La cruïlla del Bloc davant el seu "moment"

La creació del primer Compromís (Esquerra Unida més el Bloc Nacionalista) era un clar disseny de unió temporal política. Tan temporal que va durar dos mesos. En això es va diferenciar clarament de la creació del segon Compromís que ja va nàixer amb la vocació i la necessitat de cooperar i col·laborar de manera estable. 

Aquesta estabilitat de naixement ha generat una sinèrgia amb vida pròpia indenpendent de les seues parts. Les sinèrgies superen les seues parts pero també les limiten. És el cas del Bloc Nacionalista Valencià que és la força política més ha cedit en càrrega ideològica respecte al punt de partida. La interacció sorgida de la unió de Iniciativa, Gent de Compromís i el Bloc Nacionalista té més a vore amb Iniciativa que no amb el Bloc. I això es respira tot i que no es racionalitze. La dil·lució, tanmateix, semblava suportable a canvi de l'accés a quotes de poder polític i institucional. La sed de poder del Bloc necessitava abandonar el desert i trobar l'aigua prompte. Per tant, pagava la pena abandonar les senyeres, pagava la pena abandonar el monolingüísme resistencialista, pagava la pena abandonar els tòtems de construcció nacional d'un país que Fuster -probablement- es va inventar.

El problema és que la interacció majoritària, la doctrina hegemònica en una cultura de grup, no depén dels equilibris interns exclusivament. Les visions externes magnifiquen o redueixen les ideologies i els lideratges. En este temps d'explosió de Compromís han emergit "monstres" del llac com ara Oltra o Ribó. De fet, a pesar que el candidat va ser Enric Morera (Bloc) el protagonisme de la legislatura el compartien bàsicament les dos candidates d'Iniciativa que es menejaven molt millor en entorns mediàtics i tenien una oratòria superior. El Bloc es quedava sense cares visibles i, tot i que ho intentava, no va aconseguir tirar de la pedrera per trobar carisma. El Bloc quedava en un segon lloc a pesar que internament pensava que encara era preeminent.

Compromís arriba a les eleccions generals amb una consolidació d'aquelles llavors sembrades. La línia de maduració i solidificació dels valors culturals organitzatius de Compromís era clarament estable. Bilingüisme instrumental, misatge economicista, reactivitat rebel, frescura comunicativa, atenuació de l'identitarisme, modernització emergent, reformisme de trellat. Si ens fixem cap de les característiques són exlusives ni pròpies del Bloc salvat del reformisme de trellat. El Bloc s'havia submergit en un espai d'èxit on només havia aportat la mà d'obra. Els plànols de la casa els portava Iniciativa.

La corda es pot estirar molt però no tot el temps i el Bloc va esclatar amb el pacte amb Podemos. Podia amagar el nacionalisme dins d'un identitarisme atenuat, podria usar el bilingüísme instrumental, podia acceptar moltes coses però practicar l'entrisme semblava massa.

Iniciativa es troba còmoda en els nius d'altres aus. Està acostumada a l'esport del pacte extrem com a mètode de supervivència. No es pot entender d'altra manera que un col·lectiu de 400 persones haja tingut tanta influència en la política valenciana i, podríem arribar a dir, estatal. I de fet es troba còmoda amb les monedes franquícia de Compromís perquè bàsicament les ha instal·lat Iniciativa en el sistema operatiu. Per tant, troba el moment de pujar  un esglaó més i donar el salt a la fama estatal.
Però la gent del Bloc recorda els anys en els quals l'entrisme estava prohibit. Eixa pràctica d'entrar en partits estatals per aconseguir poder i representació que després servia per a poc o res dins d'una disciplina de partit. Van ser anys i anys de quedar-se fora, anys de vot útil i campanyes inútils i ara, amb les enquestes a l'esquena no estan disposats a claudicar.

La conquesta fàcil de Podem el qual es va rendir des del primer moment als encants d'Iniciativa, el Don Draper (Mad Men) de la política valenciana, la proposta de promisqüitat rendible no ho posava gens fàcil per al Bloc. I va votar tantes vegades fins que la pregunta no deixava lloc a cap altra resposta.

