Des-integración

Querido joven periodista


Soy comunicador y sindicalista. Supongo que te parece contradictorio porque en la facultad te hablaron de objetividad y de equidistancia, de neutralidad y de independencia informativa, y yo parece que siempre lo vea todo del mismo color. Pero hoy es menos contradictorio que nunca. Sin buenas condiciones laborales os tienen cogidos y acojonados, no podéis ser buenos comunicadores si siempre estáis pensando en la posibilidad de despido. Si no estáis fuertes nosotros, los ciudadanos, estamos indefensos. Os necesitamos sólidos y valientes pero sobre todo os necesitamos conscientes y concienciados.

Llevo observando tu mundo con envidia desde hace años porque no me atreví a intentar lo que tú intentaste. No creí en mi vocación cuando debí haber creído en ella. Pero últimamente he dejado de envidiarte. Me he dado cuenta de que has entrado o vas a entrar en un mundo que como todos los demás se ha dejado invadir por el dinero. No te culpo personalmente. Mis colectivos tienen más incoherencias seguramente. Solamente me gustaría intentar recordarte lo que era mi sueño cuando era pequeño y lo que seguro que fue el tuyo.

Tienes el sector profesional que ha sufrido el ERE más invisible de todos. Seguramente tú mism@ estás en el paro o acabando una lista eterna de estudios. Han tirado a la calle a miles de comunicadores y los que quedan trabajan igual que en los demás sectores... como pueden. Apenas ha aparecido información de vuestros propios recortes de plantilla. Vuestras empresas los han tapado.

Durante la época de la década prodigiosa el periodismo aceptó gustosamente las subcontrataciones, la temporalidad, los horarios. Pensando que habría pastel para todos con tanta TDT y tanto Internet. Todo el mundo asumió que el periodismo y el mundo era así, tal cual nos lo mostraban, y tal cual se montaba por una propuesta liberal que dice que el mundo está lleno de oportunidades y de ningún peligro. Y te dijeron que el tema sinidical no tenía mucho sentido para manejar la abundancia, que era mejor mantenerse al margen, que eso te permitía una cierta distancia. Y también que la información se podía banalizar, que valía todo con tal de conseguir audiencia, que lo importante era el resultado, la mirada o el oído en tu medio. Las universidades se llenaban de gurús del espectáculo que enseñaban qué es lo que atrae a la gente y qué es lo que no. Porque la información, el sagrado derecho a la conformación de una opinión pública saludable, se la trae al pairo a la mayor parte de empresas de comunicación de hoy en día. Algo pasó cuando os convirtieron de informadores a vendedores de noticias. Ya no contáis cosas, ahora vendéis noticias.

Conozco varios héroes de lo cotidiano que todavía sueñan con los pies en la tierra pero como grupo, como colectivo, el periodismo ha demostrado ser muy cainita y muy cobarde. No más que los demás... pero buf... yo os admiraba tanto que se me ha caído un mito profesional. Uno más diréis.

A pesar de saber cuál es la realidad se sigue informando de la situación actual como si se tratara de un espectáculo y siguiendo lo intereses empresariales del medio. Porque los medios ya no son diferentes versiones de la realidad sino que tienen intereses que construyen diferentes versiones de la realidad. Y lo hacéis porque no hay más remedio. Se permiten comparecencias sin preguntas, se permite que contesten lo que les dé la gana, aceptáis entrevistas pactadas con preguntas pactadas, permitis que tapen hechos noticiables, no protestáis ante cambios de redacción, aceptáis que opinen tertulianos a sueldo. Aceptáis lo inaceptable.

Esa profesión está hoy tan denigrada que tendrás que volver a inventarla. Tendréis que volver a inventar una vocación. Tendréis que volver a ser buscadores de la verdad inexistente. Tu producto no es mercancía. Con tu teclado nos jugamos saber la verdad o una parte de ella. Pasarás momentos de miedo y te pido que los saltes, que los rodees, que cuentes honestamente lo que ves. Que nadie te robe una vocación traficando con miedo. El miedo no lleva a ninguna parte. Ahora que no tienes nada que perder, pierde el miedo. Te pido que me cuentes las cosas con honradez y que en tu vida profesional no seas ni neutral, ni equidistante, ni independiente. Te pido que te defiendas con todas tus fuerzas en tus condiciones laborales y profesionales porque nos jugamos todo en lo que tú nos cuentes. Y para contarlo te necesitamos fuerte y enter@.  

Daños superficiales

Fabra no debería ir a la cárcel

Suben las comisiones bancarias

Delegado sindical y coach laboral

La función de los profesionales de banca ha cambiado mucho en los últimos tiempos y por tanto la función de los sindicalistas de banca ha de cambiar necesariamente. Uno de los cambios más profundos de la organización del trabajo en banca son las cuestiones psicosociales. Abordar la capacidad organizativa de la empresa es el reto más grande del siglo en el que estamos. Sin abordarla no conseguiremos cumplir con la mejora de las condiciones laborales como paso previo a la felicidad laboral. Una de las estrategias principales podría ser la creación de estructuras paralelas de creación de opinión. La reflexión amplia sobre una cuestión abre el camino para su evolución y focalización. Una de esas estructuras paralelas es el cambio de la función del delegado sindical en banca.

La figura del delegado sindical pasivo a la espera de una llamada o una duda de carácter exclusivamente normativo ha pasado a la historia. Estar escondido en un despacho conduce a la invisibilidad y la distancia. El sindicalista de banca ha de estar en las oficinas. Es cierto que el nivel de complejidad de la normativa laboral del sector obliga a una cierta especialización pero es más cierto que conservar el tacto y la sensibilidad que otorga el contacto con la plantilla es un valor primordial a conservar. Y lo es en dos sentidos, por un lado para hacer el trabajo sociológico de interpretar y canalizar tanto los estados de ánimo como las corrientes subyacentes (lo que nadie le da tiempo a pensar y estructurar) que surgen en un frenético y cotidiano esfuerzo conjunto. Pero también y fundamentalmente por el contacto que un buen delegado sindical de banca puede aportar a sus compañeros en la conversación.

Porque dejando de lado, nóminas, escalas salariales, derechos, permisos, vacaciones y demás, un sindicalista de banca debería plantearse la necesidad de ser un buen coach laboral alternativo. Las empresas de banca se afanan en la contratación y expansión de mensajes de condicionamiento de pensamiento y actuacíón. Gastan ingentes cantidades de dinero en transmitir valores como la competitividad, el liderazgo, el valor del trabajo como eje central de una vida y la adhesión a una marca como fanatismo. Sin embargo, las organizaciones sindicales apenas gastan esfuerzos en combatir esos valores. El sindicalista de banca debe aprender a ser más coach y menos legalista, debe ser más proactivo y menos reactivo.

