas veinte años. Es absurdo. Sin embargo, cada día nos toca claudicar dentro de las empresas al ver los estados de ánimo de nuestros compañer@s.
¿Hay alternativas? Por supuesto. Realmente lo que estamos haciendo es lo contrario de lo que deberíamos hacer. Los aprendizajes en cualquier situación -en banca también- se producen por imitación. Imitamos modelos de conducta. Estas personas a esta edad han adquirido conocimientos, aptitudes, experiencia y valor relacional (agenda de contactos) suficientes para constituirse en grandes formadores de facto. No formadores de teoría en cursos, formadores de vida profesional.
En realidad, si estos profesionales "de toda la vida" pudieran aportar su criterio y estabilidad a las decisiones bancarias nos iría de otra manera.
¿Cuál es el modelo de banca en el que estas personas "molestan" o "no aportan"? Un modelo que no concede crédito (si concediera crédito la historia cambiaria) y requiere menos talento y más dedicación. La actividad comercial actual se basa en la cantidad de contactos para generar una ratio de éxitos. Está basada en la cantidad y no en la calidad de los contactos. Los productos ofrecidos además carecen de valor añadido para la venta (muchos productos para ganar poco dinero). El argumentario comercial se pretende cerrado y dictado, sin creatividad argumental alguna. El producto en campaña es el único vendible. Para ello se buscan comerciales de perfil bajo, en periodo de "aprendizaje", con alta dedicación y compromiso y el perfil de las 4 DDD (Dócil, Dúctil Dedicado y Disponible). Los profesionales de más trayectoria tienen criterio y perspectiva de largo plazo (productos boomerang que vuelven envenenados) y eso es precisamente lo que ahora no está de moda.
Esta crisis ha sido originada por un exceso de cortoplacismo en el que todos -pero especialmente los de la parte de arriba del triángulo jerárquico- nos hemos metido. Sin embargo, sacar de la ecuación a quienes más templanza y serenidad pueden aportar envía un aprendizaje claro a los nuevos cargos directivos: la empresa requiere obediencia ciega aunque nos conduzca a un abismo. Tenemos ejemplos muy claros de caminar hacia el abismo en un montón de entidades mal dirigidas que con más mensajes ascendentes (fuerza en la parte inferior del triángulo empresarial) se hubieran evitado o aminorado. El equilibrio actual es tan desequilibrado como lo fue la borrachera del crédito.
Realmente nos estamos quitando posibilidad de talento y sabiduría ascendente y lo estamos relegando a las cunetas. Quizá una adecuada distribución de roles comerciales en oficinas de más tamaño (seis y siete personas) permitirían un rol de director de orquesta que requiere no la frescura del ejecutor de la partitura sino la serenidad del lector de la partitura. Y los relevos generacionales serían más saludables en las empresas y en la sociedad. Esto no tiene sentido. Una persona de 50 años debe tener todavía recorrido profesional activo y brillante.
Pero indudablemente, cogeremos el camino contrario, y haremos ver a la gente que una persona de 50 años ya solamente debe pensar en explicar historias de abuelo cebolleta.
Y parece que yo he empezado diez años antes.

