Algunas recetas para romper el Síndrome del Esmirriao

Hace unos días escribí un artículo que necesitaba escribir para desahogarme. Intentaba describir cuál es la estrategia que siguen las empresas de banca (por extensión las comerciales en generales) para anular nuestra personalidad y conseguir su objetivo de implicación absoluta desde una convicción propia, interna e internalizada. Trataba de explicar cómo han conseguido colarse en nuestras mentes para programarlas al servicio de la contabilidad de la empresa exclusivamente.
Traté de enumerar el conjunto de mecanismos que utilizan sin vocación de exhaustividad. Supongo que habrá mentes más privilegiadas, con más tiempo y más información que la mía que puedan hallar más métodos y más condiciones, y seguramente cuestionaran las que yo he aportado. Pero yo tengo dos ventajas: la primera es que estoy dentro y respiro esos mecanismos a cada minuto de trabajo y la segunda es que lo escribo desde el corazón de ver el sufrimiento de muchos compañeros, cada uno en un momento de su vida diferente pero todos con etapas de sufrimiento.

El trabajo no estaría completo si no dedicará algo de esfuerzo a tratar de encontrar recetas para la enfermedad ¿Cómo rompemos con esas ideas tan fuertemente establecidas en la mente de nuestros compañeros? Indudablemente la primera fuente de inspiración es hablar con ellos y con ellas, individualmente, cara a cara, en sus mejores y en sus peores momentos, desmontar las mentiras que les cuentan. Sin embargo, doy por supuesto que todos intentamos con mejores o peores métodos este tipo de cosas. La cuestión de hoy sería hacer un banco de ideas para romper la rigidez de la reivindicación sindical atacando las bases del Síndrome del Esmirriao que organiza su propio secuestro. Cuando existe un problema laboral el 80% de los actos que se organizan suelen ser paros parciales, huelga general y concentración con pancarta y bandera. Son actos necesarios, especialmente en momentos de crisis abierta donde el leit motiv tiene mucho de catarsis colectiva. Pero en esos momentos como en otros hay que hacer comunicación y movilización continua. Aquí apunto algunas maneras de hacer este tipo de acciones que actúan de recordatorio y tratan de romper las bases del Síndrome del Esmirriao.

Para ellos habrá que acceder también a las mentes de los "enfermos" como lo hacen las corporaciones y la mejor manera es la creación de marcos referenciales mediante imágenes mentales. Por tanto, trataremos de establecer mecanismos cuya visualidad nos transporte a campos semánticos y conceptuales que son favorables a nuestra causa. Pero la premisa básica es que hemos considerado el centro de trabajo un lugar donde las emociones deben controlarse, esconderse o gestionarse... y nuestra obligación es llevar las emociones al centro de trabajo de manera cruda. Porque no somos trabajadores, somos personas que trabajan.

Si analizamos una a una las causas podemos establecer algunas recetas:


  • Casting. No se puede actuar sobre la decisión de quien entra en la empresa pero se puede actuar sobre los dos vectores básicos de explotación laboral en banca: la ambición y la responsabilidad. Para ellos conviene usar la fuerza del contrincante, usar la propia responsabilidad. Una persona responsable debe ser responsable de todo, también familiarmente y también con su salud. Las campañas de recordatorio de responsabilidades familiares son importantes. Posibles campañas serían: un vídeo recopilatorio de grabaciones hechas a los hijos de los empleados donde expliquen a cámara que es lo que más les gusta hacer con sus padres y madres. También los niños pueden participar en un concurso de dibujo sobre la misma temática que después podemos enviar al Delegado Territorial de turno para que entienda que somos personas. Otra posibilidades es hacer entrevistas de testimonio a gente de la entidad que haga cosas interesantes (escritores, deportistas... ) si existen personajes famosos (escritores por ejemplo de otras épocas) se debe remarcar que con la actual política de la entidad resultaría imposible que hubieran escrito o hecho lo que hicieron porque no hubieran tenido tiempo. Para sacudir la ambición son muy importantes los testimonios de los "jubilados" que acuden a la empresa en persona o en video a contar sus "lecciones" sobre la vida. 
  • Estrategia de la rana hirviendo. Debemos forzar aumentos de temperatura con oscilaciones altas de manera que habrá que generar alarma cuando algo resulte aparentemente aparente. Frecuentemente no damos importancia a pequeñas decisiones que son relevantes. Nuestra obligación será denunciar hechos y hacerlo con palabras no será suficiente. Nuestro cerebro ya ha pasado a ser visual hasta el punto que se habla del homo videns. Por eso la palabra no es suficiente, tendremos que acudir al video (por ejemplo videos subtitulados de parodia o videos editados tipo El Intermedio) o al comic (hay páginas que permiten construir comics como Stripgenerator). También tenemos la posibilidad de las revistas irónicas tipo El Jueves o incluso la parodia de El Mundo Today aplicada a la empresa. Una de las cosas más efectivas son las perfomance de calle también llamadas acciones publicity. Consisten en actos de pocas personas con mucha carga visual. Aquí podemos citar muchas. Tenemos la posibilidad de descolgar una pancarta vertical desde algún edificio emblemático o hacer el juevo al revés montar un mosaico y hacer la foto desde arriba de manera que podamos jugar con la idea de como se ven las cosas desde cada punto de vista. 
  • Aislamiento. Hay que insistir en reunir a la gente para más cosas. Además de las asambleas hay otras posibilidades de reunir para compartir inquietudes como los cursos presenciales de formaciones internas o pruebas, las actividades al aire libre organizadas por grupos afines, los viajes organizados, las cenas, las fiestas, conciertos. También la organización de Premios internos (naranja y limón) o nominaciones a los Oscar (peor directivo secundario, peores reportes especiales). Para evitar el aislamiento se puede hacer partícipes a los clientes mediante campañas en Change.org como apadrina un empleado de.... para que lo pongan en la oficina....  También campañas visuales que intentan romper el aislamiento puede ser la fijación de maniquíes en sillas para dejar claras las ausencias. Finalmente podemos acudir a ludificar las concentraciones para evitar un cierto sosismo. Podemos convocar  una concentración frente a la sede central pero será más llamativa si incluye una "mascletá de globos". 
  • Control. Para desmontar la idea de control desde métodos de desobediencia pacífica podemos acudir a las huelgas comerciales (no se comercializa un producto un día o ningún producto un día) o huelgas de reportes (no se transmite la producción de un día o se transmite a cero aunque se haya hecho algo). Para denunciar los reportes se pueden establecer reportes ficticios (número de ataques de ansiedad durante la mañna, intensidad de nudo en la garganta, número de clientes cabreados en cola... ). 
  • Uniformización. Romper la uniformización es clave porque es tremendamente visual. Para ello podemos acudir a métodos como una perfomance donde aparezcan personas vestidas con monos de trabajo y una bolsa en la cabeza o una careta con un número para denunciar el proceso de despersonalización y robotización al que se somete a comerciales de toda índole. Fotos con careta de anonymous son también muy llamativas con el fondo de la sede central de la empresa. Pero también fotos con un cartel blanco grande con un número simulando ser un hombre anuncio, un hombre número. Podemos convocar días de luto donde se convoque a vestir de negro íntegramente, podemos convocar el día de las corbatas rojas para reivindicar otra visión del mundo, podemos convocar el día de las corbatas cortadas e incluso hacer una perfomance donde se inicie el corte de corbatas para subastar y conseguir más empleados al estilo de las bodas antiguas. 
  • Robotización y anulación de la voluntad. Aquí tenemos la posibilidad de hacer un video en el que los empleados usen lenguaje cotidiano de la robótica como por ejemplo, "Su reintegro, gracias" "Si desea información sobre fondos de pensiones diga pensiones, si desea información sobre preferentes pulse 2, si desea información sobre préstamos pulse 3" o "Para ir al cajero automático gire a la derecha en la primera silla, después siga dos metros y mantengase en el cajero de la derecha". La apertura de foros de opinión virtuales y reales generan pensamiento. El pensamiento no está de moda pero todavía quedan pensadores en lugares sorprendentes. Cuanta más libertad de expresión más posibilidad de pensamiento y menos miedo. Independientemente de las opiniones (habrá opiniones negativas a nuestros intereses) el marco referencial es favorable a nuestra causa. Así los grupos en redes sociales son fuentes que deben ser protegidas de cualquier ingerencia -incluida la nuestra- para convertirse en laboratorios de expresión y pensamiento dentro de la empresa pero al margen de la empresa. Hay que acercarse a este tipo de experimentos mediante la observación y no mediante la intervención porque todavía no sabemos en qué consisten ni qué cosas generan. 
  • Doctrina del shock. Desmontar los miedos es tremandamente complicado porque los miedos son atávicos y el traficante de miedo nos tiene ganado mucho terreno. La única cosa que se me ocurre es acudir a una cierta épica. Atrevernos a hacer y decir lo que la plantilla desearía hacer o decir. Presentarse en actos formales de manera informal, intervenir en foros inesperados de manera audaz (como asambleas de entidades), subirse a lugares imprevistos como azoteas. La pérdida del miedo se debe ejemplificar visualmente. 
  • Retribución variable y objetivos. Las huelgas comerciales y las huelgas de reportes también sirven aquí pero lo más importante es desprestigiar y anular mediante la negociación colectiva este tipo de prácticas que son el mayor tumor de las ventas en las sociedades occidentales porque desvirtuan el fenómeno de la venta como una cuestión de equilibrio. 