Existen lineas de trabajo posibles y cercanas:
Construcción de un ambiente de confianza. La confianza se gana a base de discreción y proximidad. El contacto personal debe ser periódico y cercano. El intercambio debe ser mutuo. No limitarse a escuchar sino aportar por ambas partes. Indudablemente el feeling personal no siempre es controlable pero sin vocación de contacto es imposible.
Coherencia. Hay que tratar de unir con hilo lo que se dice y lo que se hace, incluso la actitud personal ante la vida. No se puede pedir valentía sin ser valiente, no se puede pedir rebeldía sin ser rebelde, no se puede pedir capacidad de pensamiento crítico sin pensar críticamente. A eso se debe añadir una cierta épica cotidiana. No se buscan heroes ni martires pero sí que se busca una cierta "admiración" en cuanto a algún tipo de actitud personal. Decir lo que los demás no pueden decir o hacer lo que los demás no pueden hacer pero en todo caso pensar lo que los demás también piensan.
Delimitación de itinerarios laborales. Cada etapa de la vida conlleva unas necesidades. El manejo de los tiempos y la serenidad es muy importante. Hay momento de desesperación por no poder ocupar espacios de crecimiento y momentos donde lo mejor es ocultarse y concentrar la mirada en una vida personal más compleja. Escoger bien los tempos de formación y amortización, apaciguar o hacer valer la autoestima para atreverse son cuestiones que hay que saber manejar.
Expansión de valores de responsabilidad colectiva. La actual coyuntura bancaria fomenta el individualismo y la competitivdad irresponsables. La creación de marcos colectivos de reflexión, la creación de lazos y la fijación de comportamientos responsables son muy importantes en la actuación sindical en banca. Para ello debería trabajarse más la posibilidad de códigos éticos para los profesionales de banca.
Acompañamiento. La falta de pedagogía democrática ha conducido a una versión de la democracia representativa que no hace ningún bien. La representación no es sustitución sino una delegación de voz o compañía. Las peticiones de mayor intervención ascendente, democracia de calidad, también llegan al mundo sindical. Es cierto que debemos establecer más posibilidades de participación de las plantillas en nuestras actuaciones pero también es cierto que las plantillas han de asumir más responsabilidades en su propia actuación. El trabajador y la trabajadora de banca no puede esperar que sus representantes hagan y digan todo. Debe asumir que su sindicato estará a su lado pero que él o ella han de estar también presentes en la fijación de límites empresariales.
Incluir las emociones en el mundo laboral. La versión más extendida por la empresa es la del actor profesional. Aquella persona que es capaz de transformarse al entrar por la puerta de la oficina dejando todas sus preocupaciones fuera para convertirse en un gran profesional. Lo cierto es que eso no es solamente imposible sino que además no es deseable. El profesional de banca pasa muchas horas en la oficina y transmite sus emociones al trabajo. Eso es así cuando las emociones son positivas y cuando son negativas. Y a lo largo de la vida profesional se producen contagios de todo tipo. El sindicalista de banca debe entender y hacer entender que la vida no es una linea constante sino salteada. Aprender a potenciar el pensamiento positivo y la resiliencia no debe perjudicar ni a la capacidad de critica ni a la rebeldía.
Sacudir modelos alternativos. Finalmente la mejor y más potente estructura paralela posible es la creación y extensión de modelos alternativos de conducir la propia empresa financiera. La creación de escenarios alternativos al existente debería ser una obligación sindical -y de la izquierda en general- constante. Los modelos alternativos no solamente deben ser pensados y mostrados sino sacudidos para renovarse permanentemente. Huyendo de cualquier nostalgia pero recordando cuáles son los pilares de la banca: la prudencia, la discreción, la sensatez y la confianza. Hoy en día los cuatro pilares están siendo atacados en  un extraño caso en el que el dinero ataca al propio dinero convirtiendo la banca en una industria.

El sindicalista de banca ya no lleva chaqueta de pana y coderas, tampoco mantiene rencor ni miedo a la empresa y ya no le parece todo mal. Ahora ha estudiado una ruta, mira por el retrovisor, comprueba las maletas y los niveles, observa a los pasajeros y debe estar en condiciones de conducir en cualquier momento aunque no lo haga nunca.







Una campaña de publicidad incluirá a Mazinger Z y Pipi Calzaslargas

Tomatelo con calma
La moda de usar recuerdos de la infancia para vender productos financiero ha calado en el entorno empresarial. Si Bankia decidió suavizar su imagen de entidad intervenida poniendo a Marco y la Abeja Maya en los escaparates, empresas del entorno financiero y de otros sectores han decidido subirse a la ola y no han querido quedarse atrás. Los dos nuevos personajes que se han usado para campañas publicitarias son Mazinger Z para publicitar las inversiones en energía nuclear y armamento y Pipi Calzaslargas con el eslogan "Si no quieres acabar como esta perroflauta, hazte un plan".
En la misma linea, una empresa de seguros también ha usado el video de la muerte de Chanquete para publicitar sus productos de cobertura de defunción. 

El Rey inicia una huelga para defender sus privilegios

Tomatelo con calma
En vista de la cantidad de "privilegiados" que secundan las huelgas en España el monarca ha decidido empezar su propia huelga para defender su situación laboral y familiar. El Rey considera que trabajar estando de baja como le toca hacer y una reducción salarial como la planteada por el Gobierno es manifiestamente injusta y desproporcionada. Por tanto, comienza una huelga general indefinida que se prolongará hasta que el Gobierno admita reunirse con el Comité de Empresa de la Casa Real.
Fuentes gubernamentales opinan que se trata de una huelga claramente "política" y exigirán el cumplimiento de los servicios mínimos mediante la contratación a través de otra empresa del Príncipe Felipe con lo que los ciudadanos "apenas notarán sus efectos" en el día a día.
Las principales fuerzas políticas y agentes sociales se han mostrado muy preocupados por saber quien entregará la Copa del Rey este año si la huelga se prolonga y el conflicto no se resuelve.

Canal 9 pide perdón por silenciar los intentos de segregación del Puerto

Noticias que parecen increibles pero son totalmente inciertas
Consternación e indignación en las filas segregacionistas al ver la noticia que la nueva etapa de Radio Televisió valenciana ha iniciado. En una de las noticias emitidas en el día de ayer un periodista reconocía haber recibido órdenes de no informar y silenciar los dos intentos de segregación de El Puerto de la última década. Las palabras del periodistas señalaban a responsables políticos como los que vetaron la crónica que había elaborado sobre todo el proceso y el reportaje que se había preparado para el programa Dossiers porque "no era conveniente el tema".

Las prostitutas inician un acercamiento de posturas al Ayuntamiento

Noticias que parecen increibles pero son totalmente inciertas
Tras toda la polémica suscitada con la moción de Compromís que abordaba el tema de la prostitución en los caminos rurales cercanos a Sagunto el colectivo de prostitutas ha iniciado un acercamiento de posturas a las instituciones. Las prostitutas insisten en la "excelente relación que han tenido tradicionalmente con las diferentes instituciones como se ha dejado ver en más de un sumario" y creen que es posible mantener una relación "más fluida y menos tensa" con el Ayuntamiento de Sagunto.
La moción ha debido tener poco éxito en la persecución policial del fenómeno ya que siguen instaladas en caminos rurales de Sagunto aprovechando las excelentes conexiones tanto ferroviarias como por carretera de nuestro municipio así como el cluster creado alrededor del Taller del Alemán. 

Castelló pide también el indulto del hombre desnudo que se pasea por las calles

Noticias que parecen increibles pero son totalmente inciertas
El Alcalde de Sagunto, A.C. está desatado en peticiones de indulto. Si esta semana conocíamos que había pedido el indulto para el ex alcalde de Torrevieja condenado por corrupción la última noticia que ha llegado a nuestra redacción confirma que también ha pedido el indulto para el hombre desnudo que se paseaba por las calles del Puerto. Según un comunicado de prensa del propio gabinete municipal "ambas personas han sido despojadas de todo y expuestas a la vergüenza pública sin pudor con lo que la decisión más coherente es pedir el indulto para ambos". 

Las fábricas de miedo

Esta semana una inspectora de hacienda denegó un recurso de la empresa Cemex contra una sanción millonaria de la Agencia Tributaria. Inmediatamente fue destituida. Así se fabrica el miedo.

La situación de los parados es trágica pero la situación de los que todavía trabajamos es terrorífica. En las empresas se usa el miedo cada día como coartada perfecta para constantes crímenes laborales. El miedo se mueve de manera invisible por los centros de trabajo. Se fabrica con silencios y con ausencias. La moda de las palabras y los gestos se acabó. Han encontrado el sistema perfecto.

La brigada político empresarial de la derecha ha encontrado el aliado perfecto en el miedo. Los traficantes de miedo aparecen de debajo de las piedras. Pero ¿Cómo se fabrica el miedo?

El miedo en Canal 9 como en cualquier parte se fabricó reprimiendo a los no adeptos y premiando a los adeptos. Creando una guardia pretoriana de "los nuestros" y un harén de enchufados que hacía que quienes todavía creían en el proyecto inicial de Canal 9 se fueran arrinconando. Mientras tanto, los del paisaje, los que nunca hacen nada pero aprenden mirando, veían cómo quien destacaba o alzaba la voz era aplastado. Así crecieron en ese centro de trabajo y así sucede en la mayoría de empresas grandes. En las pequeñas es todavía peor porque el miedo bajo el disfraz de crisis sirve para todo. Una mirada sirve para decirte que o pasas por el aro o el aro desaparece.

