Reconversión ambiental


La obsesión de los mercados financieros todo este tiempo ha sido comprobar si los salarios se ajustaban al modelo que se espera de España. Lo llaman contención salarial: trabajar más por menos dinero como si eso fuera rentable para alguien.

Los salarios no funcionan igual en todos los sectores de producción. En el sector servicios, por ejemplo, es la demanda interna la que determina su funcionamiento. Lo que gastamos aquí hace rentable el servicio de aquí. No ocurre igual en el sector industrial donde la competencia es internacional ya que puedes traer el mismo componente desde la India y estudiar los costes de transporte para comprobar la rentabilidad.

Así pues, el sector industrial depende básicamente tanto de la demanda interna como de las exportaciones. La teoría de los liberales es que al bajar salarios la bajada de demanda interna se verá compensada con las exportaciones. Y una mierda. Las exportaciones no suben porque la subasta de pobres derivada de la globalización es infinita. Saltándome muchos números y conceptos de clusters, know-how, costes de oportunidad, ventaja comparativa... etc.... básicamente siempre habrá alguien que lo haga más barato mientras los costes de transporte sean tan bajos. Y la demanda interna, lo que compramos los de aquí, si nos bajan los salarios o nos tiran a la calle pues con bastante lógica se vendrá abajo.

El quid de la cuestión viene curiosamente de donde no se esperaba. El ambientalismo es la clave. Los costes de transporte solamente incluyen el cargo de energía (petroleo) cuyo precio es variable por zonas del mundo. Mientras un producto que recorre mil kilómetros antes de llegar a tus manos no tenga un peaje de trazabilidad (costes de contaminación global) tendremos que seguir en esta subasta de pobres a ver quien produce por menos en desventaja competitiva para la mano de obra.

El Camp de Morvedre tiene todavía un tejido industrial considerable que se va poco a poco por el sumidero. La demanda interna no arraiga la producción y sin exportaciones la industria se irá alejando de nuestra ciudad porque siempre habrá un lugar más pobre que lo haga por menos. Y mientras traerlo de allí sea barato. Amén. La religión del productivismo seguirá funcionando y jodiendo a gente como tú. 

El espejismo electoral de la Jacapaca

Jacapaca.... hoy diferenciaremos el populismo del popularismo.

Mario y María se conocieron en el año 1998 en una noche en el Puerto Rico. Desde entonces iniciaron una relación. Él trabajaba en una empresa de componentes para automóviles y ella era enfermera en la Minifé. Empezaron una relación que les llevó a comprarse un piso allá por el año 2003 cuando la búrbuja inmobiliaria se hinchaba rápidamente. En el banco les dijeron que no necesitaban ahorrar nada, que les financiaban el 100%. Él estaba fijo pero ella era interina. Pero se metieron en el piso. Él se compró un A3 y como hacía ciclismo también una bici de 1500 pavos. Ella prefirió un utilitario más sencillo y manejable. Así cada uno tenía su independencia en movilidad. Total su casa valía cada vez más.

Pronto tuvieron un churumbel y a pesar de que ambos habían estudiado en la pública decidieron meter a su niño en un colegio privado porque molaba más y querían darle un futuro a su criatura para que fuera un líder del futuro. Tenían una recién estrenada tele de plasma. Y él vendió el A3 para comprar un monovolumen y poder caber toda la familia. Eran felices con carritos de 600 euros. Que bien ser valencianos, con lo bonita que estaba dejando Rita Valencia. Hasta el Papa venía de visita. Había Fórmula 1 y a él le gustaban mucho los coches. El Valencia ganaba títulos. Gastaban mucha pasta. Ya no valía irse de vacaciones a Canarias, ahora había que ir a República Dominicana como mínimo. Pensaron que eran "middle class" que es la parte más chula de la "common people" de Pulp. Y como tal decidieron votar al PP que era el partido que más lindas promesas les regalaba ya que pensaban que los profesores eran unos vagos, los médicos unos avariciosos, los funcionarios unos ineficaces, los jóvenes ya no eran gente tan guay como los que iban a Nova Canet. Este país había que arreglarlo y rápido. La burocracia del sector público era excesiva, el gasto en sanidad indecente, los colegios públicos no tenían nivel.