Finalizar diciendo que estas ideas son ideas propias que surgen en viajes de tren, esperas en sillas, conducciones de carretera diversas o incluso noches desveladas. Es cierto que muchas de ellas están inspiradas en la desobediencia pacífica de Gene Sharp pero estoy seguro que si se junta un grupo de gente creativa en una sala surgirían muchas más. Seguro que algunas son inaplicables en el sector de la banca donde la rebelión no es un denominador común pero si algún día le sirven a alguien para hacer algo nuevo, creativo e ilusionador me daré por satisfecho.



Ya no hablamos

La Academia se vé obligada a simplificar la ortografía para adaptarla a la LOMCE

Expertos de la Real Academia de la Lengua Española advierten de que será necesario cambiar la ortografía del castellano para adaptarla a los requerimientos de la LOMCE. Las principales variaciones podría ser la desaparición definitiva de la "v" en beneficio de la "b" y la extinción definitiva de la "h" especialmente intercalada. Respecto a la "c", la "k" y la "z" los expertos están pensando cuales podrían ser las posibilidades. Las vocales de momento permanecen intactas y las tildes desaparecen para facilitar los teclados virtuales ya que molestaban mucho.

Atención personalizada

Nuevo modelo de oficina

AMY CUDDY "EL LENGUAJE CORPORAL moldea nuestra IDENTIDAD" - Subtitulado...

Nos tienen donde querían

El PIB ha crecido un 0,1%. El paro bajó en agosto en 31 personas. La crisis parece que no irá a peor por tanto, es decir, que nos encontramos en el peor momento de la crisis, en la cresta de la ola. La tempestad arrecia.
¿Qué pasará ahora? 
Ya nos tienen donde querían. Nos tienen con una tasa de desempleo del 26% dispuestos a aceptar las mismas profesiones, los mismos trabajos de hace diez años, con peores condiciones y salarios más bajos. Las madres y los padres tienen miedo de que sus hijos emigren lejos. Los hijos tienen miedo del futuro. Nos tienen donde querían. Sumisos y dóciles cambiando a cinco euros los cromos de Bale. Nos tienen sentados y absurdos mirando como pasa el AVE.
Somos un experimento para toda Europa, quizá para el mundo porque somos el recorte sumiso. El país más grande de Europa que ha sido sometido. Los españoles sin duda somos más muelles para el nuevo Conde Duque de Alemania. 
Nos tienen donde querían, competitivos en pobreza, buscadores de piratas que asalten nuestros tesoros, vendiendo lo nuestro para comprar lo suyo. Refugiados en la economía sumergida o en la economía familiar. 
Nos tienen donde querían, miedosos del futuro y culpables por el pasado, ausentes del presente. Obesos de consumo para mantener la comodidad a cambio de perder el bienestar. Trabajando para tener y no para ser.
Nos tienen donde querían. Mirando como nos robaron el pasado sobre a sobre, asumiendo que en una corruptocracia queremos que nos gobiernen los nuestros, nuestros corruptos. Recibiendo a Mr Gates, americanos os recibimos con alegría. Un país en liquidación con rebajas en todos los sectores. En el escaparate una relaxing cup y en la trastienda la gente buscando en contenedores. Fin de la cita.
Nos tienen donde querían, indefensos y desorientados, cautivos y desarmados. Sin referencias y a la deriva. Un país de parados y un país de quietos. Un país inactivo con líderes cuya misión es la simple sumisión. 
Creen que nos tienen dominados, que todo seguirá igual que siempre. Business as usual. Hipnotizados por los fuegos artificiales de revoluciones twiteadas. Tiranizados por una papeleta y una urna. Sacudidos despóticamente por mayorías absolutistas. 

El drenaje de la crisis es lo que queda tras un montón de lluvía ideológica. Y lo que más me jode es que todos nos hayamos desnudado por exigencias del guión, que no hayan caido lágrimas en la lluvía, que no haya visto cosas que vosotros no creeríais. Que el miedo siga en mi bando. Que ellos no tengan miedo. Que la mayoría silenciosa nunca grite. Que sigan creyendo que manejan los hilos. Y que mecen la cuna. 
Que sigan creyendo que dominan el mundo. 

El síndrome del Esmirriao (o cómo consiguen que organices tu propio secuestro en la oficina)

Uno de los personajes que más me gustaba de Dani Mateo en Sé lo que hicistéis era el del "esmirriao". El esmirriao era un novio de Falete que se hizo famoso por haber denunciado haber sido secuestrado y después se demostró que él mismo había organizado su propio secuestro.

La mayor parte de las personas que trabajan en banca declaran que hacen horas extraordinarias voluntariamente. En banca se llama "hacer tardes" y básicamente lo explican por solidaridad con el resto de la plantilla que también hace el esfuerzo y por responsabilidad con el negocio y con los clientes.
Ese mecanismo mental que conduce a un Síndrome de Estocolmo laboral me resulta muy atractivo de analizar. Es lógicamente antinatural, o al menos debería serlo, querer trabajar más por el mismo salario, sin embargo, en banca es algo casi "obligatorio" incluso puedes llegar a ser mal mirado si no lo haces.

Me interesa mucho el cómo se consigue ese efecto tan favorecedor para la empresa (menudo chollo)  sin entrar en por qué lo consiente la administración ya que supone un fraude a la Seguridad Social y al resto de trabajadores desempleados. De esto ya he leído mucha literatura efímera. Me interesa más saber cómo la empresa consigue que te enamores de ella, me interesa saber como consigue que organices su propio secuestro en la oficina.

Creo que las claves fundamentales se encuentran en el funcionamiento tóxico de grupos humanos, hay muchas técnicas que se ponen en marcha de manera inconsciente en cualquier grupo humano pero devienen tóxicas dependiendo de su intensidad y frecuencia. En el entorno laboral casi todas las empresa intenta captar y cooptar toda tu atención, te secuestran.