Hay miedo en todas partes. En los sindicatos hay miedo a desaparecer. Y nos tenemos que ocupar tanto de la supervivencia que cualquier novedad, cualquier innovación queda congelada por el miedo a equivocarse, a meter la pata, a dar pie al batallón azul mediático para destrozar las trincheras y colarse por todas partes.

Hay miedo en cada centro de trabajo porque ves que un día tu compañera y vecina de ese supermercado de confianza se va a la calle y nadie dice nada. Un día te conducen a la cámara de gas de los despidos y los demás simplemente esperan que esto se acabe y no les toque a ellos.

Hay miedo entre mis compañeros de banca que ven como hay sillas vacías donde antes había compañeros despedidos o llevados a kilómetros de distancia. Los jefes saben bien como aprovechar eso obligando a hacer horas negras fuera de horario. Trabajar más para ganar menos. Ya lo dijo el filósofo Díaz Ferran.

Hay miedo en la política, con un bipartidismo hundido que se defiende a base de construir encuestas que mienten. La mentira es una gran aliada del miedo. Es su mejor amiga.

Pero siempre hay gente que rompe el miedo. Y que cree que más vale pedir perdón que pedir permiso. Hay gente que cree que el miedo no lleva a ninguna parte ni a quien lo impone ni a quien lo soporta. Esta semana Jordi Évole recibía el Ondas al mejor programa por su denuncia de la ocultación del accidente de metro en Valencia. Y ahí se resume todo, intentaron llevar el silencio y taparlo, intentaron comprar voluntades, mintieron.
Hay que perder el miedo o seguiremos perdiéndolo todo y solamente nos quedará el miedo. 

Indultos para todos

Humor en el interbancario

Aritmética sencilla

Sospechosos habituales

El cine americano se ha preocupado muy mucho de situar las restricciones de libertad siempre en el ámbito de la seguridad. Grandes desastres, ataques alienígenas, invasiones comunistas, superheroes que luchan contra el mal.
Cambiar libertad a cambio de seguridad fue el paradigma político impulsado tras el atentado de las torres gemelas pero es un denominador común de las sociedades complejas. No es casualidad que la mayor parte de las libertades se hayan conquistado en situaciones de inseguridad. La derecha lo sabe y sabe cómo utilizar el miedo a la "revuelta descontrolada". Es una historia que viene desde cualquier época. El miedo al caos y el desorden de lo imprevisible (Espartaco?). Y para ello hemos ido montando equilibrios entre libertad y seguridad a lo largo de la historia.

En las sociedades de la comodidad ya se observa una fácil cesión de las libertades públicas a cambio de más comodidad segura. En el fondo somos todos un padre protector que tiene miedo de que a sus hijos les pase casi de todo. Ese instinto es muy fácil de domar.

En Casablanca es donde se asienta el principio básico del placebo penal. Mientras Ilsa y Victor Lazlo viajan en el avión, Rick dispara al mayor Strasser y ante tal situación el antiguo oficial colaboracionista francés sentencia la frase "El mayor Strasser ha sido asesinado. Detengan a los sospechosos habituales". La detención de los sospechosos habituales es un principio básico de placebo penal. La gente se siente más segura cuando hay detenidos por el principio de culpabilidad.  Poco importa si las detenciones aciertan. Si hay detenidos todo vuelve a la normalidad.

La nueva ley de seguridad ciudadana del PP se llama así para ceder libertad ante seguridad. Es la forma moderna de detener a los sospechosos habituales. Siendo ese su principio no es ese su fin. Su fin es amordazar al rebeldía. Primero con las concesiones de TDT intentaron controlar tu salón de casa. Y al ver que no pueden al menos quieren controlar la calle. Pero están cometiendo un grave error.

Hace años que fui de viaje a Euskadi. Como aquí no tenía la posibilidad en cuanto llegué me compré el Gara. Y me sorprendieron los contenidos por dos motivos. El primero que rompían agenda, es decir, me informaban de cosas que ninguno de los otros diarios informaban y desde una perspectiva completamente diferente. El Gara era una especie de Al Jazzira en España. Mi segunda sorpresa fue al leer los artículos de opinión. Me sorprendí de la complejidad, abstracción y formación de pensamientos y razonamientos que justificaban la existencia de la lucha armada de ETA. Aquella justificación tan sólida de la violencia me resultaba entonces completamente inexplicable. En ese momento ETA andaba muy desprestigiada pero no siempre fue así. Hay miles de documentos visuales y escritos donde ETA gozaba de amplias simpatías entre la sociedad española, especialmente bajo el régimen franquista ¿Cuál era la diferencia?

Años después he viajado a India y me explicaron la teoría del Karma. El Karma incluye una ley de acción y reacción. Cada cosa que envías al universo acaba por volver a ti. Y recordé lo que había leído en el Gara. La represión desproporcionada, deslegitimada e injustificada por parte del estado de "la rebeldía" ofrece razones, legitima acciones y ofrece coartadas perfectas.

El mecanismo de la Ley de Seguridad Ciudadana es perverso porque no sube el reproche penal de ninguna de las conductas sino que hace exactamente lo contrario, las lleva al ámbito administrativo donde no existen garantías judiciales. Antes la policía estaba obligada a detenerte y llevarte a disposición judicial, ahora podrá darte una buena hostia y luego multarte por hacer las conductas que se han tipificado a golpe de noticia. Sin pasar por ningún juez. Saben perfectamente que los jueces miden las conductas y eso no lo podían permitir. Eliminan garantías y lo llaman Ley de Seguridad.

Ante esta situación de desamparo ciudadano existen varias posibilidades -entre ellas la pasividad generalizada- pero me gustaría recordar dos. La primera es la desobediencia civil o insumisión. Este país cuenta con una buena trayectoria de insumisos ante leyes injustas como la del Servicio Militar Obligatorio. La otra es mucho más lúgubre y peligrosa. Cuando se reprime con tanta violencia estatal la organización ideológica y cívica de los ciudadanos, cuando se elimina el derecho a la protesta legal, existe en España también una amplia tradición de lucha violenta y terrorista. Parece mentira que no tengamos memoria.

Pero bueno, tú no eres Ilsa Lazlo ni yo Rick Blame. Mi problema es que soy uno de esos sospechosos habituales. 

Banca de hogar

Camps desaparecido

Telefoneando a dios

Puede que esta sea una de las imágenes que mejor definen la India de hoy. Un templo construido y turístico con arquitectura peculiar y presencia de la sexualidad de manera abierta. Construido en tonos tierra. Cada país es del color de sus materiales de construcción. Abajo y en contraste una mujer vestida de azul, ajena a cualquier vestuario occidental pero hablando por un smartphone. Constituyen la contraposición de la antigüedad basada en ese color tierra amarillo y la modernidad india sobre un azul llamativo y un móvil de última generación. Así vive la India a mitad de camino entre una cosa y otra. Y en mitad del camino un abismo, un agujero negro al que no acabas de encontrar sentido. Mientras tanto una mujer habla sentada en un templo. Seguro que de algo cotidiano e intrascendente, en un templo religioso donde lo trascendente vive ajeno a lo cotidiano. 