Qualsevol persona que estiguera en la Font de Sant Lluís el dia del míting central de "És el moment" sap que eixe no era el somni de cap valencianista d'arrel fusteriana, de cap nacionalista valencià. Els cants de "Sí, se puede" sobrepassaven el tímid cant de País Valencià, les banderes espanyoles republicanes sobrepassaven les dos senyeres valencianes. Allò podia haver passat en qualsevol altre lloc d'Espanya o del món. Hi havia més senyeres al míting del PP que al de "És el moment". Probablement la part més metafòrica de l'acte va ser quan tot el pabelló cridava "Pablo, Pablo" i es va alçar a saludar Baldoví pensant que deien"Baldo, Baldo". És la imatge que millor expressa la sensació de molts militants del Bloc que gaudien del que podria ser un miratge electoral.

És el moment torna a ser una unió electoral a l'estil d'aquell primer Compromís que va durar dos mesos. Naix amb malformacions polítiques considerables i l'exercici d'afrontar decisions el farà trontollar. Molt més si toca poder estatal.

Un partit identitari no té sentit sense vector identitari. En la política realment exercida hi ha sempre dos opcions. La primera és considerar la política com un domini del poder, un assalt de la gestió del poder. La segona es pensar en la política com un instrument institucional d'una lluita més elevada, una missió en termes estratègics superior. En el cas del Bloc eixa missió sempre ha sigut la vertebració nacional d'un país (invisible). Les tàctiques viuen subjugades a les estratègies, en alguns casos poden estar amagades, d'altres poden despistar però mai no poden ser antagòniques

Si el que es vol es accedir al poder es fàcil. Només cal renunciar a alguns principis i situar-se tan al centre com siga possible dins de l'espai desitjat. Si l'espai és l'esquerra cal centrar-se en l'esquerra i trobar els llocs comuns que són bàsicament materialistes: educació, sanitat, solidaritat social, medi ambient. Cal renunciar sempre als maximalismes de tot tipus, religiós, lingüístic, cultural.... El problema és que eixa oportunitat sempre ha estat ahí. L'altra opció és considerar la política com un camí de pedagogia social, un treball de complicitat social per generar terratrèmols ideològics. Cap de les dos opcions és possible de forma pura. Trobar els equilibris és la part més complicada de ser un gran polític i no un simple bon polític.

I esta és exactament la cruïlla del Bloc. Saber a quants principis ha de renunciar per obtindre l'èxit. Sabent que és possible que un dia de tant de maquillatge d'èxit es mire a l'espill i no sàpia qui és.

I el problema és que probablement estes decisions arriben massa tard i en el pitjor moment (governant i amb victòries electorals) i de fet, estes decisions igual ja es prengueren en el passat. Perquè no prendre decisions és una manera de prendre decisions.



Keep calm and wait Catalonia

Keep calm and speak catalan fue una de las campañas más vistosas del catalanismo. Se trata de reivindicar el modelo educativo en catalán como espacio de convivencia frente a quienes siempre lo quieren situar en encrucijadas de conflicto.



Algo así debería aplicarse en este momento el catalanismo independentista tras el resultado de la votación de la CUP. Es una nueva oportunidad de parar y pensar, de hacer un keep calm and wait Catalonia.

En una agenda frentista los espacios intermedios permanecen invisibles ya que el equilibrio se despuebla y se crean dos montañas sin puente en el valle. Toda la población escala una de las dos montañas a pesar de que suele ser el valle el lugar más propicio para convivir. En la agenda frentista de Catalunya hay una parte ansiosa y urgente por aprovechar un momento histórico con una delicada mayoría que podría desaparecer en cualquier momento. Y hay otra parte inmovilista que no pretende hacer ningún tipo de movimiento para mejorar la convivencia. Sin embargo, los lugares de confluencia son muchos si se atiende a los matices y se deja de pintar con brocha gorda. Las actuales posiciones minorizadas y marginadas serán -dentro de poco tiempo- las únicas capces de aportar soluciones.

De momento, el resultado metafórico de la CUP de empate técnicos deja a las claras que no existe una mayoría suficientemente amplia ni un horizonte suficientemente claro para sentar las bases de un estado propio. No solo por el resultado de la CUP de empate sino porque las "autonómicas y plebiscitarias" también dan un empate casi técnico. No se puede montar un estado nuevo contra o sin (según los casos) la mitad de los habitantes. La estrategia debe parar para ceder espacio a la táctica. El lugar común que puede ser una prioridad de amplio espectro es la celebración de un referéndum en Catalunya. Para los independentistas puede resultar un etapa cerrada pero en realidad fue una página que nunca se leyó, nunca se abrió.  Devolver la presión al referéndum y no a la efectiva independencia puede contar con más complicidades fuera de Catalunya. Y al final, las soluciones a un proceso de polarización han de venir de la seducción y no de la imposición.