  • Todo empieza con el casting. La cooptación es fundamental. Se trata de encontrar un perfil concreto. En banca se llama perfil comercial que incluye -entre otros-  dos puntos fundamentales: la ambición y la responsabilidad. Con estos dos ingredientes es fácil doblegar una personalidad al servicio de la empresa. La ambición siempre es creciente y la responsabilidad suele ser infinita. En todo caso, una vez dentro de la empresa ambas características se potencias visualizando siempre carreras profesionales progresivas y ascendentes mientras las descendentes u horizontales se minusvaloran. La ambición es fácil de alimentar, solamente hacen falta promesas y un cierto tráfico de expectativas. La responsabilidad se fomenta mediante ingeniería social caracterizando a aquellos que no cumplen con los parámetros como irresponsables. La responsabilidad es fácil llevarla al campo de la culpabilidad mediante mecanismos básicos de origen religioso como el "pecado laboral" (dejadez, irte dejando cosas sin hacer, cosas que no se deben hacer). Fomentar la culpabilidad en alguien es relativamente sencillo cuando se ostenta una situación de superioridad. Los padres lo hacen respecto de los hijos, los maestros respecto a los alumnos, vivimos en una sociedad bastante culpable y poco responsable sin embargo. 
  • Estrategia de la rana hirviendo. Una vez captada la personalidad adecuada se usa la estrategia de la rana hirviendo. Esta estrategia consiste en ir aumentando progresivamente la temperatura comercial y la carga mental de trabajo. Es conocido que una rana cuando la echas a un cazo de agua hirviendo salta inmediatamente sin embargo si vas calentando poco a poco el cazo la rana morirá hervida sin saltar. Mientras la intensidad comercial sube, la responsabilidad-culpabilidad aumenta, el salario también lo hace pero especialmente crece la carga mental. La saturación de carga mental es fundamental para cualquier empresa. Mientras estamos en una situación de ansiedad sufrimos un secuestro límbico, nuestra amigdala emocional nos sitúa en posición de alerta constante de manera que solamente adoptamos las decisiones inmediata y esto nos sitúa en un instanteismo constante. Vivimos en un ahora permanente donde no exite pasado (las cosas fueron de otra manera) o futuro (las cosas seran de otra manera) sino presente (las cosas son así) lo que nos impide tomar cualquier decisión más trascendente o incluso pensar. Pensar requiere un mínimo de descanso y ocio. 
  • Aislamiento. Para la empresa es fundamental aislarte de tu entorno para evitar distracciones y perturbaciones. Por eso trata de enviarte lejos de tu familia y amigos. De esta manera estas permanentemente centrado en el trabajo como actividad exclusiva. Este aislamiento es concéntrico. Intenta que tú estés aislado pero también que tu oficina lo esté, incluso que tú zona lo esté. Este aislamiento individualiza la responsabilidad-culpa y además impide la comunicación con el resto de personas en tu situación. Ese aislamiento será también profesional con la creación de figuras especialistas. Existen personas como tú pero no están cerca. Las ves a veces pero no encuentras un "semejante" con quien establecer vínculos de solidaridad en tu entorno. Crees que lo que pasa solamente te pasa a ti. Con ese mecanismos consiguen eliminar el pensamiento de alternativa, no entendido como pensamiento alternativo sino como el pensamiento de escenarios alternativos, es decir, si las cosas podrían ser de otra manera. Las cosas no pueden ser de otra manera porque solamente te pasan a ti y dependen de un foco de luz de decisiones que solamente te ilumina a ti. Así por ejemplo nadie contempla que el exceso de carga de trabajo deviene de la falta de profesionales en las oficinas y una manifiesta inadecuación respecto a la carga de trabajo. 
  • Control. El control es la base de la culpabilidad y la carga mental. Para ello se establecen muchos mecanismos informático pero especialmente humanos. Las reuniones de abochornamiento se esenciales. Se te separa del grupo en función de tu rendimiento. Se llaman reuniones de castigo donde la pena es la vergüenza pública (habitual en las plazas en la Edad Media como método de control social). El control es exhaustivo y creciente. Control de cifras y control de actitudes con evaluaciones de competencias. Las conductas "alternativas" devienen marginales. 
  • Uniformización. Se trata de encontrar alguna prenda visible que te diferencia de los otros. Es una manera sencilla de crear un "nosotros" y un "ellos". Para ello se recrimina por ejemplo el no uso de la corbata o una vestimenta adecuada al trabajo. La uniformización es un primer paso de la despersonalización, el ejército y la iglesia dominan bien este tema. 
  • Robotización y anulación de la voluntad. La eliminación del pensamiento se propugna en base a protocolos comerciales y el máximo de control por parte de la empresa del comportamiento relacional con los clientes. Se trata de eliminar la creatividad personal y se intenta guionizar y robotizar todo de manera que no exista gran margen de creatividad para el profesional. Se rutinarizan muchas tareas. La especialización contribuye a ello de manera que se hacen las mismas cosas (complejas) pero siempre las mismas. 
  • Doctrina del shock.  La Doctrina del Shock es un método sencillo de doblegar la voluntad. Se lanza una premonición (amenaza abstracta o concreta) de futuro desastrosa que sirve como coartada para un montón de cosas. En el mundo profesional suele ser el despido como muerte laboral. No hay nada más grave laboralmente que el despido así que se realizan insinuaciones constantes sobre despidos parciales (desnombramiento de cargos) y despidos totales (estás jugando con el pan de tus hijos). Bajo este escenario (sea real o irreal) el miedo campa a sus anchas y mezclado con el aislamiento puede llegar a generar liderazgos despóticos y tiranos incluso con tintes míticos sobre lo que hace o es capaz de hacer un jefe sin escrúpulos. 
  • Retribución variable y objetivos. La retribución variable en función de objetivos intenta eliminar la tradicional gestión horaria. Se establecen unos objetivos que generen todo el espectro de técnicas, rana hirviendo (progresividad), aislamiento (objetivos individuales), culpabilidad (por incumplimiento), carga mental (por falta de recursos para llevarlos a cabo), doctrina del Shock (consecuencias de no llegar), robotización (para todos lo mismo) y control constante. A ser posibles las campañas se van acortando (mejor mensuales que trimestrales). Con estos ingredientes cumplir el horario es imposible por lo tanto lo  mejor es cocinar un nuevo horario que no tiene horario. Hasta que la faena esté acabada y dependiendo del perfeccionismo de cada uno eso puede ser nunca. 

Cuando el profesional se siente aislado, controlado, sin creatividad, robotizado, responsable-culpable y con miedo tiene una enorme predisposición al Síndrome del Novio de Falete y acaba por organizar su propio secuestro y enamorarse del zulo hasta convertirlo en su nuevo hogar.  


Doctor, trabajo en un banco y me ahogo

El efecto Pretty Woman

Ando buscando ansiosamente bibliografia que explique por qué las personas votan sistemáticamente en contra de sus propios intereses. La teoría capitalista más simplificada dice que los integrantes del mercado (electoral) deben buscar su propio interés para generar un equilibrio que haga feliz a todo el mundo. En términos económicos eso es rotundamente falso pero en términos de egoísmo e individualismo de intereses conceptuales todavía no ha sido desmentido.

¿Por qué la gente vota en su propia contra? Creo que una parte de la explicación viene por el efecto Pretty Woman. En la última reposición Pretty Woman no ha alcanzado los dos millones de televidentes. Es la primera vez que sucede a pesar de haber sido proyectada decenas de veces desde que se estrenó. La gente le gusta mirarla una y otra vez.

La simbología subyacente a Pretty Woman, como la de Cenicienta, es la posibilidad de un cambio de casta rápido, casual y sin sacrificio. La sociedad está organizada en castas (el marxismo las llama "clases sociales" pero a mi me gusta más castas porque en la India todo se ve más claro) y los cambios de casta son costosos. La izquierda ha intentado montar un sistema en el que existan más oportunidades de cambio de casta mediante sistema educativo y sanitario público. La derecha en cambio intenta preservar la estructura de castas existentes o aumentar la desigualdad si puede. El capitalismo se basa en la explotación de las castas inferiores por las castas superiores. Así se explica la desigualdad norte-sur y también les desigualdades internas en cada país.

Entonces ¿por qué alguien votaría en contra de su casta? Obviamentedebe ser por algún mecanismo básico de reflejo. No se siente identificado con su casta-clase. Y esa no identificación ¿como se construye? Mediante el deseo, la ilusión y la imaginación. El acceso a bienes de consumo (móvil, automóvil, tele de plasma y aire acondicionado) es relativamente sencillo porque requiere un acceso al crédito o al ahorro de baja intensidad. Es el efecto Cenicienta-Pretty Woman: una calabaza que es una carroza, unos ratones que son caballos y un vestido de Zara que parece de Carolina Herrera. Esa persona desea tanto pertenecer a la casta dominante que se disfraza de casta dominante y adquiere sus expectativas y deseos (superficialidad de la imagen, cultura del ocio gastronómico, turismo de placer). Por tanto, su voto se depositará sobre aquellas opciones que mejor identifican sus ilusiones individuales. Esta explicación es parcial ya que hay que tener en cuenta que catolicismo y consumismo son también dos campos de juego inclinados donde la derecha individualista de paternalismo estricto y patriarcado tiene todas las de ganar. Pero es una explicación a sumar a otras.
En Pretty Woman Julia Roberts es una prostituta a quien un miembro de la casta dominante elige al azar. Sin más sacrificio que la sencillez Roberts consigue trepar la escalera de la sociedad (American Dream) mientras Gere se dedica a trocear empresas y venderlas (economía especulativa). Es el sueño de Gran Hermano o de Gandia Shore: la fama inmediata confundida con el éxito efervescente.
Sin embargo, Pretty Woman ha bajado de dos millones. Quizá la crisis haya pinchado la calabaza para mucha gente, quizá las ratas se hayan comido su queso. Quizá no haya ningún zapato de cristal. 

Quemar la salud

Últimamente he hecho dos viajes al centro de la pobreza. Uno a Ecuador y otro a India. El de la India estaba revestido de pintura turística y ustedes saben lo que pasa en este tipo de viajes. Te inundan a datos, reyes, arquitecturas que luego no recuerdas. Mientras me contaban alguna de esas historias que jamás recordaré, en uno de los palacios de antiguos reyes -que como toda la casta dirigente están fatal de la cabeza- vi un hombre trabajando. Iba descalzo y estaba subido en un tejado inclinado. Había llovido y las tejas estaban húmedas. Se había subido por un andamio-escalera hecho de bambú (tengo fotos) y pintaba con la mano derecha mientras se aguantaba a la pared con la izquierda. Rápidamente hice un comentario a mis contertulios de visita y todos convinimos en la barbaridad que eso suponía porque se podía matar en cualquier momento por hacer un trabajo. No llevaba ni siquiera una cuerda. Cambiaba dinero por salud.

En Ecuador la cementera que trabaja aquí también tiene sucursal. Para sacar la mercancía y traer la materia prima usa camiones. Allí las carreteras no están asfaltadas con lo que el paso de un camión cada treinta segundos hace imposible vivir en la zona por el polvo y contaminación que levanta. La empresa ha puesto en marcha un programa según el cual solamente los habitantes cercanos a los caminos pueden tener camiones. De esa manera no hay protestas. Cambian dinero por salud.

El otro día estuve en una charla sobre el proyecto de incinerar residuos en nuestra cementera más estimada. La que me debe ya la pintura de dos coches y una parte de pulmón por la cantidad de cemento que tragamos. Parece ser que el negocio del cemento no da de sí lo suficiente y ahora van a abrir una nueva linea de producción que consiste en quemar basura. La basura que usted y yo tiramos la van a quemar aquí al lado, tan al lado que se oye su permanente ruido de fondo desde que yo recuerdo. Lo normal seria reducir la creación de basura penalizando si es necesario con la tasa, lo normal seria intentar reutilizar más cosas y arreglarlas y lo normal sería recoger selectivamente los residuos para que vuelvan a ser usados de otra forma. Incluso les digo que eso generaría algunos cuantos empleos. Pero no será así, lo fácil es enviar a la atmósfera todo porque así se hace invisible. No lo veremos pero lo respiraremos. La empresa gana dinero, la administración popular gasta menos en esto para poder gastar más en sus proyectos absurdos.