Robarle tiempo al tiempo

De Lubo Penev al futbolin

Hace poco que volví a Mestalla. No me prodigo por la tele ni por el campo porque el fútbol me parece demasiado previsible. Sigo sintiendo el escudo pero creo que el Valencia carece de personalidad propia. Hace tiempo que el futbol del Valencia no tiene alma ni magia. La desaparición del alma de los equipos es un producto de finales del siglo XX cuando el trasiego de jugadores constante y anual fue de tal nivel que se perdió el olor de cada equipo. La desaparición de la magía bajo mi punto de vista tiene más que ver con el dinero y con un efecto espejo.
La aparición de Pep Guardiola como superentrenador obsesivo ha hecho mucho bien al Barça y a la Selección Española pero no sé si ha controlado bien sus efectos colaterales. El modelo de entrenador mecánico que trabaja hasta la saciedad la interiorización de un sistema de juega hasta conseguir entrar en el inconsciente del jugador que ya no sabe jugar de otra manera es básicamente irreplicable sin dinero. La magia se compra porque la tienen los jugadores calientes que consiguen salir del congelador de un campo de futbolín.
No sé si ustedes se habrán fijado pero el fútbol de los equipos de media tabla hacia abajo últimamente es una mala imitación de un modelo irreplicable. Me explico. Ver al Valencia de los últimos años es ver un equipo de futbolin con jugadores encorsetados, anudados, anclados y atados a una función. Las circulaciones de balón son lentas y casi siempre horizontales. La media de toques es superior a tres y la media de distancias de pase no superara los diez metros.Todos los avances de balón están previstos en base a superioridades de apoyo, no hay ningún aclarado para el uno contra uno. Nadie se va de nadie. Es como si todo el partido intentara estar guionizado. Los entrenadores ya viven obsesionados con dirigir el más mínimo detalle creando un fútbol propio de videojuego donde la visión se limita a lo que abarca una pantalla. Algo tendrá que ver en eso tanto futbol televisado. El fútbol se ha hecho pequeño para los pequeños por pura imitación de los grandes. Pero los grandes tienen dinero para comprar magía y los pequeños solamente tienen un futbolin.
No estoy hablando del fútbol de contrataque ni de patadón con gestión de rechace, hablo de simplemente ampliar las posibilidades de sistemas de juego. La maraña de centrocampistas que ha impuesto la nueva moda construye un juego de tiralíneas que exige dos toques máximo y para eso hay que ser muy grande. Establecer un sistema de juego general a imitar donde solamente los dos grandes pueden competir es un problema para la competición. Jugadores de dos toques hay los que hay.

Tirando de nostalgia de mi época del Sector 27 hubo una época donde los pases podían exceder los diez metros y se mandaban a un espacio abierto y no a un pie, incluso iban por arriba en lugar de rasos. No rechazo el tiquitaca, me parece bien, digo que hay otras maneras de jugar al fútbol también preciosas.

De mis tiempos de Mestalla cada domingo recuerdo pocas cosas pero una de las cosas que más recuerdo era un espacio abierto en cada banda y el desmarque de ruptura o basculación marcando espacio de Lubo Penev que recibía un balón tras el que correr o que bajar para después jugar en el uno contra uno o temporizar para permitir una subida del resto del equipo. Eso en el Valencia de hoy es imposible porque cuando el tiquitaca no se hace bien se convierte en un futbolin de jugadores acordonados en lineas ficticias, amordazados en redes cortas,  un fútbol corto y cortoplacista que a mi me aburre.

Sagunt podría aspirar a la candidatura olímpica de 2024

Humor absurdo.. o no.
Según ha podido saber Morvedrelly Mirror el Departamento de Deportes del Ayuntamiento de Sagunto está estudiando presentar candidatura para los Juegos Olímpicos de 2024. El fracaso de Madrid no ha hecho desfallecer a quienes piensan que Sagunto podría albergar unas olimpiadas. Al parecer la Llama Olímpica sería la de Saggas, la Villa Olímpica estaría en la Gerencia. En defensa del proyecto quienes lo impulsan dicen que tenemos las infrastructures acabadas en un 80%, por ejemplo, la piscina y que además también podemos tomar una relaxing cup of cortado del tiempo in Plaza Mayor.

Cásate y sé sumisa de Grey

El sufrimiento rentable

Canal 9 "era un órgano del partido"

El mito del héroe laboral

En una de las últimas grandes movilizaciones y en pleno apogeo de ataques contra los sindicatos el director de un reputado diario español mencionó aquellas épocas de la clandestinidad y jerseys de cuello alto del sindicalismo (Papá cuéntamente otra vez) en un ataque de nostalgia a la contra. Efectivamente, quiso usar la épica de otras épocas para denostar a las persona que hoy en día ostentamos la representación de los trabajadores.

En efecto, todos hemos perdido épica. En algún caso gracias al dios de la democracia que sustenta la imposibilidad de acabar detenido, encarcelado o recibiendo palizas de la policía. Faltaba más. Y también es cierto que los sindicalistas ya no somos aquellos luchadores de clase obrera con formación autodidacta que trabajaban principalmente en grandes fábricas en una sociedad postindustrial pero incipientemente de servicios. Ahora estamos en todas partes y tenemos estudios de todo tipo. Incluso en los bancos y con masters ¿Dónde vamos a llegar?

Pero aquel director cometió un error. Olvidó que él también tuvo su propia épica. Hubo una época en la que los periodistas no habitaban despachos suntuosos sino la calle y los bares. Hubo una época en que no había notas de prensa o declaraciones sino que las noticias había que buscarlas donde se producían. Hubo una época en que ser periodista no creaba ningún star system sino que se les veía como cotillas o porteras, tipos peligrosos y bohemios que habitaban lugares de perdición. Tanto era así que se les llamaba "la canallesca". Incluso hubo una época donde los periodistas eran encarcelados por publicar, por investigar, por informar de la realidad que estaba pasando luchando contra el régimen franquista. Todos hemos tenido nuestra épica y algunos la perdieron el día que dejaron de ser informadores y empezaron a ser vendedores de periódicos.

No quiero quedarme en una dialéctica falsa comunicador sindicalistas porque soy las dos cosas. El cierre del Canal 9 ayuda a entender que esa dialéctica es falsa. ¿Qué tipo de comportamiento le era exigible a los periodistas de Canal 9 enmudecidos por el miedo? Por un lado todavía recuerdo las informaciones que ofrecían sobre las tres huelgas y el nefasto tratamiento informativo. Por el otro todavía recuerdo mis conversaciones con trabajadores de Canal 9 sobre los intentos internos de constituir comités de redacción o algún tipo de defensa frente a la presión de los jefes peperos y sus periodistas secuaces. El miedo no lleva a ninguna parte ni a quién lo recibe ni a quien lo ejerce.

No quiero quedarme en la dialéctica porque todos hemos tenido nuestra épica profesional. Los futbolistas hubo una época que cobraban muy poco. Si dejaban de jugar no cobraban. Luego mejoraron su salario pero eran propiedad  de sus equipos y no podían irse. Un equipo podía condenarte para siempre a no jugar si quería. De ahí surgió la Ley Bosman, eso que ahora usted lee como "pagar la cláusula". Los futbolistas tuvieron su épica.
Incluso los banqueros tuvieron su épica amablemente retratada en Que bello es vivir o con el nacimiento de las Cajas de Ahorro cuya vocación era la de servir de banco de los pobres. El verano pasado estuve en Ecuador. Uno de los proyectos de cooperación era una cooperativa de ahorro donde algunas personas sin estudios integraban el Consejo de Administración de esa cooperativa y se jugaban la enemistad de los vecinos a los que debían exigir el pago de sus deudas. Todos los oficios tienen su épica.
También los abogados luchadores contra las desigualdades e injusticias en diferentes situaciones históricas, también los médicos en guerras o catástrofes naturales han tenido su épica. Y ahora són ¿qué son? Seguro que encuentra algún cliché que adjudicarles.

Todos hemos perdido gran parte de nuestra épica y quizá debamos recuperarla pero sabiendo que el mito del héroe laboral es solamente eso: un mito. Exigir heroicidades, mártires o superheroes no es una visión realista.  Ahora lo que deberíamos buscar es simplemente personas valientes y honradas. En todas las profesiones. Esa épica sí que es exigible. 

El protocolo de los Mossos

Canal 9 se cierra

Baja el paro

Montoro regresa al futuro

Dejavu de izquierdas

Hoy no toca

El peligroso bonus de los directivos de banca

La retribución variable de los comerciales en general ha pervertido los esquemas de la venta hasta límites socialmente perniciosos. El poder del producto ha dejado de ser el producto para asentarse sobre la capacidad de comercialización. Los expertos en marqueting saben que nuestras decisiones no se basan en un comportamiento activo de comparación sobre parámetros de calidad y utilidad sino que los elementos emocionales, especialmente de interacción comercial, son determinantes. O dicho de una manera más simple, si tienes una buena red comercializadora da un poco igual lo bueno que sea el producto.

Pero -bajo mi punto de vista-en banca esto se ha convertido en un problema social que está en la base de toda esta crisis moral y económica que sufrimos.