En pantalla: Del truhan al womanizer

Uno de los personajes que mejor resultado está dando en las sitcom es el papel de hombre obsesionado por la conquista femenina. Evoca el mito del cazador y sacude el deseo inconsciente de cualquier hombre de una actitud promiscua lúdica.
Pero creo que habría que pararse a pensar sobre cómo ha evolucionado ese personaje a lo largo del tiempo. Siempre ha existido el donjuanismo en la narrativa de todas las épocas, una especie de adicción a la novedad basado en vencer las resistencias femeninas a su propia genética de búsqueda de una figura paternal y protectora para sustituirlo por la figura lúdica maternal de jugar con un niño. Las obras de amor cortés medievales son eso esencialmente.
Estos primeros personajes fueron dibujados como pícaros o simplemente sinvergüenzas sumergidos en una vida disoluta o nómada con connotaciones por tanto negativas. Se atribuían a la juventud y la diversión y no constituían un modelo de hombre para ningún hombre ya que comportaba otro tipo de sacrificios de inestabilidad que hacían menos atractiva la conquista. En todo caso, siempre fue un personaje a merced de sus instintos, desconocedor de su faceta y actitud, un truhán con comportamiento previsible pero no consciente.
El asunto derivó ya en la narrativa (visual) más reciente con la figura del "truhan" o conquistador. Un hombre con escasa capacidad de compromiso, atractivo irrefrenable (James Bond, Joey en Friends o Bruce Willis en Luz de Luna, por no hablar del golfo español de toda la vida de las películas de los sesenta), dominado por sus instintos y un afán sexual irrefrenable. La sensación de inestabilidad continuaba presente con lo que el personaje no dejaba de estar de alguna manera atormentado. Siempre tenía algo de tontorrón y se relacionaba con el mito de la inmadurez o Peter Pan que instalaba al "conquistador" en un lugar de la adolescencia mientras el espectador "maduro" y emparejado contemplaba con una cierta condescencia la montaña rusa emocional que echaba sal al argumento.
Ahora mismo hay dos series en pantalla que consolidan un nuevo modelo de personaje. Son "Dos hombres y medio" y "Como conocí a vuestra madre". Ambos personajes dan lugar al womanizer. Se trata de una superación sofisticada del golfo de toda la vida. No se basa en la inestabilidad ya que ambos tienen una vida estable (laboral, familiar y social). Tampoco se basan en ninguna actitud infantil sino en una cierta misoginia y vampirismo de deseo. Son gestores de deseo, yonkis de la seducción. Pero especialmente ambos son conocedores de su modo de vida y lo asumen de manera consciente y deliberada como una opción libre. Y eso, amigos, sí que rompe los esquemas de un espectador medio español. La posibilidad de manejarse con total estabilidad y libertad sexual donde la novedad es el principal aliciente. El personaje domina su rol y sabe contrarrestar las objeciones que el resto de personajes construyen sobre su situación. Es más, el personaje es admitido así tal cual como una opción más. Sin reproches. Como un modo de vida. Y la construcción de un personaje que recorre lo atávico desde lo sofisticado es mucho más que una novedad, es casi una crisis social.

Los once consejos de Lakoff para un político de izquierdas

Extracto del libro No pienses en un elefante de George Lakoff
  1. Reconoce lo que los conservadores han hecho bien y dónde han perdido el tren los progresistas. No se trata sólo de controlar los medios, aunque ello dista de ser trivial. Lo que ellos han hecho bien es enmarcar con acierto las cuestiones más importantes desde su perspectiva. Reconoce sus éxitos y nuestros fracasos. 
  2. Recuerda. No pienses en un elefante. Si mantienes su lenguaje y su marco y te limitas a argumentar en su contra, pierdes tú, porque refuerzas su marco. 
  3. La verdad, por sí sola, no te hará libre. Decirle al Poder únicamente la verdad no funciona. Tienes que enmarcar eficazmente las verdades desde tu perspectiva. 
  4. Tienes que hablar desde tu perspectiva moral en todo momento. Las políticas progresistas derivan de valores progresistas. Clarifica tus valores y utiliza el lenguaje de los valores. Abandona el lenguaje de los fontaneros de la política. 
  5. Entérate de donde vienen los conservadores. Clarifica su moral del padre estricto y sus consecuencias. Entérate de aquello contra lo que argumentas. Aprende a explicar por qué creen lo que creen. Intenta predecir lo que dirán. 
  6. Piensa estratégicamente, a traves de áreas de cuestiones importantes. Piensa en términos de grandes fines morales, y no sólo en términos de programas
  7. Piensa en las consecuencias de las propuestas. Crea iniciativas progresistas a modo de pendientes resbaladizas. 
  8. Recuerda que los votantes votan por su identidad y por sus valores, lo que no coincide necesariamente con sus intereses. 
  9. ¡Únete! ¡Coopera! Aqui tienes cómo: Recuerda los modos de pensar progresista 1) Socioeconómico 2) de políticas identitarias 3) ecologista 4) libertario civil 5) espiritualista 6) antiautoritario. Observa cuál de estos modos de pensar utilizas con más frecuencia -en que zona del espectro os situaís tú y la gente con la que hablas. Luego elévate por encima de tu modo de pensar y empieza a pensar y hablar desde valores progresistas compartidos. 
  10. Sé proactivo, no reactivo. Juega a la ofensiva, no a la defensiva. Práctica el cambio de marco cada día, en cada cuestión importante. No digas lo que piensas sin más. Utiliza tus marcos, no los marcos de ellos. Utilizalos porque encajan en los valores en los que crees. 
  11. Háblales de las bases progresistas para activar el modelo protector de los votantes indecisos. No gires a la derecha. El giro a la derecha perjudica en los dos sentidos: aliena a la bases progresistas y favorece a los conservadores activando su modelo entre los votantes indecisos. 


