Semana Santa de Serie B

Este año se ha desdibujado la polémica sobre la asistencia de los cargos públicos a los actos religiosos. Por eso se contempla con enorme naturalidad un montón de ellos haciendo gala de las costumbres religiosas de sus pueblos bajo la coartada del "fenómeno cultural que trasciende lo religioso". 



Así es como cada año representantes de partidos de izquierda, que en sus programas se muestran abiertamente partidarios de una clara disgregación entre religión y estado, optan por visibilizar su participación e incluso su devoción por actos religiosos como los que se desarrollan en Semana Santa.

El motivo más frecuente es aducir que se trata de un fenómeno cultural más que religioso. Una tradición ancestral que supera lo religioso.

Esta argumentación está en clara crisis de fundamentación. Por un lado, el de los creyentes, despojar el fenómeno de lo religioso lo convierte en un espectáculo sin valor espiritual y ejercicio de memoria. Este año ya han aparecido comunicaciones públicas en ese sentido, el de no convertir las procesiones en un mero espectáculo sino en un acto de fe y religioso. Muchos ayuntamientos a lomos de la fiebre turística (a la que parece predestinada España) usan las procesiones como reclamo, como una ceremonia banalizada, algo a lo que se puede asistir sin participar, un parque temático del catolicismo ancestral, un escenario de una obra de teatro, un photocall fotográfico.

Estos argumentadores -que suplantan el verdadero ejercicio de una fe religiosa bajo un manto de "fenómeno cultural"- deberían en ese caso analizar qué es lo que están programando culturalmente para visitantes y vecinos.

Dudo mucho que se pudiera representar hoy en día una obra de teatro en la calle donde se torture golpeando, fustigando, lanceando, clavando en una cruz a un reo judío de mediana edad con una corona de espinas. Se trata de la escenificación de un acto de tortura y ejecución pública. El guión no puede ser más atroz y quizá convendría situar algún tipo de edad recomendada en una representacion así.

Las procesiones son otro "fenómeno cultural" que se puede analizar exclusivamente desde la visión del "espectáculo". Las procesiones muestran personas que cubren sus caras y avanzan en silencio de manera grupal al ritmo de tambores. Es un tipo de comunicación cultural e ideológica bastante fácil de descifrar. Se trata de una despersonalización mediante integración en un grupo de referencia donde queda vetada la propia identidad y la propia opinión. La participación de la mujer en este "fenómeno cultural" es subsidiaria o indirecta, sin asumir papeles protagonistas cuando no está directamente vetada. En eso no parece diferente del cine o el teatro (modo ironia off).

En este fenómeno cultural también aparecen personas portando unas figuras de madera rodeadas de ostentosos mantos sobre una carrocería muy pesada. Las imágenes refieren personas en ademán de sufrimiento en el caso del protagonista principal y de una mujer con apariencia de estar en la treintena que es madre de un hijo de la misma edad. En eso tampoco se diferencia de la publicidad (modo ironia off again). Los costaleros remiten al marco referencial de los esclavos que, sin embargo, portan las riquezas de un poder superior expresado en los mantos y las esculturas. La pobreza como escala inferior y clase aportadora de mano de obra frente a la riqueza de la parte portada a hombros que simboliza una clase superior. Es la imagen perfecta del sostenimiento de la desigualdad como carga para la mayoría y privilegio de la minoría.

El guión de lo diferentes actos habla de sufrimiento, sacrificio, muerte y dolor como filosofía de asunción vital. Una especie de doctrina resiliente de la barbarie para ganar una vida eterna posterior a la vida terrenal. Una justificación de la dominación y la perpetuación de la desigualdad.

Todo ello se produce en un ambiente de sonido de tambores (efectos especiales) de solemnidad y luz de baja intensidad  en la oscuridad para atenuar la capacidad que la luz aporta la visión: la capacidad crítica. Los espectáculos basados en el miedo suelen usar ese recurso de la noche y la oscuridad como espacio para lo sobrenatural e inexplicable o inexplicado.

Todo ello que nos conduce a pensar que, desde el punto de vista del estricto fenómeno cultural-espectáculo, se trata de algún tipo de representación de terror de clase B dada la temática: torturas, ejecución, sangre por todas partes, mujeres inocentes, hombres con la cara tapada, sacrificios divinos (cordero de Dios que quitas el pecado del mundo) destinados a amedrentar al público y obtener una huella emocional ensamblada con el miedo.