El sistema de sobresueldos en banca consiste en una retribución dineraria en función de la productividad (ventas) que se ha tenido durante el año de manera que cobra más el que más vende. Esto dicho así no es peligroso. Es hasta positivo porque fomenta la productividad y la focalización en el objetivo de venta. De hecho, si los profesionales de banca tuvieran claramente definidas cuáles son sus comisiones por venta en todos y cada uno de los productos que comercializan la responsabilidad seria del profesional que escoge unos productos y no otros para ofrecerlos con más "empeño". El problema más serio es que esto no es así.

Incluso les digo más, si la retribución variable se predicara solamente de los agentes de venta finales, los comerciales que usted conoce, tampoco seria un problema social sino un problema estrictamente laboral porque se hablaría del sueldo de unas personas.

El problema más serio surge porque los profesionales no pueden decidir qué producto ofrecen y además los que más cobran con mucha diferencia no están en red comecial sino que son jefes que nunca hablan con clientes.

Efectivamente, los sobresueldos de los diretivos en banca son un problema porque conceptualmente generan irresponsabilidad comercial. La mayor parte de la retribución variable va a parar a manos de directivos que nunca hablan con clientes y que nunca les ven la cara. A modo de ejemplo, en una campaña de preferentes los jefes podrían cobrar más que los empleados por colocar un producto que se ha demostrado que se vendió de manera tóxica de manera generalizada a pesar de que quienes se llevan los insultos son los que están en las oficinas. Esto es un problema social, cívico y político porque estos jefes estarán interesados en colocar el máximo de producto sea del tipo que sea no viéndose sometidos a ninguna censura comercial ni dando ninguna cara. Y esto genera mucha irresponsabilidad comercial.

Pero es más, los sobresueldos en banca suelen ser dirigidos, es decir, un empleado no puede decidir que es lo que comercializa dentro de un catálogo de productos. La entidad fija prioridades a través de campañas y ese producto debe ser "colocado" en  una determinada cantidad de la manera que sea. La red comercial se limita a cumplir una campaña tras otra con esas órdenes. Y los jefes se convierten en capataces con látigo para que esas órdenes se cumplan por la cuenta que les trae, porque su sobresueldo les va en ello. Y todo esto genera irresponsabilidad comercial de nuevo porque se aceptan órdenes de manera ciega de colocación de producto independientemente de cuáles sean sus características adecuadas o no para perfiles de clientes. Por decirlo más fácil hay un producto a la caza de un cliente y no clientes a la búsqueda de productos. Es un giro copernicano definitivo.

Pero además es que los sobresueldos de banca no están regulados por nadie. Lo más que se consigue en algunas empresas son convenios de empresa. Sí, aunque resulte sorprendente el Derecho Laboral se ocupa con intensidad del salario fijo con amplias y abundantes regulaciones pero los sobresueldos no. Los sobresueldos, quedan al aire, al exclusivo arbitrio de la empresa en cuanto a diseño, modo de pago y garantías. Hacen un poco lo que quieren, por tanto, la empresa está muy interesada en que exista más salario variable y menos fijo. Y con esto cuadro todo el puzzle ¿Se imagina usted lo que es capaz un comercial cuando la mitad de su sueldo depende de lo que le han dicho que tiene que vender? Pues sí, es capaz de un montón de cosas porque además no existe ningún código ético bancario que apoye a ese vendedor en una posible objeción de conciencia (no vender hipotecas con cláusula suelo?).

Creo que el tema requiere atención política y social suficiente más allá del pequeño problema sindical-laboral que supone -nuestros sueldos son dignos con y sin variable- y debería ser abordado con más valentía dentro y fuera de las empresas o de lo contrario irá a más.


Mi basura política

Creo que necesito algunas aclaraciones sobre el tema de lo que ocurre con mi basura y cómo se gestiona porque me cuesta entenderlo.
Me cuesta entender por qué se paga lo mismo de basura en una casa donde se vive todo el año que en un apartamento donde se pasan solamente dos meses. También me cuesta entender por qué pago lo mismo yo que vivo solo que una familia de cuatro personas que habitan una vivienda como la mía y fabrican cuatro o cinco veces más basura. Podrían instaurar un sistema de pago en función de la basura que cada uno produce. El sistema podría ser en principio voluntario. Yo me presento voluntario para llevar mi basura donde me digan, que me la pesen, que me den bolsas con un código que me identifique y que incluso vigilen el contenedor de al lado de mi casa para comprobar que no saco basura en negro al contenedor de los demás. Lo prometo que me presento voluntario.
Otra de las cosas que no acabo de entender es por qué me cobran por reciclar mi propia basura. Llámenme ingenuo pero pensaba que al reciclar materiales le estaba facilitando una materia prima gratuita y de calidad a alguna empresa que tuviera a bien usarlos para fabricar otro producto acabado. Pensaba que ahí había una ganancia suficiente para que el reciclaje se autopagara. No tiene ninguna gracia que yo tenga que pagar el reciclaje de un producto para que acabe como materia prima preparada y gratuita de alguna empresa que se lucre con ello. Es más, me acaba de llegar un artículo en el que se hace un seguimiento del reciclaje de la basura y más o menos viene a decir que puede acabar en casi cualquier parte.
Uno de esos sitios donde puede acabar mi basura es en una planta incineradora o bien en una empresa que dedicándose a la fabricación de cemento ha encontrado en la basura una nueva fuente de negocio. Es decir, que mi basura puede volver a abalanzarse sobre mi a través de mis pulmones si la queman aquí cerquita.
Así que pago lo mismo que una persona que hace diez veces más basura que yo, me cobran por un reciclaje lo haga o no lo haga, eso da igual, y además como punto culminante me acabo tragando mi propia basura.
Pues menuda basura de política de basuras. Mi voluntad y sana intención siempre ha sido la de minimizar mi basura, la de reutilizar al máximo lo que compro y la de reciclar lo que sobra. Pero han de reconocer que cuando uno no entiende nada le cuesta más hacerlo y cuando la lealtad institucional es la misma con quien cumple que con quien incumple la motivación es muy inferior por un mínimo sentido de justicia. 

El PSOE ha vuelto

Obsesión con el negocio

Movilidad Geográfica

Robotización bancaria

¿Cómo manipulaba Canal 9?

Una de las cosas que más se está comentando ahora a gritos y antes a susurros era la manipulación informativa de Canal 9. Seguramente alguien puede pensar que esa manipulación consistía en dar una versión de la realidad digamos sesgada, es decir, construir un relato parcial. Si solamente fuera eso no sería tanto como fue.

Yo tengo que hacer autocrítica. Simplemente dejé de ver Canal 9 y no hice ni un sólo post sobre lo que estaba pasando a pesar de que resultaba evidente. Me hago y hago a los profesionales de Canal 9 un reproche parcial pero del miedo es culpable quien lo practica y no quien lo recibe. Escribo este post en castellano porque quiero que se lea más allá de mi País Valenciano y sepan el tipo de gentuza y el grado de crueldad y perversión mafiosa al que nos enfrentamos aquí.