Y una coincidencia más. Las personas que vinieron a explicar su caso eran de un barrio obrero en el cinturón industrial de Barcelona.
Saben por qué la casta dirigente elige estos sitios para poner lo que más contamina? Porque saben que los índices de paro son más altos... y que tragaremos con lo que sea. De momento no he visto andamios de bambú.

Ciudadano medio

Hace tiempo que entre mis aficiones de freakie está la lectura de documentos sobre marqueting y comunicación persuasiva. Lo cierto es que últimamente me ha caído encima una ducha de cifras que han hecho que ponga la lupa sobre el tema.
Los lingüístas estiman que persona "media" no maneja más de 1500 o 2000 palabras. También les diré que los especialistas consideran que un espectador "medio" no es capaz de manejar más de tres o cuatro tramas dentro de un argumento por lo que hay que poner pocos personajes, sin muchos matices y con motivaciones no demasiado sofisticadas. Los especialistas también consideran que una unidad de mensaje (un anuncio por ejemplo) solamente se puede enviar una sola idea y no más. Es más, toda la base de la comunicación persuasiva parte de la idea de que el consumidor "medio" es incapaz de reconocer de manera racional sus propios deseos y pulsiones básicas (pulsiones es una palabra que está fuera de las 1.500) y gran parte de la literatura sobre marqueting político intenta explicar por qué las personas votan en contra de sus propios intereses (leáse los pobres que votan partidos de las elites conservadoras). Los primeros índices de "participación" en redes sociales e Internet -que pretendía ser el paradigma del cambio proactivo- son que solamente el 10% de los participantes introduce información de valor. El ciudadano medio dedica más de tres horas al día a ver la tele y la mitad de los españoles no leen "nunca".
Les diré más, en politología hay un principio básico y consensuado. Se trata del análisis en círculos concéntricos. Hay un conjunto de personas que son voto cautivo y votarán siempre lo mismo, hay un conjunto de personas que varían su voto en función de la coyuntura y un conjunto de votantes que directamente no saben lo que votar. Este último colectivo es el colectivo de referencia para construir una campaña de marqueting político y el que en última instancia acaba decidiendo quien gobierna un país. Se llaman indecisos.
De manera que el ciudadano medio se le considera idiota y además la atención de los expertos en comunicación se centra en los idiotas indecisos. Si además cruzan los datos con algo de IRPF les diré que el 73% de la población española cobra menos de 20.000 euros al año.
Con lo cual ya saben más cosas, el "ciudadano medio español" es idiota, indeciso y cobra poco. Modo ironía off. Pero a tal fin se afanan todos los poderes económicos de las élites dominantes: a tratarte como un idiota, indeciso y pobre.

¿Qué le estará pasando al probe Miguel?

¿Te acuerdas de aquel empleado que siempre te atendía cuando ibas al banco? Sí, ese de tu barrio o de tu pueblo con el que tenías una cierta confianza. El que llevaba varios años en la misma sucursal, el que llevaba a su hijo a entrenar con el tuyo o con tu sobrino. Sí, sí.. acuérdate el que era el tesorero de la peña o de la falla, o del centro excursionista. Era ese chico que no te pedía el carnet y a veces tampoco la firma para según qué cosas, el que se creía que tu abuela estaba viva para pasar el control de vivencia porque te había visto pasearla hace poco. 

¿Te acuerdas de él? Pues ya no está. 

Primero le pidieron que trabajara todas las tardes gratis porque el mundo había cambiado y la crisis azotaría a las entidades financieras. Le convencieron de que había que trabajar más por el mismo sueldo porque el futuro de la entidad estaba en juego. Miguel ya tenía una edad. No es que fuera mayor pero ya tenía a los chiquillos medio criados así que se esforzó en hacer lo que le pedían. 

Después se quedó perplejo cuando vio que la nueva estrategia comercial consistía en vender ollas, sartenes, batidoras, cafeteras y alguna moto en sentido estricto ya que no veía que su esfuerzo comercial se fuera a convertir en el ansiado maná que salvara a la entidad. 

Su Caja pasó a ser Banco por exigencia de Bruselas. Un lugar en el que lo mejor que sucedió fueron las coles. Y los nuevos requerimientos comerciales exigían una mayor dedicación pero también una mayor agresividad. Y Miguel se encontraba incómodo porque tenía que "colocar" productos a gente que eran sus vecinos y a veces amigos. Y algunos de esos productos tenía dudas o directamente sabía que no eran apropiados para ellos y ellas. Pero es que todas las semanas tenía una reunión donde le amenazaban con un ERE y el despido si no se cumplían todas las campañas. Él seguía viendo que las campañas eran un tapón en un boquete demasiado grande. Pero tenía miedo. 
Pronto se vio que Miguel se cansaba más que sus compañeros y compañeras más jóvenes. Y se comprobó también que lo pasaba mal al vender en su entorno. Así que que lo fueron cambiando de oficina. Pasó un tiempo en una, otro tiempo en otra. Miguel iba desorientándose cada vez más, tenía que vender y vender a gente que no conocía de nada. El director, un chico joven, le decía que no se preocupara y que era momento de hacer lo que hiciera falta para sobrevivir. 

Le convencieron de que la campaña de las preferentes era a vida o muerte y vendió muchas en la oficina, también a gente mayor, pero es que él se quedó unas cuantas y su familia otras tantas. Le dijeron que en esa campaña se jugaba el pan de sus hijos. 

Pronto Miguel ya no sabía a qué se dedicaba. Denegaba préstamos por doquier, pedía el dinero de los clientes de forma desesperada y daba tipos de interés inverosímiles. Él se daba cuenta pero todo el mundo lo hacía porque los jefes lo exigían. 

El rendimiento de Miguel estaba bajando. Ya no era rentable. Apenas conocía a los clientes. Tuvo que aprender partes del sistema informático que no utilizaba antes. Sus contactos que se había trabajado durante años estaban lejos, en su pueblo, y además se los habían llevado a diferentes departamentos. A veces le llamaban para quejarse. Él trataba de ser prudente y pedía paciencia. Que los tiempos estaban cambiando. 

Su único objetivo empezó a ser prejubilarse. Bueno, coger el dinero y correr y sobrevivir hasta la jubilación porque eso ya no eran prejubilaciones. Leía en los papeles de los sindicatos que había un ERE próximo. Y cuando llegó no se lo pensó dos veces. No quiso ni pensar que hace dos años hicieron otro y la gente se fue con mucho más dinero. No comparó nada. Solamente quería irse de una vez. 

Miguel ahora saluda por la calle a los viejos clientes. Bueno, a los que todavía le saludan porque no tienen preferentes. Tiene 55 años. Está pensando en colaborar con una cooperativa que convierte ahorro en crédito para economía social. Su formación católica casi le obliga a ejercer una penitencia por un pecado que le hicieron cometer. Quizá no sea demasiado mayor para construir una alternativa social que alguien destruyó. Quizá se dedique a crear una Caja de Ahorros. 

Yo no celebro la Hispanidad

Yo no celebro la Hispanidad. Y no lo hago por muchas razones. Todo en este día resulta muy evidente a pesar de la naturalidad con la que nos quieren colar las cosas. En primer lugar porque se ha hecho coincidir con el Día de las Fuerzas Armadas. El día de la Nación es el día de su ejército para recordarnos siempre que la "fuerza y la violencia" fue una de sus bases y fundamentos. España es una mientras su ejército cuida de ella.

En segundo lugar porque la Hispanidad es la celebración de un imperio que inundó de muerte el continente americano. Es un genocidio escondido y poco cinematografiado pero organizado desde el saqueo del histórico reino de Castilla. Y desde mi condición de embajador de Intag no puedo dejar de tener un recuerdo para la resistencia indígena.

Quizá lo normal sería que el 12 de Octubre no fuera el día de las Fuerzas Armadas (yo sigo siendo objetor de conciencia hasta que muera) y quizá lo normal sería que se llamara el Día de España y no el día de la Hispanidad. Pero ambas cosas no son casuales.

Vicent Flor (Noves Glòries a Espanya) ha conseguido lúcidamente demostrar como un paradigma político de una parte consigue ser el dominante en una sociedad compleja. De esta manera la parte fagocita el todo y se convierte en el sistema de pensamiento que orilla al resto de versiones. En España ha sucedido algo así con el "castillanismo".
El castillanismo es una forma de entender España desde la meseta. El castillanismo podría haber sido solamente una parte del españolismo pero pronto se convirtió en hegemónico y le ha dado un barniz y un acabado cutre y rancio. El españolismo podría estar teñido de progreso, inquietud, modernidad, esfuerzo como lo ha intentado estar en ciertos periodos de la historia. Sin embargo, la peor versión de la parodia del Quijote es la que ha inundado con apariencia de veracidad única todo el españolismo. El castillanismo es una versión hidalga e imperial del españolismo. Pero se han convertido todo en uno. Es quijotesca porque añora el imperio perdido y porque confunde gigantes con molinos.
Dificilmente los españolistas-castillanistas-hispanistas se bajaran del burro de su "gloria española". Desde su arrogancia mesetaria con franquicias por toda la península han convertido a los "otros españoles" en inferiores. Esa inferioridad se presenta oculta en cápsulas de presuntas manipulaciones culturales. Para ellos en España hay una sola cultura, la castellana, y una sola versión de la historia, la castellana. El resto son culturas inferiores y versiones sesgadas.