El lenguaje de género en la comunicación ideológica


Como comunicador ideológico me toca afrontar el enfoque de género en la comunicación. He leído sobre el tema las dos posiciones antagónicas. La primera vendría a decir que se debe hacer un esfuerzo extraordinario por cuidar todas las expresiones para que no resulten excluyentes en cuanto a género. La segunda dice que el castellano es como es y que el masculino incluye al femenino cuando se usa el plural por ejemplo.
Lo primero que creo que debería tenerse en cuenta es el tipo de lenguaje en el que nos movemos. Por ejemplo, en el lenguaje administrativo no me cabe la menor duda de que debería ser obligatorio el uso de formas inclusivas en cuánto al género de manera precisa y exhaustiva ya que ambas cosas son perfiles del lenguaje administrativo.
El otro extremo seria el lenguaje publicitario donde el margen de tiempo para meter el máximo de mensajes es muy estrecho. También la segmentación de público target obliga a afinar el género. En este caso dificilmente el enfoque de género inclusivo puede ganar la batalla.
Podríamos analizar lenguaje a lenguaje sus necesidades y características pero lo realmente interesante es la perspectiva de género en el lenguaje ideológico o persuasivo.

El principal problema del enfoque de género en situaciones de comunicación persuasiva es que, bajo mi punto de vista, la comunicación persuasiva trabaja a nivel emocional y subconsciente. Así por ejemplo, la creación de marcos (Lakoff, No pienses en  un elefante) es muy relevante que el marco no encuentre ningún obstáculo para fluir hasta la amígdala emocional. Si encuentra un obstáculo visual (l@s emplead@s) actuará el nivel racional y habremos perdido fuerza con lo que nuestro objetivo quedará diluido bajo una cortina de género.

La creación de marco consiste en la interpelación de todo un campo semántico y un imaginario individual o colectivo cuando escuchamos determinadas palabras. Así, al escuchar la palabra "integración de oficinas" en lugar de "cierre de oficinas" amabilizamos el concepto. Con "integración" lo asociamos a una suma de esfuerzos sin obstáculos aparentes (rompecabezas que cuadra o puzzle que se acaba) mientras que cierre nos invita a una consideración más severa y dura (imaginamos una puerta cerrada). La creación de marcos es de las cuestiones más importante en comunicación persuasiva actual (no es "crisis" sino "desaceleración", no es "privatización" sino "externalización").  Por ejemplo, los sindicalistas tenemos un problema grave con la palabra "liberados" que se debería reformular hacia "dedicación completa" o algo así.

El otro problema fundamental del enfoque de género es la hipotética y posible pérdida de fuerza conceptual también en la creación de marcos. No dice lo mismo "la plantilla" que "los trabajadores y las trabajadoras" pero repetir constantemente "los trabajadores y las trabajadoras" perjudica al mensaje persuasivo porque lo convierte en farragoso y reiterativo lo que en un discurso público es pecado mortal. En otros casos, la búsqueda de un neutro valioso en género ("esto afectará a todo el mundo en la empresa o a cualquier persona en cualquier lugar")" puede aportar peso ideológico al discurso.

Por lo tanto creo que un comunicador ideológico debe afrontar las dos situaciones en equilibrio con dos puntos de partida.


  • Considerar el texto como una unidad conceptual. Por tanto, en principio yo rechazaría el estudio minucioso de cada palabra y cada expresión si existe enfoque de género para pasar a un análisis del texto como unidad conceptual en su conjunto. El conjunto debe ser resultar armónico y equilibrado y debe quedar clara la voluntad de inclusión de los dos géneros. Por ejemplo, si el titular marca una inclusión clara y con peso no creo que el cuerpo de la noticia tenga que hacerse de forma tan minuciosa ya que se ve arrastrado por el titular. 
  • Considerar como prioridad la emisión de un mensaje persuasivo sin obstáculos y sin pérdidas de fuerza emocional en la creación de marco. Para ellos habrá que definir si la finalidad es oral o escrita, si es una comunicación simplemente informativa o tiene finalidad persuasiva y valorativa, si es una story telling, un discurso público o una hoja sindical, una nota de prensa o un tweet de  Twitter. 

Por ejemplo, podrá ser preferible decir "la lucha de la clase obrera" que "la lucha de los trabajadores y las trabajadoras" buscando un neutro valioso. Sin embargo, decir "la plantilla sufre las consecuencias de las decisiones empresariales" pierde valor en creación de marco respecto a "los trabajadores sufren las consecuencias de las decisiones empresariales" dado que la "palabra" trabajador" es constructora de marco referencial mientras la palabra "plantilla" no lo es.

Creo que siguiendo esos dos caminos inclusión y persuasión es más lógico abordar el tema y permite mayor flexibilidad para un comunicador ideológico.