Mientras nuestros hijos veían el Babalà o mientras se hacía el descanso del fútbol había un mercenario informativo a sueldo del PP intentando encontrar la manera de convencernos de una realidad ficticia, de construir un Matrix, una mentira bonita que nos pudiera gustar. No he trabajado allí pero simplemente como espectador cualificado (Licenciado en Comunicación Audiovisual) ya detecté algunas. Las experiencias de manipulación informativa tenían una intencionalidad directa (captar el voto del valenciano panxaplenista), una intencionalidad indirecta (degradar la cadena) y una intencionalidad diferida (atontar al personal). Para eso usaban estrategias tan perversas como:

  • Enviar una unidad móvil es carlismo. Por eso se suele reservar a eventos muy importantes. Durante mis visionados de Canal 9 detecté dos unidades móviles fijas: la que seguía al President y la que servía para cubrir los accidentes de tráfico. La primera se hacía para magnificar cualquier noticia relacionada con el "escaparate" la segunda se incluía para pegar con sangre la mirada al televisor de la gente. Saben que la sangre sigue siendo un imán. Después sacaban a Zapatero, la asociación de sangre continuada con otra imagen siempre es asociativa y ellos lo saben. Finalmente se ofrecían planos de calma y belleza con Camps. 
  • Se corregían los textos por comisarios políticos hasta el extremo de cada palabra y cada expresión, especialmente los adjetivos. Eso es censura fascista. 
  • Han silenciado a partes importantísimas de las sociedad valenciana. No solamente a las víctimas del metro sino a cualquiera que pudiera dar una versión alternativa. Simplemente censuraban a actores, cantantes, escritores, políticos, periodistas no afectos, activistas... de todo. No existían. Nunca se informaba de eso. 
  • Hen eliminado cualquier debate político de manera que el único debate era un monólogo constante del Partido Popular. Los únicos debates eran tertulias espectáculo no debates políticos. 
  • Han silenciado noticias que se oían estruendosamente en el exterior como todo el proceso judicial de Camps. Nunca se informó de ningún aspecto del proceso. Si una persona solamente viera Canal 9 solamente se habría enterado de su "no culpabilidad" ese día. Han servido para su propio cainismo político y sus luchas internas. Silenciaron incluso las cargas policiales de la "primavera valenciana" donde sus propios jóvenes eran machados a hostias por la policía. 
  • Hacían tertulias donde todos los componentes opinaban lo mismo, creando un coro de voces en diferentes tonos. Había debates donde había uno de La Razón, otro de ABC y otro de El Mundo además de uno propio. Compraban opinadores y trovadores. Era vergonzoso. 
  • Usaron Canal 9 para blanquear su dinero con las empresas de sus amigos dejándonos sin un euro, fueron capaces de usar incluso al Papa de Roma porque no tienen límite ni vergüenza. 
  • Medían cada plano y cortaban las frases para fomentar una imagen favorable de Camps (planos desde abajo, siempre sonriendo, con brazos en alto) mientras hacían lo contrario con sus detractores (planos de escucha pasivos, encogidos o con caras raras). Así han destrozado la televisión de todos los valencianos. 
  • Hasta episodios de acoso sexual se han dado donde un cerdo iba manejando sus genitales y haciendo lo que su mente sucia y asquerosa le requería. 
  • Han buscado deliberadamente con la parrilla de programación el electorado más mayor. Canal 9 era la única cadena que seguía programando una película de vaqueros a las siete de la tarde. Las fiestas de cada pueblo recibían el mismo tratamiento en duración que el 15M. Buscaban deliberadamente a la gente más mayor y más fácil de controlar sus mentes con una parrilla destinada a ello. Y eso lo hacían las mentes perversas como Lluís Motes. 

Canal 9 ha sido un nido de golfos, malhechores, inútiles y enchufados que ha destrozado a todos los profesionales que han pasado por allí que no dijeron nada por miedo o por soborno profesional. Y ahora nos quedamos sin tele por eso. Nadie dirá nada en valenciano en ninguna tele y en ninguna radio. Nos quedamos mudos. 
Yo todo esto me recuerda que poner en marcha una maquinaria de miedo conduce al desastre para quien lo soporta y para quien lo practica. El miedo no conduce a ninguna parte. 


¿Quién me atiende en este banco?

¿Quién me atiende? es una de las frases más conocidas al llegar a un establecimiento. Últimamente es más frecuente porque hay más colas fruto de las fusiones bancarias y la reducción del número de sucursales y empleados. Sin embargo esconde un segundo significado: saber en qué condiciones y qué le pasa a la persona que me va a atender. Hace poco me comentaba un amigo si era normal ir al banco y encontrarse que la persona que te atiende tiene un brazo en cabestrillo o unas muletas en la silla (los dos casos son reales). No es normal evidentemente. Lo que ocurre en estos casos es que la lesión es visible pero ¿qué ocurre cuando la lesión es invisible? ¿Quién me está atendiendo? ¿Quién cuida de mi dinero?

Las lesiones físicas traumáticas y visibles son quizá las menos frecuentes en banca. Las invisibles son las realmente peligrosas porque nadie las quiere ver y todo el mundo las quiere tapar. Ha de saber qué mucha de la gente que le está atendiendo cada día se toma medicación para calmarse y poder trabajar. La cultura del miedo se ha instalado tanto en banca como en cualquier otro sector la presión sobre los que todavía tenemos trabajo y los directivos utilizan la excusa de la crisis para casi todo. El miedo genera ansiedad y la ansiedad es la pandemia invisible del siglo XXI. Estoy convencido de que mata a más gente que aquella famosa gripe A y le cuesta a la Seguridad Social un dineral.
Y usted dirá que tampoco es para estresarse con el horario que tienen. Pero usted debe saber que en banca los trabajadores no cumplen el horario. No lo cumplen en algunos casos por responsabilidad (precisamente con usted cliente de banca) y otras porque son obligados bajo el yugo del miedo. Ambas causas se entremezclan. La cuestión es que trabajan gratis por la tarde. Hacen horas extraordinarias que nadie cobra y nadie ve para suplir la falta de contratación en las oficinas. La persona que a usted le atiende puede estar trabajando hasta doce horas ese día. Y ya no es la cantidad de horas sino la intensidad de esas horas. Doce horas de hace diez años no son las doce horas de hoy. Seguro que usted ha notado que cada vez vivimos más rápido hasta un punto patológico. El ritmo de trabajo es inasumible, desgasta mentalmente, hasta el punto de llegar a ansiedad y depresión diagnosticados o no. Porque usted ya sabe lo difícil que es admitir tener ansiedad y depresión.
Con ese miedo, ese cansancio y esa ansiedad son presa fácil para las órdenes ilógicas y tóxicas. Por eso, ese amable chico que le cae tan bien fue capaz de venderle preferentes. Tenía miedo y no le dio tiempo a pensar. Por eso esa amable chica es capaz de llamar a horas intempestivas para recordarle que colocando su dinero en un plazo le dan unas sartenes mientras usted se pregunta si le llaman del banco o de una cadena de supermercados. Tienen miedo y no les da tiempo a pensar. Están saturados, sobrepasados, desmedidos... les están intentando robotizar hasta el punto de que cuando usted entra en la oficina solamente ven objetivos de campaña.
La próxima vez que entre a una oficina y pregunte ¿Quién me atiende? mire sus caras, mire si han adelgazado mucho últimamente, mire si fuman constantemente, mire si tienen ojeras, compruebe si cuando usted habla le atienden o están en su mundo, como si su mente no estuviera en la conversación, mire la prisa que tienen por resolver cualquier cosa y mire lo que le ofrecen y si se parece a lo que usted necesita, porque ellos y ellas no tienen tiempo para pensar y además tienen miedo.


Malditos hijos de puta


Una de las frases que más famosas hizo South Park fue la de "Hijos de puta, han matado a Kenny". Se trataba de una serie de actos repetitivos y constantes que sistemáticamente despertaban la indignación controlada de sus amigos en la serie. Kenny podía morir en casi cada episodio sin que pasará nada más allá del grito indignado de sus compañeros de dibujos animados. Es más Kenny resucitaba constantemente para volver a ser matado por algún hijo de puta. Kenny se convertía es un símbolo de la resiliencia absurda. La capacidad de adaptación a un entorno bochornoso e indignado.

Algo así le pasa a la sociedad valenciana. Nos hemos acostumbrado a que maten a Kenny en cada episodio y simplemente nos limitamos a decir "Hijos de puta, han matado a Kenny".

En al último episodio han matado a nuestro Kenny televisivo. Canal 9 era un desastre de programación ya desde la época de los socialistas y Carta Blanca. El PP la usó para dar dinero a golfos y malhechores, se usó para manipular constantemente. Todavía recuerdo cuando todos los días abrían con la información de que no había llovido para promover las obras públicas de un trasvase de agua con el que seguimos sin contar y aquí seguimos vivos. Su programación era nefasta fruto de la idea de idiotización general que promueve la derecha de la industria cultural que también la hay. Incluso hay tesis doctorales sobre la manipulación informativa en Canal 9. Usaron Canal 9 para hacer todo tipo de fechorías mafiosas y ahora dicen que es insostenible. Vergonya, cavallers, vergonya.