España tiene un problema y no es Catalunya sino la falta de humildad de quien piensa que un día tuvo un imperio venido a menos. La Hispanidad no es la españolidad. Se puede ser español de otra manera. No seré yo quien diga eso de "ni frontera ni bandera", las identidades colectivas son importantes y se construyen desde la cohesión social (no la desigualdad) y la voluntad de convivencia. Y la Hispanidad no recoge ninguno de los dos valores.

Pregúntate que pasaría si el Día de España fuera el Día de la  Constitución, si ese día en el acto central institucional se leyeran textos en todas las lenguas oficiales, si no hubiera demostraciones de violencia bélica sino celebraciones culturales y de convivencia, si ese día se ejerciera algún tipo de recuerdo de memoria histórica y reconocimiento a los que lucharon por la democracia en España en todas las épocas. Todo sería diferente.
Hay otras Españas posibles que son bastante menos hispánicas. 

Nepal dias 3 y 4

Nepal dias 2 y 3
Agrupo estos dos días porque han tenido un denominador en común: la dificultad para pensar por el cansancio. Hemos contratado un hiking o senderismo. En principio debería durar tres horas. A mi me han parecido más. Con este senderismo doy por finiquitada mi relación con la naturaleza. Hice uno muy bonito en Noruega, otros muy bonitos en Ecuador y éste de extraordinaria belleza paisajística. Una belleza paisajística que me deja imperturbable. La gratificación no se corresponde en mi caso con el esfuerzo. El dolor de espalda y las bambollas en los pies son de intensidad superior a la belleza del terreno. Espero recordar en futuras ocasiones no pagar por sufrir. Caminar sin sentido duele todavía más. Apenas veo lo que piso con lo que el paisaje que yo veo suele ser el mismo en todas partes. Piedras, barro… etc..

El entorno rural de Nepal es como cualquier otro entorno rural de un país pobre. Se basa en una agricultura y ganaderia de subsistencia. Eso sí, cualquier niño o niña en cualquier parte sabe ingles para decir give me Money tras un what’s your name. En Ecuador también detecté una cierta actitud pedigüeña en los poblados pero aquí si esa mentalidad se instala será un problema grave.

Lo más curioso de este país es que la imagen que se tiene en España es bastante falsa. Unimos a la marca Nepal los conceptos descanso, misticismo, calma y naturaleza. Y de todo eso puede que haya pero lo que más hay es ruido, contaminación, gente con máscaras y estrés constante por los costes de movilidad. Aquí ya nadie usa bici van todos en moto y coche lo que acumula para el bingo de petardazo que pegará el planeta.
Durante el senderismo sufrimiento y después descanso. He dormido unas diez horas seguidas. Ya solamente tengo agujetas.
En el hotel de la montaña nos hemos encontrado con un grupo de turistas chinos. Recuerdo que cuando leí la afirmación de que el turismo es una actividad insostenible e ilógica me chocó. No lo entendí. Sin embargo, al ver esta manada de chinos he recordado lo que es el turismo como industria. Se trata de un traslado físico en diversos medios de transporte hasta un lugar de alojamiento del que apenas se sale para ir a unos monumentos o sites que se consideran de interés y luego volver al alojamiento para acabar con un traslado físico hasta nuestro lugar de origen. Visto así, desde el punto de vista colectivo el turismo debería llevar impuestos. El coste energético es superior al precio. Lo que siempre he dicho, viajar es una cosa y hacer turismo es otra. De todas maneras la época del petroleo barato ya irá cayendo.

Lo que más me llama la atención es que estos paises cometan los mismos errores que nosotros pudiendo no cometerlos. Ni siquiera he visto una dirección prohibida. Ya no una zona peatonal sino un sitio donde al menos sepas que solamente vienen por un sitio.
La zona más turística de Katmandú es una calle estrecha donde conviven motos, coches y peatones en total caos y velocidad.


La luz se va cada dos por tres. Internet deja de funcionar cada dos por tres. Y los claxón de coches y motos no dan tregua. Esto más que un viaje es una experiencia de resistencia. India me derrotó mentalmente y Nepal lo ha hecho físicamente. Me llevo muchas cosas buenas aunque adquiridas a contrapelo. Quizá lo mejor es haber superado los miedos y saber de lo que soy capaz y de lo que no, pero especialmente de lo que quiero hacer y lo que no. Esta es mi zona límite, mi perímetro personal. De esta incomodidad viajera no paso. Es más, dudo que repita una experiencia así de este calado sin referencias de mi estandar de vida (agua caliente, temperatura confortable e Internet). Sobre la comida en los paises pobres se come fácil, todo son vegetales y pollo. Mucho arroz, pan y pasta. Así es fácil comer. Aquí soy normal. 

Nepal. Dia 2

Empezamos el día 2 con una visita guiada. Desayuno con diamantes. Diamantes en bruto mezclados con café y aceite. Nepal me descubre un manuscrito escrito en tiempo inmemorial que mis cortos conocimientos de criptografia me permiten descifrar con un código secreto. Las letras se corresponden con deseos y viajan escondidas en botellas tecnológicas.
La lluvía de gotas se moja con felicitaciones y besos de película. Llueve en Nepal para recordarme que naci un Otoño cuando las hojas se caían.  La pantalla refleja mi sonrisa.
Viene a recogernos una joven guía. Es pequeña de estatura pero bella para el lugar. Me cuesta entender su inglés. Creo que está algo nerviosa.
Me sirven un café con lo que yo identifico como algo de aceite, quizá mantequilla, en todo caso algo raro. El sabor es de aceite. Al turista todo le parece normal. Después he sabido que eso de normal tenía poco.
La visita se centra de nuevo en templos religiosos. Los templos budistas parecen de juguete. La historia del arte no es mi fuerte. La antropologia sí lo es. Por interes, no por conocimientos. En los diferentes monumentos intento prestar atención a nuestra guía pero me sigue costando.
Aquí lo colectivo (calles y aceras) es algo más amable. El tráfico también lo es. Apenas he visto locuras, incluso nos han llegado a ceder el paso como peatones. Todo está más enfocado al turismo. La guía nos explica diversas historias sobre los dioses. Aquí tienen hasta tres. Los mismos lugares incluyen diversas religiones lo que al occidental le resulta extraño viniendo de una religión excluyente y rígida como el catolicismo. La presencia de la sexualidad de manera abierta sigue siendo natural. Tan natural como la presencia de espontáneos modelos profesionales que viven de su apariencia genuina. Sabiendo que una apariencia nunca puede ser genuína. Aquí los precios suben. Más cercanos a nuestro poder adquisitivo que al de los nacionales. Nepal tiene un 60% de paro, cosa que se explica de la misma manera que en España, mediante ayuda familiar y economía sumergida.
Quizá lo más destacado haya sido que hemos asistido a una ceremonia de crematorio de un cadáver. Reconozco que las ceremonias de la muerte no me resultan agradables y mucho menos su contemplación profana y ajena a la situación. He mirado a la gente haciendo fotos y me ha parecido que cualquier cosa empieza a servir para el cazador de imágenes. Supongo que en otra situación íntima habré hecho fotos sin venir a cuento.
La obsesión del hombre por saber qué pasa después de la muerte se resuelve siempre con otra vida mejor. Aquí también hay cielo e infierno.
Nepal es un escalón inferior a India. La pobreza parece más digna. Los nepalíes no se llevan bien con los indios ni parece que con los americanos. También aquí se habla de corrupción y de disgregación política. He leido alguna noticia sobre el partido comunista de Nepal y su esencialismo. Desconozco el diario. Igual he leido el ABC de aquí. Todo sigue estando sucio pero menos sucio y todo parece loco pero menos loco.
Creo que voy a empezar a cambiar algunas pautas alimentarias. India y Nepal me dan permiso para ser más vegetariano.
Estoy algo cansado. La visita monumental no es mi especialidad. Mañana vamos a hacer senderismo. Tampoco es mi especialidad pero el cambio a la naturaleza me va a venir bien. Los centros urbanos aquí son un poco locos.
Esto es lo más caótico y salvaje que soy capaz de asumir. Acepté el reto personal de venir aquí en homenaje a un niño que no se atrevía a nada porque no comía de nada. He comido todo lo que me han puesto. He dormido bien en cualquier parte. He resistido todas las caminatas y he roto toda mi zona de confort. Es lo que quería.
Pero tengo ganas de volver. En mi rincón del mundo también seré más yo. Los viajes hacia el exterior son viajes hacia el interior. Ahora sé que en otra parte del mundo la nueva religión del consumismo sigue buscando adeptos. El Dios de la propiedad acumulativa lee versos del Corán de la Avaricia y la meditación empieza a ser instrascendente. Todo se une en un solo templo: el Centro Comercial.