Las goteras de la democracia salpican al Congreso

Siempre me motiva lo mágico. Soy de religión coelhiana y creo en la naturaleza y el universo. Creo que hay cosas que pasan porque tienen que pasar, puertas que se abren y se cierran, momentos, instantes pegados como los sellos a una carta que sirven para transportar un mensaje.

Arreglar la cubierta del Congreso ha costado cuatro millones y medio de euros. Y cuando llueve el agua entra y hay que suspender la sesión de sus señorías ¿No les parece mágico? ¿No les parece mágico que a los ciudadanos nos pongan vallas para que no accedamos de manera "desordenada" al Congreso pero la naturaleza lo haga poniendo en evidencia la democracia de este país? Nuestra democracia tiene goteras desde hace tiempo. Se nos inunda la casa de lodo político cuando el agua toca los escaños del Congreso.

Lo anecdótico puede ser categórico. Por ese precio quizá podríamos haber pintado el Congreso como la Capilla Sixtina. Pero no, el Parlamento hace aguas. Las gotas de una lluvia pertinaz -qué sería del adjetivo pertinaz sin la lluvía- de voluntad popular de cambio han entrado en el Congreso. Ellos solamente ven charcos pero nosotros vemos un lugar en el que reflejarnos. Ellos solamente ven un problema donde nosotros vemos una solución. Ellos buscaran especies para proteger y nosotros un lugar en el que navegar. Ellos buscan un lugar en el que guarecerse y nosotros les exigimos que se mojen.
El agua es el principio de la vida y ya ha conseguido entrar en el Congreso. Por esa gotera quizá entrarán nuestras esperanzas y nuestras ilusiones si realmente queremos conseguirlas. Si realmente conseguimos llevar luz al Congreso la naturaleza se encargará de crear un arco iris después de la lluvia. Pero tenemos que querer, querer con intensidad, querer queriendo.

Y saben lo mejor ¿saben algo más mágico? Las obras han tapado los tiros de Tejero y los han sustituido por una rejilla de aire acondicionado. La casualidad y el azar no han podido ser más sublimes con este país. Todo el universo conspira para que consigamos lo que queremos. Y nos envía señales. En este caso, necesitamos que corra aire fresco en el Congreso que haga olvidar aquella transición mecida en los brazos de los militares y la herencia franquista. Por eso ahora toca borrar los tiros de nuestras mentes y empezar una reforma constitucional que refresque el ambiente.

Y seguro que pronto suceden más cosas mágicas... Que son como las estrellas al mirar el cielo, hay que saber interpretarlas. Si educas la mirada puedes ver algo de orden en el caos.

El asesor de "relaxing cup" era un paracaidista

Acabo de leer una entrevista con el asesor de marketing de la candidatura olímpica de Madrid 2020 donde indica que, bajo su criterio, Botella estuvo perfecta, cercana y encendida, comprometida con su ciudad. Que la idea de la "relaxing cup" fue suya y que en su contexto (auditorio del COI) fue bien valorada.

En España hace tiempo que el rol del "experto externo" nos pone. Expertos para la pensiones, expertos para dirigir campañas, expertos para auditar las cuentas.. expertos.
Yo lo he vivido en diversos estamentos. A veces se debe a una maniobra deliberada de persuasión (traigo a un experto luego esta debe ser la linea a seguir) y a veces a un complejo de inferioridad (busquemos un experto porque aquí está claro que no tenemos ni idea). La derecha española es especialista en esto de traer a los mejores y más prestigiosos (y caros) expertos, arquitectos, artistas y demás apariencias importantes.

En cuestiones de marketing y comunicación no hay expertos mundiales. Los contextos comunicativos son determinantes (en eso estoy de acuerdo con el "experto") pero hay que estudiar todos los contextos. El contexto de emisor, el contexto del mensaje y el contexto del receptor e incluso el contexto del canal. Y para eso, casi mejor ser del terreno porque este tipo de expertos que usan técnicas infalibles en cualquier lugar y circunstancia no son más que un paracaidista caído del cielo y colgado de un árbol. Carecen de sentido dentro del paisaje.

Este señor no habrá detectado nada anormal porque usó la técnica de cualquier concurso de debate de instituto americano: la creación de emoción mediante imágenes. Pero olvidó una cuantas cosas que han hecho caer en lo grotesco a Ana Botella y la ha convertido en el hazmereir de toda España.
Olvidó unos cuantos contextos.