Pero la muerte de nuestro Kenny televisivo no es más que una mascletá de Kennys de todo tipo que se vienen sucediendo desde hace muchos años. Los valencianos son más muelles dijo el Conde-Duque de Olivares y permitanme añadir que también un poco tonticos. El panxplenisme fue la variante del meninfotisme trascendental de genética valenciana durante la década prodigiosa. Los eventos eran tan nuestros como la paella y ya saben ustedes que la corrupción y la paella no se hace en ninguna parte como en Valencia. El lado oscuro es tan poderoso aquí que el Imperio siempre ataca.

Nos han matado a Kenny otra vez. Hijos de puta.

Las diez lecciones de los ERE de banca



  1. A los treinta te ex_primen, a los 40 te ex_plotan, a los 50 te ex_pulsan. Es la digestión empresarial. 
  2. La lealtad es una virtud de las personas y no de las empresas. 
  3. La justicia no existe, da igual cómo te hayas comportado y lo que te hayas esforzado. 
  4. Los directivos no son ni tus amigos ni tus compañeros, son directivos.   
  5. El miedo no tiene límite, la dignidad sí. 
  6. Te dirán muchas cosas bonitas hasta el día que te las digan feas. Es el cortejo empresarial. 
  7. Si tu sufrimiento es rentable, te harán sufrir hasta que decidan otra cosa. 
  8. La disciplina es importante, la obediencia no. 
  9. Si luchas puedes perder, si no luchas estas perdido. 
  10. La vida no empieza ni acaba con ninguna empresa, vívela intensamente. 

Una empresa de la comarca patenta "Los papeles de Bárcenas" como marca de papel higiénico

Humor absurdo
Una empresa del Camp de Morvedre ha patentado en la Agencia de Marcas Europea el nombre "Papeles de Bárcenas" para un producto que podría comercializar en breve. Se trata de un papel higiénico con dos diseños. El primero lucirá dibujos de billetes de 500 euros y el segundo una contabilidad B hecha a mano. Según su gerente e inventor de la idea: " Se trata de que la gente pueda disfrutar del mismo placer que algunos políticos y empresarios limpiandose el culo con billetes de 500 o con los pápeles de Barcenas"

La Cía intervino el teléfono de Izquierda Unida pero lo dejó por aburrimiento

Según los últimos documentos publicados por Wikileaks las escuchas de la CíA afectaron a nuestro municipio. En concreto, el servicio de inteligencia americano intervino los teléfonos de Izquierda Unida y estuvo durante una semana haciendo escuchas secretas. Sin embargo, según figura también en los papeles de Wikileaks  dejaron el espionaje por aburrimiento ya que citan textualmente "allí se hablaba, se hablaba y se hablaba pero nunca decidían nada". 
Por el momento, no ha trascendido ninguna consecuencia política al respecto. En Izquierda Unida podrían estar debatiendo todavía las medidas a adoptar. 

Jugadores de pleno

Sigo leyendo el libro Futbolistas de Izquierda de Quique Peinado. Sé que pretende defender una cierta épica de la heroicidad deportiva pero su lectura es desoladora. La primera desolación viene de la posibilidad de hacer solamente un libro con los futbolistas que se han posicionado en ámbitos de compromiso ideológico a lo largo de la historia con la cantidad de cosas duras que han pasado durante todo el siglo XX y XXI. La segunda desolación viene de la cantidad de represión social y política que han sufrido esos futbolistas por posicionarse. La mayor parte acabaron perseguidos y sus carreras deportivas se vieron truncadas a pesar de la evidente calidad de muchos de ellos.
A pesar de todo eso su lectura pone los pelos de punta de cómo en situaciones límite hay gente en un campo de fútbol que dice aquí estoy yo y eso es lo que pienso.
La relación del fútbol y política es amplía a lo largo de la historia. Otro día me extenderé en el tema. Hoy me gustaría profundizar en la relación entre futbolistas y política a nivel local. Sin pedir permiso y espero que sin pedir perdón me gustaría repasar una parte desconocida de algunos de nuestros políticos locales.

Sé que Alfredo Castelló era un buen jugador de fútbol. No he jugado con él y no puedo opinar pero me lo imagino en el centro del campo con el 10 a la espalda. Hubo una época en que un número significaba algo.

Con quién sí he jugado es con Sergio Muniesa y con Fernando Lopez-Egea. Siempre he defendido un eslogan vital que es La vida es fútbol. Sí, soy de los que cree que la gente es como se comporta en el campo. En mi caso me sirvió para saltar mi timidez. Nunca jamás he sido tímido en  un campo de fútbol y sin embargo sí que lo era fuera. Pero volvamos a nuestros personajes. Sergio y yo jugábamos en defensa los dos. Ambos somos altos e intentábamos guardar la posición. Sergio era un jugador que cumplía exactamente con lo que se esperaba de él. No se complicaba la vida cuando tenía el balón. Resultaba previsible y eso implicaba que fallaba poco. A veces subía al ataque pero le guardabas la espalda sabiendo que era algo puntual y que lo había visto claro. Sabía posicionarse y sabías siempre donde estaba. No tenía miedo y las luchaba todas que es una de las mejores cosas que se puede decir de un central. De él podías esperar un juego riguroso, contenido y serio. Sabías que podías contar con él y que entre los dos aguantábamos la posición que se dice.

A Fernando lo conozco más porque compartí vestuario varias temporadas. Yo jugaba de central y él jugaba justo delante de mi. Era una época donde su puesto era el de Guardiola y creo que esa la pareció la mejor filosofía futbolística. Fernando se rebelaba contra su categoría (jugábamos en segunda regional) e intentaba que todo el fútbol que hacíamos fuera de toque. Toque, toque, toque se asemejaba mucho a las conversaciones de fuera que eran programa, programa, programa. Le obsesionaba el fútbol de toque frente al fútbol mediocre que nos veíamos obligados a practicar. Quería pases cortos, balones al suelo, transiciones lentas y horizontales. En eso nunca hemos estado de acuerdo. A mi me gusta la verticalidad. Yo me dedicaba a coger los saques del portero y hacerle llegar a él el balón para que organizara. La verdad es que ordenaba el juego, balanceaba la transición de pelota de un lado a otro, buscaba las triangulaciones en sitios inverosímiles. Era Johanista y quería serlo incluso en un patatal. Recuerdo un partido fuera de casa en que íbamos ganando 0-1 y Fernando se empeñaba en seguir tocando el balón. Al final se lo tuve que decir: "Fernando, quedan diez minutos, no voy a jugar ni una... van todas a la calle". Pero él moría con su idea de futbol no resultadista sino resultón. Era tan fácil verle dentro del campo filosofar sobre la necesidad de jugar la pelota como hablar con él minutos antes de un partido sobre la cumbre de Rio de Janeiro sobre desarrollo sostenible. Y ya se conocía la teoría del sorpasso, y hablaba de la necesidad de trabajar los movimientos sociales. Intentaba cambiar el fútbol de regional como intenta cambiar el mundo local.
En el campo como fuera del campo hay gente cuyos accidentes genéticos le llevan a ser varias cosas al mismo tiempo. Quizá se pregunten quién era yo. Un central espigado y lento, cuya especialidad estaba en la cabeza. Intentaba situarme bien y analizar bien el partido. Y sobre todo saber en cada momento cual era mi función. Jugué en varios sitios y nunca lo hice demasiado bien. Pero salí siempre titular y siempre intenté ser honesto y digno. Y lo dejé cuando tuve miedo a las lesiones.

Solamente una curiosidad para acabar. La mayor parte de los futbolistas de izquierda jugaban del centro del campo hacia delante. Porque dicen que hay un fútbol de izquierdas y un fútbol de derechas. Y el fútbol de izquierdas se hace para ser feliz en el campo. 

El Gobierno entrega 50 indultos en blanco a la Generalitat de Catalunya

La escalada independentista en Catalunya obliga al Gobierno a hacer gestos claros de aproximación y comprensión hacia la realidad catalana. Así, el Gobierno tiene previsto en el próximo Consejo de Ministros firmar 50 indultos en blanco para los casos de violencia policia de los Mossos d'Esquadra.
El Ministro de Justicia ha declarado que "se los dejamos firmados y luego ya que vayan poniendo los nombres conforme los condenan".