Have a nice day. 

41


Convencido de un montón de dudas te instalaste en una cierta calma perversa que te agita por dentro. Justo cuando aprendiste a fabricar lágrimas tuviste que buscar un cajón en el que esconderlas. Es el año en que quisiste aprender a volar con sus alas y descubriste que el camino más rápido siempre es el que recorre una sabía tortuga. El valor de la amistad se estableció incalculable y cada viaje parecía tener un final sin tener ningún destino. Fue el año en que te iluminó aquella estrella tan fugaz que te dejó un haz de magia y muchos deseos por cumplir. Pediste una nueva primera vez y te descubriste en muchas primeras veces y alguna primera última vez. Pasados los cuarenta da vértigo mirar desde la cumbre. El atrevimiento es el padre de la paciencia. La madre es la perseverancia. Metiste un barco en una botella para sacar un mensaje secreto que todavía no has enviado y demostrar que hay cosas que parecen imposibles pero consiguen navegar.
Aparecieron nuevas manadas de seres estériles donde plantar flores carecía de sentido. El paso del tiempo parece la historia de un desengaño. Los puentes de las expectativas se derrumban con la dinamita de la inercia pero tu sigues mirando por los prismáticos de la utopía creativa.
Y la cabaña de indio se hizo tan grande que ya cabían dos personas pero seguía existiendo un hueco. Dibujar un corazón de tiza en una pantalla. Y así viste como la crueldad se mira en el espejo de la frialdad. Que los nuestros son los suyos. Y que la valentía es el manto bajo el que se esconde la felicidad.
La pasión tiene un punto de desesperación y los abrazos vibran en el bolsillo. Trazar un círculo en un espejo es una forma de perfección en la que te sientes reflejado. El vaho difumina tus formas y te convierte en una esencia. Y sigues inventándote un juego cada día para hacer la vida divertida. Aunque te hagas trampas a veces y te cuentes mentiras bonitas que son las que te empujan hacia delante.
Lo mejor, sin duda, que por volviste a sorprenderte, a hacer cosas inesperadas, a sacudir el polvo de las alfombras del conformismo. Te sigues intentando parecer a ti, a quien quieres ser. Sabiendo que eres más de lo que querías ser y que quizá la vida es esto, lo que ves, que no hay más, porque es mucho. Que sabiendo que nunca pasa 12nada intentas siempre que pase algo. Que intentas reflejarte en unos ojos que te miren con orgullo. Que los niños crecen tan rápido que pierden la memoria. Que a veces te resultas insoportable pero ya no huyes de ti mismo sino que sales a tu encuentro. Tus errores son tan tuyos como tus aciertos. Y llega un día en que te fías de tu sombra.

Y ahora, hoy cumples 41, lejos de ti mismo, con pocas circunstancias en la maleta, en un lugar en el que no existes. Deseando volver a verte, deseoso de un abrazo, enamorado de la única vida posible. La que se está viviendo.

Nepal. Dia 1.

Esta mañana hemos salido de Varanassi para ir al aeropuerto. La última imagen antes de entrar al aeropuerto ha sido una mujer en un carro destartalado levantando a su bebe y dándole un beso. Lo bonito dentro de un contexto feo.
Me gustan los aeropuertos. Más desde que vi Up in the air. Rellenamos tantos formularios que chocan frente a la absoluta informalidad del sistema económico y de los filtros. Nos registran varias veces antes y después de facturar. Comprueban no sé cuantas cosas. Parece contradictorio.
Al menos el aeropuerto está limpio.  Ni siquiera el centro comercial de Varanassi lo estaba demasiado. Hay algún tipo de pasta roja que mastican y luego escupen. Está por todas partes, lavabos, suelo, paredes. Nuestro conductor masticaba algo constantemente. Había que elegir entre la gargajos side (con bajada de ventanilla y posibilidad de escupitajo) o la insecurities side (sin cinturón de seguridad).
En el aeropuerto hemos conocido a un grupo de chicas mejicanas. Este viaje me he decidido a hablar con desconocidos. Viajan una madre y tres hermanas con algunas de sus amigas. Es un viaje familiar como el que yo hice con mi familia. Será un momento que compartan y recuerden el resto de sus vidas. Dicen que les ha gustado Varanassi aunque a mi me ha parecido infernal. Claro que viniendo de Méjico el tráfico y las calles no parecen tan duras.
Creo que soy capaz de distinguir a los españoles en territorios ajenos. Tenemos una cierta homogeneidad. Hoy un matrimonio de catalanes. Vaya.. acabo de decir que los catalanes son españoles. He leido que se ha constituido una plataforma pel dret a decidir al País Valencià. En fin, esa ya no es mi trinchera pero estratégicamente me parece que no han interpretado bien el electorado valenciano. Me refiero al momento. En época de crisis no veo a los valencianos muy identitarios. Bueno… en ningún momento los veo muy reivindicativos. Son más muelles como dijeron aquellos castellanos. Y tenían razón. Los valencianos no van a cambiar. Es una lástima pero son así.
Sigo con mi manía de pies. Me fijé que todas las esculturas de indios e indias tienen los dedos de los pies muy largos. Y es verdad. Aquí los dedos de los pies son superlargos.
También me fijo que aquí hay mucho turismo customizado. Gente que viene ya con el disfraz de casa. Conozco bastante gente que tiene una cierta devoción por India y sus colores. Usan una saturación cromática, especialmente en tonos que tienen que ver con tierra y fuego. Yo soy más de agua y aire. Me gusta la calma. El blanco, la pureza y las ausencias por encima de la aglomeración. Me gusta el esponjamiento visual, la sensación de amplitud y no la congestión. Por eso mi casa es totalmente blanca y sin muebles ni figuritas, ni fotos, incluso quité la mayor parte de los cuadros.
Sin embargo, viendo las obras de arte indias, especialmente las pictóricas, esa tendencia a la aglomeración de personas y colores viene de lejos. Hay cuadros donde aparece la ceremonia del Ganghes con las barcas llenísimas de personas, ceremonias con todo lleno de gente aglomerada. Todo es aglomerado.
La primera impresión de Nepal ya es diferente. La primera diferencia que encuentras entre estos paises y los nuestros es la dimensión de lo colectivo. Cuando vuelva insistiré todo lo que pueda en que lo mejor que hemos construido entre todos y con todos los defectos es lo público, lo colectivo. Nuestros hospitales, escuelas, carreteras, plazas, bibliotecas, policias, bomberos, ayuntamientos…todo. Nos intentan convencer de lo contrario y en estos casos extremos con estados fallidos se nota muchísimo. No hay plazas, no hay aceras, no hay nada de nada que sea colectivo. Todo es individual fruto supongo de la escasez de recursos pero también de la mentalidad anglosajona de los invasores ingleses. Tenemos que defendernos frente a eso. Y hacerlo con fuerza. Prefiero perder cosas a nivel individual que perderlas a nivel colectivo.
En Nepal rellenamos mil formularios. El espíritú supuestamente amable de estas tierras ni lo he notado en India ni lo he notado en Nepal. Supongo que la amabilidad se compra y nosotros pagamos poco pero ni siquiera me han querido cambiar dinero o me han atendido cuando les he dicho que el cajero automático no funcionaba. Ni siquiera me han mirado. Y hablo un inglés suficiente.
La recepción de maletas ha sido una de las ceremonias de confusión más importante que he vivido. Parecía increible que ahí puedieramos coger maletas o encontrar las nuestras. Pero finalmente han aparecido y todo ha empezado a mejorar.
Al salir nos esperaba un guía que es el encargado de recepcionar en el homestay. Parece bastante profesional y nos acompañará en todo momento. Nos fiamos de él. No tenemos ni tiempo para comparar ni otro remedio. Su inglés es bastante comprensible al contrario del inglés indio (cosa llamativa por cierto al ser una colonia inglesa). Aquí están más habituados a atender a los turistas.
La primera observación ya es diferente. Aquí hay dos sentidos. No se invade el otro sentido. No hay bicicletas pero hay más coches. Hemos estado en nuestro primer atascos. Los policias dirigen el tráfico y les hacen caso. Hay muchísima contaminación. Insisto, el día que los indios que ahora van en bici tengan dinero para comprar motos, y los que ahora van en moto tengan dinero para comprar coches, este planeta se va a la mierda. Así que los americanos deberían empezar a hablar con los indios y los chinos para compensar las emisiones.
En el avión he leido algunos periódicos indios. Había varios artículos de inteligencia emocional clásicos para emprendedores sobre la aceptación de los retos del futuro y la competitividad. Una entrevista a Coleman interesante como siempre. Pero lo más llamativo ha sido dos noticias copiadas (luego son de nota de prensa gubernamental) que hablan sobre la intervención de la banca pública para dar crédito a menos coste con el objetivo de aumentar a corto el consumo para mantener los índices de crecimiento. También aquí están obsesionados con el 3% de deficit (un día espero saber por qué el tres y no el dos o el cuatro). Subrayo el tema de la banca pública (state bank) porque de aquellos lodos vinieron estos charcos.
Los índices de crecimiento de población y de pib en India asustan tanto como los chinos. Este planeta lo va a petar a no mucho tardar.
Sigo con el tráfico en Nepal. Menos claxón aunque muchos claxón. Algo más de asfalto y algunas buenas aceras. Motos se meten por cualquier parte. Y cualquier parte es cualquier parte. No he visto a más de dos personas en la misma moto de momento. Eso sí, las furgonetas y autobuses tiran un humo increible y veo mucha gente con máscaras. Y eso que esto es una especie de reserva de la biosfera. Los humanos somos una especie completamente depredadora y loca. Somos insaciables.
Llegamos al homestay. Tiene la mejor habitación hasta ahora sin duda. Por fin vuelvo a ver azulejos. También ducha y vater es todo lo mismo lo que hace que nunca acabe de estar seco. Y también tenemos que pedir papel porque aquí está la dichosa duchita para limpiarte.
Se ha ido la luz. Escribo con la bateria. Parecen frecuentes los cortes. Ya saben cuanto tardará en volver. Tienen baterías de subsistencia. En Kajuraho eran generadores de gasoil. Aquí la gasolina debe ser barata. Los aires acondicionados están todo a tope. Aeropuerto incluido.
Hace más fresco. Es todo menos agobiante. Hemos contratado un par de días de montaña. Creo que lo necesito. Necesito aislarme de la gente. Paso mucho tiempo solo con mucho espacio vital. Y aquí el espacio vital se paga caro. Las casas al menos estan más o menos limpias, tienen pintura en las paredes y están hechas de cemento y ladrillo. Aunque esto es la capital. Veremos el resto.
Bajamos a cenar. Mañana cumplo 41 años. Sé que los tengo pero no los siento. Y no es inmadurez. En otro tiempo lo fue. Es romper los moldes de lo que se espera de alguien de 41 años. Eso sí, sé que estoy preparado para otra etapa. Sé que tengo la batería cargada para hacer feliz a otra persona. Porque ahora soy más yo que nunca y estoy más fuerte y seguro que nunca.