Olvidó que una persona que no domina el inglés dificilmente entonará adecuadamente.
Olvidó que la pronunciación hacía daño a los oídos. (Contexto lingüístico)
Olvidó que la mezcla de palabras en inglés y en castellano cuando la que habla busca un spa lingúístico en cada frase para poder descansar el esfuerzo resulta abrumadoramente absurda. Por qué Café con leche se tenía que decir en castellano? ¿Es un plato típico sin traducción como "paella" o "pizza" que no se puede traducir? (Contexto lingüístico)
Olvidó que el conjunto del discurso está basado en el tipical Spanish. (Contexto social)
Olvidó que la cosa ya venía de cerca en una rueda de prensa donde la alcaldesa no había contestado lo que se le preguntaba por su arrogancia a la hora de quitarse los cascos de la traducción simultanea. (Contexto cronológico)
Olvidó que su marido ya fue el hazmereir de toda España por sus infantiles y cortos discursos en inglés a pesar de haber sido nombrado profesor en alguna universidad americana. (Contexto histórico)
Olvidó que su marido fue el monaguillo de un presidente americano y pronunció aquello de "Hemos estado trabajando en ello.. " con acento de Texas. (Contexto histórico)
Olvidó que los españoles cuando queremos hacer algo serio nos gusta huir de nuestros estereotipos para alcanzar alguna nueva cota de gloria. (Contexto social nacional)
Olvidó que un país y una persona con un nivel medio de inglés bastante bajo no debería intentar aparentar algo que no es. (Contexto social)
Y también olvidó que el aspecto general del discurso en colorido y actitud parecía el de un Teletubbie. (Contexto de discurso)

Eso sí... seguro que no se le olvidó cobrar. Y después de cobrar.. yo también lo justificaría todo. Por eso no me extraña que anime a Madrid a presentarse de nuevo. Recuerdo al Tio Gilito cuando se le ponían los ojos con el signo del dólar.

La via catalana entra en un túnel

Creo que se ha creado un estilo Rajoy de hacer las cosas. Consiste en no hacer nada. Los peores errores son de diagnóstico. Y la cuestión de la independencia de Catalunya se está diagnosticando mal. En este caso contesta el ministro del Interior como si fuera una cuestión policial y no política. No contesta Rajoy ni su vicepresidenta con vertiente política. El único incidente fue en Madrid y no había policía con lo que el Ministro del Interior se debería limitar a pedir disculpas. Su respuesta además es acudir a la "mayoría silenciosa". Es un método habitual de los antimanifestantes. Sin embargo, por cuestiones ontológicas la mayoría silenciosa es silenciosa con lo que nunca sabemos lo que opina. Además llama la atención esa obsesión mediática y ministerial por contar. Fernandez Díaz cree que se ha multiplicado por cuatro la cifra. Si quieren saber cuántos son lo tienen muy fácil, solamente tienen que convocar una consulta legal. Lo demás es "alfarrassar" que diuen els llauradors.
Lo de Madrid merece punto y aparte. Un grupo de ultranacionalistas entra a cara descubierta y se va a cara descubierta cometiendo un acto violento. Hay una Ley de Partidos que habla de eso y habla de quienes no condenen la violencia. Así que espero detenciones y declaraciones. Detenciones de participantes y declaraciones de condena políticas.
Erramos el diagnóstico si pensamos que esto es "una moda" porque tiene raices históricas. Cada vez que España entra en una crisis moral y económica Catalunya y Euskadi intentan distanciarse. Y la verdad es que es un mecanismo sencillo. A mi ahora mismo tampoco me apetece ir diciendo con ningún orgullo que soy español después de tener tanto político corrupto votado a conciencia, después del ridículo de Rajoy mintiendo sobre Bárcenas, después del ridículo cultural de Ana Botella y su relaxing cup, después del ridículo generalizado de la famosa Marca España. Así es mucho más fácil hacer una fábrica de independentistas. Y los catalanes además pueden unir el desprecio sistemático que rezuma el discurso predominante y algunas problemas de financiación mal resueltos en España.
Si los dirigentes del Gobierno de España cierran los ojos lo único que consiguen es meter la via catalana en un túnel. Desde fuera no sabremos lo que pasa hasta que salga.
Porque con todo esto encima de la mesa, seguir diciendo que no pasa nada es hacer que pase algo.