Las nuevas becas Erasmus se compondrán de una fiambrera con jamón y tortilla de patata

El Ministerio de Educación de Wert estudia reconvertir el programa de becas complementarias para estudiantes Erasmus. Ante las críticas de los estudiantes que han visto recortadas sus ayudas para estudiar en las universidades europeas Wert dará un paso atrás pero adecuando su importe y el tipo de prestación. Según fuentes del propio ministerio tras visionar varias horas de Españoles por el mundo y Mamá, no mires lo que más echa de menos un español en el extranjero es el jamón y la tortilla de patata. Ésta será la dotación de las becas a partir de ahora con lo que se evita que "se lo gasten en juergas y alcohol que es para lo único que valía el Erasmus".

Todas las mujeres (2013)

Frecuento la admiración por aquellos guiones cuya arquitectura es minimalista pero compleja. En Todas las mujeres el guión hace una pormenorización exhaustiva de un tipo de alma masculina atrapada entre su simplicidad y su complejidad. Pero si además se hace con estilo fotográfico la magia puede nacer en una pantalla blanca. El guionista pudo haber elegido un personaje urbano pero no lo hizo, pudo haber construido una trama diversificada pero prefirió concentrarse. Pudo construir un mundo maniqueo de buenos y malos pero no lo hizo. El director pudo haber escogido la estridencia de los diálogos pero escogió la serenidad. Pudo haber escogido la facilidad de una luz bien construida en lugar de quemar blancos y crear muchos claroscuros. Los actores pudieron haber habilitado una cierta ansiedad y temperamento típicamente mediterraneos pero supieron manejarse entre la contención y la calma. Y el sonido pudo basarse en la acumulación y se basó en la ausencia.
La historia podría haber transcurrido en círculo o en linea pero acabó metida en un laberinto que te secuestra hasta la escena final. Eduard Fernández clava su interpretación de niño atrapado en una mentira constante con aspecto de hombre acabado. Y las escenas viajan entre la condescendencia y la crueldad, entre el entorno y el último margen de libertad que te permite esconder la honestidad o mecerla entre tus brazos.
Todas las mujeres es una historia apta para todos los públicos pero solamente delicada para algunos públicos. Los personajes femeninos sitúan el contrapunto perfecto de un rol masculino perdido, peterpaneado de manera inteligente, sometido, confuso, instalado en la superficie y en la huida.
Y todo eso se hace con una sonrisa en los labios, que transfiere el nudo en la garganta a un brillo en los ojos. La intensidad viaja a lo largo de tu cuerpo y te subes a una montaña rusa lenta pero desgarrada donde apenas parece que pasen cosas pero está pasando casi de todo.
La pantalla se convierte en un espejo en el que ves cosas que siempre has tenido delante y nunca viste.
Vayan a verla. Vale la pena lo que cuesta.

Empresas psicópatas

En el lenguaje de la izquierda se usa frecuentemente la figura metafórica de la tercera persona del plural (un ellos), también se suele usar últimamente el concepto "los mercados". En otras épocas han sido otros conceptos. La cuestión es decidir quien realmente hace que las cosas sean como son, quién es la mano que mece la cuna. Siempre he huido de teorías conspiratorias, es decir, no creo que ningún colectivo humano se ponga de acuerdo para fastidiar a los demás, básicamente porque no creo que ningún colectivo humano sea capaz de ponerse de acuerdo. Por decirlo, claro, ese "los mercados" para mi no eran personas aunque estuviera compuesto de personas.

Las películas y los libros futuristas marcan proyecciones que con el paso de los años podemos comprobar. En Un Mundo Feliz de Huxley las personas se diluyen en el placer general y eterno de manera que puedan divertirse hasta morir. Se produce una dimisión en bloque de los asuntos colectivos de carácter voluntario y gozoso. El consumismo como religión te podría dar alguna pista sobre esto hoy en día.  En 1984 Orwell estaba preocupado por un estado demasiado intervencionista y controlador como el comunista. La Cía, Google y Facebook tendrán algo que decir al respecto. En Matrix se mezclan ya las dos ideas un estado controlador y una sensación ficticia de placer constante.
Pero la idea principal me surgió de Blade Runner. En Blade Runner la especie humana tiene miedo de que los replicantes, con apariencia humana, se apoderen de todo.
En todos los casos hay una apariencia humana y un poder central. ¿Pero qué pasaría si quienes lo controlan todo no tuvieran apariencia humana?
Si alguién ha visto el documental La Corporación se dará cuenta de que existen personas que no son personas. Son las personas jurídicas. Le otorgamos personalidad a alguien que no la tiene. Y con eso constituimos unos nuevos entes con personalidad. Y esa personalidad ha devenido psicopática.
Muchas de las empresas multinacionales presentan claros perfiles de psicopatía. Dentro de estas empresas cada trabajador deviene una célula que se comporta de acuerdo con la finalidad y el ADN de esa empresa. No es que los "directivos" se vuelvan locos, es que esa locura, es la única manera de sobrevivir para "la empresa". La "locura" es su normalidad interna. La empresa tenderá a su supervivencia aunque su supervivencia comporte daños irreparables a las personas que trabajan en ella y a la sociedad y el entorno que las acoge. Su ADN es el ADN del escorpión que pidió al cocodrilo que le ayudara a cruzar el río. A mitad de río el escorpión picó al cocodrilo y ambos se hundieron porque "era su naturaleza". La misma que hace que el toro embista aunque sepa que va a morir. Les sugiero que vean el documental y comprobarán como estas empresas carecen de empatía, son irresponsables exógenos, depredadores, no sienten culpabilidad y no respetan las normas de convivencia. Son empresas psicópatas.

En la Ilustración se preocuparon mucho de defender a la ciudadanía del omnipotente Estado que se quería crear. Pero ¿Quién nos protege de las grandes empresas multinacionales?¿Y si fueran empresas psicópatas?  

Esta no es mi Constitución


Este fin de semana lo he pasado en Madrid, Fui a visitar cultivar buenas amistades, a recogerme entre buenas conversaciones y a ver cómo se hace un programa de El Intermedio, mi última barricada informativa. Salimos un par de noches por Madrid en busca de la diversión perdida y casualmente - la casualidad nunca se compone solamente de azar- allá donde íbamos sonaba música española de los ochenta. En dos noches he recordado algunas músicas que siguen sonando en la barras de toda España y otras que no había escuchado desde mi época de granos y cubalitros extraños.

Nací en 1972 y sigo reflexionando sobre mi generación. Formo parte de la generación del Cadillac solitario pero sigo deudor de La Chica de Ayer. Y así es, seguimos pensando en la última rubia que vino a probar el asiento de atrás aunque un día cualquiera no sabes ni qué hora es. Sonaban Los Rebeldes con aquello de Esta es mi generación mientras Los Refrescos hacían autocrítica de la meseta recordando que Allí no hay playa.
Nunca votamos la Constitución -esa chica de ayer que se nos vino encima- pero somos la primera generación cautiva de la transición. Se nos ha decidido todo y ya vamos por los cuarenta y algo.
Esta no es nuestra Constitución. Nunca la votamos. En un momento de degradación de la moral política de todas las instituciones es el mejor momento para movilizar a la gente en torno a un proceso constituyente. Necesitamos una regeneración política integral. No la alternancia política de siempre. Necesitamos una nueva democracia más radical alejada de la transición cautiva de los ochenta.
Es el momento de decir que a mucha gente le importa lo que yo haga y lo que yo diga, que ya no estamos enamorados de la moda juvenil, que hemos crecido, que queremos que arda la calle al sol de poniente, que usaremos nuestra dinamita para los pollos, que prometemos escarmentar de la experiencia pero nunca usar la violencia, que estamos cansados de que nos cuenten un cuento y verás que contentos nos vamos a la cama y tenemos lindos sueños.
Malditos duendes de la transición. Por eso...  salta conmigo y únete a las filas de la insurrección.
Barras de bar. Vertederos de amor. Os enseñé mi trocito peor. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com