Puede que este artículo te resulte desconcertante por certificar una mirada exclusivamente de crítica áudiovisual sobre un tema trascendental, litúrgico o de fe. Es justo lo que pretende: sacralizar lo sagrado, recordar que lo religioso es religioso y que fuera de ese contexto carece de sentido. La Semana Santa es una celebración católica que pertenece a los católicos. Mirarla como fenómeno cultural es tan absurdo como volver a leer este artículo. 

La moció de censura del 97 a Sagunt o tot el que Paco Agües ens va ensenyar.

Hui dia 9 d'abril fa vint anys de la moció de censura que la Unitat del Poble Valencià de Sagunt va propiciar amb un pacte amb Partit Popular, CIPS i CDS per fer fora del govern a un minoritari PSOE que no havia aconseguit cap pacte de govern progressista davant el bloqueig de Izquierda Unida. 





Per al valencianisme polític va suposar un sacseig ideològic considerable. Havia de prendre una decisió de maduració política que després va obrir el camí per al valencianisme taronja de les primeries del segle XXI. Havia de decidir si volia ser una crossa del PSOE o era un partit autònom. I a més a més, assumia el risc de resituar-se ideológicament en un procés d'evolució ideològica cap a la centralitat.

Aquella moció de censura no va ser fàcil. La solitud de Paco Agües dins de l'Ajuntament (la Unitat del Poble Valencià només tenia un regidor) feia caure molt de pes emocional i polític sobre la decisió. Van fer falta dos assemblees per prendre la decisió final. Però el bloqueig polític de l'Ajuntament després de sis mesos de negociacions amb PSOE i Izquierda Unida que no arribaren a cap conclusió va fer imprescindible afrontar la qüestió.

En aquell moment jo era un jove que estava iniciant-se en la política i d'aquell procés vaig aprendre moltíssim amb el mestre Agües. Només vaig passar uns mesos al seu costat però crec que han sigut definitius per a configurar una espècie de prepolítica, un conjunt de valors que són previs a la ideológia i que marquen la manera d'actuar d'un polític que vol ser honest.

Les argumentacions de Paco eren de llarg recorregut davant les maniobres del PSOE per establir un xantatge emocional constant a les bases de la UPV. Només la seua valentia va contagiar altres persones de la Unitat del Poble Valencià de fer un exercici d'autoestima col·lectiva.

Agües va sentar les bases del meu pensament polític en unes poques assemblees. Escoltar-lo era aprendre per a tota la vida. Les seues línies de pensament d'aquells dies s'han quedat tatuades a la meua pell política.

  • La responsabilitat de qui és triat per oferir solucions i no crear problemes. 
  • La generositat de qui és triat per tragar-se alguns plantejaments si això beneficia al poble. 
  • El càlcul de solucions per al poble davant el càlcul de vots en les eleccions. 
  • La inutilitat de la contraposició entre el que afavoreix al partit i el que afavoreix al poble quan en realitat el que afavoreix al poble sempre afavoreix al partit que no és més que poble. 
  • La autoestima de saber que pactar amb altra força política no te resta credibilitat ni te fa marques, ni cicatrius incurables. Tú continues sent tú mateixa i si t'ho creus pots agenollar un gegant si jugues bé les cartes. Pactar amb la dreta no te fa de dretes ni pactar amb l'esquerra te fa ser d'esquerres. Després els fets seràn els que te definisquen. 
  • La jerarquia possiblista, sembrant on hi ha adob, regar on poden crèixer les flors. 
  • La lleialtat com a estratègia de treball conjunt fins i tot des de la discrepància extrema. 
  • La necessitat del treball i del trellat. La gestió ha de ser una ona imparable en l'àmbit local però també en qualsevol àmbit. Para una institució és para un poble i un poble sempre ha d'estar en moviment per tindre força. 
  • La pactabilitat com una habilitat necessària en una ciutat sense majories absolutes. 
  • La perdua de la por al canvi i l'evolució, la resiliència als nous espais polítics i la permeabilitat per una popularització dels missatges sense la pèrdua del rigor. 
  • La mirada permanent a l'horitzó mentre es continua treballant en el dia a dia. 


Crec que s'ha escrit poca cosa sobre tot allò que Paco Agües va aportar. Agües i aquella decisió tan important van marcar un estil de fer política que després tot el món volia imitar en la política saguntina per ocupar els espais de decisió, els espais de poder. El poder com a responsabilitat, com a jerarquia de l'escassesa, com a gestió dels damnificats. No com un lloc de bana glòria o un espill de vanitat.