El PIB de Yusuf Ismael

El otro día tuve una reunión con uno de mis jefes del banco. Al acabar estuvimos comentando las nuevas inversiones que vienen de Latinoamérica a Evo y el Banco de Sabadell. Resulta tan curioso que vengan de allí cuando no hace nada que pensábamos "crecer" en ese mercado emergente los bancos de aquí. Todo pasa cuando parece que no pasa nada. Finalizando la conversación, dije una frase que salió disparada de mi boca... dije más o menos "que aunque no es que la subida del PIB me haga feliz, de algo hay que vivir". La cara de sorpresa de mi jefe fue tan enorme que todavía la recuerdo. Mi jefe participa del dogma comúnmente aceptado del crecimiento eterno. En los bancos es lo normal, no le culpo. De hecho no creo que en la reuniones de coordinación les cuenten las teorías de Serge Latouche, uno de los creadores del provocador lema del "decrecimiento" y precursor de "los objetores del crecimiento".
El capitalismo es como una bicicleta: los problemas empiezan cuando dejas de pedalear. En este caso, el liberalismo lo que hace es quitarle los frenos. Hay que seguir pedaleando constantemente. Hasta la Segunda Guerra Mundial todo se había resuelto, en parte, mediante guerras. El crecimiento eterno era necesario porque había que reconstruir los países como aquel que dice. Y además los descensos de población permitían seguir con la dinámica. Tras la Segunda Guerra Mundial apareció el vector "energía barata" que permitió un alto grado de mecanización de todas las actividades e incrementos de producción y de productividad a los que había que dar salida con consumo. Sin embargo no ha habido actividad bélica devastadora con lo que los crecimientos son acumulativos y la población se sigue multiplicando.
Pero el planeta es el mismo y tiene límites. La ecuación del crecimiento eterno tiene ya demasiadas incógnitas. A pesar de eso nadie se replantea la necesidad de exigir constantemente cifras de crecimiento del PIB como método de medir el progreso. La bicicleta sigue pedaleando, sin frenos y además hacía un abismo.
A finales del siglo XIX hubo un luchador turco de lucha libre llamado Yusuf Ismail. Viajó por toda la geografía de los Estados Unidos luchando en espectáculos y demostrando que era en esos momentos el hombre más fuerte del mundo. Cuando decidió volver a su país lo hizo en barco. Mientras hacía la travesía surgió un problema, el barco zozobró y acabó por hundirse. Casi todo el pasaje se salvó pero Yusuf Ismail se ahogó porque se negó a quitarse todos los cinturones de oro que había ganado en los combates por América.
Somos un Yusuf Ismail que viaje en bicicleta, sin frenos y hacía un abismo.
Pero seguimos esperando que el PIB crezca.

La bola de cristal sindical

De pequeño -supongo que como tod@s-  era asiduo a ver la Bola de Cristal. Aquellos niños -con doce años del año 1984 todavía no existía la categoría de preadolescente- de aquella época tuvimos la suerte de que alguien decidiera que era buena idea tratarnos como adultos desde pequeños y hablarnos de todas las temáticas. Así los electroduendes fueron mis primeros guías ideológicos que me llevaron a las más altas cimas infantiles del sarcasmo, la crítica y la ironía. Quizá fueran mis primeros Delegados Sindicales de la Infancia que me defendían frente a los intereses de la patronal Disney de convertirme en un idiota. Quedábamos en asamblea todos los niños y niñas los sábados por la mañana para hablar sobre la política errática del PSOE de Felipe González, y el liberalismo salvaje de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Y nos hicimos adolescentes e incluso nos planteamos el tema del ejército y la objeción de conciencia ya tan pequeños.

La Bola de Cristal tuvo el acierto de hacernos pensar que un día seríamos mayores y nos pasarían cosas. Y la verdad es que acertaron en casi todo. Especialmente con Reagan y Thatcher.

Sin embargo, cada día voy por las oficinas y detecto que hace tiempo que nadie ve su bola de cristal.

Ulises tiene 32 años, sigue soltero y lo que más aprecia es la libertad. Todavía desconoce que su padre padecerá una grave enfermedad degenerativa cuando él tenga 42 que le hará pedir favores en el trabajo, faltar a la oficina con frecuencia y necesitar de ayuda psicológica y física para afrontar una situación de este tipo. Su rendimiento en el trabajo bajará porque no podrá hacer horas extra gratuitas a las que acostumbra su sector. Dejará de ser subdirector. El jefe dirá que "no era comercial". Por suerte, existía un pacto laboral que protegía su nivel alcanzado con lo que no sufrirá perjuicios económicos.

Minerva tiene 37 años y ahora es una de las directoras más exitosas de su zona. Todo le sale bien por su preparación y su dedicación. Pero desconoce que su marido dentro de cinco le será infiel, lo que le hará divorciarse y afrontar una nueva situación sola con dos niños y una custodia compartida. Pasará muchísimo miedo ante la posibilidad de una movilidad geográfica y perder la custodia. Ya no rendirá igual. La empresa pretende destituirla y ella casi que piensa que es lo mejor porque lo más importante ahora son sus niños. Por suerte existe un pacto laboral de conciliación que permite afrontar estas situaciones sin rigideces y con garantías.