Devolver la agenda y la presión política al referéndum permite parar y pensar por parte de todos los elementos en interacción:

  • El independentismo debe repensar si Mas es un elemento potenciador, catalizador o ralentizador y conflictualizador del procés. Todos estos procesos patrióticos tienen sus mártires y héroes, la cuestión es por cuánto tiempo y quienes lo son (liderazgo mesiánico o coral). 
  • La CUP debe pensar si participa de un modelo transversal o un modelo social de independencia. Es una decisión que ERC ya tomó, primero patria y después clase. El modelo transversal tiene peajes que podrían generar un estado nacido con pies de barro. Nada diferente al resto por otro lado. Todo el mundo tiene derecho a crear un estado convencional nuevo, igual de vulgar y corriente que el resto. 
  • El centralismo españolista debe pensar si cree que una España impuesta tiene sentido y posibilidades de sobrevivir a largo plazo. Si algunas de sus partes quieren abandonar España parece que la imposición no ha dado buenos resultados a lo largo de la historia. 
  • España entera debe pensar si necesita un nuevo modelo institucional que dé respuesta real a la España digital y no a la analógica. Pensar si la Constitución actual ha roto sus costuras. El éxito o el fracaso de un país no depende de su riqueza, ni de la inteligencia de sus individuos sino de su funcionamiento como grupo. Si son capaces de dotarse de normas, valores e instituciones que generan prosperidad, cambio, adaptación y modernización. La negativa al cambio produce pérdidas de competitividad institucional. Las mentalidades políticas afectan a la economía. La aversión al cambio como modelo hegemónico en España está derivando en un atraso histórico. 
  • El independentismo debe abandonar el sueño idílico en el que se ha instalado por definición antagónica con España. Catalunya no será un lugar maravilloso y celestial donde vivir donde todo el mundo sea más rico y más feliz. Para romper esos esquemas hay que hablar más de los "cómo se hace la independencia" que de los "qué" de si se hace o no se hace. Visibilizar las contradicciones de una Catalunya independiente es fundamental para el razonamiento lógico. Y eso se hace con un debate amplio previo a un referéndum. 
  • La democracia española debe repensar sus modelos de participación y de toma de decisiones si no quiere que una persona (podría haber pasado en la votación de la CUP) decida por un país entero. Abrir los canales de participación vinculantes y no vinculantes, enriquecer la democracia representativa son las únicas vacunas frente al virus del minoritarismo absoluto. 

En el fondo de toda esta situación siguen subyaciendo las tres grietas abiertas en la sociedad que conviven con un terremoto invisible: el cambio que produce Internet y los nuevos modelos de sociedad en red en la mente de las personas y los grupos. La grieta territorial, la grieta generacional y la grieta económica. Son tres grietas que se deben resolver de manera equilibrada y paralela en mitad de un gran terremoto. No parece fácil. Por eso hay que bajar de las montañas y empezar a construir puentes. 







¿Por qué elegimos idiotas?

Uno de los mantras del capitalismo es la meritocracia. La meritocracia implica que en términos humanos sucede lo mismo que en términos económicos con mercados eficientes, es decir, que son los elementos más válidos los que ocupan los espacios de decisión más valiosos. 

Es un espejismo más de un sistema en decadencia que está conduciendo a la humanidad hacia el desastre. Thomas Pikkety se ha encargado de demostrar que la riqueza esencialmente es heredada con lo que el sueño de la meritocracia es inconsistente y válido para casos muy excepcionales aunque sean llamativos.

Además muchos estudios demuestran ya la ausencia de mercados eficientes. Se trata de mercados en los que se rompe el concepto de eficiencia deliberadamente porque uno o varios de los elementos del mercado se ven favorecidos. No hay más que mirar el oligopolio energético o el oligopolio mediático. El tardocapitalismo permite eso con demasiada frecuencia.