Ara que l'esquerra ha descobert que les coses es canvien amb poder i des del poder refrescar el pensament d'Agües és més important que mai. Perquè tal dia com hui Paco ens va fer majors.

Tarantino en el Congreso. Del me la bufa al pollo.

Una de las batallas que empieza a librar la izquierda es la batalla del lenguaje. Pensamos a través de las palabras que nos remiten a imágenes. Los determinantes condicionan el significado y por tanto las emociones asociadas. La izquierda, en sentido amplio, libra dos batallas del lenguaje. La primera batalla respecto a determinantes de positivización. Buenos ejemplos de esa lucha de optimización de los determinantes son tanto la evolución subnormal-disminuido-discapacitado-diversidad intelectual como las luchas de género en el lenguaje violencia doméstica-violencia de género, feminización inclusiva de las profesiones etc.

Sin embargo, hace poco ha comenzado otra lucha que la base social de la izquierda va a tener que afrontar con menos tibieza y más valentía. Se trata de la lucha con los determinantes negativos, es decir, aquellos que están estigmatizados por la tradición-costumbre como "tacos" o expresiones de mal gusto.

Desde el punto de vista personal, esta es una discusión que he tenido con mi padre muchas veces, los tacos son palabras, sirven en el contexto y el tono adecuados. Expresan una emoción determinada superior e inferior a otras. Sirven para eso, joder.

El primer eslabón de esa cadena fue pasar de los circunloquios a la linea directa. De "usted está faltando a la verdad" a "usted es un mentiroso". El segundo lo estamos abordando ahora. En pocas semanas han aparecido tres expresiones diferentes de tres políticos diferentes que nos conducen a meternos en el fango de la batalla por el lenguaje de los determinantes negativos. La primera fue el "me la bufa" de Pablo Iglesias, la segunda fue el "nos vemos en el infierno" de Gabriel Rufián y la tercera ha sido "montar el pollo" que viene secundada por Mónica Oltra y Compromís.

Inmediatamente la maquinaria conservadora se ha puesto en marcha para estirar el hilo de la educación de padre estricto de Lakoff que cuarenta años de fascismo en España han dejado como huella educativa en millones de personas. El planteamiento es si en el Congreso se tiene que hablar el lenguaje de la calle o no. Si el Congreso es un espacio libre de palabras malsonantes o no y quién determina lo que es malsonante. Se trata de decidir la entrada de Tarantino en el Congreso y en el debate político.

La izquierda debe ser valiente. Cada expresión se corresponde con un nivel de alerta. Y la definición de la categoría definida por el uso de un vocablo debe ser proporcional y adecuada pero sin complejos. Lejos queda aquella época en la que la izquierda carecía de formación y debía comprar el lenguaje finolis para expresarse y demostrar su proceso formativo. Ahora la izquierda está plagada de grados, licenciaturas, doctorados, másteres... Se trata de gente que sabe exactamente qué quiere precisar con cada expresión. Se trata de de usar el determinante adecuado. Ha llegado un momento en el que la actitud de Rajoy no es "indolente". Eso fue al principio. Ni pasiva. Ni paciente. Ni prudente. Ha llegado un momento en el que la expresión adecuada para Rajoy es que se la bufa todo (sin comillas). Ha llegado un momento en el que no se debe hablar de "falta de ejemplaridad" ni de "mala praxis política". Eso era al principio cuando no sabíamos lo que sabemos. Ahora es el momento de decirle a alguien que nos veremos en el infierno. Y finalmente, ha llegado un momento donde los valencianos no "hemos de ser más reivindicativos" o "nos tenemos que poner tots a una veu". Aquí lo que hay que hacer es montar un pollo porque esto es un puto cachondeo, se nos mearan en la cara un día.

En las películas de Tarantino tanto el uso del lenguaje como la violencia explícita están al servicio de un hilo argumental: la brutalidad de un tipo de sociedad. Es curioso que la misma gente que reclama "más educación" o ser más finolis sea tan poco exigente con los robos, los corruptores, los corruptos, la gentuza. Tienen la piel muy fina para unas cosas y la cara muy dura para otras. Robar con estilo parece aceptable, hablar sin estilo resulta inaceptable. ¡No te jode!.

Y eso es exactamente lo que hay que hacer, decirles en su puta cara las cosas. La calle debe entrar en el Congreso. Y sus expresiones, sus rastas, su forma de vestir debe invadirlo todo. Nunca más un congreso de etiqueta. El principio de la segregación política y el olvido de los representados es el uniforme y el diccionario. Hay que llevar a Tarantino al Congreso y si no les gusta: que se jodan.

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com