Zeus tiene apenas 28 años y es muy deportista y versátil. Se presenta voluntario para todas las misiones más difíciles. Traslados temporales, cursos de formación, lo que sea, puede con todo. Los fines de semana hacer pruebas atléticas "Iron man" y entre semana salvo la hora y algo de entrenamiento está a lo que sea. Todavía no sabe que dentro de 15 años tendrá un accidente con la bici que le dejará una lesión en la espalda que le impedirá pasar muchas horas sentado. Necesitará moverse de vez en cuando y hacer estiramientos, pero más de seis o siete horas le resultará insoportable. La empresa ya no le parecerá tan rentable esta situación y lo irán cambiando de oficina en oficina. Tiene suerte, la movilidad geográfica pactada en el convenio del sector es de 25 km. Y el convenio está vigente y firmadito.

Atenea tiene 40. Era gestor de empresas hasta que tuvo un problema muy serio con un jefe que le hacía comentarios completamente fuera de lugar de carácter sexual. Sus retribuciones variables de los últimos años han sido muy altas. Sin embargo desde que empezó a sufrir el acoso y hasta que denunció ha caído en  una depresión que le hace muy difícil trabajar. Siguió a base de ansiolíticos y antidepresivos pero ya no puede más y se ha cogido la baja. La empresa no quiere gestores de empresa así. Está reconsiderando su cartera. Por suerte, existía un protocolo de acoso firmado en el comité de empresa y pudo denunciar a una persona externa y se ha sentido acompañada y protegida en todo momento.

La Bola de Cristal nos hacía pensar como adultos cuando éramos niños. Yo cada día intento que los adultos piensen como adultos. Todos pensamos que todo seguirá siempre como está ahora. Todos pensamos que somos dioses griegos, inmortales y etéreos. Que siempre seremos fuertes, que nuestras familias serán autónomas, que nuestras parejas serán siempre sólidas. Proyectamos el futuro con autosuficiencia y en muchos casos esa es la base de no afiliarse a un sindicato. No me hace falta la ayuda de nadie.

Pues mira la Bola de Cristal. Yo la miro cada día. Y en muchas ocasiones echo de menos un ejército de electroduendes y la posibilidad de la Bruja Avería de hacerlo explotar todo.

Marca Sagunto

El marqueting tiene sus modas, el municipalismo tiene las suyas. Pasó la época de los "planes estratègicos", la época de los "Libros Blancos" y la época de la "Agenda 21". Ingentes esfuerzos de analizar la realidad y contemplar el futuro con cierta anticipación. Es ahora el momento de las "Marcas". La "marca España" se usa para casi todo. También para acallar las críticas además de para promocionar el país. Incluso también se ha puesto de moda con las redes sociales el "personal branding" o "marca personal" que cada uno genera con su huella digital.
Una marca es un concepto mental, una etiqueta colectiva construida sobre el rastro presencial, mediático y virtual de una población, un negocio o una persona. En nuestra ciudad circula con cierta frecuencia un discurso extremadamente chovinista que transita entre las fortalezas y las oportunidades de la ciudad pero orilla cuando no olvida las debilidades y las amenazas.

Efectivamente, es frecuente escuchar a nuestros próceres de toda ideología hablar de la magnífica localización, de su clima benigno, de sus infraestructuras o de su patrimonio. Sin embargo, esta "obsesión por las oportunidades" nunca plantea el nexo de cualquier ecuación que conduzca a un resultado. ¿Por qué teniendo tantas fortalezas y oportunidades nuestra ciudad no acaba de despegar?
Sin duda porque poca gente se ha parado a pensar en las debilidades y las amenazas a pesar de que forman parte de cualquier DAFO que se precie, cualquier Agenda 21 o cualquier análisis de marca. Un paseo por nuestra zona ciega nos ayudaría a ser más realistas en la construcción de proyecciones de futuro.

La marca Sagunto

La marca de una ciudad se construye con las vivencias de aquellos que viven y visitan, con la presencia mediática y con la huella virtual. De las tres patas, la más relevante hoy en día sigue siendo el debate mediático surgido sobre una ciudad, es decir ¿qué sabe quién sabe apenas nada sobre mi pueblo? ¿Cuáles son los estereotipos con los que se maneja?
En términos locales Sagunto -la Ciudad Global- cuenta con dos debilidades-amenazas principales. El conflicto y el cutrismo. Apenas somos conscientes de ello pero somos una ciudad asociada en cierto modo a lo cutre pero especialmente asociada con el conflicto. Entendamos "cutrismo" como una falta de elegancia y de rigor intelectual, una actitud marcada por lo primitivo y temperamental, por lo emocional y ni por lo racional.