Paralelamente al capitalismo ha circulado en los últimos cincuenta años la idea de la democracia. Eran dos conceptos que iban de la mano hasta que el capitalismo ha encontrado en regímenes dictatoriales otro campo en el que florecer -quizá con más entusiasmo- como China. La democracia era la traducción política del capitalismo donde los consumidores (votantes) elegían en un mercado eficiente (elecciones) a las personas que debían ocupar los espacios de poder.

Los contagios entre las dos estructuras (económica y política) parecen ya más que evidentes. De un lado está claro que los criterios políticos han invadido los nombramientos en las empresas. Ya no solamente por las puertas giratorias sino porque los criterios para elegir las personas que ocupan cargos de relevancia son criterios semejantes a los políticos (seguidismo, cooptacion, gregarismo y protección del grupo). En términos políticos sin embargo las decisiones de voto se parecen cada vez más a las decisiones de consumo (más emocionales y menos racionales).

En un contexto así en el que en nuestro día a día laboral y político detectamos que los idiotas pueblan las altas esferas y en términos políticos los idiotas reciben gran número de votos ¿por qué elegimos idiotas?

Elegimos idiotas por un simple mecanismo de consumo: elegimos aquellos productos que somos capaces de entender sin demasiado esfuerzo y nos reportan más placer (diversión, entretenimiento, emoción). Cuando la política abandona el campo de la pedagogía se limita a recoger campos estadísticos. Así, el mensaje es más amplio cuanto más sencillo es. Simplificar el mensaje es clave. Pocas ideas y poco elaboradas. Los votos de la gente inteligente son menores cuantitativamente y más dificiles cualitativamente por lo tanto es mejor dirigirse a un público más amplio que pondrá menos pegas. El precio del voto es mucho más barato en el centro de la campana de Gauss. Por puro mecanismos de identificación una persona elegirá a quién considera su semejante, aquella persona que representa mejor sus intereses e inquietudes. Por tanto, eliminen ustedes como elegibles a personas excéntricas, singulares, peculiares o incluso a los geniales porque nadie entenderá su comportamiento. Para resultar elegido por un grupo debe ocuparse un espacio convencional en ese grupo y espolear sus valores grupales.

Esto es más grave en la mitad de la sociedad que tiene una mente conservadora con fuerte aversión al cambio y altos índices de miedo a casi todo. Hacer lo de siempre es propio de idiotas porque no hay nada más permanente que el cambio. Sin embargo, conservar lo de siempre (o lo de antes que es lo mismo) es uno de los motivos de voto más importantes. Y hacer lo de siempre es una estrategia empresarial de primera magnitud.

En las empresas elegimos de manera descendente (de arriba hacia abajo). Pero también elegimos idiotas porque son más útiles. No cuestionan las órdenes, se dedican con abnegación, comparten los valores del grupo de manera acrítica, son fáciles de convencer y de engañar, suelen tener mucho miedo por lo que son fáciles de dirigir. En política elegimos de manera ascendente. Sin embargo elegimos idiotas porque son los que más se nos parecen. Elegimos idiotas porque les entendemos cuando hablan. Elegimos idiotas porque son la garantía de que no habrá grandes cambios porque son incapaces de generarlos. Elegimos idiotas porque estamos idiotas.

Nadie cree ser idiota y no todo el mundo lo es. Pero quizá nuestra manera de relacionarnos nos convierta en idiotas. Quizá  un grupo de personas inteligentes pueda constituir un grupo idiota al convertirse en grupo. Cuando un grupo se reúne se deben realizar actividades y usar un lenguaje que sea común a todo el grupo. Para eso hay que simplificar el mensaje al máximo. Porque un grupo circula a la velocidad a la que circula el más lento del grupo (salvo que se acepte la posibilidad de la desconexión interna del grupo). Por tanto, bastará un idiota en un grupo relativamente amplio para que el grupo se comporte bajo el paradigma de la idiotez por simple gregarismo o incluso solidaridad-lástima. Pensemos en un grupo que va al cine. Necesariamente elegirá una película que le guste a todo el mundo (si eso es posible) y para ello elegirá probablemente la más idiota porque se considera que es la menos lesiva para el grupo. El comportamiento en masa puede convertir individuos inteligentes en grupos idiotas con la simple presencia de una minoría idiota.

Y qué es una empresa o un electorado sino un grupo de personas. ¿Y cuál es el grupo más amplio socialmente? Sí, ha acertado... los idiotas. 