Y zas, jacapaca. La burbuja inmobiliaria lo petó. La culpa era de Zapatero. Había que trabajar más para sacar esto adelante. No era momento de protestar ni de huelgas ni de manifestaciones. Había que conservar lo que se tenía. Protestar no lleva a ninguna parte. Trabajando más se arregla todo.
Pero sus amigos, los que habían votado con tanta devoción, tenían otros planes. Habían planeado devolverles a su sitio. Su lugar es el de la utilidad. Ella ya no resultaba útil en la sanidad así que dejó de hacer sustituciones a los primeros recortes en sanidad. Hace alguna de vez en cuando, en verano. Poca cosa más. La fábrica de él ahora no compite en costes. La fábrica forma parte de un grupo y tienen que decidir donde dejan la producción así que hacen una subasta de condiciones laborales. Aquellos que menos accedan a cobrar se quedaran con el trabajo y la producción. La gasolina del monovolumen ha subido. Ya solamente hay un sueldo en casa. El préstamo se sigue pagando.
El niño ahora va a un colegio público. La empresa de él está de huelgas y movidas. Ella recoge firmas para una escuela pública. Él va poniendo panfletos en los portales pidiendo ayuda para conservar los puestos de trabajo. Miran la tele y descubren estupefactos que el banco les tomó el pelo y su piso ahora no vale lo que pagan. Que la sanidad pública se ha degradado tanto que su padre le dan número para dentro de seis meses para una prueba diagnóstica. Ellos solo querían que no se malgastará tanto. El niño ahora se siente mal hace unos días. No saben que tiene. Se preocupan y acaban de publicar en Facebook su agradecimiento a la gente que les atendió. Nunca habían dedicado mucho tiempo a la política porque eso era un "rollo". Hasta que la política los arrolló. Y se los llevó por delante.
Eso es, Jacapaca, el espejismo electoral. Votar con el retrovisor siempre puesto. Mirando lo que pasó y no lo que quieres que pasé. La inversión más rentable es saber quien eres y quien representa mejor lo que eres, lo que sientes y lo que piensas. 

Violencia democrática


Estudié Derecho aunque el Derecho me aburría soberanamente. En realidad lo que me aburría era la enseñanza del Derecho de las facultades de los 90. Seguramente si alguien me hubiera hecho interpretar una de las últimas sentencias de la Audiencia Nacional respecto a la situación que vivieron los diputados catalanes al verse rodeados antes de entrar en el Parlament, lo hubiera visto de otra manera. Sintieron miedo corporativo. Se sintieron amenazados como categoría gremial. Quizá un miedo parecido al que siente alguien que va a ser expulsado de su casa en un desahucio.

La Audiencia Nacional viene a decir que en la situación actual de oligopolio mediático y monopolio político bipartidista algunos excesos de expresión y actuación no deben tener reproche penal. Uso términos jurídicos para ser más preciso. Lo que quiere decir la Audiencia Nacional es que no hay delito. La Audiencia Nacional no legitima nada ni da cobertura a nada, dice que no es delito. Hay muchas cosas feas que no son delito. El Derecho nace para proteger a los indefensos de los poderosos y no a los poderosos de los indefensos.
Hace tiempo que son los jueces y magistrados la última barricada infranqueable en algunos asuntos. Políticos corruptos votados mayoritariamente son detenidos, encausados y encarcelados. Procesos de privatización impulsados por gobiernos mayoritarios que atentan contra el bien común son paralizados y ERE injustos impuestos por gobiernos de mayoría absolutista son echados para atrás. Quizá si me hubieran explicado ese Derecho habría pensado de otra manera.
La separación de poderes ha derivado en lucha de poderes. El legislativo y ejecutivo pretenden abordarlo todo. La justicia resiste como puede. Con muchas incoherencias pero con guerra de guerrillas.
Mientras tanto el ejecutivo reacciona bombardeando a población indefensa al estilo Israel. Saca las conductas de los tribunales para dárselas a la policía. Así amordazan la democracia ampliando los límites de la violencia democrática de un Estado más policial. 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com