La marca de Sagunto histórica es bastante positiva. Los hechos históricos la sitúan como una ciudad con antigüedad y relevancia histórica. Incluso esa positividad se alarga hasta los ochenta con Joaquin Rodrigo y Antonio Maceda.
Las primeras marcas de conflicto son inevitablemente obreras. No es un conflicto necesariamente negativo. La solidaridad y la capacidad de lucha de los obreros del Puerto de Sagunto es saludada con aplausos en muchas partes de España y la condescendencia tras el cierre de la cabecera también configura marca positiva. Muchos reportajes de televisión han construido una cierta épica sobre el obrerismo porteño.

Pero al mismo tiempo nace el conflictualismo. Conflictualizado el principal activo del Puerto -su masa obrera- Sagunto cometió un error semejante: conflictualizó su mayor valor añadido, el patrimonio. La obra de restauración del Teatro Romano ha convertido cualquier visita en un debate que va más allá de la contemplación histórica y el aprendizaje. Todo el mundo tiene opinión sobre la obra y no sobre el monumento.
Y así se encumbró el conflicto como fuente principal de la marca Sagunto. Podemos enumerar los diferentes puntos de interés mediático de los últimos tiempos y siempre encontraremos algún nivel de conflicto dentro. La segregación del Puerto, las inversiones en la playa, la instalación de empresas energéticas, el paso del AVE, las fiestas patronales y su lanzamiento de patos.

El cutrismo es el segundo vector a vigilar. La proyección de imagen de ciudad sin ningún tipo de "glamour" surge de manera inconsciente -como en cualquier pueblo de aluvión- pero existe. Hagán repaso y vean por ejemplo el video de King África en la plaza mayor de Sagunto o repasen la actualidad con José Labrador, indiscutible ídolo de Gandía Shore -un programa de televisión basado en la groseria y la zafiedad- y vecino del Puerto o Rafa Mora también porteño de nacimiento y polemizador incansable en programas de dudosa calidad. Incluso nos ha cambiado el fútbol pasando de Maceda y su elegancia a David Navarro que tristemente y a pesar de ser un buen central pasará a la historia por el puñetazo a Burdisso. O recuerden la polémica de la posible llegada de un festival de música electrónica y los comentarios virtuales de gente diciendo que éramos un pueblo de "chonis y nanos". Fama a la que sin duda contribuyó tener un famoso afterhours.

Incluso hemos dado al mundo el mejor ejemplo de economía de casino de la historia de España con un empresario como Enrique Bañuelos creador de Astroc, una de las mayores burbujas empresariales de la historia, empresario dedicado a una especie de "pirateria del siglo XXI" que consiste en acudir a los países emergentes donde las burbujas todavía siguen en expansión. Si repasan la hemeroteca también encontraran narcotraficantes de alta alcurnia en razón bastante superior a ciudades de nuestro tamaño.

Vivimos unidos al conflicto

Cualquier cosa en esta ciudad alcanza niveles de conflicto superiores a otras de nuestro entorno lo que hace inviables o retrasa proyectos. Y en la sociedad de la velocidad un retraso es el peor tropiezo. Los terrenos de la Cuarta Planta -ahora Parc Sagunt- han fracasado dos veces en treinta años. Los proyectos urbanísticos de unir los dos núcleos han fracasado también dos veces en los mismos treinta años. Ambos casos tuvieron problemas de "timing" (dominio de la agenda).

Pero quizá el mejor ejemplo de que la conflictualización y el cutrismo es la Gerencia. La Plataforma de la Gerencia Pública se preocupó muy mucho de realizar una sólida elaboración intelectual y ciudadana. Revistió la reivindicación de originalidad, imaginación y un cierto estilo. Hasta que el arribismo local captó esa fuente de éxito, la conflictualizó y la llevó al cutrismo. Las exposiciones se marcharon y se quedó la paella. El proyecto se conflictualizó y se quedó en algo completamente alejado de su intención inicial aunque esencialmente auténtico. Ahora se mueve entre la indiferencia y la invisibilidad.

La mayor parte de estas salvedades se obvian o se justifican diciendo que algún "ente abstracto" (los políticos, los dirigentes, los empresarios...) no es capaz de valorar ni de poner en valor lo buenos que somos y las maravillas que tenemos.

Quizá este artículo se haya centrado demasiado en aspectos negativos, quizá sea por compensación, por intentar aportar luz a un cuarto oscuro en el que nadie quiere entrar porque le da miedo. Quizá por recordar que toda ciudad tiene alcantarillas y que nuestra sombra forma parte de nosotros.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com