Ciudadanos, the Spanish Dream

La personificación de la política forma parte de una estrategia de espectacularización de la política. No dejamos de ver políticos que acuden a cualquier ventana a la que asomarse donde no haya preguntas incómodas y los mecanismos de identificación básicos de las neuronas espejo funcionen. 
Se trata de forjar una identificación con el candidato convirtiéndolo en el árbol que tapa el bosque. No es que la televisión tenga esa estrategia, es que la televisión no puede tener otra estrategia porque vive de eso y cuánta más política se televisa más se convierte en un circo. De hecho el circo es inherente al fenómeno televisivo y su esclavitud de la imagen. 
Así pues, los aparatos comunicativos de cada partido han explotado sus posibilidades de identificación con el electorado en claves que van más allá del mundo de las ideas y se adentran en modelos de vida. Ways of life. 
En ese tipo de tablero de juego Ciudadanos tiene todas las de ganar. Durante estas década de crisis no sólo pasaba lo que se veía. También pasaba lo que no se veía. España ha acrecentado la desigualdad y  eso genera una amplia capa baja pero también un segmento social pujante. Suben en función de que los otros bajan aunque en realidad están igual. La España de hoy funciona como una autopista de dos carriles. Por una van los que tienen trabajo y por tanto dinero. Por el otro carril andan los que no tienen trabajo (fijo) ni dinero (fijo). Estos segundos se debaten entre la división aspiracionista (voy a votar a quien me gustaría ser) o la división abstencionista. Los que manejan el cotarro son los del carril rápido con sus colegios pijos, estudios pijos, despachos pijos y coches pijos. Es la historia de siempre. La nueva burguesía quiere acceder al poder pero sin pasarse de frenada para seguir con la estafa piramidal del consumismo extremo. La izquierda hipster tiene su nicho. Un nicho muy confortable por cierto. 
Garantizan que reformaran todo excepto lo que no se debe reformar. Básicamente esta es la segunda parte de la peli de la transición. Toquen ustedes todo lo que quieran excepto lo que no se podía tocar. La agenda oculta es más que evidente. 
La rebelión de los pijos ya está aquí. A los pijos el PP ya no les sirve. A las grandes corporaciones tampoco. Son torpes y viejos. Sin embargo, Ciudadanos sí que representa el auténtico y actual Spanish Dream. Yo de mayor querría ser Albert Rivera. Lástima que ya sea mayor. 

El puente de los espías

La factura de Spielberg siempre es impecable. Es un sello de garantía, una especie de ISO del cine. Así es la última película de la factoría: "El puente de los espías". Su título no deja ya lugar a dudas. Así que no desvelamos nada si contamos que sale un puente y hay espías y que ambas cosas admiten lecturas variadas. El puente como resolución de un conflicto y los espías como peones del mismo. 

Los peajes del cine industrial americano implican que existe un guión mental prescrito del que es difícil huir. Y parece que los hermanos Coen lo han intentado solamente por capas. Es un guión preescrito durante décadas, una especie de catalejo de visión en túnel que obvia todo lo que queda fuera de su mirada. Especialmente eso ocurre si se habla de la guerra fría. El guionista acaba por ser prisionero de una determinada construcción histórica que implica simplificación y maniqueísmo. Si uno entiende estos axiomas de la narrativa visual estadounidense y es capaz de aislarse de determinados clichés de propaganda innecesarios a estas alturas de la vida podrá adentrarse en un maravilloso cuento de espías de buena arquitectura visual y narrativa.
Los hermanos Coen hilan una historia que incluye bases dramáticas de sobremesa americana pero sin embargo, detrás se ven sombras alargada que hablan de la individualidad frente a la masa, el miedo frente a la calma, el arte frente a la guerra, el diálogo frente a la violencia y el contacto frente al rechazo.
La primera capa quizá huela demasiado a vainilla donde un abogado americano se ve inmerso en una trama de espías en mitad de la guerra fría. El secuestro habitual del hombre americano (superhéroe cotidiano en épocas de miedo) llamado por la historia de la grandilocuencia y por otro todo un conjunto de arquitecturas visuales entre muros, vallas y puentes donde el espacio se convierte en un personaje más de la película.
El dibujo de "los malos" parece caricaturesco, incluso el de los buenos también lo parece por momentos. Pero el espectador lo llevará con paciencia y cierto gozo. Al fin y al cabo es entretenimiento. No es la verdad porque la verdad puede estropear una buena película.