Mañana más. Será un día especial. Mi primer cumpleaños lejos de mi mundo. En otro mundo. Quizá lejos de mi. O quizá más cerca de mi que nunca.

Me acaban de traer una pastilla de jabón. Me recuerda a mi iaio Paco. En su casa siempre había una pastilla de jabón que olía muy bien. Creo que me hubiera gustado poder disfrutar más de mis iaios paternos. 

INDIA DIA 9


La primera visita de hoy es a un recinto parecido a la Gerencia. Es el recinto de las universidades. Es como si nos llevaran a la Universidad Politécnica pero con las universidades con edificios más antiguos. Al menos aquí no nos agobian ni el tráfico ni los vendedores de casi todo, ni los niños. Es una zona más tranquila donde hay edificios civiles. Los primeros que veo.
Se me han acabado los calcetines tobilleros pero digo yo que aquí no me van a tener en cuenta el glamour.
De nuevo procedemos a una observación detenida de las élites históricas. Las esculturas, las pinturas, los trajes, los adornos, las figuras, todo lo que vemos pertenecía a las élites históricas de la india. Debería haber un museo de la vida cotidiana en cada ciudad.
He visto una chica que se quitaba el pañuelo de la cara y la cabeza al entrar en la Universidad. Puede ser por dos motivos. El primero es la enorme contaminación de esta ciudad. El pañuelo te cubre de tragar tanta polución. El segundo es que quizá el ámbito universitario permite una cierta laxitud en ese comportamiento social de llevar pañuelo.
Iba en bicicleta con lo que el gesto ha sido más visible.
Hoy nos acompaña una pequeña brisa que hace todo más amable. Además no huele a mierda de vaca lo que se agradece bastante.
La representación histórica del arte ha sido básicamente también una apología de la belleza y por tanto de la juventud. Todos los budas son jóvenes.
Y en todas las religiones parece haber un parto misterioso (dios convertido en paloma o persona o muerte de la madre) y un momento de “iluminación”. En las etapas del heroe que marcan todos los guiones de cine eso está bastante definido. Todas las religiones siguen ese esquema.
La obsesión por compartir las imágenes que nos ha llevado a Facebook ha sido omnipresente. A ver si tengo suerte e interpreto una pulsión básica de los seres humanos para montar un negocio. Debe ser obvia. Me dedicaré a pensar creativamente.
Aquí he descubierto nuevas infracciones de tráfico.

Nos tomamos un café en un centro comercial. Aquí es difícil encontrar un regalo para Pau. No es país para niños.
El conductor creo que está frustrado con nosotros. Las visitas monumentales nos duran poco. Lo de descalzarse me molesta cada vez más. Lo admito. Aunque es contradictorio ser ateo y no dejar de visitar ni un solo monumento religioso. Pero es que es lo único que queda.
Y su frustración ha llevado al negocio. Tiene un amigo que nos explicará como se hacen las telas en la India. Y confirmado, nos lleva al final a su tienda. El proceso de marketing es: captación de interés cultural o turístico. El proceso acaba en la tienda. Se hacen preguntas que permiten vislumbrar el poder adquisitivo y las preguntas. Después se expone el producto de manera descendente en precio. En algún momento se supone que hay que encontrar precio de equilibrio. El precio de partida siempre es falso. Que vengan aquí los economistas a flipar.
Nuestra visita final incluye un museo de las armas. Allí los humanos exponemos todas las máquinas horrendas que hemos creado. Es como si los Estados Unidos expusieran la bomba atómica o Alemania las cámaras de gas como algo de lo que sentirse orgulloso. Pero no pasa nada… todo es turismo.
Cenamos en un restaurante que está en un quinto piso sin ascensor. Se va la luz. Como siempre. Por la ventana observo un niño que juega con una milotxa (cometa). No consigue volarla. A mi me gustaban solamente las que tenían un águila o la especial de colores que hice con mi iaio Paco. Las demás me parecían demasiado infantiles para un niño de nueve años.

Me surge la pregunta sobre el concepto de lo normal. En esta restaurante no sirven carne. Aquí soy normal y me gustan casi todo los platos del menú. En España soy raro y no me gustan ni la mitad. Aquí lo normal es ser pobre, ir mal vestido, no tener vacaciones. Tendremos que revisar el concepto de lo normal. 

India. Dia 8

El día ocho lo empezamos por la noche en un tren cama entre Kajuraho y Varanassi. Creo que es el momento adecuado para ofrecer un punto de vista diferente al habitual. Suelo valorar mucho los simbolismos, las señales y todo un séquito de realismo mágico que acompaña a los viajes digamos.. diferentes. Este lo es. Pero no me gustaría que alguien se creara una falsa imagen del lugar por más “poesia” o trazos de perfume que yo quiera ponerle. Creo que es buen momento para hacer una entrada donde más allá de conceptos y rollos mentales se relata lo que hay aquí.
Podría empezar por el tren. Ayer estuve en el peor bar que he estado nunca. Pues anoche subí en el peor tren que he subido nunca. Había tres filas-nichos-literas por parte del deparatmento. En total seis personas durmiendo en cuatro metros cuadrados. Y así unos doce departamentos en el mismo vagón. No olía bien como cualquiera se puede imaginar. Además no había sábanas para todos ni mantas. Las mantas hacían falta porque el aire acondicionado estaba a tope. Hacía mucho frio. Tampoco había almohadas ni cojines. Así que me he tumbado en mi litera-asiento sin colchón ni nada de 1,80 donde no quepo y he intentado dormir. Pronto me he dado cuenta de que tenía que abrigarme. Me he puesto una sudadera. Luego otra. Luego unos pantalones largos. Luego otros pantalones largos encima. Y así, con dos capas he podido dormir. Pero como soy un meón me he levantado unas tres veces. El vater era… como decirlo.. sí… asqueroso. Uno de esos vateres sin taza (plataforma para pies) que cae directamente a la vía. Por supuesto sin papel de ningún tipo y lleno de mierda hasta los topes.
A pesar de eso he dormido más o menos. Curiosamente el silencio en el vagón era bastante bueno.
Al llegar a Varanassi el cansancio y la acumulación de días creo que me han vencido. Pero también permite dar una sensación más realista de lo que aquí pasa en palabras llanas. Si alguién idealiza con espiritualidad o algo así este país puede hacerlo. Está en su derecho. Pero en este país lo que más ocurre es miseria. No escasez ni pobreza, miseria. En las zonas urbanas el tema es especialmente escabroso y aquí en la Down Town de Vanarassi todavía más. Todo está lleno de basura, hay mierda de vaca por todas partes, huele a mierda de vaca por todas partes. Las casas están casi en ruina. Todo está sucio. En los lavabos no ponen papel. El tráfico es de locos. Pueden atropellarte en cualquier momento. No hay aceras. No hay carriles. No indican las maniobras. Compartes calzada con los vehículos. Ponen las largas incluso en ciudad. En definitiva, este país es un asco como sociedad civilizada. Sus costumbres higiénicas son asquerosas, escupen, van sucios. Los niños son especialmente pesados en las zonas turísticas pero los mayores no se quedan atrás. Nada más salir del coche tienes cuatro o cinco moscas que quieren venderte algo. Es insoportable, estridente, asfixiante, abrasivo, invasivo y saturante.
En las zonas menos urbanas la cosa es algo diferente aunque de la miseria y la suciedad no te libra nadie. Varanassi me ha vencido y superado. Eso no significa que no supiera donde venía. Sabía que venía a un país duro. Pero no tanto. Y esto tampoco significa que me arrepienta. Venía a a impactar contra un mundo que me sobresalta. Venía a salirme de mi mismo y verme como el ser absurdo que soy. Venía a sacudirme el polvo que se me acumula bajo la alfombra de una insatisfacción crónica. Pero he de confesar que los claxón han podido conmigo. Tocan el claxón constantemtente, para todo. Y resulta completamente estridente y agotador. No hay sensación de que nadie te vaya a robar pero sí un permanente riesgo de ser atropellado.
La presencia de vacas en la calle ha dejado de ser graciosa. He contado varias manadas en la calle viniendo hacía aquí. Se mueven a su antojo sin ningún control. 
Todo el mundo quiere algo o te vende algo. Nos vemos como blancos perfectos. Billetes andantes a los que pedir dinero. Los únicos lugares de paz son los monumentos y el interior de nuestro coche. Confieso que estoy saturado. Nos vamos en el momento preciso y desde el lugar adecuado. La old town de Varanassi ha sido ya demasiado para mi.
Hay niños por todas partes, tirados en el suelo, sucios, las peores chabolas que he visto nunca, sin luz, sin agua, sin suelo, sin paredes acabadas.
Los lavabos incluyen la ducha. No hay separación entre vater y ducha. No hay cortina de baño vamos… No hay plato de ducha. Todo es uno lo que hace que esté todo el día encharcado. Y es así incluso en algunos hoteles. Son así.
Hoy hemos ido a ver una ceremonia que se celebra en el Ganghes y nos ha llovido y todo ha ido a peor. Es un país al que no volveré pero que siempre recordaré.
Es verdad que estoy físicamente cansado pero mentalmente estoy mucho más cansado. Por suerte, vivo en el mejor lugar del mundo para mi. Todavía no he encontrado otro rincón mejor. Pero viajar ayuda a recordarte lo importante que es lo que tienes.
Sé que la entrada es dura y no refleja el contenido global del viaje pero sí como me siento hoy. Y este es mi blog... y lo fusilo cuando quiero.... :-)


India. Dia 7


Casi toda la parte monumental se refiere a templos religiosos o fortalezas de la élite histórica. No parece haber arquitectura pública y laica reciente o no la consideran importante.
En los templos te das cuenta de que los humanos tenemos necesidades comunes. La primera es la concreción de lo abstracto. Aquí también han necesitado personificar a sus dioses. Los templos de Kajuraho combinan lo celestial con lo cotidiano. Sus fachadas son auténticas portadas de Playboy. El canon estético es el mismo. Al menos estas religiones parten de una concepción del sexo como placentero y positivo además de un símbolo de fecundidad y salud. Me ha gustado especialmente que las escenas de amor cómplice se combinen con las escenas de amor físico. No entiendo la moral cristiana que fija una cuña en mitad (el matrimonio) ni tampoco la versión del amor platónico (ausencia de físico). El amor es un fenómeno integral físico, intelectual que nos convierten en animales.
El amor está presente en cada templo. He leido algunos libros que anlalizan el amor desde su perspectiva científica. El amor humano es un fenómeno que escapa a la ciencia. Si la ciencia parte del establecimiento de unas reglas lógicas y una previsibilidad de acción racional el amor jamás será entendido por la ciencia. El amor se caracteriza un por un descontrol que a veces da vértigo, por una estupidez que a veces avergüenza, por una inmadurez que retrotrae y por un deseo inabarcable.
Los templos del Kamasutra son famosos por esas escenas pero son mucho más que eso. La gente no sabía leer ni escribir así que esculpían comics en piedra que contaban la historia que se quería contar. Eso sí, llama la atención la fijación por la belleza femenina. Una pasión que comparto. Las mujeres bellas son uno de los seres más bellos de la naturaleza.
Todas las religiones se han preocupado de gestionar la comunicación desde varias perspectivas. El sonido (música y canto), la palabra (es obvio) y la luz. Aquí preocupa mucho la luz, tanto su ausencia como su presencia. En Europa se aprovecho la luz para intentar los primeros cines con las vidrieras en las iglesias.
Hay que reconocer que las posturitas llaman la atención. Algunas requieren ayuda incluso de dos personas. Se busca preferentemente la penetración pero hay de todo.
Nos tenemos que descalzar cada dos por tres. Yo mantengo mis calcetines. Mis pies son sagrados y muy sensibles. Seguramente más que sus templos. Reconozco ser algo maniático de los pies. Aquí he visto algunos de los pies más feos y sucios de toda mi vida. En general la mayor parte de los pies me parecen feos. Pero los bonitos me parecen tremendamente bonitos. Y normalmente una chica bella tendrá unos pies bellos. De la misma manera que tendrá una voz bonita. La armonía de la naturaleza suele ser en conjunto.
No me gusta salir en las fotos. Al menos en las de monumentos no me gusta. Existe un solo centro de una foto. La mirada solamente puede abarcar dentro del encuadre un peso visual central. Si salgo yo el peso soy yo. Si sale el monumento el peso es para el monumento. Si salgo yo y el monumento en realidad no salimos ninguno de los dos. Yo estropeo al monumento y el monumento me estropea a mi. No entiendos las fotos de “yo estuve allí” porque son fotos hacia fuera y no hacia dentro. Mis fotos son para mi. Puedo compartirlas pero las hago para mi. Mucho menos entiendo las fotos dando saltitos frente al Taj Mahal. Se trivializa todo. Divirtámonos hasta morir.
Descalzarse debe ser algún gesto de humildad. Estos templos mantienen el esquema de altar frente al que adorar pero lo combinan con un camino. El camino en el cristianismo va desde la entrada hasta el altar. Aquí rodea el templo creando un círculo, símbolo presente en la mayor parte de las culturas de aquí.
El sonido lo gestionan con un Ooooommm que intenta trasladarte dentro de ti. La oración está presente en todas partes. La meditación relajada parece formar parte de cualquier relación espiritual.
También hay elementos comunes. Siempre surge alguién que actúa de “mediador” con el dios de turno. No soy muy ducho en religiones pero me gustaría encontrar una sin “pastores” en la que uno se relacione directamente con lo trascendente. El chollo de los mediadores es considerable. La conexión sagrada implica un cierto grado de divinidad y eso siempre crea superioridad. Después siempre habrá algún rico dispuesto a comprar la inmortalidad con bienes materiales. Así surgió la primera corrupción. Todos esos sabían que vendían un intangible. Vendían humo.
Ha pasado una mariposa. Hace mucho que no veía una mariposa. Cuando era pequeño recuerdo pasarme horas cazando mariposas con mi raqueta de tenis. No sé para qué porque luego no sabía qué hacer con ellas.
India tiene una imagen de espiritualidad en España. Sin embargo aquí la gente para descansar y relajarse hace lo que se ha hecho toda la vida: no hacer nada. En España no hacer nada está mal visto, hay que decir que haces un algo que consiste en no hacer nada. Esta tarde no haré nada no se puede decir, esta tarde tengo yoga tiene un algo más de sentido. Debería dedicar más tiempo a pararme y respirar. Siempre lo digo. Y siempre me ahogo.

Me ha embestido una vaca. Bueno, era un toro. Lo he visto al ver la foto. Yo solamente he parado un momento a hacer una foto y al pasar a su lado me ha dado un cabezazo en la pierna. Si me pilla un cuerno me hace pupa. Ups.

Por la tarde nos hemos encontrado con algo de tiempo muerto imprevisto. Como aquí parece que hemos caido bien a los del hotel, nos han llevado a una especie de cabaña en un árbol que da visión del rio y nos han llevado a ver el atardecer para hacer unas fotos. Esto parece otra cosa. Sin aglomeración, tomando un zumo y charlando quizá por primera vez con nuestro conductor Nand.
Al volver el hotel está sin luz. Los cortes parecen frecuentes. Nos dicen que subamos a la azotea y nos sentamos mientras se hace de noche. Alrededor de nosotros hay campos cultivados, alguna cabaña construida en plan chabola y alguna casa.
Bajamos a cenar. Los chinos hacen un ruido horrible con la boca cuando comen. Parecen vacas rumiando. Hay tres chicas sudamericanas. Son dos argentinas y una costaricense. Son jóvenes y van solas. Una de ellas vino completamente sola antes de conocer a las otras dos. Se atreven y viajan en transporte público. Con un montón de equipaje que debe pesar un montón. No deben tener más de 22 años. Yo a su edad no me atrevía ni a soñarlo.

Se hace de noche. Nos han iluminado con la luz de un candil. Seguimos esperando la hora para coger un tren a Varanassi. Es un tren cama. Tarda once horas en hacer 450 km

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com