Lo que ocurre es que más allá de todas sus grietas de cosmovisión su aspecto general es el de una trama que te seduce y te lleva navegando de un lugar a otro saltando de una casilla a otra de un juego al que quieres jugar. Te quedas pegado a tu asiento y miras fijamente a una pantalla muerto de curiosidad por saber qué le pasará a ese personaje del que te acabas de hacer amigo. Y ferviente admirador. 

Valencia Business Club. Decisiones han de ser tomadas

La salida de Nuno como entrenador del Valencia supone una magna metáfora de lo que se ha convertido el fútbol moderno y especialmente de como acompaña el fútbol a la realidad. 




Tuzón entró en el Valencia desde el mismo tejido productivo justo cuando el Valencia atravesaba la peor crisis de su historia y los piratas abandonaban el barco cobrando con el fichaje de Roberto. Era una época de tejer la nueva historia del club. Era de comarcas, de la Vall d'Uixó concretamente, un núcleo industrial donde había que trabajar para vivir. Pero la afición del Valencia se cansa pronto de la humildad y saca su espada de capitán moro. Después nos toca el Harpo del camarote de los hermanos Roig. Cuando llega la década prodigiosa del ladrillo hizo su entrada un constructor especulativo que le puso un club a su hijo. Entramos en la época de los caprichos. Ahora en plena eclosión asiática el Valencia es el juguete roto de una hija de papi rico que invierte en fútbol como trader.

En algún momento de ese itinerario murió el Valencia nacido en 1919. Lo de ahora es un zombie que lleva el mismo escudo. Cuando te acercas a la ciudad deportiva del Valencia puedes ver un cartel: Valencia Soccer School. Imagino que es la modernización que pregonaba Amadeo Salvo. El mundo tiene un problema de directivos y literatura de neomanagement ¿Soccer? Debo haberme perdido en algún Black Friday o Cybermonday. Soccer es la expresión norteamericana para referirse al fútbol. Ese país que no ha ganado nunca en nada en el fútbol. Es una expresión secundaria ya que para ellos el fútbol se juega con las manos y con casco. Llamar soccer al fútbol en Valencia es como llamar Xufamilk a la horchata. Imagino que todo va en consonancia con el nuevo estilo bilingüe del pijerío valenciano que ahora se vuelca con Ciudadanos. El Valencia no es más que un subrayado de cada época. Tiene dos estadios para tener una segunda residencia. Ahora ya no seleccionan a los mejores niños de la provincia como en la época de Tuzón. Ahora les cobran un dinerito para hacer negocio. Y así de paso alimentan el ego de papis deseosos de convertirse en el representante que firma contratos en servilletas.

El Valencia CF murió. El nuevo Valencia Business Club camina como un walking dead con sonido de máquina tragaperras. Un fondo de inversión financia, un representante compra y vende, el Valencia es el escaparate, el trampolín de ventas, una especie de pasarela de modelos futbolísticos. Y en ese mundo quién es el entrenador y para qué sirve. Para proteger la inversión y respaldarla con garantía de resultados. ¿Y es eso lo que queremos todos no? Buenos resultados. Fútbol tres veces por semana y camisetas a ochenta euros para que el padre obrero no pueda comprársela a su hijo aspiracionista de clase media.

Las palabras de Nuno en la rueda de prensa son una foto con flash del fútbol moderno. De esas que deslumbran y te dejan ciego por segundos. Los jugadores se enteran por el móvil porque son simples modelos de una pasarela y el diseñador de su ropa los quiere solamente para ponerla en valor. Y entonces vino el momento glorioso del fango del fútbol moderno: Decisiones han de ser tomadas. Así, en pasivo. Sin sujeto activo. Porque las decisiones todo el mundo sabe que las toman seres invisibles. A veces se llaman mercados, otras veces simplemente no se llaman. Decisiones han de ser tomadas. Nuno no dimite ni es cesado. Simplemente una decisión ha sido tomada. Y a Nuno eso le da igual. Y probablemente al aficionado del Valencia también. En una crisis económica como la actual se fue el pan pero queda el circo.

Dice un personaje de El Secreto de tus ojos que un hombre puede cambiar de trabajo, de vivienda o de mujer pero nunca cambiará de pasión. ¿Y qué pasa cuando te roban tu pasión? 

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com